Pasar al contenido principal

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Sábado, 01 Agosto 2020

No hay cómo saber si reabrir iglesias es ‘500 veces peor’ que días sin IVA

Por José Felipe Sarmiento

Aunque ambas medidas aumentan el riesgo de contagio de COVID-19, no hay datos que permitan confirmar o descartar la comparación que hizo entre ellas la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

En un foro virtual sobre la gestión de la pandemia de COVID-19, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López Hernández, dijo que la reapertura de iglesias en medio de esta emergencia “es una decisión que no tiene el menor sentido epidemiológico” y que “es peor que el día sin IVA, 500 veces”, afirmación que un grupo de 27 personas de una organización religiosa, por medio de un correo electrónico, le pidió chequear a Colombiacheck.

De acuerdo con el equipo de prensa de la administración distrital, la comparación “es solo una expresión”. En respuesta a la consulta de este portal sobre el sustento de la declaración, los principales argumentos de la Alcaldía fueron que “la población que va a estos espacios, en su mayoría, es la más vulnerable [frente a la enfermedad]: adultos mayores de 60 años”, y que “normalmente las iglesias aglomeran a muchas personas”.

No obstante, Colombiacheck encontró la afirmación inchequeable. No hay datos concluyentes que permitan comparar el riesgo de contagio entre estas posibles aglomeraciones y las que se presentaron en algunos almacenes con motivo de los días sin IVA decretados por el Gobierno nacional con el fin de reactivar el comercio, que se realizaron el 19 de junio y el 3 de julio (una tercera jornada, que estaba programada para el 17 de julio, fue aplazada para fin de año).

De hecho, esta calificación de inchequeable es la misma que concluímos en un chequeo a una comparación similar que hizo el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, para defender esa medida económica. “El efecto del día sin IVA que observamos es mucho menor incluso al de las 2.000 o 3.000 fiestas que tuvimos en un fin de semana”, le había dicho a la W Radio.

Varias de las razones que sustentan el resultado son las mismas. Ambos funcionarios compararon situaciones que reúnen tres factores que aumentan el contagio de acuerdo con expertas como la epidemióloga de enfermedades infecciosas Zulma Cucunubá, investigadora del Imperial College de Londres: sitios concurridos, espacios cerrados y contactos cercanos. Sin embargo, las características mismas de las aglomeraciones que se presentaron en los días sin IVA, sobre todo el primero, impiden estimar su impacto real y, por tanto, compararlo tanto con las fiestas como con las ceremonias religiosas.

Según una clasificación elaborada por la epidemióloga y científica de datos Silvana Zapata Bedoya con base en otros países, publicada por el Instituto Nacional de Salud (INS), el riesgo en supermercados es alto y en eventos religiosos, muy alto. Sin embargo, la farmacoepidemióloga Claudia Vaca, directora del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional, le dijo a Colombiacheck que algunas aglomeraciones que se vieron en los días sin IVA eran propias de eventos masivos de muy alto riesgo más que de compras normales en un supermercado.

Pantallazo gráfica INS

A pesar de eso, la investigadora de la Nacional advirtió que las jornadas de compras masivas que estimuló la medida tributaria fueron circunstancias “aleatorias y poco controladas” en las que “no era fácil” comprobar el cumplimiento de las medidas de seguridad como el uso de tapabocas y el distanciamiento. De esta manera, la evaluación de su posible efecto sobre los contagios se les escapó a los modelos epidemiológicos, que son el radar de las autoridades y la ciencia para seguir el comportamiento de la pandemia.

El epidemiólogo Andrés Fandiño Losada, investigador de la Universidad del Valle, coincide en que “es un día puntual, pero su probable efecto negativo se ha ido diluyendo con la liberación de actividades económicas que también ha venido ocurriendo”, a lo que se suma la variabilidad del periodo de incubación, por lo que las personas que adquirieron el coronavirus ese día y desarrollaron infección pudieron presentar sus primeros síntomas en un lapso de hasta dos semanas después. Esto hace difícil separarlas estadísticamente de quienes se contagiaron en diferentes fechas y lugares.

Por ejemplo, el analista de datos Jorge Galindo intentó determinar el impacto de los días sin IVA con base en la información pública disponible sobre los contagios que hubo en el país en esas fechas. Su conclusión, que publicó en un hilo de Twitter, fue que estos no permitían confirmar ni descartar un posible aumento de casos por esa causa. En consecuencia, escribió que “debe prevalecer el principio de precaución basado en la evidencia disponible sobre otros casos similares o en general: Sí sabemos que el supercontagio en espacios cerrados con mucha gente existe y es relevante”.

