Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 11 Mayo 2020

En Tumaco no ha colapsado el sistema hospitalario para atención de COVID-19, ni explotó una crisis de la magnitud de la de Guayaquil

Por Laura A. Gracia

Al momento de esta publicación, aunque la situación es delicada en el municipio costero Nariñense, médicos y autoridades de salud han desmentido los audios que llaman al pánico. Ya iniciaron las medidas impartidas por la Gobernación para frenar el contagio y prevenir una crisis.

Por medio de Whatsapp circulan dos audios aparentemente grabados por personal médico que alertan a la población tumaqueña de una “explosión” de emergencia por Coronavirus en el municipio y la crisis hospitalaria que estaría empezando a vivir Nariño. Los verificamos. 

Uno de los audios comienza diciendo que “la cosa ya se reventó. Tumaco ya colapsó, ya no hay donde poner pacientes en los hospitales de Tumaco” y luego señala que “la unidad de cuidados intensivos del Hospital Departamental (Pasto) ya está full de pacientes de Tumaco, sólo con los que llegaron ayer”. El segundo audio añade que “los médicos de allá de Tumaco nos dicen que ya no tienen dónde poner un solo paciente más”.

Sin embargo, estos datos son incorrectos.

Colombiacheck habló con el doctor Wilson Larraniaga, Profesional Especializado de la Dimensión de Salud Pública en Emergencias y desastres del Instituto Departamental de Salud de Nariño (IDSN), para indagar por la magnitud de la emergencia en Tumaco. 

Él confirmó que, aunque la “situación es extremadamente delicada” tanto por la cercanía con Ecuador, cuyas cifras oficiales de contagio son altas (30.000 casos y 1.654 fallecidos al 8 de mayo), como por el subregistro que existe al no poder hacerle pruebas a toda la población (como explicamos aquí), las afirmaciones de los audios “son totalmente falsas. No hay sobreexigencia de servicios hospitalarios de urgencias en Nariño. Las unidades de cuidados intensivos están 50% libres”. 

Larraniaga incluso se refirió a las cifras de facturación mensuales que reporta el Hospital San Andrés de Tumaco, que en promedio antes de la emergencia, reportaba  2.400 millones de pesos, y durante la emergencia ha reportado 1.200 millones de pesos, una reducción que él atribuye a una “baja ocupación hospitalaria” pues servicios como ‘consulta externa’ y ‘cirugías programadas’ se han suspendido, y las ‘urgencias’ no han sido “tan requeridas”, debido al aislamiento. 

En cuanto a camas en unidad de cuidados intensivos, según reportes de la Secretaría de Salud de Tumaco, este municipio no cuenta con con camas UCI habilitadas en ninguno de sus hospitales. Cuenta con camas de cuidados intermedios. Dato corroborado por Larraniaga.

Así mismo, según datos suministrados por el Centro Regulador de Urgencias emergencias y Desastres (CRUE) del IDSN, el Hospital San Andrés en Tumaco habilitó una sala con capacidad de 30 pacientes exclusiva para COVID-19, donde (al 11 de mayo) se encuentran 17 pacientes. Además, cuentan con un área de observación en urgencias con capacidad de 22 personas, al momento de esta publicación ocupada por 4 pacientes. 

Puesto que en el hospital de Tumaco no hay camas de UCI, los pacientes de este municipio que requieren del  servicio deben ser trasladados al Hospital Universitario Departamental de Nariño en Pasto, ubicado a unas seis horas por carretera. 

En el Hospital Departamental hay 20 camas en unidad de cuidados intensivos (UCI) y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Al momento sólo hay un paciente en cuidados intensivos con COVID-19 en este hospital, mientras que en todo Nariño sólo hay dos pacientes con esta enfermedad en camas de UCI.

Sin embargo, al 10 de mayo según los reportes del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) del Instituto Nacional de Salud, en Tumaco no hay ningún paciente con COVID-19 que requiera unidad de cuidados intensivos. Se reportan 3 hospitalizados, y 121 pacientes en casa. 

reporte covid19 mayo 10

 

De todas maneras, la capacidad del sistema del salud ha sido muy debatido en Tumaco. La alcaldesa, María Emilsen Angulo, se refirió al tema el pasado 5 de mayo en una alocución transmitida por su página de Facebook y confirmó que en Tumaco, según el SIVIGILA, hubo 42 nuevos casos de COVID-19 en tan sólo un día, advirtiendo que se incrementaron casos de contagios por comunas e inició contagio en zona rural también. 

Angulo hizo un llamado de alerta a la comunidad informando sobre la situación de emergencia: “Lamentablemente, ya tenemos nuestros hospitales llenos de pacientes con coronavirus, tanto el Centro Hospital Divino Niño, como el Hospital San Andrés (...) Claramente lo que hagamos no va a ser suficiente para atender tanto paciente, y si las cifras siguen como van, tenemos que prepararnos para lo peor en Tumaco. Esa es una realidad”. 

