Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Domingo, 05 Marzo 2017

“Lo acordado con las Farc permite que muchos casos ya fallados sean considerados por la JEP”

Por Sania Salazar

La frase de Diego Palacio, exministro de Protección social de Álvaro Uribe es cierta, lo que hay que aclarar es que esa revisión se limita solo a casos relacionados con el conflicto. En el caso de los fallos de la Corte Suprema de Justicia, como el de Palacio, hay una restricción adicional.

El exministro de Protección social, Diego Palacio Betancourt, condenado por el delito de cohecho en el famoso caso conocido como la Yidispolítica, aseguró que si veía garantías se acogería a la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP. Hay voces que dicen que podría hacerlo y otras que critican la intención porque dicen que es forzado relacionar su caso directamente con el conflicto armado.

¿Pero el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc permite que la JEP revise casos resueltos?

“Jurídicamente, lo acordado con las Farc permite que muchos de los casos ya fallados sean considerados por la JEP”, le dijo Palacio Betancourt a la Revista Semana en una entrevista.

Después de revisar documentos y contrastar fuentes Colombiacheck califica la afirmación como aproximada, porque es cierto que habrá una sección de revisión de sentencias, pero hay restricciones, es decir, revisarán casos muy puntuales relacionados con el conflicto armado.

Colombiacheck revisó el Acuerdo Final y encontró que el Tribunal para la Paz tendrá una “sección de revisión de sentencias, con la función de revisar las proferidas por la justicia, de conformidad con lo establecido en el numeral 58. A petición del sancionado, recibirá los casos ya juzgados por órganos jurisdiccionales o sancionados por la Procuraduría o la Contraloría, siempre que no vayan a ser objeto de amnistía o indulto”.

Pero en el numeral 58, literal C, dice que “la Corte Suprema de Justicia será la competente para la revisión de las sentencias que haya proferido. Únicamente para quienes hubieran sido condenados teniendo en cuenta la definición de quiénes son combatientes según el DIH, podrá solicitarse la revisión de las anteriores sentencias ante la Sección de Revisión de la JEP”.

Palacio cumple una condena de seis años de cárcel ratificada, precisamente, por la Corte Suprema de Justicia por ofrecerles dádivas a Yidis Medina y a Teodolindo Avendaño, en ese entonces congresistas, para que votaran a favor de la reelección presidencial. Esa reforma constitucional la impulsó el Gobierno de Álvaro Uribe, quien buscaba la posibilidad de su reelección. Finalmente la reforma se aprobó y Uribe fue elegido por segunda vez consecutiva como Presidente.

Sería entonces la Corte Suprema la encargada de revisar el fallo, pero es claro que a Palacio no lo condenaron por un delito relacionado con la calidad de combatiente, así que esa precisión del numeral 58 sería un obstáculo para las pretensiones del exministro.

En la entrevista Palacio argumenta que la relación de su caso con el conflicto armado es la justificación de la reelección de Álvaro Uribe. “Lo que se reeligió con él fue la seguridad democrática, que fue concebida como una política de Estado para acabar con las Farc. Ese argumento de partida demuestra que en mi caso entrar a la JEP es posible”, aseguró.

 

Opiniones

Enrique Santiago, asesor jurídico de las Farc, en conversación con RCN Radio, dijo que si los hechos por los que condenaron a Palacio y a otros interesados en someterse a la JEP están relacionados con el conflicto, la jurisdicción sería competente, “por el contrario, si estos hechos no tienen relación directa o indirecta con el conflicto, la jurisdicción no será competente, quién va a decidir esto, pues la Jurisdicción Especial para la Paz, es decir, los jueces de esta jurisdicción, cuando esté funcionando, examinarán las solicitudes de comparecencia”.

Santiago resaltó que le parece sumamente interesante que estas personas tengan una voluntad de ofrecer una verdad detallada, completa y exhaustiva, que es el requisito esencial para comparecer ante la Jurisdicción Especial para la Paz. Pero añadió: “también les digo que la Jurisdicción está diseñada para que aquel que no ofrezca esa verdad completa y exhaustiva no pueda optar a las sanciones que se contemplan. “Si alguien tuviera en la cabeza simplemente acudir a la JEP para intentar obtener una rebaja de condena que le hubiera puesto la jurisdicción ordinaria, francamente, tendría muy poco éxito”, sentenció.

El Acuerdo Final es claro en que una de las funciones de la sección de revisión del Tribunal para la Paz es “a petición del condenado, revisar las sentencias proferidas por la justicia por: variación de la calificación jurídica conforme a lo establecido en el numeral 19; por aparición de nuevos hechos que no pudieron ser tenidos en cuenta con anterioridad; o cuando surjan pruebas no conocidas o sobrevinientes no conocidas al tiempo de la condena, todo lo anterior por conductas cometidas con ocasión del conflicto y en relación con este, o con la protesta social, siempre que se cumplan las condiciones del Sistema”.

Quienes cumplan algunas de estas características podrán aspirar a que revisen su caso, la pregunta que queda es si Palacio logrará que la JEP revise su caso y cuáles serán las consecuencias para el proceso si eso pasa, pues sería un precedente para que bajo argucias legales muchos otros quieran beneficiarse.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Domingo, 28 Agosto 2016

Bla, bla, bla... urge mejorar el debate de cara al plebiscito

Por César Molinares Dueñas

¿Qué tan ciertas son las afirmaciones de opositores y defensores de la paz luego de conocer el Acuerdo Final? Colombiacheck verificó diez afirmaciones y solo dos de ellas son verdaderas. La primera víctima ante la tensa campaña para ver quién gana el plebiscito es la verdad y por ahí derecho los ciudadanos que son desinformados. Es urgente que comience la pedagogía.

La ansiedad que tenían los colombianos por conocer los detalles del acuerdo final de paz entre el Gobierno y las Farc, el cual llevaba ‘cocinándose’ cuatro largos años, se reflejó con intensidad el miércoles pasado, día del anuncio, cuando a través de Twitter se crearon al menos doce etiquetas (hashtags), varias de las cuales se volvieron tendencia nacional gracias a los 50.130 tuits que por allí se publicaron.

La red social de microblogging estuvo en ebullición permanente durante todo el miércoles 24 de agosto cuando se anunció el fin de la negociación. Colombiacheck realizó una extracción de datos (entre las 9 de la mañana y las 12 de la noche), usando un ‘robot’ diseñado en Python*, y hoy comparte sus primeros resultados que son numéricos, dado que el análisis en profundidad del conjunto de datos descargado (50.130 tuits) requiere mayor tiempo, sin embargo, las cifras recogidas sirven para dar cuenta de la magnitud e impacto de la noticia.

Entre los datos más llamativos encontramos que del universo total de tuits, 7.691 usaron la palabra Farc, el mayor guarismo del día seguido por el apellido del Presidente (Santos) que se usó en 2.761 tuits, luego aparece el término plebiscito en 1.103 mensajes y, completando la clasificación de palabras más usadas, cierra Uribe con 979 menciones en el día.

Los picos en la actividad de Twitter se registraron así: el más bajo, que ocurrió a las 16:18 de la tarde, cuando solo se publicó un tuit y por el más alto, sobre las 18:55 de la noche, cuando simultáneamente 394 personas escribieron tuits.

Las dos etiquetas que marcaron tendencia nacional y se destacaron por la profusión de publicaciones fueron #adiósalaguerra y #ganandolapaz, que sumaron 19.238 y 14.376 tuits respectivamente.

Nuestro analista, Esteban Ponce de León, un psicólogo mexicano que por cosas del destino se convirtió en experto en el manejo de herramientas para administrar conjuntos de datos, descargó las cuatro bases de datos con las palabras más tuiteadas (ver párrafo anterior) que Colombiacheck pone al alcance de su audiencia para que las exploren y nos ayuden a encontrar tendencias en el discurso.

Un debate con poca veracidad

A la par con este ejercicio, Colombiacheck verificó diez de las frases que se dijeron públicamente la semana pasada sobre el Acuerdo Final, dichas por detractores o defensores de la negociación. Afirmaciones interesantes porque tocan puntos polémicos, porque marcan dudas sobre el alcance de la negociación o por la relevancia de quien las dice. El resultado fue que encontramos mucha tergiversación por parte de los opositores, aunque también bastante desconocimiento de parte de los que están a favor.

De las diez frases chequeadas, cuatro resultaron falsas, dos engañosas, una aproximada, otra ligera y solo dos fueron verdaderas. El 80% de lo que verificamos se aleja de la verdad, algo sin duda preocupante porque si bien la muestra no es estadísticamente representativa, sirve para medir el pulso de lo que se habla públicamente a partir del conocimiento de los detalles del Acuerdo Final.

Además, llama poderosamente la atención el bajo nivel del debate, la falta de claridad y la tendencia a la confusión, especialmente porque se trata de personajes de primer orden en el escenario político colombiano.

Chequeamos las frases de dos expresidentes, César Gaviria y Álvaro Uribe; un excandidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga, y su fórmula a la vicepresidencia, Carlos Holmes Trujillo; al presidente del Congreso, Mauricio Lizcano y dos senadores más, Jorge Iván Ospina y Juan Carlos Vélez.

