Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 10 Junio 2021

Estados Unidos no eliminó la vacunación universal, como asegura publicación en redes

Por Mónica Ospino Orozco

En redes sociales lleva varios meses circulando una noticia que asegura que la Corte Suprema de Estados Unidos falló a favor de la demanda presentada por Robert F. Kennedy Jr. y que pide evitar a toda costa la vacunación.

La publicación que se ha hecho popular en redes sociales y que en Facebook acumula más de 1000 compartidos, asegura, entre otras cosas: “Gran victoria por la libertad, la Corte Suprema anuló la vacunación universal. El especialista en enfermedades infecciosas de EE. UU. Bill Gates, Fauci y Big Pharma perdieron un caso en la Corte Suprema de EE. UU., ¡Al no demostrar que todas sus vacunas durante los últimos 32 años eran seguras para sus ciudadanos de salud! [sic]”. 

Cabe recordar que la vacunación universal es una política de salud pública que tiene como objetivo proteger a la mayoría de la población de un país o región particular, de los efectos de una enfermedad prevenible con una vacuna, como se explica en este artículo de la Secretaría de Salud de México. 

Al tiempo, esta falsa afirmación que hoy verificamos, precisa que “la demanda fue presentada por un grupo de científicos encabezados por el senador Robert F. Kennedy Jr., quien dijo: la nueva vacuna Covid debe evitarse a toda costa”.

Sin embargo, pudimos verificar que esta publicación es falsa, pues no es cierto que ese país haya eliminado la vacunación universal, y de acuerdo con nuestros colegas chequeadores de Snopes, la publicación, que también circuló en inglés y en francés, es una mezcla de desinformaciones que se han movido durante meses en Estados Unidos.

“En realidad, estas publicaciones virales de 2021 en las redes sociales son una amalgama de afirmaciones virales engañosas derivadas de un acuerdo de 2018 de un grupo anti-vacunas por una demanda de la Ley de Libertad de Información (FOIA) y de un poco de ‘copypasta’ [distribución de contenido en foros de Internet] que se volvió viral en octubre y noviembre de 2020”, precisa en su chequeo Snopes.

Asimismo, de acuerdo con este artículo de Newtral, que también verificó la publicación en cuestión, “la Corte Suprema de Estados Unidos nunca ha dictaminado sobre la vacunación universal. El bulo se basa en la resolución de una solicitud de información presentada por la Red de Acción de Consentimiento Informado (ICAN), uno de los principales grupos antivacunas de EE.UU., al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos. No se trata de ninguna resolución judicial”.

Otra de las falsedades que contiene la publicación, objeto de este chequeo, es la que asegura que “la demanda fue presentada por un grupo de científicos, encabezado por el senador Robert F. Kennedy Jr.”, pues este Kennedy nunca ha sido senador y él mismo le confirmó a Snopes que “nunca hice esas afirmaciones subyacentes [en la publicación viral] y no creo que sean verdaderas”.

Captura de info verificada como falsa

Pero además, esa publicación asegura también que las vacunas reprogramen el ARN normal y el ADN, sin embargo, esa es una afirmación que ya hemos chequeado en Colombiacheck. 

En este artículo, titulado “Vacunas de ARNm, para prevenir COVID-19 no modificarían nuestra información genética”, Pablo Ortiz, biólogo colombiano con PhD en biología molecular de la Universidad de Puerto Rico y estudios posdoctorales en la Universidad de Massachusetts y Yale, también explicó a Colombiacheck: “Es completamente falso que las vacunas de ARNm (Ácido RiboNucleico mensajero) interactúen de forma directa con el genoma (ADN)”. Y enfatiza: 

Lo que no se dice en esa falsa publicación, atribuida a Kennedy sobre las vacunas de ARN mensajero se puede dividir en los siguientes aspectos: 

  • El ARNm no entraría al núcleo donde está el ADN, se quedaría en el citoplasma, por ende NO interactuaría directamente con el ADN, que es el que contiene nuestra información genética.
  • Una vez traducida la información que llevaría la vacuna, es decir se pase ese ARNm a proteína, en las células, el ARNm sería destruido. Porque la célula suele reusar o reciclar los componentes del ARN en nuevas moléculas según lo que necesite (por ende ya ese ARNm no sería funcional para el código que inicialmente lleva).
  • Los ARNm son moléculas muy frágiles (e inestables) y tienen una vida muy corta en el citoplasma celular pues existen muchas enzimas cuya función es degradar ese ARNm para evitar saturación de la maquinaria que hace las proteínas (los ribososmas).

Así es que tras estas evidencias concluimos que la publicación viral que asegura que Estados Unidos eliminó la vacunación universal es falsa, pues entre otras cosas, en ese país ya hay 141 millones de personas totalmente vacunadas con el COVID-19, de acuerdo con la información de la herramienta de seguimiento de los Centros para el control de enfermedades de Estados Unidos, CDC.

