Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 11 Mayo 2020

En Tumaco no ha colapsado el sistema hospitalario para atención de COVID-19, ni explotó una crisis de la magnitud de la de Guayaquil

Por Laura A. Gracia

Al momento de esta publicación, aunque la situación es delicada en el municipio costero Nariñense, médicos y autoridades de salud han desmentido los audios que llaman al pánico. Ya iniciaron las medidas impartidas por la Gobernación para frenar el contagio y prevenir una crisis.

Por medio de Whatsapp circulan dos audios aparentemente grabados por personal médico que alertan a la población tumaqueña de una “explosión” de emergencia por Coronavirus en el municipio y la crisis hospitalaria que estaría empezando a vivir Nariño. Los verificamos. 

Uno de los audios comienza diciendo que “la cosa ya se reventó. Tumaco ya colapsó, ya no hay donde poner pacientes en los hospitales de Tumaco” y luego señala que “la unidad de cuidados intensivos del Hospital Departamental (Pasto) ya está full de pacientes de Tumaco, sólo con los que llegaron ayer”. El segundo audio añade que “los médicos de allá de Tumaco nos dicen que ya no tienen dónde poner un solo paciente más”.

Sin embargo, estos datos son incorrectos.

Colombiacheck habló con el doctor Wilson Larraniaga, Profesional Especializado de la Dimensión de Salud Pública en Emergencias y desastres del Instituto Departamental de Salud de Nariño (IDSN), para indagar por la magnitud de la emergencia en Tumaco. 

Él confirmó que, aunque la “situación es extremadamente delicada” tanto por la cercanía con Ecuador, cuyas cifras oficiales de contagio son altas (30.000 casos y 1.654 fallecidos al 8 de mayo), como por el subregistro que existe al no poder hacerle pruebas a toda la población (como explicamos aquí), las afirmaciones de los audios “son totalmente falsas. No hay sobreexigencia de servicios hospitalarios de urgencias en Nariño. Las unidades de cuidados intensivos están 50% libres”. 

Larraniaga incluso se refirió a las cifras de facturación mensuales que reporta el Hospital San Andrés de Tumaco, que en promedio antes de la emergencia, reportaba  2.400 millones de pesos, y durante la emergencia ha reportado 1.200 millones de pesos, una reducción que él atribuye a una “baja ocupación hospitalaria” pues servicios como ‘consulta externa’ y ‘cirugías programadas’ se han suspendido, y las ‘urgencias’ no han sido “tan requeridas”, debido al aislamiento. 

En cuanto a camas en unidad de cuidados intensivos, según reportes de la Secretaría de Salud de Tumaco, este municipio no cuenta con con camas UCI habilitadas en ninguno de sus hospitales. Cuenta con camas de cuidados intermedios. Dato corroborado por Larraniaga.

Así mismo, según datos suministrados por el Centro Regulador de Urgencias emergencias y Desastres (CRUE) del IDSN, el Hospital San Andrés en Tumaco habilitó una sala con capacidad de 30 pacientes exclusiva para COVID-19, donde (al 11 de mayo) se encuentran 17 pacientes. Además, cuentan con un área de observación en urgencias con capacidad de 22 personas, al momento de esta publicación ocupada por 4 pacientes. 

Puesto que en el hospital de Tumaco no hay camas de UCI, los pacientes de este municipio que requieren del  servicio deben ser trasladados al Hospital Universitario Departamental de Nariño en Pasto, ubicado a unas seis horas por carretera. 

En el Hospital Departamental hay 20 camas en unidad de cuidados intensivos (UCI) y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Al momento sólo hay un paciente en cuidados intensivos con COVID-19 en este hospital, mientras que en todo Nariño sólo hay dos pacientes con esta enfermedad en camas de UCI.

