Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

No, el uso prolongado del tapabocas no produce hipoxia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Los tapabocas quirúrgicos, de tela y N95 dejan pasar el dióxido de carbono. Utilizar mal este implemento puede aumentar las probabilidades de contagio.

Desde hace varias semanas circula en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram una cadena que señala que “el uso prolongado de la mascarilla [como le llaman al tapabocas en algunos lugares] produce hipoxia”. 

Esa misma información ha estado rotando en otros países de la región, como Bolivia, Ecuador, Chile, Guatemala, e incluso, cruzando continentes, ha llegado hasta España

Asimismo, otros supuestos medios de noticias en Honduras, El Salvador y México la compartieron como si fuera verdadera.

Se trata de una información que argumenta que al respirar una y otra vez “aire exhalado [este] se convierte en dióxido de carbono” y que “esto intoxica al usuario”, provoca “malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente”, entre muchas otras cosas. Por ello, recomiendan, usarlo solo “si tienes a alguien enfrente o muy cercano” y “levantarlo cada 10 minutos”. 

Pero todo lo que señala la cadena es falso. 

Como explicamos hace un tiempo, en la conferencia de prensa sobre COVID-19 del 3 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) amplió su recomendación con respecto al uso de tapabocas. Pasó de recomendarlo únicamente a personas contagiadas y quienes atiendan personas con COVID-19, a sugerir el uso generalizado. Estas nuevas indicaciones fueron acogidas por las autoridades colombianas.

El Ministerio de Salud también procedió a cambiar sus medidas sobre el uso de tapabocas y lo volvió obligatorio en cualquier situación que imposibilite mantener la distancia recomendada (2 metros), en particular el transporte público y los lugares de alta afluencia, como las plazas de mercado. Además, lo mantuvo para las personas con síntomas asociados a la enfermedad y quienes son población de alto riesgo.

Las falsedades de la cadena

La hipoxia es, según el Diccionario Médico-Biológico, Histórico y Etimológico de la Universidad de Salamanca, un “estado que presenta un organismo viviente sometido a un régimen respiratorio con déficit de oxígeno”. Según explicó el portal Agencia Ocote en su sección de fact-checking, se le define como una condición en la que, por diversas causas, los tejidos del organismo no reciben suficiente oxígeno.

Sin embargo, es falso que las mascarillas o tapabocas produzcan esa afección. Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, le dijo a Colombiacheck que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Claudio Méndez, docente de Políticas de Salud de la Universidad Austral de Chile, dijo en un artículo publicado por nuestros colegas de AFP Chile, que descarta que el uso de mascarillas genere hipoxia mientras el material permita el intercambio de aire. En el caso de los tapabocas que utilizan los funcionarios de la salud, el uso del modelo “N95 no suele ser por más de siete horas. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, se usan por menos tiempo. Ambas están lejos de generar hipoxia”.

Érika Villate, enfermera de planta de la Fundación Cardioinfantil, le dijo a Colombiacheck que, efectivamente, en su labor diaria utiliza el tapabocas de 8 a 9 horas en el día. Señaló, además, que incluso el personal de salud que está en las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) que utiliza el tapabocas de alta eficiencia N95 no presenta ninguno de los síntomas que refiere la cadena.

Frente a la recomendación de “levantar la mascarilla cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable”, Maldita.es, un medio de verificación de España, citó a Gemma del Caño, experta en industria alimenticia, quien aseguró que “la OMS aconseja evitar tocar la mascarilla mientras se usa y, si se hace, lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Hay que colocar bien la mascarilla desde el principio y no tocarla hasta que nos podamos lavar las manos antes y después”. 

Por su parte, Guillermo Melgar, farmacéutico y autor de Farmacia Enfurecida, en conversación con Maldita, insistió en que “si utilizamos mal la mascarilla, estamos aumentando muchísimo las probabilidades de contagiarnos y de contagiar”. Por lo cual, no es recomendable ponerse la mascarilla de bufanda, quitársela para hablar o estornudar ni reutilizar mascarillas de un solo uso.

De modo que, calificamos como falsa la cadena que dice que el uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 17 Junio 2020

Ojo: mezclar Suavitel, vinagre, Clorox y agua es peligroso para la salud

Por Laura Rodríguez Salamanca

En redes sociales se recomienda esta receta como desinfectante para inactivar al coronavirus. Pero, además de que funciona solo por uno de sus ingredientes, esta mezcla puede generar gases tóxicos.

A raíz del desabastecimiento de productos desinfectantes por la pandemia de COVID-19, en redes sociales (especialmente en México) se ha venido compartiendo una receta casera para preparar un desinfectante en atomizador.

La mezcla (para un litro) consiste en poner en un recipiente una tapa de Suavitel (suavizante para ropa). Luego agregarle una cucharada de vinagre blanco o de manzana, una tapa de Cloralex (o Clorox como se comercializa en Colombia el hipoclorito de sodio) y agua. 

“Sirve para desinfectar los muebles, ropa, para las personas que entran y salen de tu casa, todo lo que tu quieras desinfectar”, dice una de las usuarias que comparte esta recomendación en un video. 

Sin embargo, con ayuda de un par de profesionales, verificamos la receta y encontramos que, aunque sí inactiva al SARS-CoV-2, causante del COVID-19, esto es gracias a la actividad virucida de solo uno de sus componentes y, además, la mezcla puede ser peligrosa para la salud. 

Gonzalo Amézquita Cuéllar, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos, nos ayudó a revisar detalladamente la mezcla. Según su análisis, ésta tiene algunos componentes que no desinfectan y solo uno que tienen efecto virucida. 

Nos explicó, como también escribimos en un chequeo reciente, que el vinagre no tiene ninguna acción comprobada sobre el nuevo coronavirus. También que aunque “el Suavitel tiene ciertos tensoactivos, que son precisamente los que componen al jabón [que sí destruye al virus, como también dijimos en otro artículo], son diferentes porque no están diseñados para unirse a cosas grasas y eliminarlas como los del jabón, sino que neutralizan cargas y por eso dejan la ropa suave. Entonces no se esperaría que eliminen el virus”. 

Además, Amézquita hizo un análisis de la cantidad de hipoclorito de sodio de la mezcla. Este compuesto químico es uno de los que recomiendan tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) para inactivar al nuevo coronavirus, pues demostró ser efectivo para otros virus como el SARS-CoV-1

Para eso, hizo un paralelo del Cloralex [que aparece en varios de los vídeos] con un producto equivalente colombiano [Clorox], que tiene una concentración de 5,25% de hipoclorito de sodio. “Asumiendo un volumen de 50 mL en la tapa y luego llevándolo a un volumen de 1 litro (el total del desinfectante que se obtiene en la receta), se alcanza la concentración de 0,26% de hipoclorito de sodio. Dicha concentración, de acuerdo con un reporte del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, está por encima de la de soluciones que ya se han demostrado efectivas contra virus análogos al que produce el COVID-19”, explicó. 

En resumen, la receta si tendría la cantidad de Clorox necesaria para hacer las desinfeccion y, de hecho, no se necesitaría -ni se esperaría- un valor agregado con la adición del vinagre o del Suavitel. 

Pero hay que anotar algo más, además de pudiera ser efectiva para el coronavirus [de nuevo, solo por la acción del hipoclorito], la combinación que se propone en esta receta puede ser peligrosa. 

En palabras de Luis Chávez Duque, ingeniero químico de la Universidad de La Sabana, “el hipoclorito de sodio es muy volátil al contacto con otras sustancias y al mezclarlo con vinagre puede descomponerse y generar gases de cloro que afectan al sistema respiratorio. Provocan tos, ardor en las vías respiratorias y dolor pectoral, por ejemplo. Esto es peligroso y puede afectar a muchas personas si la mezcla es muy volátil o si la concentración de cloro que está usando es muy alta” 

Amezquita lo expresó en estas palabras: “adicionar un ácido débil como es el ácido acético (vinagre) al hipoclorito de sodio es un abordaje que se usa para incrementar la capacidad bactericida de las mezclas, pero produce ácido hipocloroso. Este último ácido es inestable y puede producir gas cloro, que siempre sale en televisión como un gas verdoso. Es bastante tóxico e irritante. Ahora, qué tanto se produzca y qué tan terrible puede ser depende de qué tanto vinagre y Clorox se pongan en la mezcla final”. 

En ese sentido, no es recomendable recurrir a esta receta porque en casa generalmente no se tienen ni el conocimiento para determinar la concentración de los componentes ni los elementos de protección necesarios en caso de que se produzcan los gases. 

Además, como nos dijeron las dos fuentes que consultamos, no es adecuado usar la mezcla del modo en que se recomienda en redes sociales  porque el hipoclorito puede dañar la ropa o los muebles de tela y puede maltratar la piel. “De hecho, la EPA dice que el hipoclorito debe aplicarse de forma uniforme en superficies duras, no en la ropa ni en la piel porque son porosas. Entonces no serviría para desinfectarlas. Solo serviría para muebles”, agregó Chávez. 

Así las cosas, calificamos como falsas (y peligrosas) las publicaciones que recomiendan combinar Suavitel, vinagre, Clorox y agua para desinfectar la piel, muebles y superficies e inactivar al nuevo coronavirus.  

“No es necesario pasar por el riesgo de producir un gas tóxico cuando ya se sabe, de acuerdo con la OMS, que alcohol al 70 por ciento de concentración, el hipoclorito de sodio por sí mismo, y el jabón son las mejores alternativas de desinfección contra el SARS-CoV-2”, concluye Amezquita.