Luego de ver los resultados de este trabajo, la redacción de Colombiacheck concluye que es urgente comenzar con la pedagogía del Acuerdo Final pues será la clave para mejorar los términos y la forma en que se desarrollará el debate que se avecina durante el próximo mes, cuando las campañas por el Sí y el No estarán a todo vapor.

El resultado de ambas campañas se verá reflejado en la forma como los colombianos voten el plebiscito, mecanismo que si bien no era obligatorio desde el punto de vista legal, fue un compromiso moral que asumió el presidente Juan Manuel Santos para que el pueblo sea el que tenga la última palabra frente a lo negociado con las Farc.

Una información amplia, pertinente y de fácil comprensión será la clave para desmitificar aquellos aspectos con los que desde ahora se comienza a notar una importante tendencia a confundir al electorado.

Acá están los diez chequeos después del Acuerdo Final:

“Nunca vamos a saber qué pasó con las víctimas de las Farc”, Óscar Iván Zuluaga

Veamos por qué se pifia el excandidato presidencial por el Centro Democrático, cuando quiso señalar de inválido el acuerdo final de paz ya que supuestamente no ayudará a esclarecer la verdad sobre las desapariciones.

"El texto del Acuerdo que va al Congreso podría no ser el definitivo", Carlos Holmes Trujillo

Es bastante apresurado decir que el texto del Acuerdo Final no es el definitivo cuando la mesa de negociación ya se cerró y el cronograma para convalidar el documento está en marcha. Pese a la afirmación de este alfil opositor, ninguna de las partes podrá cambiar lo que ya está acordado.

“A las curules aseguradas les suma otras 16 que surgirán de circunscripciones exclusivas de candidatos de Farc o afines”, Uribe

Pese a que todas las señales indican que el expresidente Álvaro Uribe se equivoca en su interpretación de esta parte del Acuerdo Final, el exmandatario sigue insistiendo y su 'ejército' de seguidores en las redes sociales, lo replica.

“Los guerrilleros no podrán presionar votación del plebiscito con armas porque ya las habrán entregado”, Lizcano.

A pesar de ser un fervoroso defensor del proceso de paz, Mauricio Lizcano, presidente del Congreso, se equivocó al afirmar que las Farc ya no tendrán las armas en su poder al momento de la votación del Plebiscito.

“El tratado de Roma no habla de cárcel, habla de sanciones, que hoy son restaurativas”, Gaviria

Cesar Gaviria, expresidente de Colombia y líder de la campaña por el sí en el plebiscito, demuestra que son falsos los rumores de la oposición en los que asegura que los guerrilleros deben pagar sus delitos con cárcel y no mediante mecanismos alternativos como los que se pactaron en el Acuerdo Final.

“No van a pagar un solo día de cárcel quienes han cometido delitos de lesa humanidad”, Zuluaga

Óscar Iván Zuluaga, excandidato presidencial por el Centro Democrático, acierta en esta afirmación pero es impreciso cuando agrega: "Se les va a premiar a quienes han cometido esos delitos con elegibilidad política para aspirar a cargos de elección popular".

"La Corte Constitucional definió el plebiscito y prescribió que es posible renegociarlo si gana el No", Trujillo

Aunque el presidente Juan Manuel Santos diga que de ganar el no en el plebiscito el proceso de paz se termina, Carlos Holmes Trujillo, miembro del partido opositor, señala que existen otras vías posibles para alcanzarlo, aunque estas serán más difíciles e inciertas.

“¿Adivinen quiénes van a perder las curules que le darán a las Farc?”, Ospina

Un enigmático trino de Jorge Iván Ospina, senador por el partido Verde, sobre las curules que el Acuerdo Final le asegura a las Farc, fomenta la idea de que dichos espacios de participación política los perderá algún otro partido, lo cual por ahora no se puede afirmar.

“A las Farc no se les va exigir el dinero del narcotráfico para reparar a las víctimas”, Zuluaga

Una cascada de desafortunadas inexactitudes dejó grabadas en vídeo Óscar Iván Zuluaga, excandidato a la presidencia por el Centro Democrático, partido que se opone al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en Colombia.

*Python es un programa de código abierto que sirve para analizar y manejar datos estadísticos, extraer, compartir, procesar y producir bases de datos, gracias a su amplio espectro de librerías con las que trabaja. La extracción o minería se puede hacer gracias a que Twitter abre toda su base de datos a través de la interfaz de programación de aplicaciones, API, que permite que las computadoras y personas puedan acceder y leer la información de lo que postean sus usuarios, copiar sus tuits y las interacciones, incluyendo imágenes y videos, usando la librería de la misma red social.