 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 12 Septiembre 2018

En Colombia las desapariciones son más que en las de dictaduras de Chile y Argentina

Por Sania Salazar

Un trino compara, sin tener en cuenta el contexto, el número de desaparecidos de las dictaduras de Chile y Argentina con las del conflicto colombiano.

Un gráfico difundido en Twitter indica que los desaparecidos en el conflicto colombiano (según el trino, 86.000) superan a los de las dictaduras de Chile (3.200) y Argentina (40.000). La información del gráfico es Aproximada porque no hace la comparación con la metodología adecuada pues para sacar conclusiones en casos como este hay que tener en cuenta los periodos comparados y la población de cada país en esos lapsos.

 

 

El reporte más reciente del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, sobre desaparición forzada indica que en Colombia se han registrado 80.569 desapariciones entre 1958 y 2018. Aunque en ese mismo Observatorio se había hablado de 86.000 desaparecidos, se depuraron las bases de datos y se llegó a esa nueva cifra. En el trino no se indica el periodo de tiempo cuantificado en el caso de cada país, ni la fuente en la que se basan las cifras.

La gráfica compara cifras de periodos violentos de distinta duración. La dictadura en Chile duró 17 años (entre 1973 y 1990). Por su parte, la dictadura en Argentina duró siete años (de 1976 a 1983). Las estadísticas de Colombia, en cambio, corresponden a 60 años de conflicto armado (1958-2018), por lo que la comparación es inexacta, según explicó Andrés Suárez, director del Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH-

Suárez, además, indicó que la única comparación viable entre la situación de desaparecidos en estos tres países tendría que basarse en la tasa de víctimas por 100 mil habitantes (es decir, qué porcentaje de la población que tenía cada país en el momento de los hechos fue afectada) para saber en dónde fue más grave la situación.

Según el informe del CNMH titulado Hasta encontrarlos. El drama de la desaparición forzada en Colombia, en Chile hubo 3.500 desapariciones documentadas y 10.000 en Argentina, en donde la proyección de ese delito es de 30.000 casos.

Para confrontar las cifras de una manera mínimamente comparable, sobre todo en términos de tiempos, Suárez recomendó tomar el lapso entre 1997 y 2004 que es el periodo más crítico de desapariciones en el caso colombiano, con 41.200 casos.

También recomendó, en el caso de Argentina utilizar la cifra de 10.000 desaparecidos por ser los casos que están documentados.

Al hacer ese ejercicio, el resultado es que Colombia sí es el país más afectado por ese delito con 93,2 desaparecidos por cada 100 mil habitantes. El segundo Argentina con 35,8 y Chile el tercero con 30,2 por 100 mil habitantes. (Si en el caso argentino se tomara la cifra de los 30.000 casos proyectados, el resultado sería de 107,4 desaparecidos por cada 100 mil habitantes, un resultado más alto que el de Colombia).

Aunque en el trino se habla de Seguridad democrática haciendo alusión a la llamada política de seguridad del Estado que se denominó así durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, hay que aclarar que esa política se implementó durante el doble periodo de Uribe (2002-2010) y la cifra de desaparecidos del CNMH corresponde a 60 años de conflicto.

También hay que señalar que entre 2002 y 2010 hubo 29.251 desapariciones forzadas en el marco del conflicto armado (de las 80.569 que se han registrado), pero también que en el periodo de consolidación de esa política hubo un decrecimiento de ese delito, (como se puede ver en el gráfico).

Infografía sobre desapraición forzada con datos del CNMH

Suárez señaló además, que esa reducción pudo ser mayor de no ocurrir los falsos positivos y resaltó que entre los responsables de las desapariciones forzadas no solo está el Estado, sino que es un crimen en el que tienen responsabilidad otros grupos armados. “A diferencia de las dictaduras no hay cómo probar en estos momentos que la desaparición fue una política sistemática o una estrategia del poder militar en Colombia o del Estado colombiano, con eso hay que tener cuidado”, concluyó Suárez.

El caso colombiano

En Colombia este es un crimen de lesa humanidad que “ha afectado sobre todo a los líderes sindicales y su familia, a la población civil sindicalizada y su familia, a los estudiantes, a los militantes y simpatizantes de los partidos políticos de izquierda y sus familiares, a los miembros de las organizaciones de defensa de los DD.HH.” indica el informe Hasta encontrarlos.

Ese informe indica además que también han sido víctimas de desaparición forzada los abogados o investigadores judiciales que se han ocupado de las denuncias y los miembros de las organizaciones de defensa de los derechos humanos que han hecho eco de los reclamos de los allegados a las víctimas.