Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 09 Diciembre 2020

En Facebook circula imagen con falacias sobre el aborto

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La publicación mezcla afirmaciones verdaderas con argumentaciones engañosas para sostener una posición frente al aborto que va en contravía de la legislación de los derechos de las mujeres.

A través de varias publicaciones de Facebook (1, 2 y 3) y Pinterest, circula una imagen con siete frases que comienzan con “El aborto no es” y que luego son complementadas por afirmaciones escasas de argumentación.

Señalan, por ejemplo, que el aborto “no es un derecho porque no existe el derecho a abortar”, que “no es legal porque es inconstitucional” y que “no es salud porque el embarazo no es una enfermedad”. 

DESINFORMACION

Pero en la mayoría de los casos utilizan afirmaciones verdaderas (como que no existe el derecho a matar) para justificar desinformaciones en contra de los derechos de las mujeres y personas gestantes.

Las afirmaciones sobre el fondo de una imagen de dos manos fueron publicadas en Facebook el pasado 24 de noviembre y desde esa fecha han sido vistas por más de 29.000 personas, según una herramienta a la que Colombiacheck tiene acceso en una alianza con la red social para combatir la desinformación.  

El tema se reavivó en las redes después de dos hechos mediáticos. El primero: en Argentina el presidente Alberto Fernández a mediados de noviembre envió al Congreso de ese país un proyecto de ley para, finalmente, legalizar el aborto. Y el segundo: la demanda de inconstitucionalidad contra el delito de aborto en Colombia por cuenta del movimiento Causa Justa, integrado por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres (como contamos en un chequeo anterior, el aborto en Colombia es legal y también un delito). 

A continuación revisamos siete de las nueve frases que comparte la publicación de redes por ser verificables. Las demás, al ser una opinión, no podemos calificarlas de acuerdo con la metodología de Colombiacheck. Muchas de las explicaciones que damos en este artículo, provienen de otras verificaciones que hemos realizado antes (1, 2, 3), además del Explicador: Preguntas y respuestas sobre el derecho al aborto en Colombia

“El aborto no es interrupción porque no se vuelve a reanudar”

Falso

Una Interrupción Voluntaria del Embarazo, IVE, es un aborto voluntario. Y un aborto implica una interrupción del embarazo, pero no necesariamente de forma voluntaria. 

Dentro del término “aborto” se entienden los espontáneos, forzados e inducidos. Por eso se prefiere hablar de “interrupción”. Y en términos legales, la Corte Constitucional permite el aborto por medio de la Interrupción Voluntaria del Embarazo dentro de tres causales.

El Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia define la IVE como un derecho fundamental de las niñas y las mujeres que fue reconocido como tal por la Corte Constitucional Colombiana mediante la Sentencia C-355 de 2006

El diccionario de la Real Academia Española define “interrumpir” como “cortar la continuidad de algo en el lugar o en el tiempo”. Según esta definición la acción no implica una reanudación per se. Y en el uso cotidiano, tampoco, porque se pueden interrumpir muchas cosas en el día a día sin la posibilidad de “reanudarlas”. 

“El aborto no es derecho porque no existe el derecho a matar”

Cuestionable

Por supuesto que no existe el derecho a matar personas. Interrumpir voluntariamente el embarazo es un derecho porque está considerado como una manera de hacer efectivos los derechos a la vida, a la salud, a la dignidad y a la igualdad. 

Así ha quedado consignado en comités internacionales, organismos oficiales encargados de interpretar las normas internacionales, como el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Artículo 12 de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, y el informe “Derechos reproductivos: Una herramienta para monitorear las obligaciones del Estado” publicado por el Centro de Derechos Reproductivos y el Fondo de Población de las Naciones Unidas. 

En Colombia el derecho ha sido reconocido por la Corte Constitucional a través de varias sentencias, incluida la mencionada en el punto anterior. 

En un chequeo anterior en el que verificamos una frase del exconcejal conservador Marco Aurelio Ramírez en la que decía que “el aborto no es un derecho”, Jorge Enrique Roa Roa, docente de derecho constitucional de la Universidad Externado, le dijo a Colombiacheck que el aborto “sí es un derecho y es un derecho fundamental desde la sentencia C-355 de 2006 hasta la SU-096 de 2018”. Tanto así que esta última sentencia dice: “Derecho fundamental a la IVE” y reafirma los derechos reproductivos (la protección de la autodeterminación reproductiva y el acceso a servicios de salud reproductiva) como derechos fundamentales.

Y la sentencia C-355 dice: “Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres han sido finalmente reconocidos como derechos humanos, y como tales, han entrado a formar parte del derecho constitucional”.

