Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 04 Junio 2020

Historia de pandemias del Alcalde de Cali es cierta pero imprecisa

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

En un discurso, Jorge Iván Ospina hizo un personalizado relato de lo que a su juicio es la historia de las pandemias. En Colombiacheck hicimos la tarea, leímos y encontramos imprecisiones en algunas de sus afirmaciones.

El médico Jorge Iván Ospina, alcalde de la capital del Valle del Cauca, en el marco de la firma de un pacto de bioseguridad para poner en marcha la apertura de los centros comerciales de la ciudad y que fue firmado el pasado jueves 28 de mayo, hizo un breve relato de la historia de las pandemias. 

Ospina dio inicio a su relato diciendo que “cuando los españoles llegaron por primera vez a las Américas y cuando se encontraron con aquellos pueblos originarios, los españoles traían consigo virus y bacterias de las cuales nuestros pueblos originarios no tenían anticuerpos ni defensas y allí tuvimos la primera gran pandemia”.

La afirmación es en parte verdad, pues si bien es cierto que los conquistadores trajeron una serie de enfermedades al continente, como lo relatan los historiadores María del Carmen Sánchez y Francisco Guerra en su texto Pestes y remedios en la Conquista de América, los europeos en el nuevo continente se contagiaron de algunas otras para los que ellos tampoco tenían anticuerpos, como la sífilis. Además, no puede llamarse pandemia a lo que fueron epidemias.

El profesor Pedro Alejandro Rovetto, patólogo e historiador de medicina, y quien ha sido docente de las universidades del Valle y Javeriana de Cali, aseguró que “en general las palabras del alcalde son verdad, pero poco precisas. Por ejemplo, las pandemias asociadas a la colonización europea no fueron las primeras en el mundo, quizás sí en América pero no tenemos documentos que nos prueben si en la población americana pre-colonial existían pandemias o no”.

 Y es que para que se declare una pandemia es necesario que se cumplan dos criterios: que la enfermedad ya esté presente en al menos dos continentes y que los brotes locales ya no sean importados sino de transmisión comunitaria, como lo explica la revista Gaceta Médica. Mientras que, como verificamos en un chequeo previo sobre la historia de la pandemias, las epidemias se producen cuando una enfermedad contagiosa se propaga rápidamente en una población determinada.

Más adelante, volviendo al discurso, el Alcalde Ospina profundizó un poco más y aseguró que “esa [la de la colonia] fue una pandemia que provocó parotiditis, tosferina, sarampión, varicela, viruela y [que] le generó 80 por ciento de mortalidad a nuestro pueblo originario. Si no hubiese existido ello, la historia hubiese sido quizás muy distinta”. 

De nuevo el alcalde mezcla erróneamente los conceptos de epidemia y pandemia, pues las enfermedades que citó sí llegaron a convertirse en brotes epidémicos y afectaron a los pueblos indígenas que habitaban América en el periodo histórico mencionado por el mandatario caleño, que recoge con detalle Francisco Guerra en su Origen de las epidemias en la Conquista de América.

Y en relación con el porcentaje de mortalidad que cita Ospina, los relatos históricos enmarcan esa tasa entre el 70 y el 90 por ciento de las poblaciones indígenas de América Latina y los relatos del historiador Francisco Guerra dan cuenta de que las más graves epidemias y que tuvieron grave impacto demográfico fueron la de viruela en 1520 en Tenochtitlán (hoy Ciudad de México) y en las Antillas la de la gripe suina o gripe porcina.  

“Nosotros los americanos les dimos la sífilis [a los conquistadores] y ellos nos trajeron las enfermedades virales, sarampión, viruela e influenza”, aseguró el profesor Pedro Rovetto en un conversatorio con la Asociación Colombiana de Patología, disponible en este enlace de Youtube.  

La peste negra: Ospina confunde los tiempos

En su relato, el alcalde de Cali pasa de hablar de la Conquista de América a mencionar que, “más adelante ocurrieron otros procesos pandémicos. Existió lo que se llamó la gran mortandad de la Europa de la Edad Media, producto de una bacteria que le llamaron La Peste. Otra vez, a través de un proceso infeccioso de contagio rápido, muchísimas personas murieron y esto trajo consigo otro procesos sociales, económicos y políticos, pero diezmó a una proporción muy importante de Europa”.

De nuevo tiene datos correctos en su relato, pero el error lo comete al inferir el detalle entre la Edad Media y la Conquista, que ocurre poco más de un siglo después del virulento brote que asoló a Europa, conocido como la Peste Negra y que fue entre 1346 y 1353, mientras la Conquista tuvo lugar en 1492 y los años posteriores. 

Es entonces cuando el alcalde caleño acelera un poco su relato y pasa a describir la pandemia de la Gripe Española y asegura: “Más recientemente, en 1917 – 1918, se tuvo lo que se llamó la Gripa Española, un proceso epidémico, viral, respiratorio, similar a este, que ocurrió en el marco de la Primera Guerra Mundial, que se incubó por primera vez en Estados Unidos y que es llevado a Europa. Se llamó la Gripa Española pues fueron los españoles los que más profundizaron al respecto, dado que el batallar de los hombres en la Primera Guerra Mundial no dejaba ver mucho esta circunstancia tan difícil. 50 millones de muertos”.

En este caso, de nuevo el alcalde acierta al decir que la Gripe Española surgió en Estados Unidos, pero se equivoca al sugerir que fueron los españoles los que más profundizaron en ello. 

Lo que ocurrió en realidad es que la maquinaria de la censura a causa de la Primera Guerra Mundial puso un velo opaco sobre la verdad de transmisión de la enfermedad que viajó con la tropa estadounidense y se propagó rápidamente entre los soldados europeos, como lo relata esta publicación de la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

“A la pandemia de influenza de 1918 a veces se la llama ‘gripe española’, no porque se hubiera originado en España, sino porque ese país había permanecido neutral durante la guerra y reportaba sin restricciones las noticias sobre la actividad de influenza”, aclara el Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, en este artículo con motivo de los 100 años de la mortífera pandemia.

“Digamos que en general la narrativa del alcalde Ospina con este tema es la adecuada en el sentido de que este tipo de enfermedades han existido siempre y que el COVID-19 no es la primera pandemia, pero para entender las epidemias y las pandemias es necesario hacer una reconstrucción historiográfica y, claro, hay la discusión más técnica de lo que es pandemia y epidemia. Ya en los detalles es en donde pueden estar las imprecisiones”, dijo el profesor Mario Cajas, docente y jefe del Departamento de Estudios Jurídicos de la Universidad Icesi, autor de este artículo que relata cómo se vivió la Gripe Española en Colombia.

Al final de este segmento de su intervención ante los comerciantes caleños, el Alcalde les sugirió leer: “Lo que les he contado tiene evidencia científica y reporte histórico. Cuando quieran un poquito profundizar en relación a los temas de la Colonia y la Conquista y las epidemias hay muchos textos en donde se puede leer lo que allí ocurrió. Cuando quieran conocer de la Gripa Española están los textos de la Primera Guerra Mundial y cuando quieran conocer de lo que ocurrió en la edad media también existen los textos en relación a la Peste”, sugirió Ospina a su audiencia que además lo seguía en esta transmisión por Facebook Live.

Por eso, luego de leer y consultar múltiples fuentes en Colombiacheck, concluimos que este relato del alcalde es verdadero, pero impreciso.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 18 Junio 2020

Ospina hace afirmaciones inexactas sobre contagios de coronavirus

Por Mónica Ospino Orozco - Redcheq

Jorge Iván Ospina se trenzó en una discusión por Twitter con un contradictor al que le negó haber dicho una frase que sí pronunció, relacionada con el COVID-19, en un noticiero de televisión.

El alcalde de Cali, el médico Jorge Iván Ospina, se enfrentó a través de la red social Twitter con un contradictor que le cuestionó por una frase relativa al contagio del nuevo coronavirus COVID-19 que dijo en el noticiero regional 90 Minutos.

“Me preocupa que el alcalde de Cali @JorgeIvanOspina afirme que todos nos vamos a enfermar. Si esa es la certeza que tiene estamos jodidos, sin timonel en medio de la tormenta”, dijo el usuario Elmer José Montaña en un trino.

El alcalde Ospina le respondió: “No he dicho jamás, ‘Todos nos vamos a Enfermar’. He dicho todos, el 100% somos suceptibles y por tanto muchos nos podemos contagiar, de los cuales el 80% no tendrán síntomas” (sic).

El tuitero se refería a las declaraciones que el alcalde Ospina le había dado al noticiero regional 90 Minutos en una entrevista en la emisión del viernes 29 de mayo y en la cual, sobre el minuto 13:52, Ospina afirmó: “Se trata de un hecho científico y es que todos somos susceptibles, todos somos susceptibles. No existe vacuna y por tanto progresiva y sistemáticamente todos vamos a tener el contagio”. 

La discusión con el abogado Montaña continuó y en respuesta al alcalde, el contradictor le enlazó en un nuevo tuit este clip de video del segmento de la mencionada entrevista en el que el alcalde en efecto dice lo que se le cuestionaba:  “No existe vacuna y por tanto progresiva y sistemáticamente todos vamos a tener el contagio”.

Luego de este análisis es claro que el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, sí dijo que “todos vamos a tener el contagio” y no, como dijo en el trino en respuesta a Montaña, que “muchos nos podemos contagiar”.

¿Todos vamos a tener el contagio?

De acuerdo con la Oficina de Comunicaciones de la Alcaldía de Cali, el alcalde Ospina obtiene la información que publica en su cuenta de Twitter de la constante actualización con su grupo asesor en la pandemia, encabezado por la secretaria de salud de Cali, Miyerlandi Torres, y la epidemióloga Lida Osorio. Además, por su formación de médico es un asiduo lector de literatura médica.

En Colombiacheck revisamos varios análisis sobre el tema, y encontramos que, de acuerdo con los estudios epidemiológicos, esto no es posible; aunque sí es cierto que todos somos susceptibles.

