Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 15 Mayo 2020

No, en Cali no se están instalando antenas de 5G

Por Mónica Ospino

Ni la tecnología 5G causa el COVID-19, ni las imágenes que circulan en redes muestran esta tecnología en Cali. Realmente es la infraestructura que hace parte del plan de expansión y modernización de la red eléctrica de Emcali.

Tanto en cadenas de WhatsApp como en Twitter y Facebook publicaron fotos y un video  del separador de la Autopista Suroriental con Carrera 42 en Cali, en los que se ven varios postes nuevos, que según quienes comparten las imágenes se tratan de “antenas 5G”. 

Aprovecharon la pandemia y que estuvieramos encerrados para instalarlas. Evidentemente son para la 5G” (sic), aseguró un usuario en un trino en el que comparte cuatro fotos.

Fotos del trino de las falsas antenas 5G en Cali

Entre tanto, en Facebook un hombre publica un video de los mismos postes y asegura: “pura tecnología 5G el motivo por el cual nos inventaron el COVID-19”. 

Capturas de pantalla del video de las falsas antenas 5G en Cali

En Colombiacheck indagamos con las Empresas Municipales de Cali, Emcali, sobre estos postes y la entidad nos envió un comunicado en el que explicaron que “actualmente se están instalando postes en la Autopista Suroriental, dando continuidad al proyecto de cambio de nivel de tensión de 34,5 kilovoltios, kV, a 115 kV, de las actuales conexiones entre las subestaciones de energía Meléndez, Sur, Diesel II y Juanchito, asociadas al plan principal”.

Es decir que estos son postes que soportarán las nuevas líneas eléctricas que modernizarán la red de energía de la ciudad. “En las obras se tiene prevista la instalación de 104 apoyos o postes en total, ubicando 32 en la línea que conecta las subestaciones Meléndez y Sur (ubicada en la Autopista Sur con Carrera 42); 22, en la línea entre las subestaciones Sur y Diesel II (Carrera 23 con Transversal 25), y 50 más en la línea entre las subestaciones Diesel II – Juanchito”, afirma Emcali en el comunicado emitido este 14 de mayo.

Asimismo, al buscar información en internet sobre estos postes encontramos que el pasado 17 de febrero el diario El País de Cali publicó un artículo titulado “Desfiles de la Feria de Cali ya no podrían realizarse en la Autopista Suroriental”, en el que se detalla el plan de expansión de energía de Emcali.

“Este tema se había socializado con Corfecali desde el año pasado y se les había informado que después de la Feria del 2019, el corredor de la Autopista Suroriental desde la Carrera 39 hasta la Carrera 50 iba a estar intervenido por unas torres de 115 kilovoltios y, según la reglamentación, no se permite que haya público debajo de esas líneas”, explicó Marino del Río, gerente de energía de Emcali, en la nota antes mencionada.

Así son las antenas 5G

Por otra parte, cabe señalar que las antenas 5G (que, como ya hemos explicado en otros chequeos, no son las responsables de la pandemia por COVID-19, ni se ha comprobado que representen un riesgo para la salud) no son para nada similares a las registradas en las fotos y videos de los usuarios de redes sociales caleños. Dichas antenas son instaladas en postes más bajos, cercanos al suelo y que en la punta tienen paneles verticales de entre 1,5 y 3 metros. 

Como ya lo habíamos explicado en otro chequeo, la tecnología 5G es la quinta generación de redes móviles y la última última versión de la red datos inalámbrica. Funciona gracias a la transmisión de ondas de radio no ionizantes entre varias antenas o torres de comunicaciones.

En una nota publicada por el portal británico de noticias en español BBC Mundo también se cuenta que los usuarios de telefonía celular en el mundo podrían acceder a mayor capacidad y velocidad en la transmisión de datos a través de la 5G y que esta beneficiaría el internet de las cosas.

Pero esta tecnología aún no ha llegado a Colombia, más allá de un piloto. En marzo de este año el diario Portafolio contó que aún se requería de grandes inversiones por parte de las operadoras de telefonía celular, aunque estas ya han manifestado su interés. Hasta ahora el Gobierno Nacional apenas inició una convocatoria para el desarrollo de pilotos 5G en Colombia, que cerró el pasado 30 de abril.

Por ahora, el único despliegue de esta tecnología fue inaugurado, como una prueba piloto, esta misma semana en Bogotá en la sede de la Secretaría Distrital de Salud de la capital.

“Este nodo de conexión 5G, ubicado en la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá, será la primera de varias pruebas que tiene planeadas el MinTIC y que van en trámite. Se trata de un caso en el que se usan cámaras termográficas para ayudar a monitorear la temperatura de las personas que trabajan y transitan en la Secretaría y el Laboratorio de Salud Pública”, describe una noticia del diario El Tiempo en la que se registra este piloto. 

Así que es falso que las antenas que aparecen en las fotos y el video difundidos en redes sean de la tecnología 5G, pues realmente se tratan de postes de la red eléctrica. Y es falso que la tecnología 5G tenga algo que ver con la pandemia de COVID-19.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 28 Agosto 2020

Ni se ha comprobado que la leche materna prevenga el COVID-19, ni Patarroyo lo aseguró

Por Laura Rodríguez Salamanca

Un mensaje que se atribuye, erróneamente, al inmunólogo colombiano Manuel Elkin Patarroyo desinforma sobre la leche materna, las vacunas y varios medicamentos.

Hace varios meses verificamos un audio, que resultó ser falso, en el que supuestamente el médico neurofisiólogo Rodolfo Llinás daba toda clase de recomendaciones caseras para “saber si tenemos la infección” del nuevo coronavirus.
 
Esta vez le tocó el turno a otro científico colombiano. Uno de nuestros lectores nos pidió chequear una cadena de WhatsApp titulada ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’, en la que el inmunólogo supuestamente desestima protocolos de la OMS como el lavado de manos y el distanciamiento social, recomienda medicamentos para “poner al virus fuera de combate” y da otra serie de sugerencias. 

Fake

Al revisar en la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, encontramos que el mensaje no solo está circulando en la red de mensajería privada, sino que ha llegado a muchos rincones del país a través de Facebook. 

Hallamos publicaciones en el Valle del Cauca, Bogotá, Mariquita, Flandes, El Espinal, Mompox, Ipiales, Sardinata, Barrancabermeja, Abejorral, San Marcos, Neiva, Sahagún, Siachoque, Bosconia y Girardot. Una sola de estas publicaciones ha sido compartida 1.000 veces
 
Para verificar la información, por una parte, contactamos al equipo de trabajo del doctor Patarroyo en la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia. A través de WhatsApp, nos respondieron: “esta información que aparece en las redes sociales y demás plataformas sobre el profesor es completamente falsa”. Y nos explicaron que Patarroyo no envía ninguna clase de mensajes por estos medios porque no tiene cuentas en redes sociales. 
 
Por otra parte, resumimos las afirmaciones del mensaje susceptibles de verificación.

“Su propagación [del virus] no la detiene nadie hasta que se logre crear una vacuna que destruye su estructura de origen”.
FALSO

Esta afirmación parte de una situación real para agregar una definición errada. Según Julián López, químico farmacéutico con maestrías en farmacología y epidemiología clínica y doctorado en ciencias farmacéuticas, si bien es cierto que “los virus son microorganismos prácticamente ubicuos, es decir, que están en cualquier sitio y que pueden reactivarse en cualquier momento y por cualquier circunstancia ambiental, física y biológica; no es cierto que las vacunas destruyan su estructura de origen para frenar la transmisión”. 
 
Lo que realmente hacen las vacunas [como escribimos en otro artículo] es inmunizar, preparar o, si se quiere, entrenar al organismo al introducir un antígeno desactivado para cuando llegue el momento de combatir al virus. 
 
"El individuo queda protegido y ante una segunda infección, que puede ser con el virus o bacteria ya 'vivo', lo reconocen antes y acaban con él", dijo Noelia Casares Lagar, experta en inmunología e inmunoterapia en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, al ser consultada por nuestros colegas de Maldita Ciencia para otra verificación. 
 
Para ponerlo en términos aún más sencillos, López agregó un ejemplo: “la vacuna logró erradicar a la viruela. Pero eso no quiere decir que el virus que la produce [variola virus] haya desaparecido, sino que las personas se han ido haciendo inmunes a través de la vacunación y de la transmisión de la inmunidad de padre a hijo”. 

“Las madres deben dar leche materna a sus hijos que esta desaparece y elimina el virus (sic)”.

FALSO

De acuerdo con publicaciones tanto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos como de la Organización Panamericana de la Salud y de la OMS, aunque falta evidencia sobre la presencia del SARS-CoV-2 [causante del COVID-19] activo en la leche materna tanto de madres confirmadas como sospechosas de COVID-19, la información disponible sugiere que no es probable que el virus se pueda transmitir a través de la lactancia.
 
Además, la UNICEF recomienda continuar con la lactancia aun durante la pandemia –con ciertas precauciones- porque la leche materna fortalece el sistema inmune del bebé. “Contiene los anticuerpos específicos contra los virus a los que estamos expuestos. La mujer, a través de su leche, le transfiere al bebé las defensas que lo protegen de las enfermedades respiratorias del entorno, como el actual coronavirus”, escribió la organización en una publicación. 

Sobre este fenómeno, el doctor Jill R. Demirci, profesor asistente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pittsburgh, indica en este artículo que “varios informes preliminares han señalado la presencia de anticuerpos IgG e IgA contra COVID-19 en la leche de mujeres lactantes que actualmente o previamente dieron positivo para COVID-19, lo que sugiere que la leche humana puede conferir protección contra el virus”. Sin embargo, él mismo puntualiza que aún no hay pruebas claras y contundentes al respecto.
 
Pero esto es diferente a determinar que la leche materna elimine al coronavirus. Así nos lo explicó Julián López: “la leche materna contiene inmunoglobulinas, es decir, partes del sistema inmunológico que protegen de algunas enfermedades infecciosas, y transmite esas defensas de la mamá al niño. Pero a la luz de los conocimientos actuales no hay ninguna evidencia de que la leche vaya a evitar que el niño adquiera el virus”. 
 
Hay que aclarar que varios medios han difundido que la inmunóloga Rebecca Powell, investigadora de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, está trabajando en la recolección de muestras de leche de madres lactantes con diagnósticos confirmados o sospechosos de COVID-19 para determinar si los anticuerpos que permanecen en la leche materna puede proteger a los bebés y, a lo mejor, a los adultos de la enfermedad. Pero esta investigación podría tomar meses o años y en el registro de los artículos de Powell aún no aparece ningún resultado al respecto.

“Consumir productos alcalinos. Limón, ajo, jengibre, mango, té, manzana, toda frutos cítricos que contengan antioxidantes (sic)”.

FALSO

Esta afirmación tiene varios errores. De acuerdo con López, “primero hay que aclarar que realmente en la naturaleza, no existen alimentos, plantas o especies biológicas que tengan un carácter alcalino. Los frutos y las flores tienden más a un ph ácido. En el caso de las frutas, por el contrario son bastante ácidas debido principalmente a la presencia de ácido cítrico y ácido ascórbico, que es el nombre químico de la vitamina C ”. 
 
Además, como escribimos en otro chequeo en el que consultamos al doctor Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN, no es cierto que consumir alimentos alcalinos tenga más o menos incidencia en la inmunidad frente al COVID-19.
 
Con respecto a los antioxidantes, si bien es cierto que las frutas y verduras los contienen, como nos explicó el químico farmacéutico, “de ahí a decir que tengan alguna actividad preventiva o curativa contra algún microorganismo hay un abismo gigante, porque realmente los antioxidantes no tienen esa particularidad”. 
 
Lo que realmente juega un papel en el combate del organismo contra el coronavirus es el sistema inmune, pero los antioxidantes no tienen un rol protagónico en el sistema inmunológico. “Los antioxidantes colaboran tangencialmente. Pero no lo estimulan ni lo modifican. Cuando un virus o un microorganismo extraño llega es destruido y los restos de esa destrucción generan unas reacciones de oxidación que son lesivas para el organismo y que son neutralizadas por los agentes antioxidantes”, nos explicó López. 

“Ya se sabe que el virus es mortal, pero muy fácil de destruir incluso con antibióticos, aspirina y bicarbonato lo ponen fuera de combate”.
FALSO


En varios chequeos nos hemos ocupado de este tipo de afirmaciones y todas las hemos calificado como falsas, La razón: como lo ha dicho la OMS, “aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que ningún fármaco pueda curar o prevenir la COVID-19”.
 
Como escribimos en un artículo sobre las recomendaciones falsas que daba un médico ecuatoriano, aunque intrahospitalariamente se está usando la azitromicina como un antibiótico para una posible sobreinfección por baja de la inmunidad producida por el COVID-19, los antibióticos se usan para las bacterias no para los virus. 
 
Con respecto a las aspirinas, ya lo hemos publicado, pero no sobra aclarar: la aspirina está contraindicada para las personas con problemas de coagulación y con antecedentes de anemia o leucemia. Y en palabras de López, “con este medicamento se corre el riesgo de producir hemorragias de vías digestivas altas, que son sangrados intestinales graves. A los niños no se les debe dar jamás porque les puede producir daños renales”.
 
Para resumir, calificamos como falso el mensaje ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’. Las razones: la información no es de autoría del médico colombiano y las recomendaciones contienen datos errados.