En otro chequeo contamos además que la sentencia T-585 de 2010 ha estipulado que la Constitución no tiene que decir explícitamente que existe el derecho a abortar para saber que ese es un derecho. Esto es lo que dice la sentencia:

“Esta Sala concluyó que las prerrogativas que conceden los derechos reproductivos, incluida la IVE, son parte de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución de 1991 pues especifican las facultades que se derivan necesariamente de su contenido en los ámbitos de la reproducción. En este sentido, los derechos reproductivos, con ellos la IVE, están implícitos en los derechos fundamentales a la vida digna (artículos 1 y 11), a la igualdad (artículos 13 y 43), al libre desarrollo de la personalidad (artículo 16), a la información (artículo 20), a la salud (artículo 49) y a la educación (artículo 67), entre otros”.

Es importante entender que el reconocimiento de este derecho crea la opción, más no la obligación, de que cualquier mujer que no quiera llevar a término un embarazo pueda optar por la interrupción voluntaria, “con lo cual se ratifican los derechos a la autonomía y la autodeterminación reproductiva”, de acuerdo con el Minsalud.

“El aborto no es seguro porque en la práctica siempre muere una vida”

Cuestionable

El debate sobre si hay vida desde la concepción fue zanjado en la jurisdicción colombiana en 2006 cuando salió la sentencia C-355 (que ya mencionamos más arriba). Desde ese momento se decidió que, aunque se puede establecer una protección a la vida prenatal, esta protección no puede ser superior ni eliminar por completo los derechos de las personas gestantes. Es decir, en la ponderación de derechos no se puede poner por encima de la vida de una persona, la vida de quien no ha nacido, pues la característica, los derechos y la potestad de persona se adquieren al momento en que se nace.

Además, el artículo 90 del Código Civil determina que “la existencia legal de toda persona principia al nacer, esto es, al separarse completamente de su madre. La criatura que muere en el vientre materno, o que perece antes de estar completamente separada de su madre, o que no haya sobrevivido a la separación un momento siquiera, se reputará no haber existido jamás”. 

Recientemente, la bancada “Provida” del Congreso de la República, ha manifestado que pretende “redefinir el concepto de existencia legal de una persona, incluso, en el vientre de la madre” y radicó ante el legislativo el 22 de julio un proyecto de ley estatutaria para modificar los artículos 90 y 93 del código civil para “reconocer los derechos a la persona que está por nacer”. 

Ahora bien, sobre que el aborto “no sea seguro”, el Manual de práctica clínica para un aborto seguro de la Organización Mundial de la Salud, OMS, establece todos los procedimientos en todas las etapas gestacionales para realizar una IVE y busca permitir una toma de decisiones basada en la evidencia con respecto a los cuidados que se han de administrar para un aborto seguro.

Asimismo, un estudio realizado en Estados Unidos por los doctores Elizabeth Raymond, de Proyectos de Salud Gynuity de la ciudad de Nueva York, y David Grimes, de la Facultad de Medicina de University of North Carolina, Chapel Hill, incluye entre sus conclusiones que “el aborto inducido legalmente es mucho más seguro que el parto. El riesgo de muerte asociado con el parto es aproximadamente 14 veces mayor que con el aborto. De manera similar, la morbilidad general asociada con el parto supera a la del aborto”.

De modo que el aborto, en condiciones adecuadas, sí es seguro, incluso, más que un parto.

“El aborto no es legal porque es inconstitucional”

Falso

Este es un argumento comúnmente utilizado por grupos conservadores. En abril de 2019 verificamos la frase de Rafael Nieto Loaiza en la que dijo que “no existe ningún instrumento internacional del derecho a la autonomía de la mujer ni del derecho a disponer de su cuerpo”, que esas “no son normas jurídicas ni derechos reconocidos” porque, según él, “tal cosa no existe ni en los tratados internacionales, ni en la Constitución Política de Colombia”.

Pero no es necesario que exista el derecho escrito de forma literal en la Constitución Política de Colombia para que sea considerado como tal. 

En Colombia la Constitución Política es la norma de normas y la Corte Constitucional es el intérprete autorizado. Es cierto que la carta magna no dice que el aborto es un derecho, pero la Corte Constitucional sí lo ha referido en más de una ocasión, empezando por la sentencia C-355 de 2006 que permite el aborto bajo tres causales:

  1. Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud (física y mental) de la mujer.
  2. Cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, certificada por un médico.
  3. Cuándo el embarazo sea el resultado de una conducta, debidamente denunciada, constitutiva de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento, abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, o de incesto.

Esto quiere decir que el aborto es legal en Colombia si se enmarca dentro de las tres causales y ninguna mujer puede ser procesada judicialmente por abortar si se encontraba dentro de las causales permitidas. 

