Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 11 Marzo 2021

NASA no catalogó al dióxido de cloro como ‘antídoto universal’ en 1988

Por Laura Rodríguez Salamanca

Una publicación saca de contexto un artículo sobre un desinfectante para aire acondicionado publicado por la agencia estadounidense para defender el uso medicinal del CDS. La NASA aclaró que no respalda el producto.

Desde el pasado 4 de febrero circula en redes sociales y a través de cadenas de mensajería privada de Telegram una publicación titulada “La NASA catalogó al dióxido de cloro como antídoto universal en 1988”, publicada por un usuario anónimo en la página web Humanosporlaverdad.com. La información ha sido compartida en diferentes formatos como si se tratara de una noticia real. 

En el artículo primero se comparte un documental, de casi dos horas, en el que se invita a consumir esta sustancia para tratar el COVID-19 y otras enfermedades y se incluyen supuestos testimonios de personas que lo usan para múltiples dolencias. 

Colombiacheck ha explicado en varios artículos (1, 2, 3 y 4) que el CDS es potencialmente tóxico y no es reconocido como medicamento por ninguna agencia sanitaria. 

Así mismo, en la publicación se asegura que la agencia espacial catalogó al dióxido de cloro “como antídoto universal en 1988”, pero que esta “información relevante” sobre la sustancia “se ha ocultado por años por los dueños del mundo y la BigFarma” (sic). 

Además, se adjunta el supuesto soporte de esta afirmación: un archivo PDF con una publicación de la agencia espacial estadounidense.

NASA_dioxido_de_cloro

El problema es que el artículo de Humanosporlaverdad.com saca de contexto un texto publicado en Spinoff, una revista editada por la NASA en la que “se destacan las tecnologías de la NASA que benefician la vida en la Tierra en forma de productos comerciales”. El artículo se titula Un Antídoto Universal y se refiere a un producto para desinfectar aires acondicionados, pero no como un medicamento. 

De igual manera, la agencia espacial estadounidense aclaró que la publicación no implica que respalde el consumo del producto. 

¿Cómo circula la desinformación?

Además del peligro potencial para la salud que supone el consumo indiscriminado de dióxido de cloro, según han advertido varias autoridades como la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y el Instituto Nacional de Medicamentos y Alimentos, Invima, en Colombiacheck decidimos verificar esta desinformación porque es viral. 

De acuerdo con Buzzsumo, una herramienta de monitoreo de redes sociales, esta publicación ha tenido más de 28.900 interacciones en Facebook. Y según CrowdTangle, una herramienta a la que tenemos acceso gracias a nuestra alianza con Facebook, el link ha sido compartido en grupos de Facebook como Camioneros de Colombia, Bolsonaro 2022, Partido patriotas por Chile, Vox de la Resistencia de los Españoles y Cl02, Andreas. Colombia. 

También encontramos varias referencias a la supuesta noticia en canales de Telegram con más de 1.000 seguidores, en los que se promueve el consumo dióxido de cloro o CDS con fines curativos y teorías conspirativas sobre la pandemia. 

Fuera de contexto

El archivo que se adjunta como prueba de la supuesta declaración del dióxido de cloro como “antídoto universal” es una edición de Spinoff en la que se conmemora el aniversario 30 de la NASA y se resumen “los principales programas aeronáuticos y espaciales, (...) sus contribuciones al crecimiento de la ciencia y tecnología estadounidenses, y su potencial para beneficios prácticos en nuevos productos”. 

La revista no es indexada; se usa para la divulgación de historias sobre innovaciones de forma didáctica. 

En el artículo titulado “Un Antídoto Universal” se reseña un desinfectante desarrollado por la compañía estadounidense Alcide Corporation: Ren New Air Conditioning Disinfectant, un producto que “permite destruir el moho y los hongos, así como como bacterias y virus, con un daño mínimo a humanos, animales o plantas”. Por eso, sirve para “desinfectar y desodorizar acondicionadores de aire automáticos [de automóviles] sin quitarlos y sin ninguna toxicidad persistente”.

