Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

“Hemos recuperado más de 6.000 hectáreas de los parques nacionales naturales”

Por Sania Salazar

Este es uno de los chequeos al discurso del Presidente Iván Duque en la versión número 75 de la Asamblea General de la ONU.

Debido a que en prensa de Presidencia no nos contestaron a qué se refería específicamente el Presidente con el término “recuperar”, consultamos a Jesús Orlando Vargas, biólogo del Grupo de Restauración Ecológica de la Universidad Nacional, quien explicó que en ecología se habla de recuperar cuando el ecosistema no se puede restaurar (devolverlo a un estado muy cercano al inicial), solo se recuperan algunas características, pero no se restaura el ecosistema en su totalidad, por lo que se de la otra función. Por ejemplo, se rehabilita el suelo de un terreno que era bosque y que sufrió deforestación, pero luego se utiliza para sembrar plantas medicinales o para agricultura.

Vargas indicó que hay mucha confusión con los términos restauración, reforestación, recuperación y revegetalización, procesos que no son lo mismo, lo que ya ha advertido Colombiacheck en otros artículos. Además, destacó que estos son procesos que requieren muchos años, mucho más que los cuatro que dura un periodo presidencial.

La cifra a la que hace referencia Duque se acerca a las 6.165 hectáreas de bosque que los ministerios de Ambiente y Defensa aseguran haber recuperado en parques naturales en el marco de la Operación Artemisa, una campaña creada por el Gobierno actual que busca combatir la deforestación. 

Sin embargo, el informe Fuerzas Militares y la protección del medio ambiente: Roles, riesgos y oportunidades, de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, advirtió que aunque la intervención de los militares puede ser una opción atractiva en el corto plazo, ya que permite realizar acciones concretas que se pueden presentar a la opinión pública —como sucede con las cifras e imágenes de las capturas—, “sus impactos pueden ser poco sostenibles si no se realizan dentro de una estrategia más amplia, que incluya el fortalecimiento del aparato de justicia y la transformación de las condiciones estructurales de las comunidades que habitan los territorios a conservarse”. 

El informe de la FIP también indica que el balance costo-beneficio de estas intervenciones termina siendo desfavorable para el Estado. “Algunas estimaciones señalan que en un solo despliegue en el marco de la Operación Artemisa tuvo un costo de 800 millones de pesos, dejando como balance 17 capturas de personas que en la mayoría de los casos fueron dejadas en libertad”, señala.

Rodrigo Botero, director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, también cuestionó los resultados de la Operación Artemisa en Semana en Vivo. “De los sitios más emblemáticos sobre los cuales se ha hecho Artemisa hay unos sitios muy importantes en donde el resultado ha sido menos que pobre, sitios donde inclusive se ha empeorado la situación”, indicó y aseguró que evidenció esto en sobrevuelos realizados en febrero y marzo de este año.

Botero aseguró que la estrategia no tiene sostenibilidad en la operación, ni acompañamiento civil institucional de largo plazo, ni una consolidación territorial, aunque reconoce cambios en la tendencia de la deforestación en algunas zonas, pero recalcó que la estrategia en general no es sostenible.

Julia Miranda, directora de Parques Nacional Naturales, reportó en agosto pasado durante la rendición de cuentas de esa entidad una reducción de la deforestación en los Parques Nacionales, al pasar del 12% en 2018 al 7% en 2019.

Pero también habría que tener en cuenta las hectáreas perdidas en incendios, que según la Unidad Nacional para la gestión del riesgo de desastres, UNGRD eran 29.309 (en la temporada seca 16 de diciembre de 2019 a 5 de marzo de 2020). Si bien la UNGRD resaltó que había una reducción del 63% frente a la misma temporada seca de 2019, cuando se quemaron 79.774 hectáreas, son cifras que hay que incluir en los balances del asunto, pues muchos de esos incendios se registran en parques naturales y zonas protegidas.

El Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos de 2019 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, UNODC, señala una reducción de 1.059 hectáreas de cultivos de coca en los parques naturales de Colombia al pasar de 7.844 hectáreas en 2018 a 6.785 en 2019.

Colombiacheck califica la afirmación como cuestionable primero, porque no hay claridad suficiente sobre qué quiso decir Duque con la palabra “recuperar” y también porque hay críticas a la estrategia institucional con la que se dice haber recuperado ese número de hectáreas.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

“Sembramos más de 35 millones de árboles acercándonos a nuestra meta de 180 millones sembrados para agosto del año 2022”

Por Laura Rodríguez Salamanca

Este es uno de los chequeos a la intervención del presidente, Iván Duque, ante la 75ª Asamblea General de la ONU.

Otro de los logros ambientales que expuso Iván Duque en su discurso del pasado 22 de septiembre en la más reciente Asamblea General de las Naciones Unidas fue el número de árboles sembrados durante su gobierno. “Sembramos más de 35 millones de árboles acercándonos a nuestra meta de 180 millones sembrados para agosto de 2022”, dijo el mandatario. 

Pero estas cifras dejan dudas sobre su veracidad porque, aunque los datos ofrecidos por el mandatario coinciden con los reportados por el Ministerio de Ambiente, cartera que coordina el programa, hay evidencias de que las cifras no son como las pintan. Además, al ritmo al que va la siembra es improbable que la meta se cumpla efectivamente. 

Como escribimos en otro chequeo sobre la misma alocución de Duque, primero nos comunicamos con Carlos Alberto Cortés, consejero presidencial para Información y Prensa, para enviarle un cuestionario con el que pretendíamos indagar sobre las fuentes de los datos. Este paso hace parte de nuestra metodología de verificación del discurso público. 

Pero en el primer acercamiento el funcionario no accedió a recibir las preguntas indicando que prefería hacerlo al siguiente día;  y después de la conversación y, a pesar de la insistencia, no volvió a responder a nuestros mensajes por WhatsApp. 

Los datos oficiales coinciden

De acuerdo con el Contador de Árboles, una herramienta de visualización publicada por el Ministerio de Ambiente en marzo de 2020, hasta el 29 de septiembre las organizaciones públicas y privadas aliadas de la iniciativa habían reportado la siembra de 36 '538.105 árboles.

Contador de ÁrbolesDe estos, como aparece en la misma herramienta, se reporta que más de 20 millones han sido sembrados por las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, más de 9 millones por empresas de servicios públicos y más de 3 millones por proyectos de cooperación internacional y ONGs, entre otros aliados.

Aliados siembra de árboles

Sin embargo, hace unos meses el periodista Juan Pablo Barrientos le puso la lupa a estos reportes para la investigación ‘La engañosa promesa de reforestación del gobierno de Iván Duque’, que publicó en Vorágine, un medio independiente. En el reportaje reveló inconsistencias entre las cifras que aparecen en el Contador de Árboles y la versión de las organizaciones a las que se adjudica la siembra. 

Por ejemplo, Barrientos se comunicó con Carlos Ignacio Uribe Tirado, secretario de Ambiente de Antioquia, quien no supo dar cuenta de los más de 10 millones de árboles que el Ministerio de Ambiente reporta que se han plantado en el departamento. Y esto mismo ocurrió cuando le solicitó información a Wilson García, jefe de prensa de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca. 

Además, aunque Ana Milena Joya, gerente Ambiental de EPM [la entidad que más árboles ha sembrado, según el contador] le confirmó al periodista que la empresa había entregado 8’030.069 árboles entre agosto de 2018 y diciembre de 2019 [la cifra ha aumentado desde ese entonces], también le aclaró: “esos árboles nosotros los entregamos como iniciativa del gobierno nacional a través de los viveros, pero decir que EPM, como tal los sembró, nosotros no los sembramos, sino que los entregamos a ellos”. Aliados siembra de árboles

Y cuando Barrientos le preguntó a Joya cómo comprueban que los árboles donados efectivamente se siembran y si la empresa hace el seguimiento, respondió: “no. Queda la responsabilidad tanto de la entidad pública como privada que nos ha solicitado las especies de los viveros. Por eso, te decía ayer que nosotros, realmente, sembrar 8 millones como EPM, no”. 

Así mismo, como consta en el reportaje de Vorágine, según la versión de la gerente, “el gobierno invitó a entidades públicas y privadas a comprometerse con la meta de los 180 millones, pero la empresa fue clara en decir que se comprometía solo con la entrega de los arbolitos, que tienen un precio calculado de 700 pesos por unidad”. 

Duque no es el único mandatario que ha presentado cifras engañosas sobre arborización en sus declaraciones. Enrique Peñalosa usó la misma estrategia en su segundo periodo en la alcaldía de Bogotá para hacer cuentas alegres sobre el supuesto número de árboles que había sembrado. 

Como explicamos en un chequeo de 2018, en un trino el ex alcalde escribió que su administración había sembrado “decenas de miles de árboles”. Pero cuando revisamos las cifras, encontramos que en realidad gran parte de las plantas que se reportaban incluían también las donaciones de plántulas que hacía el Jardín Botánico a la ciudadanía, pero que eso no aseguraba que la gente los sembrara.

¿La meta es viable?

Ya ha pasado más de la mitad del periodo de gobierno y la meta de los 180 millones de árboles se ha cumplido en papel solo en un 20,29%. Y eso que no se está teniendo en cuenta para este chequeo, como aparece en el texto de Barrientos y señaló el profesor Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Ambiente y experto en deforestación, en un foro sobre el tema, que Duque redujo la cifra prometida en el Plan Nacional de Desarrollo: 369 millones de árboles.

Aún teniendo en cuenta que la pandemia ha bajado el ritmo de la siembra, si dividimos el número de árboles supuestamente sembrados entre los 784 días de gobierno de Duque, se podría decir que se han sembrado 45.329 árboles más o menos al día. 

Entonces, la meta no está ni cerca cómo dice Duque. Para sembrar los más de 143 millones de árboles que faltan, se deberían plantar entonces un poco más 211.908 árboles cada uno de los 677 días que quedan de gobierno; lo cual equivale casi a quintuplicar el ritmo de siembra. Eso tendiendo en cuenta que los árboles efectivamente se siembren y no, como escribimos antes, solo se donen sin garantía de plantación. 

Así que calificamos como cuestionable la afirmación de Duque sobre el número de árboles sembrados en su gobierno. Aunque los datos que ofreció coinciden con los del ministerio, algunas de las entidades que supuestamente los han sembrado no dan cuenta de las cifras o directamente niegan estar seguras de que fueron plantados.