Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 05 Mayo 2020

Coronavirus no es un exosoma y tampoco es producto de la contaminación electromagnética

Por Universidad de Manizales*

La enfermedad COVID-19 es causada por un virus y no por un exosoma ni por la tecnología 5G, como asegura un artículo viral.

Desde hace varios días circula en redes sociales y en cadenas de Whatsapp un artículo de una organización española en el que se dice que la COVID-19 es un “exosoma influido por la contaminación electromagnética”. Pero todo esto es falso.

Como ya lo contamos en otro chequeo, la tecnología 5G (o de quinta generación) es una tecnología móvil, que nada tiene que ver con el coronavirus. Esta tecnología, que aún no ha llegado a Colombia, tiene como propósito aumentar la velocidad de conexión, reducir el tiempo de respuesta en la web y multiplicar exponencialmente el número de dispositivos que pueden estar conectados a una red. Funciona gracias a la transmisión de ondas de radio no ionizantes entre varias antenas o torres de comunicaciones. 

Aunque no hay ninguna evidencia científica de una supuesta relación entre esta tecnología y la pandemia de COVID-19, la 5G ha sido alimento para varias teorías de conspiración.

El artículo fue publicado en la página de la Plataforma Ciudadana para la Investigación Judicial del Sector Eléctrico, una organización española de profesionales en derecho especializados en legislación energética dedicada a la defensa de usuarios y consumidores.

En la nota, titulada ‘El COVID-19 no es un virus, es un exosoma influido por la contaminación electromagnética’, se hace referencia a una conferencia de 2019 en Segovia, España, donde supuestamente se reunieron científicos y especialistas para advertir el aumento de patologías derivadas de la implementación de dicha tecnología. 

En una foto que acompaña el texto se ve un cartel de la Asociación  de Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS), organización que busca defender los derechos de personas electrosensibles o que sufren de sensibilidad química múltiple, afección adquirida por la exposición constante a sustancias químicas y radiaciones. 

La EQSDS sí organizó el evento, pero publicó a principio del mes pasado un comunicado en el que denunció el artículo de la Plataforma Ciudadana para la Investigación Judicial del Sector Eléctrico como un “fake”. En el comunicado explicaron que las conferencias se realizaron en 2018 (y no en 2019 como dice el artículo viral) y solicitaron que se retirara la publicación porque, a su parecer, esta sacó de contexto todo lo dicho por el panel de expertos.

“Hemos solicitado a los responsables de dicha página web que retiren toda alusión a nuestra organización. En caso contrario, actuaremos legalmente como creamos conveniente. Si bien, existen múltiples investigaciones sobre los posibles efectos de las radiofrecuencias de microondas que han encontrado efectos nocivos, entre los que se incluyen efectos en el sistema inmunológico; desde esta asociación no nos consta que haya sido demostrado científicamente que exista una relación causal entre la emergencia del nuevo coronavirus responsable de la enfermedad COVID-19 y la presencia del 5G”, dice el comunicado.

De todas maneras, más abajo explicamos en detalle por qué son falsas las varias afirmaciones de la Plataforma Ciudadana para la Investigación Judicial del Sector Eléctrico.

“Investigadores y Científicos como Magda Havas, Annie Sasco, David Carpenter o Ceferino Maestú, que participaron en unas Jornadas Científicas en Segovia septiembre-2019, advirtieron que la tecnología 5G irá acompañada de un aumento de variedad de patologías, desde infertilidad a enfermedades neurológicas y cáncer”.

Estos científicos sí existen y sí advirtieron de un posible aumento de patologías relacionado a las tecnologías de la comunicación, pero en ningún momento hicieron mención al coronavirus en la conferencia de segovia (que, repetimos, se llevó a cabo en 2018, no en 2019).

Hicimos un rastreo de los estudios y artículos de algunos de estos científicos y encontramos que Magda Havas es docente de la Universidad de Trent en Peterborough, Canadá y que investiga principalmente los efectos biológicos de las frecuencias no ionizantes en el espectro electromagnético, además de sus efectos nocivos y curativos, como lo explica en su portal web. 

También encontramos que Annie Sasco es profesora de la Universidad de Bordeaux y que centra su trabajo en prevención del cáncer. Ceferino Maestú es el director del laboratorio de biomagnetismo de la Universidad Politécnica de Madrid y su producción científica está enfocada en fibromialgia y estimulación magnética. Mientras que David Carpenter ha sido director del Instituto de Salud y Medio Ambiente de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Albany, Nueva York, y sus artículos y estudios tratan principalmente sobre los diferentes tipos de cáncer futuros como resultado del uso incontrolado de los teléfonos móviles y de la exposición masiva de la población al wifi.