De acuerdo con la epidemióloga Zulma Cucunubá, “en una pandemia lo que sucede es que nunca antes el ser humano se había expuesto en grandes cantidades a este virus y por eso prácticamente el 100 por ciento de la población es susceptible y por eso, a pesar de que sea igual de infecciosa a otras infecciones anteriores, o igual de letal, o menos letal, el hecho de que la población sea inmensamente susceptible es que las consecuencias de una pandemia sean tan, tan graves”. La afirmación la hizo en en el marco del seminario web ‘Viaje a la cabeza de una epidemióloga’ dictado para la Fundación Gabo.

Asimismo, este análisis de nuestros colegas verificadores españoles de Newtral titulado ‘Las matemáticas de la epidemia, así se extiende el Coronavirus’, explica cómo sucede la progresión de contagios: 

“El modelo de crecimiento de la epidemia considera a susceptibles, infectados y recuperados. Por eso no afecta a toda la población en poco tiempo. Podríamos pensar que si una persona infectada contagia a otras dos y media (redondeando a dos, por aquello de la lógica de la realidad), esas dos contagiarán a otras dos cada cual. Matemáticamente, tendríamos una progresión geométrica: 20 + 21 + 22  + 23… hasta alcanzar a toda la población mundial, acelerándose el proceso por momentos. 

Sin embargo, continúa Newtral, “la gente se va curando, deja de contagiar y, dado el caso, el virus se encontrará tarde o temprano a personas inmunizadas natural o vacunalmente (aún no hay vacuna para este coronavirus, pero varios equipos trabajan en su desarrollo)”. Por lo cual no es cierto que “todos vamos a tener el contagio”. Muchos sí (como hemos visto en estos meses), pero no “todos”.

Para la epidemiólga Tania Valbuena, “la incertidumbre con el COVID-19 aún está, y cada paso o dato científico es importante analizarlo con calma y no decir blanco o negro, porque aún estamos conociendo e investigando todo sobre esta nueva enfermedad. Lo que está claro es que no podemos bajar la guardia y debemos enfatizar en continuar el cuplimiento de las medidas de prevención a todo nivel”.

Por otro lado, revisamos también la respuesta que dio Ospina en el aparte en que asegura que “el 80 por ciento no tendrá síntomas” y encontramos que en este aspecto particular no hay un consenso entre la comunidad científica y varía en un rango muy amplio.

Por ejemplo, en este análisis del profesor William Petri, profesor de Medicina y Microbiología de la Universidad de Virginia en Estados Unidos, publicado por la cadena de noticias británica BBC Mundo, y titulado “Qué tan común es la infección asintomática”, responde así la pregunta “¿Qué tan propagada está la infección asintomática del nuevo coronavirus?”:

“Nadie lo sabe con seguridad y, por el momento, cualquier evidencia es anecdótica. Puede explicarse con un pequeño ejemplo. Muchos residentes de un hogar de mayores en Washington se infectaron. 23 dieron positivo. 10 de ellos ya estaban enfermos. 10 más desarrollaron síntomas. Pero tres personas infectadas no desarrollaron enfermedad alguna… En el caso de los ciudadanos japoneses que fueron evacuados desde Wuhan, en China, a los que luego se les hizo la prueba, un 30% de los infectados eran asintomáticos”.

Similar incertidumbre cita el portal digital de noticias de España Vozpópuli, que en este artículo de Gorka Orive, asegura:

“Un análisis llevado a cabo por Eric Topol y en el que se recogen un número muy significativo de eventos de contagio por coronavirus alrededor del mundo y en circunstancias muy diferentes: estudios poblacionales, universidades, lugares de acogida, cruceros, etc., indica que el porcentaje de asintomáticos entre los infectados podría oscilar entre el 6 y el 90%, con una media que los autores cifran en alrededor del 40-45%. Además, tras estudiar algunas de las cohortes de forma longitudinal, concluyen que la mayor parte de los infectados asintomáticos permanecen como tales, esto es, no desarrollan signos ni síntomas”.

Este es el artículo original en inglés publicado en la revista médica Annals of  Internal Medicine.

En este mismo sentido la epidemióloga Valbuena asegura que “según la evidencia científica, a la fecha recopilada por Organización Mundial de La Salud, la mayoría de las personas (alrededor del 80 por ciento) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Sin embargo, cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma. Y aún no hay garantía que si una persona se enferma no le vuelva a dar la enfermedad, porque esto aún se está investigando. No se sabe cuánto dura el periodo de protección de los anticuerpos generados después de una infección por COVID-19”.

Esta vez encontramos que la afirmaciones del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, son inexactas, pues al verificar sus declaraciones encontramos que sí dijo que “todos nos vamos a contagiar”, lo que ya señalamos que no es posible. También, que en el trino que publicó en respuesta a las críticas, aseguró que “el 80 por ciento no tendrá síntomas”, que no es una estadística precisa ni del todo aceptada en la comunidad científica.