Sin embargo, al 10 de mayo según los reportes del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) del Instituto Nacional de Salud, en Tumaco no hay ningún paciente con COVID-19 que requiera unidad de cuidados intensivos. Se reportan 3 hospitalizados, y 121 pacientes en casa. 

reporte covid19 mayo 10

 

De todas maneras, la capacidad del sistema del salud ha sido muy debatido en Tumaco. La alcaldesa, María Emilsen Angulo, se refirió al tema el pasado 5 de mayo en una alocución transmitida por su página de Facebook y confirmó que en Tumaco, según el SIVIGILA, hubo 42 nuevos casos de COVID-19 en tan sólo un día, advirtiendo que se incrementaron casos de contagios por comunas e inició contagio en zona rural también. 

Angulo hizo un llamado de alerta a la comunidad informando sobre la situación de emergencia: “Lamentablemente, ya tenemos nuestros hospitales llenos de pacientes con coronavirus, tanto el Centro Hospital Divino Niño, como el Hospital San Andrés (...) Claramente lo que hagamos no va a ser suficiente para atender tanto paciente, y si las cifras siguen como van, tenemos que prepararnos para lo peor en Tumaco. Esa es una realidad”. 

A este comunicado, el funcionario del Instituto Departamental de Salud de Nariño respondió que “la alcaldesa está sobredimensionando la gravedad del asunto”, y asegura que está en constante comunicación con funcionarios de los hospitales de Tumaco, pero que la complicación de Tumaco radica en que es una zona costera que no ha acatado las normas de confinamiento, por ello, y por ciertas tradiciones, hay una cifra de contagio más alta. 

Así pues, aunque Larraniaga no niega la situación delicada, hace un llamado a la calma y entrega un parte de tranquilidad con cifras sobre las medidas que se están tomando frente al aumento de casos en Tumaco, que a la fecha tiene: 

136 casos, de los 300 confirmados en Nariño, 

0 de los 2 que están en cuidados intensivos en Nariño, 

3 de los 11 que están hospitalizados en Nariño, 

121 de los 216 que se recuperan en casa en Nariño, 

 y 7 de los 16 fallecidos por el virus en Nariño.

reporte nariño covid mayo 10

 

Según el funcionario, "Nariño, en el marco de un proyecto de adquisición de ambulancias con recursos de regalías, ha destinado un presupuesto de 15.000 millones de pesos" para enfrentar la epidemia en los 64 municipios desde el sector salud. Y desde la Gobernación también se están tomando fuertes medidas desde el pasado 6 de mayo que se decretó ley seca en todo el Departamento y se prohibió la venta y el consumo de bebidas embriagantes a partir de las 6:00 p.m. del viernes 8 de mayo, hasta las 6:00 a.m. del lunes 11 de mayo. 

Además, se extendió el toque de queda en todo el Departamento a partir del lunes 11 hasta el lunes 25 de mayo de 2020, a partir de las 4:00 p.m. y hasta las 5:00 a.m. del siguiente día. 

Frente a las medidas para mitigar la emergencia, el Gobernador de Nariño, Jhon Rojas declaró: “Tuvimos reunión con el Superintendente de salud, el Viceministro de salud, Viceministro de defensa y la Alcaldesa de Tumaco y se acordaron unos compromisos importantes para dotar de todas las herramientas y todos los equipos necesarios para la atención de COVID-19 para el Hospital San Andrés de Tumaco, y al Hospital Divino Niño. Así mismo el Viceministro de Defensa y la cúpula militar van a trabajar muy fuerte en el control de la frontera (...) También se recibieron las dos lanchas ambulancia de zona futuro que ya están en funcionamiento”, y concluyó anunciando que se reiniciarán las actividades económicas del departamento progresivamente. 

Larraniaga confirmó la entrega de 15 camillas a los hospitales de Tumaco, y la próxima entrega de 25 monitores de signos vitales, y 10 camillas hospitalarias de cuidados intermedios. 

Así mismo, precisó que se habilitarán más camas de cuidados intensivos del Hospital Departamental de ser necesario, pues este cuenta con 20, y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Afirmación que apoyó Luis Eduardo Mejía, subgerente de prestación de servicios del Hospital Universitario Departamental de Nariño, en un comunicado oficial: 

“En el momento sólo tenemos cinco pacientes hospitalizados en cuidado intensivo [como mencionamos más arriba, sólo uno de ellos está por COVID-19]. Tenemos una capacidad de 20 camas en esta unidad. Una capacidad instalada preparada de 40 camas en hospitalización, y un número total de 83 camas de observación para atender pacientes”.

De todas maneras, el panorama social, económico, y político de Tumaco es preocupante. A finales de 2019, tras el asesinato de la lideresa social Lucy Villareal, la violencia se ha recrudecido en la zona, dejando en enero de este año más de 4.000 desplazados por el conflicto armado. 

Incluso en medio de la emergencia por COVID- 19, durante abril se presentaron enfrentamientos entre grupos armados ilegales por la disputa de rutas del narcotráfico en el municipio de Tumaco que dejaron dos personas muertas; y el ministerio de Defensa ha decidido mantener operativos de erradicación de coca, lo que ha dejado como consecuencia protestas indígenas y campesinas, que terminaron en el asesinato de un indígena Awá, por un disparo de la Policía a finales de abril. 

Finalmente, la corrupción también aparece en el panorama, luego de que concejal de Pasto Erick Velasco denunciara públicamente los excesivos gastos en transporte en la ayuda humanitaria en el marco de la emergencia de COVID-19 entregada por la gobernación de Nariño a zonas como Tumaco. 

Pero, aunque la situación de salud en Tumaco sí merece atención y medidas, especialmente por la falta de UCI en sus hospitales; lo dicho por los audios es falso, pues la capacidad hospitalaria en Tumaco no está explotada. Según el Instituto Departamental de Salud de Nariño tienen ocupadas 25 camas de 122 habilitadas con morbilidad general, y aunque no cuente con UCI; en el Hospital Departamental de Nariño, a 6 horas, hay más de 9 camas en UCI disponibles para pacientes con COVID-19, y 10 más para habilitar de ser necesario. 

Al momento sólo 2 personas en Nariño se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 30 Junio 2020

Jorge Sonnante miente sobre evento del Vaticano aplazado por pandemia

Por José Felipe Sarmiento

El supuesto diácono argentino acusa al Papa de supuestamente liderar una conspiración para crear un “nuevo orden mundial” por medio de microchips que vendrían en las vacunas contra la COVID-19.

Otra vez es viral una grabación en la que el promotor argentino de teorías de conspiración Jorge Sonnante, quien usa documentos falsificados para presentarse como diácono católico y ha asegurado que trabajó en el Vaticano, hace afirmaciones falsas sobre la actual pandemia de COVID-19.

Publicación en Facebook con el video de Jorge Sonnante contra el Papa

Algunas de las frases son nuevas y otras ya habían sido desmentidas por Colombiacheck.

La primera idea del video, subido a principios de junio a YouTube, es que hubo una operación militar internacional secreta (“altamente calificada y apartada del ojo público”) liderada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a mediados de mayo (“hace dos semanas”), sobre la que da varios detalles. Igual que en otro video repleto de falsedades, no explica cómo tuvo acceso a esa información supuestamente tan restringida ni aporta ninguna prueba.

Según Sonnante, la tal operación Tormenta “resultó positiva”. Por eso le adjudica a un grupo de “patriotas”, en el que se incluye, el haber logrado “retrasar y postergar los planes del nuevo orden mundial”. En particular, habla de un evento convocado por el Vaticano que trataría de “reconstruir el pacto educativo global” y que iba a realizarse el pasado 14 de mayo pero quedó pospuesto para octubre.

Sin embargo, la noticia del aplazamiento se supo desde marzo, mes y medio antes de la supuesta acción militar. Al igual que muchos otros eventos en el mundo, la razón fue la pandemia de COVID-19. Pero el falso diácono lo atribuye a que “están tratando de ver cómo pueden colocarse de nuevo, insertar de nuevo sus estrategias” para supuestamente implantar el tal nuevo orden.