De acuerdo con una verificación de nuestros colegas de Newtral (España), aunque en el artículo y en la edición de la revista de la NASA no se hace referencia en ningún momento al dióxido de cloro, el desinfectante de Alcide Corporation, “tal y como se puede comprobar en esta publicación indexada en la base de datos PubChem, es un germicida que genera dióxido de cloro tras unir clorito de sodio y ácido láctico”.

En el artículo se menciona el descubrimiento de usos para el desinfectante como esterilización de instalaciones médicas, alfombras y maquinaria de producción y conservación de alimentos. Ese tipo de usos están aprobados hoy en día para dióxido de cloro. De ahí la denominación de “antídoto universal”. 

Incluso, se hace referencia, en palabras de Newtral, a “la investigación del uso de distintas formulaciones de este compuesto para el tratamiento de herpes y enfermedades de transmisión sexual”

Pero hay que aclarar que en ninguna parte del artículo se recomienda el desinfectante de Alcide Corporation y, mucho menos del dióxido de cloro, como apto para el consumo humano o la ingestión ni se habla de una aprobación para uso como medicamento

La NASA no respalda el producto

Nuestros colegas de Newtral, además, se comunicaron con la NASA para solicitar información sobre el dióxido de cloro y la publicación. A través de correo electrónico les respondieron que “el artículo presentaba un desinfectante que se probó para diversos usos, incluyendo la limpieza de equipamiento médico”.

También explicaron que “un programa de la NASA de hace décadas ayudó a financiar algunas de las primeras pruebas [del desinfectante de Alcide Corporation], pero no constituye respaldo de ningún tipo”. 

Así mismo, les compartieron un descargo de responsabilidades de la revista en el que se lee que “la publicación en Spinoff no constituye una aprobación por parte de la NASA del producto o del proceso, ni una confirmación de las afirmaciones de rendimiento de los fabricantes”. 

También, que “la NASA no acepta la responsabilidad por la mala interpretación o la tergiversación de la información adjunta proporcionada por estos terceros usuarios”.

Finalmente hay que señalar que, como anotó Newtral, en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) hay un registro de una patente registrada en 1988 por Alcide Corporation para su “Método de tratamiento del sistema de aire acondicionado”. Pero, de nuevo, no se hace referencia al consumo humano del desinfectante. 

Con esta información, en Colombiacheck calificamos como falso el artículo de Humanosporlaverdad.com con el que se divulga que la NASA catalogó al dióxido de cloro como “antídoto universal” en 1988. 

La publicación usa un artículo de una revista de la NASA sobre un desinfectante para aire acondicionado que se estaba probando para otros usos para defender el consumo de este producto para curar enfermedades. Además, la NASA señala que la publicación del texto no implica una aprobación del producto. 

De hecho, hay que decir que es falso que el artículo de NASA se mantenga oculto, como dice la desinformación. La revista Spinoff tiene los archivos disponibles en línea y el artículo sobre el desinfectante se puede descargar sin problema. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 16 Junio 2020

Dos recetas caseras de desinfectante en atomizador que no inactivan al coronavirus

Por Laura Rodríguez Salamanca

Ambas se difunden como alternativas efectivas a los productos comerciales. Pero, con ayuda de algunos profesionales, encontramos varios reparos en cada una de ellas.

El desabastecimiento de productos desinfectantes en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus COVID-19 y las preferencias de algunos consumidores por productos “naturales” han generado que se difundan, a través de cadenas de mensajería privada y redes sociales, varias recetas para elaborar desinfectantes caseros (tipo atomizador) que se recomiendan indistintamente para ropa, superficies y para la piel. 

Colombiacheck le pidió a varios profesionales ponerle la lupa a dos de las más populares entre los usuarios. Y encontramos que no tienen suficiente acción desinfectante para inactivar al nuevo coronavirus. 

Desinfectante a base de aceites esenciales.

FALSO

Las publicaciones que recomiendan este desinfectante casero piden mezclar algunas gotas de aceites esenciales de lavanda, limón, árbol de té y romero con agua destilada; y poner el resultado en un recipiente con rociador. 

Pero, como nos explicó Luis Chávez Duque, ingeniero químico de la Universidad de La Sabana, “lo único que se puede esperar de esa mezcla es una especie de perfume. No hay estudios científicos hasta el momento que demuestren que estos aceites esenciales por sí solos son agentes desinfectantes y menos para el caso del nuevo coronavirus, que hasta hace poco se conoce. Y el agua destilada simplemente es agua que se somete a un proceso para hacerla más pura, nada más, entonces no funciona”. 

A esto hay que sumarle que, como dice Ana Rodríguez, química farmaceútica de la Universidad Nacional de Colombia, “como todos sabemos, el agua no se debe mezclar con el aceite, entonces esa mezcla no actuaría bien. Y de hecho, el aceite esencial es un poco complicado de conseguir, entonces lo más probable es que caseramente se corra el riesgo de adquirir aceites que se comercialicen como tales, pero no lo sean. Además, usarlos sin conocimiento y con concentraciones al azar no es aconsejable”. 

Así mismo, consultamos el listado de plantas medicinales aprobadas en Colombia por el Instituto Nacional de Medicamentos y Alimentos, Invima, [que se construyó con base en monografías de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la Agencia Sanitaria Europea (EMA) y el Vademécum Colombiano de Plantas Medicinales] para revisar los usos aprobados de los aceites de plantas de la receta. 

Así, encontramos que al aceite esencial de lavanda se le reconoce como un “producto fitoterapéutico de uso tradicional para el alivio de los síntomas leves de estrés, el agotamiento y para conciliar el sueño”, y que al de árbol de té se le reconoce para tratamiento de pequeñas heridas superficiales, picaduras de insectos, de acné leve, alivio de la picazón e irritación en casos de pie leve de atleta, y para el tratamiento sintomático de la inflamación de la mucosa oral. También que al aceite de romero se le reconoce para el alivio de dolores musculares y articulares menores y trastornos circulatorios periféricos menores. Pero para ninguno de estos productos se hace mención en la lista a algún uso aprobado como desinfectante. 

De hecho, según Gonzalo Amézquita Cuéllar, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos, esta receta no funciona porque “la actividad virucida de la mezcla de los aceites, de haber alguna, sería muy baja por las cantidades que se recomiendan para garantizar la limpieza requerida para inactivar al virus”. 

Ramas de romero +  cáscara de naranja + cáscara de limón + un tercio de botella de vinagre blanco + alcohol + agua tibia.

FALSO

Esta mezcla tampoco funciona. En palabras de Chávez Duque, “lo único que hace esta receta es diluir al alcohol, que es el único el elemento de la mezcla aprobado por la Organización de la Salud y debe tener una concentración al menos del 70 por ciento para penetrar la membrana el virus y hacer la desinfección. Así solo se  disminuye su efectividad”.

Con esto coincide Amézquita y agrega: “el resto de los componentes no sirven. El vinagre suele parecerle corrosivo a la gente, pero no hace nada. Y las cáscaras de limón, de naranja y el romero solo producirán olores agradables porque el alcohol extraerá algunos aceites esenciales que son responsables de su aromaticidad”. 

Nuestros colegas de AFP también verificaron esta receta y la calificaron como falsa. Ellos consultaron a Alejandra Moreno, química farmaceútica de la Universidad de Antioquia, quien además les explicó que “las plantas pueden traer bacterias y sin un proceso de asepsia adecuado, esta mezcla sería peor”. 

Así, calificamos como falsas estas dos recetas caseras que se difunden en redes sociales como alternativas al alcance de los usuarios para protegerse de la COVID-19.