Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 11 Agosto 2020

Ni el matarratón contiene ivermectina, ni la ivermectina se recomienda para prevenir el COVID-19

Por Laura Rodríguez Salamanca

En un audio de WhatsApp se promueve tomar té de las hojas de este árbol para ‘fortalecer el sistema inmunológico’. Pero ni el matarratón, ni la ivermectina tienen esos efectos en el organismo.

“Acá en Montería todo el mundo se enteró [de que] ahora que el matarratón contiene ivermectina”. Con estas palabras se inicia un audio con el que, a través de WhatsApp, se promueve la prevención de las complicaciones del COVID-19 tomando infusiones de hojas de este árbol, que se usa comúnmente como forraje para ganado. 

“¡Imagínate! Es un hecho que el matarratón contiene ivermectina. Hay muchas plantas que la contienen, pero el que más la contiene es el matarratón. (...) A mí me lo explicó un veterinario que está en ese cuento”, dice un hombre que no se identifica.

Luego recomienda: “usted va a coger una hoja de matarratón y la vas a echar (sic) a hervir en un poquito de agua, como donde te salga la tacita, la tomas como si te fueras a hacer un tinto instantáneo, un café instantáneo. Es una hoja por persona (...) Si son cinco personas, echen agua como si fueran a hacer café para cinco personas y échenle cinco hojitas. Bueno, que se pasen dos hojitas más, que le echen, por ejemplo, si van a tomar cinco personas, que le echen siete hojitas. Pero es una hojita por persona de matarratón”. 

Además el autor del audio explica: “con eso estás fortaleciendo tu sistema inmunológico. No significa que no te va a dar [COVID-19], sino que a la persona que le da medio le da ahí y ya, y no lo pone en un estado crítico. Esa es la función de la ivermectina”. 

Pero este audio, por un parte, cumple con varias de las características de los audios con información falsa que circulan en WhatsApp, que ya hemos resumido en un artículo y en un video, como emplear un tono familiar o cercano y no permitir la identificación de la fuente de la información. Y por otra parte, incluye datos falsos y promueve la automedicación.

“El matarratón contiene ivermectina” 

FALSO

No es cierto que el árbol de matarratón [Gliricidia sepium] contenga ivermectina, un antiparasitario que se cree que puede ayudar a tratar el COVID-19, pero sobre el cual aún no hay suficiente evidencia científica porque solo se ha probado a nivel de laboratorio. 

“La ivermectina no es un producto natural, sino un derivado de un producto natural, entonces no se encuentra directamente ni en el matarratón ni en ninguna planta”, nos dijo Fabio Mayorga Niño, licenciado en química, doctor en Farmacia y profesor de la Universidad Pedagógica Tecnológica de Colombia. 

Por su parte, José Julián López, químico farmacéutico, doctor en Ciencias Farmaceúticas y profesor de la Universidad Nacional, nos explicó: “el origen de la ivermectina es de una bacteria: la Streptomyces avermitilis. Y no es una sola sustancia, sino una mezcla de dos sustancias, que son la avermectina B1a y B1b. El árbol de matarratón tiene ciertos componentes químicos como los flavonoides y cumarinas, que realmente no tienen ningún parecido químico o estructural con la ivermectina”. 

“Con eso [el té de hojas de matarratón] estás fortaleciendo tu sistema inmunológico. Esa es la función de la ivermectina” 

FALSO

Esta afirmación tiene varios errores. Primero, todas las fuentes a las que consultamos coincidieron en que ni la ivermectina ni ninguno de los componentes del matarratón tienen dicha acción en el organismo. 

Gonzalo Amézquita, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos, nos explicó que existe cierta confusión sobre el funcionamiento de la ivermectina. “El mecanismo de acción [aún no está claro] por el cual podría eventualmente tener actividad antiviral evita que el virus apague los mecanismos de defensa de las mismas células a las que infecta. Por eso la gente piensa que se está fortaleciendo al sistema inmunológico. Pero no es así; lo que parece que hace la ivermectina es que evita que las células que van a ser infectadas por el virus dejen de defenderse”. 

Con respecto al matarratón, nos dijo: “no existe ningún tipo de reporte que diga que podría contribuir al funcionamiento del sistema inmune. Los estudios que han hecho hasta ahora dicen que de pronto tiene actividad antimicrobiana, antioxidante y antiparasitaria. Por eso se usa a veces para desparasitar ganado o para matar roedores pequeños. También tiene una posible actividad antifúngica, que se ha querido estudiar en humanos, pero no lo sabemos aún”. 

