Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 26 Mayo 2020

Mezclar aspirina, paracetamol, miel y limón no cura COVID-19

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

Una cadena asegura que la cura contra el nuevo coronavirus, descubierta en Italia, es una mezcla de dos medicamentos, agua caliente y limón. No hay evidencia científica de que esto sea cierto. No se automedique.

Una cadena de WhatsApp, que se ha hecho popular también en Facebook, describe la siguiente fórmula como la cura para el nuevo coronavirus: “van a hervir un limón grande partido en 4 y 3 aspirinas de 100 mg, en una taza de agua. Hervir por 5 minutos, le agregan un cucharada de mil, tomar lo más caliente que se pueda. Hacer esto dos días. Estar tomando dos paracetamol de 500 mg cada 8 horas”.

En Facebook, las publicaciones con esta receta suman más de un millón de vistas y han sido compartidas en grupos como Denuncias Ciudad Sorpresa Pasto, en el que aseguran que se trata de la cura para el COVID-19, descubierta en Italia.

Pero la fórmula ‘milagrosa’ no es la cura para el virus, pues hasta el momento no existe cura ni vacuna para el COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2. De acuerdo con el apartado de preguntas y respuestas de la Organización Mundial de la Salud, OMS, “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”.

En el mismo sentido se pronunció el Ministerio de Salud de Colombia que en el documento titulado ‘Abecé Nuevo Coronavirus COVID-19 de China’, en el que se explicó que “el tratamiento es sintomático y en el caso de requerirlo, el manejo adecuado de acuerdo con la gravedad del paciente. No existe tratamiento específico para ningún coronavirus. En la actualidad no existe vacuna comprobada”. 

Sobre la mezcla de medicamentos sugerida en la receta casera: aspirina y paracetamol, Christiam Alexis González, químico farmacéutico y máster en atención farmacéutica de la Universidad de Barcelona, explica que “la aspirina es contraindicada en quienes tengan problemas de coagulación o con antecedentes de anemia o leucemia, por ejemplo. Con respecto al paracetamol es contraindicado en pacientes con problemas de ulceraciones gastrointestinales. No se recomienda automedicarse”.

Así lo corrobora la Clínica Mayo en el documento titulado 'Terapia diaria con aspirina: conoce los beneficios y los riesgos' en el que cita que “antes de comenzar la terapia con aspirina diaria según el asesoramiento de tu médico, deberías hacerle saber si tienes otro trastorno médico que podría incrementar el riesgo de sangrado u otras complicaciones. Estos trastornos comprenden: Trastornos de sangrado o coagulación (fácil sangrado), alergia a la aspirina, la cual puede comprender asma causado por la aspirina, sangrado de úlceras estomacales”.

Por su parte, el jefe de cuidados intensivos de la Clínica Colombia de Cali, el médico intensivista y magíster en epidemiología de la Universidad del Valle, Jorge Salazar, quien acaba de superar el COVID-19, nos dijo que “la clave es no automedicarse. El COVID-19 te puede matar, te contagia y puede acabar con tu familia por eso es clave la asistencia médica si tiene los síntomas. Esa fórmula que anda rotando por redes sociales es la que se conoce como una 'bomba' que muchos farmaceutas le sugieren a la gente que va a buscar aliviar los síntomas de una gripa y no cura este virus”.

Para Salazar el tratamiento con el que hoy se atiende a los contagiados de COVID-19 depende del estado o fase de la enfermedad con que llegan los pacientes. “Lo clave es identificar claramente cuál de los tres cuadros sintomáticos, hasta ahora conocidos del COVID -19, tiene el enfermo”.

Italia no 'mandó al carajo' los protocolos de la OMS

Una de las razones que cita la falsa cadena para asegurar que la receta del limón y las aspirinas cura el virus es que “se ha demostrado que el Covid-19 lo que hace es coagular la sangre, haciendo que la persona haga cuadro de trombosis y la sangre no fluya y no oxigene el corazón y los pulmones...y la persona fallezca rapidamente por no poder respirar…”

En la cadena también se indica que a esta conclusión llegaron en Italia, pues “mandaron al carajo el protocolo de la OMS y le hicieron la autopsia a un cadaver que murio por Covid-19...cortaron el cuerpo y abrieron los brazos y piernas y las demas secciones del cuerpo y se dieron cuenta que las venas estaban dilatadas y la sangre coagulada..y todas las venas y arterias llenas de trombos, impidiendo que la sangre fluya normalmente y lleve oxigeno a todos los organos, principalmente al cerebro, corazón y pulmones...y acabe muriendo el paciente…(sic).

En Colombiacheck ya habíamos desmentido esta teoría en nuestro chequeo "Imagen que afirma que COVID-19 es trombosis mezcla información engañosa".

Nuestros colegas de Maldita Ciencia también lo habían verificado y en su chequeo explicaron que aunque “es cierto que, durante los últimos meses, una investigación italiana ha llevado a cabo 38 pruebas post mortem de los pulmones de pacientes infectados por COVID-19 en los hospitales Luigi Sacco, en Milán, y Papa Giovanni XXIII, en Bérgamo, los resultados de estos análisis no concluyen lo que dice la cadena, ni mucho menos afirman haber hallado la cura”

La investigación referenciada fue publicada el pasado 22 de abril en la revista científica British Medical Journal y se trató de un preprint, es decir que no ha sido revisada por pares y aún no se ha sido evaluada y, por lo tanto, no debe usarse para guiar la práctica clínica".

Otra de las falsedades de la cadena es que la OMS prohibió las necropsias de los cadáveres y que Italia desobedeció esto. De hecho, a través de este documento sobre la prevención y control de infecciones para la gestión segura de cadáveres en el contexto de la COVID-19, la OMS proporciona las medidas técnicas y ambientales de control necesarias para estos análisis post mortem. Es decir, no solo no las prohíbe, sino que facilita los detalles para poder llevarlas a cabo.

Así que es falso que una cura haya sido descubierta en Italia y es falso que mezclar aspirina, paracetamol, miel y limón cure el COVID-19.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 27 Febrero 2020

Algunos tapabocas sí protegerían de la COVID-19 a contactos de pacientes

Por Maldita Ciencia

Nueva evidencia sugiere que su uso podría prevenir la infección de quienes interactúan con personas ya enfermas. Pero su principal función todavía es evitar que los contagiados esparzan el virus.

[Actualización 9 de junio de 2020, 4:30 p.m.]

La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó de nuevo sus recomendaciones sobre el uso general de tapabocas como medida para enfrentar la pandemia de COVID-19.

La nueva guía, publicada el pasado 6 de junio, implica un cambio en la calificación de este chequeo, que pasó  de ‘cuestionable’ a ‘verdadero pero…’ por la nueva evidencia que demuestra que el uso de esta prenda sí podría proteger a personas sanas. También cambiamos el título, que era “Tapabocas evita que quien lo usa contagie a otros de COVID-19” y el sumario, en el que decía que “no es para protegerse a sí mismo”. No obstante, esto depende del tipo de mascarilla y el contexto.

Según la agencia de salud de las Naciones Unidas, un análisis de los estudios observacionales que han tratado de establecer la utilidad de los tapabocas frente a la enfermedad producida por el coronavirus SARS-CoV-2 concluyó que “tanto las mascarillas quirúrgicas desechables como las reutilizables de algodón de 12 a 16 capas estuvieron asociadas a la protección de individuos sanos en las casas y entre los contactos de casos”.

Esto quiere decir que no sirve cualquier tapabocas (Colombiacheck hizo un explicador sobre las características que debe tener uno bueno) y que su efectividad como protección en personas sanas, fuera de las mascarillas especiales para el personal de salud como la N95, solo está probada para quienes interactúan de cerca con quienes ya están enfermos. En otros ambientes, las recomendaciones siguen siendo las mismas de antes, que se encuentran en el texto a continuación.

[Actualización 5 de abril de 2020, 2:00 p.m.]

En la conferencia de prensa sobre Covid-19 del pasado viernes 3 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) amplió su recomendación con respecto al uso de tapabocas. Estas nuevas indicaciones fueron acogidas luego por las autoridades colombianas.

“Hay contextos en los que puede que no sea posible hacer distanciamiento físico, en los que no todas las personas tienen a acceso a los servicios que están disponibles en otros países y puede haber situaciones en las que el uso de tapabocas puede reducir la tasa en la que esos individuos pueden infectar a otros”, explicó el director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Michael Ryan.

“No es la solución ideal en este sentido, pero debería ser considerada en el contexto de una respuesta integral a esta enfermedad”, agregó el funcionario de la agencia de Naciones Unidas. Esto quiere decir que no reemplaza otras medidas, como el lavado de manos o la necesidad de que las personas enfermas sean aisladas.

Ryan insistió en que “el debate sobre el uso masivo de tapabocas en público no está construido sobre el paradigma de protegerte a ti mismo”. El sentido del uso en público es evitar que las personas enfermas contagien a otras.

Lo que pasa es que la mayoría de infectados con el virus no desarrolla síntomas, como lo contamos en un explicador. Entonces, en ciertas circunstancias, puede ser necesario ponerse tapabocas aunque uno parezca sano para reducir el riesgo de afectar a otras personas más vulnerables (adultos mayores o pacientes con hipertensión, cáncer, trasplantes, problemas cardiacos o respiratorios, entre otros). Se trata de una medida complementaria a las demás.

Ese mismo día, la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) especificó, en un comunicado, que este uso de tapabocas generalizado en público solo debería darse “en los espacios donde sea imposible mantener distancia de mínimo un metro, ideal dos metros”.

Luego, el Ministerio de Salud también procedió a cambiar sus medidas sobre el uso de tapabocas y lo volvió obligatorio en cualquier situación que imposibilite mantener la distancia recomendada, en particular el transporte público y los lugares de alta afluencia, como las plazas de mercado. Además, lo mantuvo para las personas con síntomas asociados a la enfermedad y quienes son población de alto riesgo.

El ministro Fernando Ruiz, la ACIN y la OMS también coincidieron en que los tapabocas para el público general son los de uso convencional o los caseros, no los respiradores N95. Estos deben permanecer disponibles para el personal que trabaja en la primera línea de atención del sistema de salud, para garantizar su protección por su alto nivel de exposición. Ryan indicó que esta debe ser la máxima prioridad.

La calificación de este chequeo se mantiene porque, en todo caso, el tapabocas no protege a quien lo usa sino a las personas a su alrededor y su uso generalizado en espacios públicos solo es obligatorio en circunstancias específicas de aglomeración, que deben ser evitadas de todas maneras. Pero cambiamos el título, que antes era “No es necesario usar tapabocas para protegerse del coronavirus Covid-19”, y el sumario, que decía: “Salvo que seas personal sanitario, tengas síntomas respiratorios o cuides de alguien que sospeches que tenga el virus: es mejor lavarse las manos frecuentemente”.

[Texto original]

Este artículo fue publicado originalmente por Maldita.es el 26 de febrero de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

La expansión del brote de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en Europa ha llevado al desabastecimiento de mascarillas [como le dicen a los tapabocas en España] en algunas farmacias. No obstante, salvo excepciones, las mascarillas no están entre las medidas de protección y prevención que recomienda el Ministerio de Sanidad.

Sí se recomienda evitar el contacto cercano con otras personas en caso de infección respiratoria, que al toser o estornudar se cubra la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. También se recomienda lavarse las manos frecuentemente.

Infografía coronavirus

El propio ministro de Sanidad Salvador Illa ha declarado que "no es necesario ir con mascarillas por la calle".

Lo ha explicado en rueda de prensa también Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. 

Captura de pantalla trino Ministerio de Salud Pública

Las excepciones

El Ministerio de Sanidad recomienda a los viajeros que lleguen a España de zonas afectadas por el brote de coronavirus que tengan síntomas compatible con la infección que se queden en casa y eviten el contacto con otras personas y si no pueden evitarlo que se coloquen una mascarilla. Los pacientes con coronavirus hospitalizados que deban ser traslados lo harán con mascarilla quirúrgica. El personal sanitario que lo traslade también debe llevar guantes y mascarilla quirúrgica, según el Ministerio de Sanidad.

Al personal sanitario que entre en contacto con posibles infectados u objetos de estas personas, el Ministerio de Sanidad le recomienda usar mascarillas con una eficacia mínima de filtración equivalente a FFP2 o "preferiblemente FFP3 si hay disponibilidad".

Hay que lavarse las manos, lo dice la OMS

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja "el uso racional de las mascarillas médicas para evitar el ‎derroche innecesario de recursos valiosos y su posible uso indebido". Esto significa ‎que sólo debe utilizarse una mascarilla si se presenta síntomas respiratorios ‎‎(tos o estornudos), si sospecha que tiene infección por el coronavirus ‎con síntomas leves o si está cuidando de alguien de quien se sospeche ‎que está infectado.

Sin embargo, el uso de una ‎mascarilla no garantiza por sí solo que no se contraigan infecciones y ‎debe combinarse con otras medidas de prevención como la ‎higiene respiratoria y de las manos y evitar el contacto cercano (debe guardarse por lo menos un metro de distancia con las demás ‎personas). ‎

La OMS explica cuándo usar la máscara:

  • Si estás cuidando de una persona con una posible infección del nuevo coronavirus.
  • Si estás tosiendo o estornudando.
  • Las máscaras son sólo efectivas cuando se usan junto con el lavado frecuente de manos con desinfectantes con base de alcohol o jabón y agua.
  • Si llevas una máscara tienes que saber cómo usarla y cómo deshacerte de ella.

 

Infografía OMS

¿Cómo ponerse y usar una mascarilla?

Las manos deben haber sido limpiadas con jabón y agua o desinfectante con base de alcohol antes de ponerse la máscara. Se debe cubrir la boca y la nariz asegurándose de que no dejar espacios entre la cara y la máscara. Una vez puesta, se debe evitar tocar la máscara. Si lo haces, debes limpiarte la manos con jabón y agua o desinfectante. La máscara debe ser sustituida en cuanto esté húmeda y no se deben reutilizar las mascarillas de un sólo uso.

Para quitarse la máscara, se debe hacerlo desde atrás, sin tocar la parte frontal de la máscara, tirarle inmediatamente en una cubo de basura cerrado y lavarse las manos, explica la OMS.

 

Especial mentiras y verdades del coronavirus