Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 25 Noviembre 2020

Las Farc sí se desmovilizaron y no hay pruebas de que tienen un brazo político y otro armado

Por Sania Salazar

Margarita Restrepo aseguró que el grupo guerrillero nunca se desmovilizó, pero esto no es cierto. La existencia de disidencias, que no están de acuerdo con el grupo que se desmoviliza, es común en estos procesos.

La Representante a la Cámara por el Centro Democrático, Margarita Restrepo, aseguró en su cuenta de Twitter que “las Farc nunca se desmovilizaron. Una parte de esa banda delincuencial hizo la pantomima de una desmovilización, mientras que otro sector, el que ejerce control del narcotráfico, continuó en la ilegalidad con lo que pudieron configurar una perfecta combinación de formas de lucha”.

Colombiacheck califica la afirmación como falsa, pues hasta ahora no hay pruebas de que el grueso de los desmovilizados tengan relación con las disidencias. Por el contrario, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, certifica que la gran mayoría de los reincorporados continúan en el proceso. Además, los autodenominados firmantes de la paz han denunciado constantemente que los están matando y, para pedir protección, marcharon a finales de octubre desde varias zonas del país hasta Bogotá. Por último la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, no tiene abierto ningún incidente de incumplimiento contra Carlos Antonio Lozada, senador del Partido Farc, a quien Restrepo acusa de mantener vínculos con las disidencias.

En la oficina de prensa de Restrepo le dijeron a Colombiacheck que la congresista basó su afirmación en que los miembros de la disidencia encabezada por Iván Márquez, autodenominada “La Segunda Marquetalia”, simularon firmar el Acuerdo Final para luego rearmarse y continuar con el negocio del narcotráfico. “A lo que se refiere con ‘todas las formas de lucha’ es a que hoy tienen un brazo político en el Congreso y un brazo armado”, aseguraron. Indicaron, además, que una de las pruebas es una carta de Romaña, fechada en diciembre de 2019, en la que asegura seguir manteniendo contacto con Lozada.

Hay que recordar que una misión de verificación de las Naciones Unidas, ONU, certificó el desarme de las Farc en 2017, mientras que el surgimiento de disidencias (en este caso, de exintegrantes de  Farc que decidieron formar nuevos grupos armados) es común en procesos de desarme, lo que se ha observado en experiencias internacionales, como lo explica la Fundación Ideas para la Paz, FIP, en el informe titulado “Trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las FARC”, publicado en 2018.

“Su aparición es común ya que todos los ejércitos irregulares están conformados por personas con identidades, costumbres e intereses diferentes, que los hacen susceptibles de divisiones. La evidencia, además, demuestra que las disidencias tienden a surgir más durante negociaciones de paz, lo que genera un quiebre en los objetivos organizacionales y provoca desconfianza, rechazo, incertidumbre e inconformismo, y que en su aparición y evolución influyen factores organizacionales y del entorno, no solo de tipo económico sino también geográfico, político, social”, explica el informe.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, calcula que entre el 12 y el 15% de los miembros de las antiguas Farc volvieron a las armas o nunca estuvieron en el proceso de paz y asegura que ahora las disidencias están divididas en 28 grupos.

“Tanto para la opinión pública nacional como para las mismas Farc-EP, la conformación de las disidencias responde a meros intereses económicos y codiciosos de sus integrantes (ligados, principalmente, al negocio del narcotráfico). Sin embargo, la realidad es que existen importantes diferencias entre ellas y debemos entenderlas caso a caso. Si bien es cierto que todas se encuentran vinculadas a rentas ilegales, algunas esgrimen razones ideológicas de fondo para justificar su continuación en la confrontación armada, mientras otras carecen totalmente de ellas. Esta situación mostraría que tanto radicales comprometidos con la causa revolucionaria armada como oportunistas se han alejado de la organización y el partido político de la guerrilla, el encontrar en las disidencias tanto capital ideacional como administrativo que satisface sus demandas. Esta oferta, sin duda alguna, puede ser atractiva en el corto-mediano plazo para miembros del partido Farc descontentos con su situación actual”, se explica en el libro Excombatientes y acuerdo de paz con las FARC-EP en Colombia. Balance de la etapa temprana, publicado en 2019.

Según la ARN, a septiembre de 2020 de las 13.936 personas acreditadas por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz como excombatientes de Farc, 13.090 seguían en el proceso de reincorporación, cifras que muestran que la mayoría de los exguerrilleros siguen comprometidos con la paz.

No se puede olvidar luego de la desmovilización de los guerrilleros, producto del Acuerdo Final, 243 de ellos han sido asesinados, según el Partido Farc. Debido a que los asesinatos no paran, los excombatientes realizaron una marcha en octubre pasado desde diversas zonas del país que llegó a Bogotá para solicitarle al presidente Iván Duque protección y celeridad en el proceso de reincorporación, pues como lo hemos contado en Colombiacheck, los reincorporados necesitan tierras para cultivar y apoyo para emprender los proyectos productivos.

Precisamente para tratar de parar los asesinatos el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, que conformaron los exguerrilleros tras su desmovilización, le solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, adoptar medidas cautelares a favor de los exguerrilleros de esa organización.

Finalmente, hasta ahora la JEP no le ha abierto a Lozada ningún incidente de incumplimiento del régimen de condicionalidad de esa jurisdicción, como nos lo confirmaron en la entidad. Es decir, hasta ahora no hay pruebas de que él haya faltado a sus compromisos con la JEP. También hay que recordar que le corresponde a la justicia ordinaria investigar y judicializar cualquier delito que puedan cometer los exguerrilleros después de la firma del Acuerdo Final.

Si bien no tenemos cómo comprobar que ninguno de los exguerrilleros de Farc tiene nexos con las disidencias, tampoco hay pruebas, hasta ahora, de que el grueso de los reincorporados tenga nexos con las disidencias, como lo asegura Restrepo.

Ariel Ávila entrevistó hace poco a alias “Jonnier”, tercero al mando de la disidencia liderada por Gentil Duarte e Iván Mordisco, quien aseguró que los firmantes de la paz traicionaron el espíritu revolucionario de las Farc. Además, dijo que lo que hicieron los excomandantes fue desarmar a los guerrilleros para entregarlos y luego dejarlos abandonados, lo que deja ver un claro distanciamiento del ahora Partido Farc. 

Hay que aclarar que la comunidad internacional ha apoyado la implementación del acuerdo debido a los avances que han corroborado en terreno, han donado dinero gracias al cual se han impulsado varios proyectos productivos y han resaltado, precisamente, el éxito de la dejación de armas y de la reincorporación. 

“Pocos procesos de paz tienen tanto éxito en las partes claves de la entrega de armas y la reincorporación de combatientes. En la mayoría ni siquiera se llega al 50%, y aquí hubo este éxito rápido”, le dijo Gautier Mignot, el saliente embajador de Francia en Colombia, a El Espectador antes de dejar el cargo los primeros días de noviembre de este año.

Por lo tanto, calificamos la afirmación de Restrepo de que las Farc nunca se desmovilizaron y ahora tienen un brazo armado y otro político como falsa.

 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 12 Diciembre 2017

Santrich: “Farc han hecho no menos de 10 actos de reconocimiento de responsabilidades”

Por Sania Salazar

La frase es de Jesús Santrich, de la Farc. La calificamos de Aproximada.

En el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y la Farc quedó el compromiso expreso del Gobierno en apoyar “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”. Seusis Pausivas Solarte, más conocido como Jesús Santrich, de la Farc, aseguró durante un foro sobre el balance de la implementación del Acuerdo Final, el pasado 1 de diciembre, que han hecho por lo menos 10 de esos actos.

El excombatiente y actual candidato a la Cámara de Representantes por el partido político que conformó esa guerrilla mencionó siete actos:

1.Acto de reconocimiento de responsabilidad ante las víctimas de Bojayá

2. De la masacre de La Chinita

3. Del secuestro y asesinato de los diputados del Valle del Cauca

4. Acto privado de perdón por las “retenciones” cometidas a los largo del conflicto

5. Encuentro de reconciliación con las víctimas del club El Nogal

6. Encuentro de reconciliación con la comunidad de Granada, Antioquia

7. Encuentro con Constanza Turbay, a quien además de pedirle perdón por matar a su madre y a dos hermanos, le prometieron devolverle la tierra de la que la despojaron.

“Estos son algunos ejemplos”, concluyó Santrich. Durante su intervención se proyectó una diapositiva en la que se veían enumerados 11 actos.

Colombiacheck hizo un rastreo de prensa y encontró reseñados seis “Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva”, que son los que están resaltados en el párrafo anterior.

Santrich no pudo precisar cómo, cuándo o con quiénes específicamente se realizaron tres de los actos enumerados en la diapositiva, además Colombiacheck no encontró registro de los 11 actos de los que habla el exguerrillero ni en la Oficina del Alto Comisionado para la Paz ni en medios de comunicación, por lo que califica la afirmación de Aproximada.

En la diapositiva se repetía la actividad con las víctimas del club El Nogal. Además, había un punto que decía “conversaciones con cinco grupos de a 12 personas víctimas del conflicto”, pero no se decía con precisión en qué lugar, cuándo o con quién se había hecho. Había otro punto que indicaba “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio”.

Colombiacheck entrevistó personalmente a Santrich y le pidió claridad sobre estos puntos, él se comprometió a averiguar, pues dijo no tener precisión sobre ellos e hizo alusión a que por su limitación visual no vio lo que decía la diapositiva. Dijo que no sabía qué era lo de las “reuniones con los W y los WA y Magdalena Medio” y aclaró que se han reunido varias veces con las víctimas de El Nogal. Finalmente no obtuvimos la información, pues según informó el grupo de prensa de la Farc Santrich “no tuvo tiempo de corroborar la información porque tuvo reuniones con el Gobierno”.

“El perdón es un asunto de la conciencia íntima, como la religiosidad, uno no puede estar esperando a que le pidan perdón, o a pedir perdón, sino que debe nacer de la conciencia íntima”, indicó Santrich y agregó que “hay que entender que es un proceso, una construcción, que eso no se puede matematizar, es una actitud abierta y permanente que debes tener”.

Estos actos de reconocimiento de responsabilidad fueron pensados para crear un ambiente favorable para la construcción de la paz en el marco del fin del conflicto con las Farc. “Con el fin de contribuir con la satisfacción de los derechos de las víctimas y marcar el momento simbólico de un nuevo comienzo”, dice el Acuerdo Final. Pero están pensados también para otros sectores de la sociedad que puedan haber tenido alguna responsabilidad en el conflicto armado. El Acuerdo no estipula un número específico de estos actos con los que deba cumplir la Farc. En el Acuerdo se indica que son la “expresión de voluntad de contribuir a un definitivo Nunca Más”, además, que estos actos serán “formales, públicos y solemnes, y se llevarán a cabo tanto en el ámbito nacional como en el territorial”, precisa el Acuerdo Final.

Estos actos son independientes a la verdad que deben aportar los excombatientes al comparecer a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Santrich resaltó que lo importante son las víctimas y que esas actividades se hacen según los requerimientos de ellas, quienes deciden si el acto es público o privado. Además, dijo que la Farc no está obligada a rendir cuentas sobre estos actos.

En la Oficina del Alto Comisionado para la Paz tienen registrados como actos oficiales el de Bojayá, el de La Chinita y el de los familiares de los diputados del Valle y, como no oficiales, el acto privado con los familiares de las víctimas de El Nogal y otro acto privado en Granada, Antioquia. Cinco en total. En esa dependencia corroboraron que la Farc no tiene obligación de reportar los actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva.

¿La Farc ya pidió perdón por el atentado del club El Nogal?

Aunque se conoció que las víctimas de El Nogal habían llegado a un acuerdo con la Farc para hacer una acto público de perdón por el atentado, Bertha Lucía Fries, líder de un grupo de víctimas de ese hecho, le explicó a Colombiacheck que han tenido varios encuentros privados, pero que concertaron la realización de un acto público en el que querían que estuviera el Papa Francisco aprovechando su visita a Colombia, en septiembre pasado. Pero el acto no se pudo realizar porque el Papa decidió no reunirse con ningún exguerrillero de la Farc.

Fries contó que aunque las víctimas de El Nogal y la Farc realizaron una jornada de reconciliación, a la exguerrilla le falta cumplir varios de los siete puntos que acordaron ambas partes, entre ellos, el de verdad, decir a quien estaba dirigida la bomba y por qué la pusieron.

La representante del grupo de víctimas contó que visitó una Zona veredal transitoria de normalización y que allí varios excombatientes le pidieron perdón y posteriormente la abrazaron al mismo tiempo.

“Trabajar en la reconciliación conjuntamente con quien te partió la vida, que la gente se dé la oportunidad de sentarse con su victimario a mirar cómo se reconcilian, que la gente salga liviana de esos encuentros”, ahí está, para Fries, la importancia de esos actos de perdón.