Por otra parte, teniendo en cuenta todas los remedios caseros que se han difundido en los últimos meses con la promesa de que “incrementan”, “suben” o “fortalecen” la actividad del sistema inmunológico, el profesor López nos aclaró que este efecto es falso.

“Si bien es cierto que algunas vitaminas son partícipes en el proceso del mantenimiento del sistema inmune, eso no quiere decir que se ‘aumente’, sino que ayudan a mantener la integridad del sistema inmune. No hay sustancia que aumente la actividad del sistema inmune, esto no sería bueno. Hay muchas enfermedades que son producidas por una su actividad exagerada como el lupus, la miastenia o la esclerosis”, dijo. 

¿Qué pasa si se toma el té de de hojas matarratón, como recomiendan en el audio?

De acuerdo con Amézquita, en teoría no hay ningún riesgo en el consumo de esta infusión, pero no eso no quiere decir que se recomiende para prevenir los efectos del COVID-19. Además, el químico farmacéutico aclaró: “en el Vademecum Colombiano de Plantas Medicinales, dice que no existe ninguna precaución en la toma de esta planta que se haya descrito. Pero hay que tener en cuenta que muchas veces no se hacen estudios con las plantas medicinales para determinar qué efectos adversos tienen porque la gente las usa como quiere y las preparaciones son siempre nuevas”.

Por su parte, el profesor López, nos contó:“la planta deriva su nombre de su acción rodenticida [pesticida para matar roedores]. Aunque no conozco referencias de intoxicación o muertes por ingesta de esta planta, el riesgo de toxicidad es potencial. Eso depende de la cantidad que se consuma y de la forma en que se extrae”. 

Hay que tener precaución a la hora de recomendar y seguir sugerencias sobre el consumo de plantas de la forma simple en la que se hace en el audio: una hoja para una persona y cinco hojas para cinco personas, sin importar si padecen alguna enfermedad.

“Se necesita una convalidación científica para determinar qué cantidad es correcta y segura administrar. Si toma un acetaminofén puede saber qué cantidad está ingiriendo, pero en las plantas no se sabe y, en consecuencia, tampoco se conoce si el organismo está apto para recibir esa cantidad. Además, las plantas tienen muchas sustancias que pueden tener interacciones con medicamentos o alimentos”, señaló Mayorga. 

¿Pero, entonces, se debería tomar ivermectina para prevenir el coronavirus?

No. Como escribimos en otro artículo, este medicamento, que está aprobado en Colombia como antiparasitario para algunas enfermedades tropicales, solo se ha probado como tratamiento para el COVID-19 a nivel de laboratorio y aún falta mucho por saber sobre su mecanismo de acción. “Debe probarse en animales y en personas enfermas, para descartar posibles efectos secundarios y determinar las dosis adecuadas, así como la mejor forma de administrarlas”, escribimos en el texto. 

Con esta versión coinciden el Ministerio de Salud, el INVIMA, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud y la Asociación Colombiana de Infectología, organizaciones que anunciaron el pasado 12 de julio que “no recomiendan el uso de ivermectina como tratamiento para el COVID-19, salvo cuando se use dentro de un estudio clínico que haya sido aprobado por el INVIMA”. 

De hecho, Eduardo López, director científico del Centro de Estudios de Infectología Pediátrica, la única institución autorizada en el país para desarrollar estudios clínicos en humanos con este medicamento, dijo en una entrevista para Cuestión de Dosis, el canal sobre medicamentos de Gonzalo Amézquita, que el estudio que lidera arrojará resultados hasta en por lo menos cuatro meses y, por supuesto, no recomienda consumirlo para usos diferentes a los aprobados. 

Como ya hemos aclarado antes, no existe un tratamiento exclusivo aprobado para el COVID-19. Las únicas medidas que recomienda la OMS es el lavado de manos, el distanciamiento social y el uso de tapabocas.

¿Pero qué puede pasar si se consume la ivermectina sin necesitarla? “Aunque en la literatura científica no se han encontrado efectos adversos importantes o que pongan en riesgo la salud, sí es un problema consumirla en esta situación porque las personas que la necesitan no van a poder tener acceso a ella, y este medicamento fue utilizado para el tratamiento de algunas parasitosis tropicales. Entonces, las consecuencias no son tan importantes a nivel individual como sí sobre la salud pública en aquellas zonas donde hay una alta prevalencia de personas con este tipo de infección”, nos explicó el profesor López. 

Ojo con la ivermectina veterinaria

Debido a que la fuente de la recomendación del audio que está circulando en WhatsApp es supuestamente un veterinario y a que se ha reportado que en algunas zonas del país se está adquiriendo la ivermectina de uso veterinario para tratar y prevenir el coronavirus, también consultamos a los expertos sobre las posibles consecuencias de su consumo. 

Para Julián López, “los medicamentos de uso veterinario deben cumplir con unos requisitos muy similares a los medicamentos de uso humano. Entonces el asunto no es en términos de calidad. Lo que sí podría llegar a pasar es que se consuman dosis muy altas, porque, por ejemplo, un toro o una vaca pueden llegar a pesar 500 kilos, lo cual influye en la dosis que se le administra, y es casi imposible que un humano alcance ese peso”. 

Con esto coincide Amézquita, quien agregó, “los efectos adversos pueden ser mareos, vómito, malestar estomacal y, si llegamos a un extremo, podría ser vértigo, taquicardia, y anormalidades neurológicas. Eso ocurriría con dosis que espero que nadie vaya a tomar”.

Entonces, calificamos como falso el audio con el que se difunde que el árbol de matarratón contiene ivermectina y que tanto ese medicamento como el matarratón fortalecen el sistema inmune y evitan complicaciones cuando alguien se enferma de COVID-19. De paso, calificamos como falso que la ivermectina sirva para prevenir tanto el contagio como el agravamiento del coronavirus y que sea aconsejable consumir ivermectina de uso veterinario. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 06 Mayo 2020

Fotos de cuerpos en una playa no son de ‘muertos por COVID-19 arrojados al agua en Ecuador’

Por Ana María Saavedra

Tres de las fotos son de un naufragio en Libia en 2014 y otra es de Ecuador, pero de 2017.

Cuatro imágenes se han viralizado en redes sociales con el mensaje:

“Muertos por COVID-19 arrojados al agua en Ecuador estarían causando mortandad de peces en Perú (Imágenes fuertes). PESCADORES DE CHIMBOTE ASEGURAN QUE LAS AGUAS ESTÁN CONTAMINADAS Y ALERTAN A NO COMER ALIMENTOS DEL MAR”.

Las imágenes han sido compartidas tanto en Facebook como en Youtube y en un portal llamado La Piragua.

Sin embargo, al realizar una búsqueda inversa en Google de estas imágenes (1, 2, 3, 4) encontramos que las primeras tres corresponden a los cuerpos de migrantes muertos en el Mediterráneo, en las costas de Libia en 2014.

Estas fotos fueron tomadas de un video difundido acerca de la tragedia por el medio turco Habeler, con fecha del 26 de agosto de 2014. En la nota se asegura que “el número de personas que murieron como resultado del hundimiento del bote que transportaba inmigrantes ilegales africanos en Libia superó los 200”.

La cuarta foto es una imagen tomada por la Armada del Ecuador en 2017 y publicada por el diario El Telégrafo en la noticia “Tres pescadores fueron rescatados tras choque de lanchas en Anconcito”. En el pie de foto se indica: “la lancha Niña Darina sufrió daños materiales debido al impacto con otra embarcación”.

Otro de los datos que evidencia la falsedad de esta información difundida es que Chimbote, Perú, no queda cerca de la frontera con Ecuador. Según Google Maps, son 1076 kilómetros por carretera hasta la provincia de Guayas, que es la zona de Ecuador que vive la mayor crisis por el número de contagios y muertos por la COVID-19.

Al 3 de mayo, según la información oficial divulgada en el portal coronavirusecuador en esta zona del país iban 683 personas fallecidas confirmadas y 13.053 contagiados.

Con la búsqueda inversa de las imágenes también descubrimos que estas también han sido usadas para publicar desinformaciones en otros países. En mayo del año pasado, el medio de comunicación brasilero Boatos publicó una verificación en la que desmintió que ese video se tratara de personas muertas por un ciclón en la playa de Beira, en Mozambique.

Así que es falso que estas imágenes correspondan a cuerpos de personas muertas por COVID-19 arrojadas al mar en Ecuador.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus