Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 27 Mayo 2020

No, esta foto no muestra la instalación de una antena 5G camuflada

Por Laura Rodríguez Salamanca

La imagen fue capturada por el fotógrafo James S. Wood en Tucson, Arizona, en 2009, antes de que se implementara la quinta generación de telefonía móvil.

Desde hace varias semanas está circulando en redes sociales y en cadenas de mensajería privada una foto que supuestamente muestra la reciente instalación de una antena 5G camuflada en forma de cactus. La imagen ha sido compartida miles de veces y se ha adjudicado a países como Estados Unidos, Perú, Paraguay, y a regiones como la Selva Lacandona y San Luis Potosí, en México.

Algunos usuarios han escrito en las descripciones que la imagen evidencia la intención de ocultar este tipo de tecnología porque “es peligrosa para la salud”. Y algunos señalan como responsables del hecho retratado a Bill Gates, Donald Trump e, incluso, al Comité de Seguridad Estatal de la Unión Soviética, KGB, que dejó de operar en 1991. 

Pero la fotografía no es actual, no evidencia la instalación de antenas 5G (tecnología que no se ha comprobado sea peligrosa para la salud), ni corresponde a una operación de ocultamiento de redes de telefonía que se haga a espaldas de los ciudadanos.  

Hicimos una búsqueda inversa de la imagen con la herramienta de Google y encontramos varias entradas que usaron la foto en diferentes tamaños en 2016, 2013, 2012 y en 2011. Varias tenían créditos poco fiables y de otros portales. Pero un artículo publicado el 21 de enero de 2011 por Tucson.com, el portal web del periódico local Arizona Daily Star, incluía más información: le daba el crédito de la imagen al fotógrafo James S. Wood, que según según su página web, está radicado en Tucson, Arizona. También se fechaba la captura en 2009 y se ubicaba a la imagen en Sunrise Drive, una carretera de la misma ciudad de Estados Unidos. 

Nuestros colegas de AFP también le pusieron la lupa a la imagen y se comunicaron con Wood para confirmar que era el autor. “Yo tomé la fotografía, en 2009, mientras trabajaba como fotoperiodista en el Arizona Daily Star en Tucson, Arizona. (...) Vi que estaban instalando esta torre de telefonía móvil en las colinas de Tucson y pensé en que podía convertirse en una linda foto para el periódico (...). Esta torre y muchas otras como ella aún existen en Tucson (...) No existía el 5G en aquel momento”, respondió el fotógrafo por correo electrónico. 

Y es que, al ser fotografiada en 2009, no es posible que la antena haga parte de la red 5G. La razón: la implementación de esta tecnología se inició en Estados Unidos en 2018 en ciertas ciudades seleccionadas, como lo indica un artículo de Digital Trends, un reconocido sitio web estadounidense sobre tecnología. 

Además, de acuerdo con una publicación de CNN Business, en abril de 2019,  sobre las ciudades estadounidenses que contaban con acceso a la tercera generación móvil, para esa fecha Tucson aún no tenía disponible el servicio. 

Así mismo, es importante tener en cuenta que el camuflaje de antenas de telefonía móvil no es considerada una mala práctica en Estados Unidos, sino que se realiza con propósitos paisajísticos. Algunas ciudades tienen reglamentación por zonas, y comunidades en todo el país tienen el poder de solicitar a las compañías de telefonía celular declaraciones de impacto visual y acciones para disimularlo.

De hecho, Larson Camouflage, una de las compañías pioneras en la ‘industria de ocultación inalámbrica’ en Estados Unidos nació y tuvo sede en Tucson hasta 2019, cuando fue comprada por otra empresa de estructuras. Hasta 2016 había construido más de 3.000 proyectos de este tipo en todo el mundo. 

Finalmente, como ya hemos explicado, la tecnología 5G no es la causa de la pandemia de COVID-19.

Así que es falso tanto que la imagen retrate una “antena 5G” (pues fue tomada antes de que existiera esta tecnología), como es falso que el cactus artificial que se ve esté siendo usada para esconder la antena porque “es peligrosa para la salud”, ya que esta afirmación no tiene asidero.
 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 01 Julio 2020

No, la ONU no quiere ‘imponer’ el aborto tomando como excusa el coronavirus

Por Laura Castaño Giraldo

La información que se usa como prueba es de hace cinco años y fue utilizada por CitizenGO Latam para conseguir firmas para una campaña anti aborto

El portal CitizenGO Latam publicó a comienzos de junio una nota titulada “La ONU quiere imponer el aborto… con la excusa del coronavirus”. Esta fue compartida más de 25.000 veces en Facebook según lo que nos muestra la herramienta CrowdTangle. 

En ella, el portal dice que la Comisión de Población y Desarrollo de Naciones Unidas se reunió en mayo y en junio con el fin de “definir las prioridades del destino de los fondos recaudados para la reconstrucción del desastre provocado por el coronavirus”.

Según CitizenGO, de esas reuniones salió un supuesto “Borrador sobre población, seguridad alimentaria, nutrición y desarrollo sostenible en el contexto del coronavirus”, que demostraría que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) quiere imponer la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). 

Falso documento

Como prueba, el portal cita este párrafo del documento:

“Nosotros, los representantes de los gobiernos, con ocasión de la 53 sesión de la Comisión de Población y Desarrollo, en un momento de una crisis sin precedente provocada por el coronavirus nos comprometemos a asegurar para el 2030 el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo planificación familiar, información y educación y la integración de la salud reproductiva dentro de las estrategias y programas nacionales. Así mismo nos comprometemos a asegurar el acceso a la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos en sintonía con lo acordado en el Programa de Acción de la Conferencia de Población y Desarrollo y la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos emanados de dichas cumbres”.

Pero el documento que muestra el portal es falso, se trata de varios retazos, no de un documento oficial de la ONU. 

Lo primero que hicimos fue buscar el borrador del que habla CitizenGO con el fin de verificar su oficialidad porque es raro que en él no aparezca ningún sello ni firma que lo pruebe. Para ello, tomamos las primeras dos líneas y las utilizamos para hacer una búsqueda avanzada en Google, que solo nos arrojó enlaces de ese mismo portal o de otros que lo citan. 

Como no encontramos pistas allí, buscamos en la página de la ONU, pero tampoco encontramos el documento específico que adjunta CitizenGO. 

Sin embargo, nos dimos cuenta de que los fragmentos principales del párrafo aparecen en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción aprobado por la Asamblea General de la ONU el 25 de septiembre de 2015.

Fuente: Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible 

Con esto confirmamos que lo que cita CitizenGO sí lo planteó la ONU, pero lo hizo hace cinco años en un contexto que nada tiene que ver con el coronavirus. Además, si bien la información sí hace parte de uno de los documentos oficiales de esta organización, CitizenGO la malinterpretó.

El portal afirma que dicho organismo internacional quiere imponer el aborto. Sin embargo, en ninguno de los apartados se utiliza esa palabra ni se hace alusión específica a ella. Lo que dice la misma nota al final es que "en el lenguaje de Naciones Unidas, salud sexual y reproductiva significa aborto”. 

Pero eso no es cierto. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la salud sexual y reproductiva “entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no, cuándo y con qué frecuencia”.

También hay que tener en cuenta que la ONU no puede obligar a los Estados miembros a tomar decisiones de este tipo, pues es un organismo pensado para orientar y asesorar a los países sobre temas relacionados con derechos humanos, desarrollo, derecho internacional, entre otros. El único órgano de esta organización que toma decisiones de obligatorio cumplimiento es el Consejo de Seguridad.

De todos modos, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas informa que “los órganos internacionales de derechos humanos han calificado las leyes que penalizan el aborto como discriminatorias y como un obstáculo para que las mujeres tengan acceso a atención médica. Han recomendado que los Estados eliminen todas las disposiciones punitivas hacia las mujeres que se han sometido a abortos”. 

En resumen, es falso que la ONU quiera imponer el aborto tomando como excusa el coronavirus, pues esta organización no obliga a sus Estados miembros a adoptar sus sugerencias. Además, la información que supuestamente prueba estas intenciones está fuera de contexto y fue utilizada por la página CitizenGO para recolectar firmas para una campaña anti aborto.  
Nuestros colegas de La Silla Vacía también verificaron esta información con su detector de mentiras y su veredicto coincide con el nuestro.