En general, los expertos se han pronunciado en oposición tanto a los días sin IVA como a la reapertura de iglesias por motivos similares, pero no han dicho que uno sea peor que el otro. Estos son algunos trinos al respecto de la doctora Cucunubá y sus colegas epidemiólogos Julián Fernández Niño, profesor de la Universidad del Norte, y Andrés Vecino, de la Universidad Johns Hopkins:

“Las iglesias funcionan como cualquier otro gran sitio de congregación, entonces es complicado abrirlas”, explica el profesor Fandiño. Recuerda, por ejemplo, el caso de la famosa paciente 31 de Corea del Sur, una supercontagiadora (hicimos un explicador sobre el término) que generó el brote más grande registrado en ese país al asistir a un templo en el que le transmitió el virus a decenas de personas que desencadenaron más de 5.000 casos.

Sin embargo, el docente de la Univalle también señala que eso sucedió en febrero, antes del establecimiento de las medidas más estrictas de distanciamiento por parte del gobierno coreano. El Ministerio de Salud de Colombia, en cambio, ya expidió un protocolo para mitigar el riesgo de contagios en eventos religiosos.

En cuanto a la presencia de adultos mayores en las ceremonias religiosas, un análisis del Departamento Nacional de Planeación (DNP) para asesorar la política pública de libertad de cultos, que fue expedida en 2018, dice que “las personas mayores de 65 años de edad tienen una mayor propensión a asistir regularmente a una iglesia, el 88 por ciento, esto es 30 puntos más que los menores de 24 años”, datos extraídos de la Encuesta de Percepción Ciudadana sobre el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018.

No obstante, también es cierto que el protocolo para el sector religioso dice que las personas de 60 años en adelante deben abstenerse de ir a los templos, igual que quienes tienen condiciones de salud que aumentan su vulnerabilidad ante el COVID-19. Entre tanto, la resolución referente a las medidas para el comercio, por ejemplo, no contiene esa recomendación para los clientes. Así que tampoco es seguro que la población de la tercera edad tenga muchas más probabilidades de contraer la enfermedad en las iglesias que en los días sin IVA.

En conclusión, la comparación de López carece de sustento. Aunque las dos medidas han sido criticadas por epidemiólogos, no se puede saber si una de las dos es mejor o peor que la otra, sobre todo por la dificultad para medir el impacto real de los días sin IVA.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 21 Diciembre 2020

No existen pruebas de una relación entre las farmacéuticas Glaxo y Pfizer con el “laboratorio chino de Wuhan”

Por Gloria Correa

La publicación también menciona a George Soros, Bill Clinton y la OMS en su teoría de conspiración acerca del COVID-19.

Un viralizado texto que ha circulado en el último mes por WhatsApp y en redes sociales (1, 2 y 3) asegura que existe relación entre "el laboratorio biológico chino de Wuhan" y las compañías farmacéuticas Glaxo y Pfizer, además afirma hay vínculos con otras empresas e involucra a George Soros y hasta a Bill Gates, pero todo se trata de desinformación.

laboratorio de wuhan , pfizer y glaxo

Colegas verificadores de la Red Internacional de Fact Checking (IFCN), como  Maldita y Newtral en España, Animal Político en México y la agencia de noticias AFP Uruguay verificaron el texto y encontraron que es falso, pues no hay pruebas que sustenten las conexiones y relaciones que el texto señala. 

A continuación recopilamos lo que nuestros colegas verificaron, como parte de las alianzas Latam Chequea y Coronavirus Fact: 

Al buscar el origen del mensaje viralizado en español, AFP explicó que se originó de un texto similar que se publicó en Facebook el 12 de noviembre en italiano por un Giuseppe Renda, quien al realizar una búsqueda en la red LinkedIn podría ser un empleado de Pfizer en Italia, por lo cual intentaron contactarlo para verificar la autoría del mensaje pero la respuesta fue fallida. 

El texto comienza afirmando que el "laboratorio biológico chino de Wuhan pertenece a Glaxo". Aquí el mensaje se referiría al Instituto de Virología de Wuhan, un importante centro de investigación situado en esta ciudad China, donde en diciembre de 2019  fueron detectados los primeros casos de COVID-19. 

