Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

No, el uso prolongado del tapabocas no produce hipoxia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Los tapabocas quirúrgicos, de tela y N95 dejan pasar el dióxido de carbono. Utilizar mal este implemento puede aumentar las probabilidades de contagio.

Desde hace varias semanas circula en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram una cadena que señala que “el uso prolongado de la mascarilla [como le llaman al tapabocas en algunos lugares] produce hipoxia”. 

Esa misma información ha estado rotando en otros países de la región, como Bolivia, Ecuador, Chile, Guatemala, e incluso, cruzando continentes, ha llegado hasta España

Asimismo, otros supuestos medios de noticias en Honduras, El Salvador y México la compartieron como si fuera verdadera.

Se trata de una información que argumenta que al respirar una y otra vez “aire exhalado [este] se convierte en dióxido de carbono” y que “esto intoxica al usuario”, provoca “malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente”, entre muchas otras cosas. Por ello, recomiendan, usarlo solo “si tienes a alguien enfrente o muy cercano” y “levantarlo cada 10 minutos”. 

Pero todo lo que señala la cadena es falso. 

Como explicamos hace un tiempo, en la conferencia de prensa sobre COVID-19 del 3 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) amplió su recomendación con respecto al uso de tapabocas. Pasó de recomendarlo únicamente a personas contagiadas y quienes atiendan personas con COVID-19, a sugerir el uso generalizado. Estas nuevas indicaciones fueron acogidas por las autoridades colombianas.

El Ministerio de Salud también procedió a cambiar sus medidas sobre el uso de tapabocas y lo volvió obligatorio en cualquier situación que imposibilite mantener la distancia recomendada (2 metros), en particular el transporte público y los lugares de alta afluencia, como las plazas de mercado. Además, lo mantuvo para las personas con síntomas asociados a la enfermedad y quienes son población de alto riesgo.

Las falsedades de la cadena

La hipoxia es, según el Diccionario Médico-Biológico, Histórico y Etimológico de la Universidad de Salamanca, un “estado que presenta un organismo viviente sometido a un régimen respiratorio con déficit de oxígeno”. Según explicó el portal Agencia Ocote en su sección de fact-checking, se le define como una condición en la que, por diversas causas, los tejidos del organismo no reciben suficiente oxígeno.

Sin embargo, es falso que las mascarillas o tapabocas produzcan esa afección. Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, le dijo a Colombiacheck que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Claudio Méndez, docente de Políticas de Salud de la Universidad Austral de Chile, dijo en un artículo publicado por nuestros colegas de AFP Chile, que descarta que el uso de mascarillas genere hipoxia mientras el material permita el intercambio de aire. En el caso de los tapabocas que utilizan los funcionarios de la salud, el uso del modelo “N95 no suele ser por más de siete horas. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, se usan por menos tiempo. Ambas están lejos de generar hipoxia”.

Érika Villate, enfermera de planta de la Fundación Cardioinfantil, le dijo a Colombiacheck que, efectivamente, en su labor diaria utiliza el tapabocas de 8 a 9 horas en el día. Señaló, además, que incluso el personal de salud que está en las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) que utiliza el tapabocas de alta eficiencia N95 no presenta ninguno de los síntomas que refiere la cadena.

Frente a la recomendación de “levantar la mascarilla cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable”, Maldita.es, un medio de verificación de España, citó a Gemma del Caño, experta en industria alimenticia, quien aseguró que “la OMS aconseja evitar tocar la mascarilla mientras se usa y, si se hace, lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Hay que colocar bien la mascarilla desde el principio y no tocarla hasta que nos podamos lavar las manos antes y después”. 

Por su parte, Guillermo Melgar, farmacéutico y autor de Farmacia Enfurecida, en conversación con Maldita, insistió en que “si utilizamos mal la mascarilla, estamos aumentando muchísimo las probabilidades de contagiarnos y de contagiar”. Por lo cual, no es recomendable ponerse la mascarilla de bufanda, quitársela para hablar o estornudar ni reutilizar mascarillas de un solo uso.

De modo que, calificamos como falsa la cadena que dice que el uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Lunes, 06 Julio 2020

Alcaldes de Murillo y Cajamarca aciertan: hasta el momento no cuentan con casos de COVID-19

Por José Reinaldo Morera Molina - RedCheq

Pese a que el INS reportó un caso confirmado de COVID-19 en cada municipio del Tolima, se trató de un error de digitación que fue esclarecido por los alcaldes de ambos lugares.

Tanto Antonio José García, alcalde de Murillo, como Julio Roberto Vargas, alcalde de Cajamarca se pronunciaron el 13 y el 18 de junio respectivamente para afirmar que en ambas poblaciones no se habían confirmado casos de COVID-19 hasta esas fechas. Según los dos mandatarios se trató de un error de digitación del Instituto Nacional de Salud (INS) que sumó casos positivos en donde no los había.

Caso de Murillo

José García se pronunció mediante un video que fue publicado en las cuentas de Facebook y YouTube de la Alcaldía de Murillo. En este comunicado, el alcalde asegura que el caso reportado como positivo en el municipio por el Instituto Nacional de Salud se trató de una persona que vivió en Murillo, pero que se mudó a Bogotá tres meses antes del reporte.

El 6 de junio esta persona, meciona el alcalde, contrató de manera particular una ambulancia e intentó regresar al municipio, pero le fue negada la entrada por no haber hecho una solicitud previa que permitiera establecer las medidas de seguridad de su cuarentena. Esta persona tomó el camino de regreso y fue admitida en el Hospital Regional del Líbano.

“A la fecha no hemos presentado ningún caso de COVID-19 en el municipio, esto es gracias a todas las medidas de precaución en las que trabajamos desde la administración”, dice el Alcalde, además, él añade que con el decreto 034 del 12 de junio de 2020 se ordenó que la Estación de Policía Municipal estuviera a disposición de los murillenses para que realizaran operativos de control y prevención ante el Estado de Emergencia Sanitaria.   

Caso de Cajamarca

La Alcaldía de Cajamarca se pronunció frente al tema mediante un comunicado publicado en su cuenta oficial de Facebook. De acuerdo con esta publicación, el Instituto Nacional de Salud tuvo un error de digitación, pues en realidad el caso acuñado al municipio se trata de una persona oriunda de Soledad Atlántico que fue atendida en Barranquilla.

“Nosotros no tenemos al momento ningún ni sospechoso en el municipio, tampoco personas aisladas en el hospital, al momento estamos libres de COVID. Nos sorprendió esta noticia un poco, pero se aclaró y esperamos que el día de hoy ya se corrija el error a nivel nacional en esos informes que entregan” aseguró el Alcalde de Cajamarca en una entrevista con el medio de comunicación tolimense Ecos del Combeima. 

Corrección del Instituto Nacional de Salud

El Instituto Nacional de Salud, por solicitud de los alcaldes de ambos municipios, corrigió el conteo de los municipios con casos positivos de COVID-19, por lo que a partir del 20 de junio (y hasta la fecha de publicación de este chequeo) no aparecen casos confirmados ni en Murillo ni en Cajamarca.