“El aborto no es salud porque el embarazo no es una enfermedad”

Cuestionable

Es cierto que el embarazo no es una enfermedad. Pero la salud no es un estado de “no enfermedad”.  

La OMS, por ejemplo, la entiende como “el estado de completo bienestar físico, mental, espiritual, emocional y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Y este enfoque permite desarrollar los temas de promoción y prevención de la salud, que incluyen, de acuerdo con la OMS, programas que garanticen el acceso a los servicios de salud. Esto mismo le respondió a Colombiacheck la especialista en ginecología y obstetricia Silvia Plata.  

Quien afirmó, además, que si la persona gestante no desea el embarazo y recurre a alguna forma de aborto clandestino, puede poner en riesgo su salud, a diferencia de si se hace bajo asistencia médica y con todas las medidas de seguridad e higiene.

Laura Gil, miembro del Grupo médico por el derecho a decidir, sostiene que cualquier tratamiento, medicamento o intervención que proteja la salud, es salud. Y teniendo en cuenta que si bien el embarazo no es una enfermedad, sí puede poner en riesgo la vida y salud de una persona con enfermedades y complicaciones alrededor del mismo. Por lo cual, ejercer el derecho al aborto es salud. 

Esto por supuesto no quiere decir que todas las mujeres deban o tengan que abortar por salud. Lo que dice Gil es que en los embarazos deseados, las mujeres están dispuestas a correr ese riesgo. Pero obligar a una persona a llevar a cabo un embarazo que no desea es, como ya hemos explicado, ir contra el derecho a la salud (que está interconectado con otros derechos).

De modo que el aborto en condiciones seguras sí es una cuestión de salud pública porque los abortos clandestinos ponen en peligro la vida y la salud de las personas gestantes.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 28 Febrero 2020

Aborto casi nunca es como lo pintan en un video viral

Por José Felipe Sarmiento

Una animación muestra un método que, por ser más seguro que otros, se usa cuando el embarazo está avanzado. Pero la gran mayoría de IVE se hace en las primeras semanas.

En Facebook, circula un video de animación que supuestamente muestra cómo es un aborto. Las imágenes recrean el interior de una mujer embarazada y cómo se introducen unas pinzas a través de su vagina para extraer, por partes, a un feto bastante desarrollado que está en movimiento dentro del útero.

Video sobre cómo es un aborto publicado en Facebook

El proceso es narrado por el médico Anthony Levatino, un ginecólogo famoso porque asegura haber practicado más de un millar de abortos antes de arrepentirse y unirse a la organización Live Action, que promueve la causa en contra. Esta fue la que produjo el video, como lo pudo comprobar Colombiacheck al hacerle búsqueda inversa con la herramienta InVID y seguirles la pista a algunas de sus imágenes.

Lo que muestra este fragmento es cuestionable sobre todo porque presenta como regla un procedimiento que en realidad es excepcional. Esto se debe, precisamente, a que su uso se limita a interrupciones de embarazos avanzados, cosa que es poco frecuente.

Como contamos en otro chequeo, un estudio de 2014 encontró que las mujeres que acuden a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) lo hacen, en la mayoría de los casos, entre la sexta y la décima semana de gestación. Colombia está en el extremo menor, con 6,1 semanas en promedio. Además, según el mismo artículo, solo 2 por ciento de los abortos en el país se llevan a cabo después del primer trimestre. Cifras recientes de la ONG Profamilia dicen que, en su caso, son el 7,4 por ciento.

Una investigación publicada el año pasado concluyó que, en la mayoría de 40 países de altos ingresos con leyes liberales sobre la interrupción voluntaria del embarazo, 90 por ciento de los abortos se practican antes de las 13 semanas de gestación. Dos tercios del total se realizan con anterioridad a la novena semana, proporción que ha ido en aumento en la última década.

Según las autoras, esto último se relaciona, en parte, con la mayor disponibilidad de métodos con medicamentos que nada tienen que ver con el procedimiento del video.

Así sí es un aborto

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene una guía que, entre otras cosas, señala cuáles métodos son mejores y recuerda que, en cualquier caso, son más seguros cuando se hacen más pronto. La resolución del Ministerio de Salud que reglamenta la IVE en Colombia desde 2018 y su protocolo anterior se inspiraron en ese documento de la agencia de Naciones Unidas (en un explicador reciente desmenuzamos toda la regulación nacional).

Estas normas establecen que, “cuando no haya restricciones desde el punto de vista clínico, la mujer es quien elige libremente el tipo de procedimiento, teniendo en cuenta la edad gestacional, las ventajas y desventajas de cada método y las preferencias particulares”. Otros factores a tener en cuenta son el estado de salud de la mujer y factores de riesgo asociados, por ejemplo, al sangrado.

Una opción es el aborto solo con medicamentos. Puede ser solo misoprostol o, para mayor efectividad, una fórmula que lo combine con mifepristona. Lo que hacen estos es producir contracciones para que el útero expulse su contenido.

Hasta la novena o décima semana, es posible que la paciente haga todo el proceso de forma segura y eficaz en su casa, sin supervisión médica. “Lo que se va a producir en ese caso es un sangrado un poco mayor al menstrual, pero no se va a ver el embrión ni nada”, explica la ginecóloga Laura Gil Urbano. Esto pasa porque el cuerpo todavía mide apenas unos milímetros.

Conforme avanza el embarazo, aumenta la necesidad del acompañamiento médico. Esto se debe a la posibilidad de que se requiera completar el procedimiento con una aspiración intrauterina, que se hace con una cánula.

Pero si pasa mucho tiempo de gestación, en especial desde el segundo trimestre, “el aborto solo con medicamentos es equivalente a un parto, que implica un dolor, una hospitalización, más riesgos para la mujer y más inversión en todos los sentidos”, dice la doctora Gil, que trabaja con la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres. Por eso es preferible intervenir con métodos quirúrgicos en esos casos.

Hasta la semana 12, esto implica solo la aspiración. Después, el método recomendado por la OMS es el de dilatación y evacuación, conocido como DyE, que es el que describe el video. En Colombia, la norma dice que debe aplicarse después de 15 semanas. Es decir que los abortos, de acuerdo con lo descrito antes, casi siempre se realizan antes de llegar a este punto.

Por otro lado, el MinSalud ordena, también con base en lo recomendado por el organismo internacional, que a partir de las 20 semanas de gestación es necesario inducir la muerte del feto antes de empezar la IVE por medicamentos. Para esto, al feto se le inyecta una de dos sustancias posibles para producirle una asistolia (que su corazón deje de latir).

Pero esta situación es incluso menos frecuente que la anterior. Por ejemplo, solo 1,2 por ciento de los abortos en Estados Unidos se practican de la semana 21 en adelante, según datos del Centro para el Control y la Prevención de la Enfermedad, una entidad pública adscrita al Departamento de Salud del Gobierno.

Otra cosa son, por supuesto, los abortos inseguros. El legrado como método de interrupción del embarazo (DyC) es considerado obsoleto por la OMS y, en consecuencia, los lineamientos de Colombia establecen que no se debe usar. Pero también hay casos en los que, según Gil, “te pueden meter cualquier cosa”, desde ganchos de ropa hasta agujas de tejer. Esto pasa con mayor frecuencia en los países con leyes más restrictivas, como también contamos en el chequeo antes citado.

Mujeres y embriones

Para Gil, “no se trata del feto sino de la vida de la mujer. Centrar la discusión en cómo es el aborto en el sentido físico es hacerla sentir culpable”. Imágenes como las del video que circula en internet desvían el debate, porque “venden la idea de que morfológicamente es un bebé y lo hacen con un objetivo perverso, que es crear una coerción moral sobre ella”.

La verdad es que en esas primeras etapas en las que normalmente se realizan los abortos, sobre todo en los países con menos barreras y mayor acceso a métodos con medicamentos, el desarrollo prenatal todavía está muy lejos del que se muestra en el video.

El embrión de ocho semanas llega a lo sumo a 15 milímetros de largo y no puede doblar sus codos. Los órganos empiezan a formarse en la sexta semana, pero solo funcionan con autonomía al despuntar el segundo trimestre. Al final del primero, el cuerpo mide aproximadamente 6 centímetros.

Por otro lado, no hay evidencia concluyente de que exista sensación de dolor antes de nacer. Una revisión reciente sobre el desarrollo neurológico y hormonal necesario para percibir amenazas de daño plantea que esta característica probablemente aparece entre las semanas 20 y 22. Sin embargo, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dijo, en un comunicado de 2013, que la consciencia del dolor solo es posible después de la semana 24, cuando se desarrollan las estructuras cerebrales necesarias. Gil agrega que “el feto no tiene la maduración neuronal para tener emociones”.

Entonces sí, el método de IVE conocido como DyE que muestra el video sí existe. Pero la publicación es cuestionable por tres razones. La primera es que es recomendado por la OMS debido a que es el más seguro para la salud y la vida de la mujer a la que se le va a realizar el procedimiento con un embarazo ya avanzado. La segunda, que los abortos rara vez se hacen tan tarde, de modo que se usan otros procedimientos más seguros y sencillos, que dejan a ese como la excepción. Y tercero, porque la gran mayoría de interrupciones se llevan a cabo cuando es muy poco probable que el feto tenga un grado de desarrollo tan alto como el que muestra la animación.