ColombiaCheck se contactó con Magda Havas buscando una explicación a estas teorías y nos dijo que “el artículo hace atribuciones que son engañosas y falsas. Estoy decepcionada de que el autor de este artículo use nombres de científicos para proporcionar información engañosa. Esta tecnología NO causó el coronavirus”.

Acerca de el evento en Segovia, explicó que en la conferencia no se habló del coronavirus SARS-CoV-2, pues se llevó a cabo antes del brote de COVID-19. En cambio, hablaron sobre los efectos en la salud de la radiofrecuencia y la radiación de microondas lo que, como ya dijimos, es el tema de estudio de Havas.

“Según Rudolf Steiner los virus ni siquiera son agentes patógenos presentes en el medioambiente, sino partículas inofensivas excretadas por las células para recuperarse de una intoxicación, incluida la intoxicación electromagnéticas” (sic).

Como ya mencionamos en nuestro chequeo anterior sobre la 5G, Rudolf Steiner fue un filósofo, ocultista, educador y artista que se centró en la filosofía del ser y el conocimiento, poco o nada en los virus.

De otro lado, según genome.gov, un virus es “una partícula mucho más pequeña que una célula bacteriana, y consiste en un pequeño genoma de ADN o ARN rodeado por una cubierta proteica”. Pero no por ser una partícula un virus es inofensivo.

Según Jorge Eduardo Duque Parra, doctor en neurociencia y biología, los virus sí pueden considerarse patógenos, pero justamente porque “son ofensivos y producen enfermedades”. Un patógeno, según el diccionario de la RAE, es algo que “origina y desarrolla una enfermedad”.

Aunque muchos virus no son letales (por lo menos no para el ser humano) otros sí lo son, como lo asegura un artículo en el sitio especializado The Conversation, en el que se indica que un virus necesita a las células de algún organismo para sobrevivir y reproducirse.

Duque explica este proceso así: “Cuando el virus se pega a una célula mete ARN (ácido ribonucleico) que utiliza las sustancias de las células y a expensas de ella se multiplica”.

Así que las células no “excretan” virus. Al contrario, son los virus los que se insertan en las células.

“El doctor emérito de la Universidad de Washington, D. Martin L. Pall, ha aseverado con rotundidad que las emisiones de 5G están estimulando la actual pandemia de coronavirus”.

Aunque el profesor Martin sí es docente de esa institución y centra parte de su producción académica en comprobar la relación entre las enfermedades y las ondas electromagnéticas, no encontramos en Research Gate (una especie de red social de los investigadores) publicación alguna a su nombre que lo relacione con la actual pandemia.

Como ya mencionamos ya hemos desmentido la supuesta relación entre la tecnología 5G y la pandemia de COVID-19.

Pero además, contactamos a Carlos Humberto Orozco, secretario de Salud de Manizales y médico epidemiólogo y a Carlos Arturo Álvarez Moreno, médico infectólogo y magíster en epidemiología clínica, quienes concluyeron que tal información carece de sentido y no está respaldada.

“[Los virus son partículas] llamadas exosomas, que la célula libera bajo estrés, físico, psicológico o electromagnético”.

La comunidad científica está de acuerdo en que la pandemia de COVID-19 fue causada por un virus (el coronavirus SARS-CoV-2). Los exosomas no tienen que ver con el brote. Además, el artículo se equivoca sobre qué es un exosoma.

Según Carlos Felipe Marín, médico y residente de radiología e imágenes diagnósticas, un exosoma es “una vesícula extracelular rodeada por una membrana que contiene información genética de la célula de origen” y una de sus funciones es regular la comunicación intracelular. 

Marín explica que múltiples investigaciones y una mirada rápida por Google Académico demuestra que para la ciencia esta pandemia se dio por un virus, no un exosoma. 

“Incluso los virólogos convencionales admiten que los coronavirus son muy comunes y bastante inofensivos. Es absurdo que hagan colapsar el sistema de salud, a menos que este no sirva”. 

Como contamos en otro artículo, los coronavirus sí son comunes, pero algunos de ellos pueden causar enfermedades serias como el SARS o el MERS. 

“Se puede hacer analogía con los virus de la influenza que han causado muchas epidemias pero cada una es por una cepa diferente, eso como consecuencia de la mutación”, señala  Marín. 

Marín también agrega que el SARS-CoV-2 es un virus RNA que no tiene mecanismo de chequeo genético, lo que hace que sea muy propenso a mutar rápidamente. Además, aclara: “se puede hablar de un virus completamente nuevo para el que no teníamos reserva inmunológica”. 

"La contaminación electromagnética daña las células y debilita el sistema defensivo". 