Para sustentar esto en el video, hace un análisis tergiversado de la invitación que hizo el papa en septiembre de 2019 para participar en el evento. El Sumo Pontífice habló sobre la necesidad de una alianza mundial entre todos los sectores de la sociedad para educar a las nuevas generaciones sobre los cambios que vive el mundo. Señaló que los objetivos deben ser el cuidado del planeta, la paz, la justicia, el diálogo interreligioso y la fraternidad en contraposición a la discriminación.

Sonnante acomoda esto para decir que el objetivo del máximo jerarca católico es “imponer una religión única, centralizada, unificada para la cual se tiene ya un templo armado, que sabemos que están las fotos”.

Una búsqueda sencilla en Google deja ver que las imágenes que hay en internet en realidad son de una maqueta que el artista italiano Vincenzo Pandolfi le donó a Juan Pablo II en 1992 y que representa la unión de todas las religiones por idea del autor, no de la iglesia, aunque está inspirada en la encíclica Ut Unum Sint sobre las relaciones entre el catolicismo y otras vertientes cristianas. La obra en madera, titulada Templo de Cristo Rey, está expuesta en la iglesia San Ignacio de Loyola en Roma.

El autodenominado patriota afirma que Jorge Bergoglio, nombre de pila del papa, también apoya la imposición de un “único gobierno autoritario centralizado”. Esta misma acusación ya la había desmentido Colombiacheck en el caso del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, a quien un portal había tergiversado de forma muy similar.

Como ejemplo para demostrar esta parte de la teoría expuesta en el video, Sonnante dice que todos los países “tuvieron el mismo accionar” frente a la pandemia, imponer cuarentenas para controlar a la población. Eso, sin embargo, también es mentira.

Países como Taiwán nunca han ordenado confinamientos generales. En otros, como Uruguay, se han hecho de forma voluntaria. Incluso los que sí han tomado esa estrategia, lo han hecho en diferentes momentos, unos han sido más estrictos que otros y también ha habido diferencias internas por regiones, como se puede ver en un análisis de la periodista científica Elizabeth Gibney publicado por la revista Nature.

Otra idea que Sonnante le atribuye a Francisco es que “el planeta es demasiado pequeño y la vida demasiado frágil como para tomar partidos y el cumplimiento de la tecnología, debido a que necesitamos de su rápida evolución de la naturaleza y la lentitud de la evolución biológica” (sic). Lo cual, según su teoría conspirativa, refleja “otro de los puntos del nuevo orden mundial”, que es el supuesto “microchip inteligente de Bill Gates” que vendría en las vacunas, otra falsedad ya desmentida por Colombiacheck.

Lo que realmente dijo el papa, que incluye una referencia a su encíclica Laudato Si’, no tiene nada que ver: “La educación afronta la llamada ‘rapidación’, que encarcela la existencia en el vórtice de la velocidad tecnológica y digital, cambiando continuamente los puntos de referencia. En este contexto, la identidad misma pierde consistencia y la estructura psicológica se desintegra ante una mutación incesante que ‘contrasta la natural lentitud de la evolución biológica’”.

Pero el desmentido diácono insiste en que el supuesto microchip será obligatorio para que las personas puedan recibir atención en salud o acceder a servicios bancarios. “Se va a imponer una única moneda, la moneda del chip. Y recordemos que [Bergoglio] dijo que necesitamos complementarnos con la tecnología para evolucionar más rápido”, asegura. Además de la evidente tergiversación de la frase del papa, este planteamiento incluye la mentira de la moneda universal del nuevo orden mundial, también ya calificada como falsa.

El promotor de la teoría conspirativa dice que el mensaje del papa “anunció hasta la pandemia”, a pesar de que no hay ninguna referencia a ella o el virus ni a temas de salud en el texto verdadero. También remata con que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la emergencia global, fue “creado por hombres”, lo que va en contra del consenso científico, pues la evidencia apunta a que tiene origen natural, como también se ha dicho ya en chequeos anteriores.

Si algo cierto dice Sonnante en todo el video es que “hay que seguir difundiendo la verdad como se pueda”. Lo que pasa es que él hace exactamente lo contrario: difundir una sarta de mentiras.