A este comunicado, el funcionario del Instituto Departamental de Salud de Nariño respondió que “la alcaldesa está sobredimensionando la gravedad del asunto”, y asegura que está en constante comunicación con funcionarios de los hospitales de Tumaco, pero que la complicación de Tumaco radica en que es una zona costera que no ha acatado las normas de confinamiento, por ello, y por ciertas tradiciones, hay una cifra de contagio más alta. 

Así pues, aunque Larraniaga no niega la situación delicada, hace un llamado a la calma y entrega un parte de tranquilidad con cifras sobre las medidas que se están tomando frente al aumento de casos en Tumaco, que a la fecha tiene: 

136 casos, de los 300 confirmados en Nariño, 

0 de los 2 que están en cuidados intensivos en Nariño, 

3 de los 11 que están hospitalizados en Nariño, 

121 de los 216 que se recuperan en casa en Nariño, 

 y 7 de los 16 fallecidos por el virus en Nariño.

reporte nariño covid mayo 10

 

Según el funcionario, "Nariño, en el marco de un proyecto de adquisición de ambulancias con recursos de regalías, ha destinado un presupuesto de 15.000 millones de pesos" para enfrentar la epidemia en los 64 municipios desde el sector salud. Y desde la Gobernación también se están tomando fuertes medidas desde el pasado 6 de mayo que se decretó ley seca en todo el Departamento y se prohibió la venta y el consumo de bebidas embriagantes a partir de las 6:00 p.m. del viernes 8 de mayo, hasta las 6:00 a.m. del lunes 11 de mayo. 

Además, se extendió el toque de queda en todo el Departamento a partir del lunes 11 hasta el lunes 25 de mayo de 2020, a partir de las 4:00 p.m. y hasta las 5:00 a.m. del siguiente día. 

Frente a las medidas para mitigar la emergencia, el Gobernador de Nariño, Jhon Rojas declaró: “Tuvimos reunión con el Superintendente de salud, el Viceministro de salud, Viceministro de defensa y la Alcaldesa de Tumaco y se acordaron unos compromisos importantes para dotar de todas las herramientas y todos los equipos necesarios para la atención de COVID-19 para el Hospital San Andrés de Tumaco, y al Hospital Divino Niño. Así mismo el Viceministro de Defensa y la cúpula militar van a trabajar muy fuerte en el control de la frontera (...) También se recibieron las dos lanchas ambulancia de zona futuro que ya están en funcionamiento”, y concluyó anunciando que se reiniciarán las actividades económicas del departamento progresivamente. 

Larraniaga confirmó la entrega de 15 camillas a los hospitales de Tumaco, y la próxima entrega de 25 monitores de signos vitales, y 10 camillas hospitalarias de cuidados intermedios. 

Así mismo, precisó que se habilitarán más camas de cuidados intensivos del Hospital Departamental de ser necesario, pues este cuenta con 20, y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Afirmación que apoyó Luis Eduardo Mejía, subgerente de prestación de servicios del Hospital Universitario Departamental de Nariño, en un comunicado oficial: 

“En el momento sólo tenemos cinco pacientes hospitalizados en cuidado intensivo [como mencionamos más arriba, sólo uno de ellos está por COVID-19]. Tenemos una capacidad de 20 camas en esta unidad. Una capacidad instalada preparada de 40 camas en hospitalización, y un número total de 83 camas de observación para atender pacientes”.

De todas maneras, el panorama social, económico, y político de Tumaco es preocupante. A finales de 2019, tras el asesinato de la lideresa social Lucy Villareal, la violencia se ha recrudecido en la zona, dejando en enero de este año más de 4.000 desplazados por el conflicto armado. 

Incluso en medio de la emergencia por COVID- 19, durante abril se presentaron enfrentamientos entre grupos armados ilegales por la disputa de rutas del narcotráfico en el municipio de Tumaco que dejaron dos personas muertas; y el ministerio de Defensa ha decidido mantener operativos de erradicación de coca, lo que ha dejado como consecuencia protestas indígenas y campesinas, que terminaron en el asesinato de un indígena Awá, por un disparo de la Policía a finales de abril. 

Finalmente, la corrupción también aparece en el panorama, luego de que concejal de Pasto Erick Velasco denunciara públicamente los excesivos gastos en transporte en la ayuda humanitaria en el marco de la emergencia de COVID-19 entregada por la gobernación de Nariño a zonas como Tumaco. 

Pero, aunque la situación de salud en Tumaco sí merece atención y medidas, especialmente por la falta de UCI en sus hospitales; lo dicho por los audios es falso, pues la capacidad hospitalaria en Tumaco no está explotada. Según el Instituto Departamental de Salud de Nariño tienen ocupadas 25 camas de 122 habilitadas con morbilidad general, y aunque no cuente con UCI; en el Hospital Departamental de Nariño, a 6 horas, hay más de 9 camas en UCI disponibles para pacientes con COVID-19, y 10 más para habilitar de ser necesario. 

Al momento sólo 2 personas en Nariño se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 09 Mayo 2018

Los $8 billones de gasto en salud que propone reducir Claudia López

Por Carlos González

La fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo, Claudia López, planteó que el gasto de la salud pública colombiana se reduciría si se implementan campañas de prevención y se establecen impuestos saludables. Chequeamos la propuesta. Inflada.

Para 2018, el Gobierno Nacional destinó más de $24,6 billones para el sector de la salud, de los cuales más del 98% estará destinado a funcionamiento, una cifra que según la candidata a la vicepresidencia, Claudia López, puede seguir aumentando, siempre y cuando se reduzca el gasto del sistema en un tercio ($8 billones), lo cual puede lograrse si se trabaja decididamente el tema de la prevención.

Para los expertos esto es desmedido. Incluso, el propio ministro de Salud, Alejandro Gaviria, le dijo a Colombiacheck.com que la prevención mejora los indicadores de salud, un objetivo preponderante y se evitan algunos gastos, pero “al final la gente va a enfermarse”, recalcó el funcionario.

En medio del debate en la Universidad Javeriana, López dijo que una de las principales apuestas de un eventual gobierno de Sergio Fajardo será la prevención de enfermedades con buenos hábitos de vida, incentivando el deporte y una buena alimentación.

Pero no será una tarea nada fácil, ya que según un informe publicado por la firma Deloitte, cada año las enfermedades cardiovasculares le cuestan al Estado cerca de $3,84 billones, padecimientos que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, pueden prevenirse aplicando una serie de políticas públicas, como la construcción de más bicicarriles, el control al tabaco, a las comidas con grasas saturadas o altas en azúcar, entre otros.

Precisamente, la campaña de Fajardo y López está decidida a aumentar los impuestos a las bebidas azucaradas, para reducir la obesidad y enfermedades como la diabetes, sin embargo, cabe mencionar que en 2016, cuando se discutía la reforma tributaria, esta medida fue rechazada por el Congreso.

El ministro Gaviria calculó en la pasada discusión de la reforma tributaria que, si se hubiera aprobado, el impuesto a las bebidas azucaradas y al tabaco le hubiera dejado al Estado un recaudo de 1,5 billones de pesos al año. De igual manera, en diferentes espacios ha mencionado que el tabaquismo le cuesta al sector cerca de $4,3 billones anualmente

Germán Fernández, presidente del Colegio Médico de Cundinamarca y Bogotá, aseguró que aunque el Estado sí debe buscar la prevención de enfermedades, no se debe reducir este gasto, debido a que lo que se hará es mejorar la calidad de las personas en el presente, pero en el futuro, por temas de edad, las personas igualmente van a sufrir de diferentes enfermedades.

Pero además de la prevención, la senadora de la Alianza Verde manifestó que es necesario incentivar una política de educación sexual efectiva para evitar que el embarazo adolescente persista, pues hoy, una de cada cinco madres es adolescente, según el Ministerio de Salud y esto se traduce en un gasto superior a $1 billón cada año para el Estado.

Así mismo, la lucha contra la corrupción también será muy importante en la salud, recalcó López, quien aseguró que se pueden recuperar $2 billones con un manejo más eficiente. Esta propuesta es apoyada por Dionne Cruz, secretaria General de la Asociación Colombiana de Salud Pública, quien dijo que el sistema debe depurar todos los escándalos que se han presentado y hacer más control para evitar estos “desangres” de recursos públicos.

Por otra parte, uno de los puntos “calientes” a los que todos los candidatos se han enfrentado es de las EPS, debido a que algunas son corruptas e ineficientes, por lo que ha surgido la propuesta de acabarlas, sin embargo, la senadora manifestó que no se puede hacer esto de una día para otro, pues se dejaría sin cobertura a más de 23 millones de personas, por lo que su propuesta está orientada a trasladar a los usuarios a instituciones con mejores resultados de calidad.

Esta será una tarea titánica para una eventual presidencia de Sergio Fajardo, pues, desde 2001, el gasto en salud como porcentaje del PIB ha venido aumentando año tras año, hasta 7,2%.

Al revisar la propuesta de López y su análisis de cómo bajar el gasto de la salud pública en Colombia, consultar expertos, entre ellos el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y los diferentes estudios e investigaciones que han realizado entidades como la Fiscalía General de la Nación, la Organización Mundial de la Salud, entre otras, consideramos que es Inflada.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Con prevención y mejorando los hábitos de vida se puede reducir el gasto en salud en una tercera parte

    Autor de la frase: Claudia López

    Fuentes consultadas: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud, Deloitte, Alejandro Gaviria, Germán Fernández

    Contexto: Claudia López señaló que el gasto en salud de $24 billones puede reducirse una tercera parte si se trabaja más el tema de prevención de enfermedades y se mejoran los hábitos de alimentación.

    Calificación: Inflada