El Wuhan Institute of Virology, (WIV, por sus siglas en inglés), se dedica principalmente a la investigación de virus agrícolas y microbios ambientales. Pero ha sido centro de múltiples teorías conspirativas y desinformación a lo largo de la pandemia. En chequeos previos (1 y 2)  hemos verificado desinformación que relacionaba erróneamente dicha institución con el origen del coronavirus. 

Pero el WIV no pertenece a ninguna compañía farmacéutica como Glaxo, sino que depende de la Academia China de Ciencias (CAS por sus siglas en inglés), que a su vez depende del Estado chino, según verificaron los colegas de Maldita. 

La página web del laboratorio en su reseña histórica señala que el antecesor del  Instituto de Virología de Wuhan (WIV), es la Academia China de Ciencias (CAS) y  fue fundada en 1956.  Inicialmente se nombró como Laboratorio de Microbiología de Wuhan, siendo una de las primeras instituciones nacionales establecidas después de la fundación de la Nueva China.

En el sitio web también reseñan: “en 2004, los gobiernos chino y francés firmaron un acuerdo de cooperación para combatir y prevenir nuevas enfermedades, destacando la cooperación activa entre China y Francia en la construcción de laboratorios de bioseguridad de alto nivel...para implementar el espíritu del acuerdo chino-francés, en 2005, el Instituto de Virología de Wuhan emprendió la tarea de construir un laboratorio nacional de bioseguridad de Wuhan, Academia de Ciencias de China. Con casi 10 años de incansables esfuerzos, el laboratorio completó las instalaciones físicas en enero de 2015”.

La construcción del actual WIV terminó en 2015 y contó entonces con la colaboración del Centro Internacional de Investigación en Infectología, una institución pública francesa. 

Por su parte el laboratorio de bioseguridad de nivel 4 (P4), que es la zona más sensible dentro del mismo WIV, ya que tiene el nivel más alto de biocontención, la bioseguridad nivel 4 (BSL-4), fue construido para preparar mejor al país para futuros brotes de enfermedades infecciosas, y está diseñado para estudiar los patógenos más peligrosos del mundo. 

Su puesta en marcha se hizo en 2018 según registró la agencia china de noticias Xinhuanet.  En dicha publicación también se enfatiza que el laboratorio pertenece a la CAS, pero en ningún momento se menciona a la farmacéutica Glaxo. 

Según la revista Nature, en 2017 también señalaban que la creación del laboratorio P4 del WIV, se aprobó en 2003 por parte de la Academia de Ciencias de China (CAS)  y se construyó con ayuda del Centro Internacional de Investigación en Infectología (CIRI) francés, pero tampoco se hace mención a financiación por parte de Glaxo.

Por otra parte,  la compañía farmacéutica Glaxo está integrada en GlaxoSmithKline (GSK), que es el resultado de la fusión de Glaxo Wellcome y SmithKline Beecham. Corresponde a  una empresa británica de productos farmacéuticos, productos de cuidado dental y de cuidado de la salud.

Los colegas de Maldita, preguntaron a la compañía GSK, sobre su conexión con el laboratorio de Virología de Wuhan, quienes les aseguraron que no son los dueños de dicha institución.

El viralizado mensaje continúa señalando que Glaxo (GSK) posee Pfizer, por la redacción podría también entenderse lo contrario, que Pfizer posee Glaxo, pero de ninguna manera la afirmación es cierta, ya que tanto, Glaxo como  Pfizer son dos compañías farmacéuticas diferentes e independientes. 

En diciembre de 2018, estas compañías sí anunciaron la creación de “una empresa conjunta” o “joint venture” en el área de cuidado de la salud, el proyecto consistía en la comercialización de productos farmacéuticos para el  "alivio del dolor, síntomas respiratorios, suplementos vitamínicos y minerales, salud digestiva, salud de la piel y salud oral terapéutica”. Pfizer y Glaxo también hacen parte conjunta de otra empresa similar, llamada ViiV Healthcare, orientada a desarrollar tratamientos para la infección por VIH. 

Pero como señalaron los colegas de Maldita, ambas farmacéuticas son compañías que cotizan en la bolsa y por lo  tanto su información es pública y se puede consultar  para Pfizer y para GSK, siendo evidente que ninguna de las compañías es accionista de la otra.

El principal accionista de Pfizer es el fondo de inversión Vanguard Group, que tiene un 8,12%, seguido de BlackRock con un 7,46% y State Street Corporation con un 5,2%. Pero no figura la farmacéutica Glaxo, como también señalaron los colegas de Newtral

Respecto a esa relación entre Pfizer y  GSK, desde GSK les respondieron vía e-mail  a los colegas Maldita: “la única relación que hay con Pfizer es la compañía joint venture que se ha formado para el área de consumo y la compañía ViiV Healthcare (centrada en VIH) que es una joint venture también entre Pfizer, Shionogi y GSK”.

Es así como no hay pruebas de que el laboratorio biológico de China, que señala la publicación y corresponde al Instituto de Virología de Wuhan, pertenezca a Glaxo (GSK), pues se trata de una institución científica pública China. Tampoco hay pruebas  de que las farmacéuticas GSK o Pfizer más allá de tener convenios, sean dueñas o accionistas la una de la otra.

Soros y los Gates

En el mensaje se afirma  que “Pfizer gestiona las finanzas de BlackRock, que por casualidad gestiona las finanzas de la Sociedad Abierta (Soros)”. Black Rock, es la principal gestora de fondos de inversión del mundo, por lo tanto, sí tiene participaciones en miles de empresas y una de esas es la farmacéutica Pfizer, además cuenta con miles de inversores, entre ellos, el magnate George Soros, dentro de su multitud de carteras, como señala AFP en su verificación. 

El texto continúa señalando que “la Sociedad Abierta (Soros), quien por casualidad se encarga de los intereses del francés AXA”, de esta relación no hay pruebas,en el sitio web de Open Society Foundations (Fundación Sociedad Abierta)  fundada por George Soros, no se hace mención a relaciones monetarias con la aseguradora francesa AXA, sólo hay una  publicación en la que es mencionada AXA como ejemplo de juicios de empresas para proteger su propiedad intelectual, según lo verificó AFP.

Y en las gráficas organizacionales de la aseguradora AXA no aparece la organización filantrópica de Soros. 

La publicación continúa su lista de nexos señalando que “Winterthur, la sociedad alemana de AXA, construyó el laboratorio chino, comprado accidentalmente por el alemán Allianz”, 

pero aquí hay varios errores, Winterthur Group, era una aseguradora suiza (no alemana) que sí fue adquirida por la aseguradora AXA en 2006

Y al realizar una búsqueda en google no se encuentran resultados sobre la supuesta construcción de un laboratorio en China por parte de la extinta empresa.

Por otro lado, Allianz, en su sitio web señala que tiene oficinas en diferentes ciudades chinas como Pekín, Shanghái y Cantón, pero no menciona a Wuhan ni a un laboratorio de la compañía dicha ciudad.

La publicación finaliza, señalando a Black Rock como accionista de Microsoft y Gates, este último de Pfizer y primer patrocinador de la OMS, lo cual tiene ideas verdaderas envueltas en falsedades. 

Sí es cierto que Pfizer ha recibido dinero del Fondo de Inversión Estratégica de la Fundación Bill y Melinda Gates, pues la fundación invirtió en la farmacéutica para ampliar el acceso de Sayana, su anticonceptivo inyectable, en los países en vías de desarrollo, señaló AFP. 

Así mismo, la Fundación de los Gates también informó en septiembre de 2020 que colaboraría con varias de las compañías que trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19.  Pero, los Gates ni su fundación están entre los principales accionistas de Pfizer.

La Fundación Gates sí se encuentra entre los principales contribuyentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y sus aportes representan el 11,65% del dinero que recibe el organismo, pero no es el “principal patrocinador”, ya que el dinero aportado por el gobierno de Alemania es mayor (12,18%).

En conclusión, no hay prueba alguna de que el Instituto de Virología de Wuhan sea propiedad de la compañía Glaxo, ni que ésta sea propietaria de Pfizer o viceversa. Tampoco se encontraron evidencias de vinculación entre las aseguradoras Winterthur y Axa con la construcción del laboratorio de Wuhan. Por otro lado, sí es cierto que la gestora de fondos BlackRock, posee acciones de Pfizer, y también tiene como inversores a George Soros, al igual que que muchas otras fortunas mundiales. Como también es cierto que Bill y Melinda Gates han invertido en Pfizer así como en la OMS, pero no son de los principales accionistas de dicha farmacéutica ni de la OMS.

Este mensaje, como muchas otras desinformaciones que hemos verificado, mezclan datos falsos con verdades manipuladas para llegar a una conclusión falsa.