David Robert Grimes, físico e investigador de cáncer, explicó a la BBC que la banda de las ondas utilizadas en las redes de telefonía es no ionizante, lo que significa “que carece de suficiente energía para descomponer el ADN”. Expresa a su vez que “el sistema inmune puede verse afectado por muchos factores. Si un día te sientes cansado o tienes una mala dieta, puedes tener fluctuaciones que, aunque no son grandes, pueden hacerte susceptible ante cualquier virus”. 

Por otra parte, Elizabeth Kelley, directora de EMFScientist, una asociación de científicos especialistas en campos electromagnéticos, le contestó a ColombiaCheck que no hay evidencia que enlace al virus con la tecnología 5G. Resalta que, aunque son meras especulaciones, sigue respaldando la necesidad de tomar precauciones ante las radiofrecuencias que según ella y su comunidad de científicos, ponen en riesgo a la población humana.

El investigador de la facultad de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, Berkeley, Joel Moskowitz, quien también es miembro de la asociación, respondió a través de un correo electrónico: “Es irresponsable publicar tales teorías en medio de una pandemia donde las personas son mucho más ansiosas y las conspiraciones son desenfrenadas”. 

Además, mencionó que si llegara a haber una relación, podría establecerse desde el debilitamiento del sistema inmune no solo a causa de los campos magnéticos, sino también por toxinas y otros virus.

En conclusión, el artículo chequeado usa datos falsos y los mezcla con afirmaciones descontextualizadas de científicos dadas en una conferencia que, aunque sí ocurrió, no tuvo nada que ver con el Sars-CoV-2, pues se llevó a cabo en 2018.

*Texto escrito por Aura María Valencia, Manuela Buitrago Serna, Isabella Saldarriaga, Sara Fernanda Ortiz, Sarah Rodríguez Jaramillo, Luisa María Mejía y Carlos Urrego.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 10 Marzo 2020

Audio con recomendaciones sobre COVID-19 no es de voz de Rodolfo Llinás

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El científico fue consultado por El Espectador y dijo que el audio “no tiene nada que ver conmigo”.

Desde el pasado sábado 7 de marzo comenzó a circular en Facebook un supuesto audio de Rodolfo Llinás, el científico colombiano reconocido por sus aportes a la neurociencia. Según el audio, Llinás estaría brindando algunas recomendaciones para saber “si tenemos la infección” del coronavirus Covid-19, de acuerdo con lo dicho por “los expertos de Taiwán” y “doctores japoneses”, como tomar aire profundamente y retenerlo por más de diez segundos, o mantener boca y garganta húmedas tomando sorbos de agua cada 15 minutos.


Pablo Correa, periodista científico de El Espectador, autor de la biografía sobre Llinás La pregunta difícil, publicó el día siguiente en su cuenta de Twitter que el científico había dicho “eso no tiene nada que ver conmigo”.

Ese mismo día en la noche, Correa publicó un artículo en El Espectador profundizando el tema y reseñando lo que sí puede hacerse frente a la epidemia. Y señala: “La voz claramente no coincide con la de Llinás. Sin embargo, y con el ánimo de despejar todas las dudas, El Espectador consultó directamente con el doctor Llinás y su respuesta fue la esperada: “eso no tiene nada que ver conmigo”. 

Revisamos varios videos de entrevistas que le han realizado a Llinás y, efectivamente, la voz del audio que está circulando en redes sociales no coincide con la del neurocientífico; la pronunciación de las eles y las erres es diferente y se asemeja a la de un nativo angloparlante, como se puede notar en esta entrevista de Noticias Caracol.

Por estas razones calificamos el supuesto audio que está circulando en redes con atribuido a Rodolfo Llinás, como falso. Las recomendaciones que aparecen en ese audio no han sido certificadas por profesionales de la salud. En cambio, como ya hemos publicado, las recomendaciones estándar de la Organización Mundial de la Salud para evitar la propagación de enfermedades se basan en la higiene de manos y respiratoria así como en la seguridad alimentaria:

  • Limpiar frecuentemente las manos utilizando un desinfectante para manos a base de alcohol o agua y jabón.

  • Al toser y estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel. Tirar el pañuelo de papel inmediatamente y lávese las manos.

  • Evitar el contacto cercano con cualquier persona que tenga fiebre y tos.

  • Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica a tiempo y comparta con el personal sanitario su historial de viajes.

  • Cuando visite mercados de animales vivos en áreas que actualmente experimentan casos del nuevo tipo de coronavirus, evite el contacto directo y sin protección con animales vivos y superficies en contacto con animales.

  • Se debe evitar el consumo de productos de origen animal crudos o poco cocinados. La carne, la leche o los órganos de origen animal crudos deberán manipularse con cuidado para evitar la contaminación cruzada con alimentos no cocinados, de conformidad con las buenas prácticas de inocuidad de los alimentos.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus