Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 26 Mayo 2020

Mezclar aspirina, paracetamol, miel y limón no cura COVID-19

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

Una cadena asegura que la cura contra el nuevo coronavirus, descubierta en Italia, es una mezcla de dos medicamentos, agua caliente y limón. No hay evidencia científica de que esto sea cierto. No se automedique.

Una cadena de WhatsApp, que se ha hecho popular también en Facebook, describe la siguiente fórmula como la cura para el nuevo coronavirus: “van a hervir un limón grande partido en 4 y 3 aspirinas de 100 mg, en una taza de agua. Hervir por 5 minutos, le agregan un cucharada de mil, tomar lo más caliente que se pueda. Hacer esto dos días. Estar tomando dos paracetamol de 500 mg cada 8 horas”.

En Facebook, las publicaciones con esta receta suman más de un millón de vistas y han sido compartidas en grupos como Denuncias Ciudad Sorpresa Pasto, en el que aseguran que se trata de la cura para el COVID-19, descubierta en Italia.

Pero la fórmula ‘milagrosa’ no es la cura para el virus, pues hasta el momento no existe cura ni vacuna para el COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2. De acuerdo con el apartado de preguntas y respuestas de la Organización Mundial de la Salud, OMS, “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”.

En el mismo sentido se pronunció el Ministerio de Salud de Colombia que en el documento titulado ‘Abecé Nuevo Coronavirus COVID-19 de China’, en el que se explicó que “el tratamiento es sintomático y en el caso de requerirlo, el manejo adecuado de acuerdo con la gravedad del paciente. No existe tratamiento específico para ningún coronavirus. En la actualidad no existe vacuna comprobada”. 

Sobre la mezcla de medicamentos sugerida en la receta casera: aspirina y paracetamol, Christiam Alexis González, químico farmacéutico y máster en atención farmacéutica de la Universidad de Barcelona, explica que “la aspirina es contraindicada en quienes tengan problemas de coagulación o con antecedentes de anemia o leucemia, por ejemplo. Con respecto al paracetamol es contraindicado en pacientes con problemas de ulceraciones gastrointestinales. No se recomienda automedicarse”.

Así lo corrobora la Clínica Mayo en el documento titulado 'Terapia diaria con aspirina: conoce los beneficios y los riesgos' en el que cita que “antes de comenzar la terapia con aspirina diaria según el asesoramiento de tu médico, deberías hacerle saber si tienes otro trastorno médico que podría incrementar el riesgo de sangrado u otras complicaciones. Estos trastornos comprenden: Trastornos de sangrado o coagulación (fácil sangrado), alergia a la aspirina, la cual puede comprender asma causado por la aspirina, sangrado de úlceras estomacales”.

Por su parte, el jefe de cuidados intensivos de la Clínica Colombia de Cali, el médico intensivista y magíster en epidemiología de la Universidad del Valle, Jorge Salazar, quien acaba de superar el COVID-19, nos dijo que “la clave es no automedicarse. El COVID-19 te puede matar, te contagia y puede acabar con tu familia por eso es clave la asistencia médica si tiene los síntomas. Esa fórmula que anda rotando por redes sociales es la que se conoce como una 'bomba' que muchos farmaceutas le sugieren a la gente que va a buscar aliviar los síntomas de una gripa y no cura este virus”.

Para Salazar el tratamiento con el que hoy se atiende a los contagiados de COVID-19 depende del estado o fase de la enfermedad con que llegan los pacientes. “Lo clave es identificar claramente cuál de los tres cuadros sintomáticos, hasta ahora conocidos del COVID -19, tiene el enfermo”.

Italia no 'mandó al carajo' los protocolos de la OMS

Una de las razones que cita la falsa cadena para asegurar que la receta del limón y las aspirinas cura el virus es que “se ha demostrado que el Covid-19 lo que hace es coagular la sangre, haciendo que la persona haga cuadro de trombosis y la sangre no fluya y no oxigene el corazón y los pulmones...y la persona fallezca rapidamente por no poder respirar…”

En la cadena también se indica que a esta conclusión llegaron en Italia, pues “mandaron al carajo el protocolo de la OMS y le hicieron la autopsia a un cadaver que murio por Covid-19...cortaron el cuerpo y abrieron los brazos y piernas y las demas secciones del cuerpo y se dieron cuenta que las venas estaban dilatadas y la sangre coagulada..y todas las venas y arterias llenas de trombos, impidiendo que la sangre fluya normalmente y lleve oxigeno a todos los organos, principalmente al cerebro, corazón y pulmones...y acabe muriendo el paciente…(sic).

En Colombiacheck ya habíamos desmentido esta teoría en nuestro chequeo "Imagen que afirma que COVID-19 es trombosis mezcla información engañosa".

Nuestros colegas de Maldita Ciencia también lo habían verificado y en su chequeo explicaron que aunque “es cierto que, durante los últimos meses, una investigación italiana ha llevado a cabo 38 pruebas post mortem de los pulmones de pacientes infectados por COVID-19 en los hospitales Luigi Sacco, en Milán, y Papa Giovanni XXIII, en Bérgamo, los resultados de estos análisis no concluyen lo que dice la cadena, ni mucho menos afirman haber hallado la cura”

La investigación referenciada fue publicada el pasado 22 de abril en la revista científica British Medical Journal y se trató de un preprint, es decir que no ha sido revisada por pares y aún no se ha sido evaluada y, por lo tanto, no debe usarse para guiar la práctica clínica".

Otra de las falsedades de la cadena es que la OMS prohibió las necropsias de los cadáveres y que Italia desobedeció esto. De hecho, a través de este documento sobre la prevención y control de infecciones para la gestión segura de cadáveres en el contexto de la COVID-19, la OMS proporciona las medidas técnicas y ambientales de control necesarias para estos análisis post mortem. Es decir, no solo no las prohíbe, sino que facilita los detalles para poder llevarlas a cabo.

Así que es falso que una cura haya sido descubierta en Italia y es falso que mezclar aspirina, paracetamol, miel y limón cure el COVID-19.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Junio 2020

Es falso que los termómetros infrarrojos destruyan las neuronas

Por Adolfo Ochoa Moyano

Ya se había dicho que podían dañar la retina, pero tanto eso, como una posible afectación al cerebro, son afirmaciones que los expertos desmienten de manera tajante.

“Todas las personas que están en los supermercados y en las tiendas no les dan información de lo que hace esa pistolita. No se siente, como cuando vas con el médico y te hacen rayos X, no se siente, pero se está almacenando”, dice un video que ronda por Facebook desde hace varios días y que asegura que cada vez que se toma la temperatura con termómetros infrarrojos hay daño neuronal.

En el video, un hombre que se identifica como el doctor José Mena, agrega que: “Yo me pregunto, cuántas veces en la semana vas al súper y te están radiando precisamente en la cabeza. Hoy te matan 1000 neuronas, mañana otras 1000, pasado mañana otras 1000 y eso a la larga trae un sinnúmero de alteraciones con tu sistema nervioso central que controla tus automatismos y nunca vas a saber que fue por esa lamparita”

Esta desinformación, sin embargo, es completamente falsa. En un chequeo que habíamos hecho antes expertos nos explicaron que este tipo de aparatos no emite radiación sino que la capta y el láser con el que viene equipado no es rayo láser que irradia energía dañina para las neuronas. En realidad es un apuntador, para que quien toma la temperatura se guíe. 

“Un termómetro de infrarrojos mide la temperatura superficial de un objeto. La lentilla óptica del aparato capta la energía emitida, reflejada y transmitida por el objeto. Esta energía se recoge y concentra hacia un detector”, dice en el manual de funcionamiento de uno de estos productos. 

Y en otro se puede leer: “Cualquier objeto emitirá energía de radiación térmica infrarroja, y su temperatura superficial determina directamente el tamaño y la longitud de onda de la energía de radiación. Basado en este principio, este producto cuenta con un sensor infrarrojo de alta precisión especialmente utilizado para detectar la energía de radiación infrarroja emitida por el cuerpo humano”, reafirmando que la función del termómetro es la de captar energía, no generarla.

Además, para ese chequeo habíamos contactado al oftalmólogo y profesor universitario Hugo Ocampo sobre el funcionamiento de los termómetros infrarrojos y él nos dijo que “los aparatos recogen radiación, no la emiten. Lo que hace el termómetro infrarrojo es captar la temperatura corporal que produce radiación infrarroja y el sensor la mide”.

Asimismo, nuestros colegas de Animal.mx, quienes ya verificaron esta afirmación acerca de las neuronas y el termómetro, consultaron a Carlos Govea, instructor comercial de equipos médicos de Hergom Medical, quien descartó la afectación neuronal cuando se usa este termómetro.

“La única radiación que emiten es la de las baterías, al igual que cualquier aparato eléctrico que tenemos en casa. No emiten para nada rayos X que se apunten al cuerpo. Lo único que hace el termómetro es capturar el calor que tú ya estás emitiendo. Enviar y recibir esta información, lo hacen de manera similar y con el mismo índice de radiación (de las baterías) que los controles remotos de la TV y los controles para las consolas de videojuegos”, le dijo Govea a Animal.mx para su chequeo

Nuestros colegas de AFP, por su parte, consultaron con María Vaccarezza, neuróloga infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires, quien les dijo que “es la primera vez que escucho esto” y agregó que si en realidad existieran riesgos para el cerebro “los neurólogos lo sabríamos”.

No, tampoco afectan la retina

Como ya lo habías dicho antes en este chequeo, es imposible que los láser de los termómetros causen daños en la retina, como lo aseguran algunas versiones en redes sociales.

Así nos lo explicó el retinólogo Hugo Ocampo cuando le preguntamos qué tan posible es que haya un daño en el ojo cuando se toma la temperatura.

“No tiene fundamento que se diga que ese láser puede provocar cortes o abrasiones. Para hacer cortes se necesitan láser de alto poder de energía y con una longitud de onda diferente. Eso es imposible con un termómetro que mide la temperatura corporal”,  dijo el especialista.