Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 19 Agosto 2020

No hay pruebas de que vacuna de ARN ‘sobreescriba’ el ADN ni de que su aplicación cause alteraciones en la especie humana

Por Sania Salazar

No hay sustento científico ni biológico para asegurar que una vacuna de ARN causará que “en tres generaciones los humanos no puedan tener hijos” o que esos hijos no sean “humanos como los que conocemos actualmente''.

Una información que asegura que “160 médicos reunidos en Londres desaprueban vacuna anticovid porque cambiará nuestro ADN” (sic) circula en redes sociales.

La publicación asegura, además, que la vacuna es de ácido ribonucleico (ARN), que es la primera vez que se utiliza ese tipo de vacuna y que el ARN “sobreescribe nuestro ADN”. 

La publicación de redes sociales asegura que “si la vacuna que seleccionan proviene del laboratorio Moderna, que es la opción preferida por el Dr. Anthony Fauci, tendríamos una vacuna de ARN mensajero que nunca ha sido probada en animales. Además, el laboratorio Moderna nunca antes ha desarrollado vacunas y nunca ha elaborado nada para humanos en el pasado. Sin embargo, Moderna va a probar su vacuna directamente en humanos. Y si esto sucede, nuestros hijos seguramente no podrán tener hijos. Pero más allá de eso, no sabemos que podría ocurrirle a los hijos de nuestros hijos (segunda generación), pero lo que sí es seguro es que el genoma, el código genético, el ADN de la tercera generación (los hijos de nuestros hijos) no sería lo que es ahora. Es decir que ellos ya no serían humanos como nosotros ahora”.

Colombiacheck califica la información como cuestionable, pues las afirmaciones de la publicación carecen de sustento científico y no todo lo que se asegura del laboratorio que trabaja en la vacuna es cierto.

Pero Sergio Pulido, doctor en  microbiología molecular de la Universidad de Graz, Austria, e investigador asociado del Programa de estudio y control de enfermedades tropicales, Pecet, de la Universidad de Antioquia, explicó que “todas las vacunas y desarrollos que van hacia el ARN buscan tratar de simular con mayor precisión la naturaleza del virus, pero es, en general, el mismo concepto, meter un material genético, en este caso no es ADN, sino ARN, para que la célula produzca las proteínas del virus y esa producción estimule el sistema inmune para generar protección. Es el concepto general, no hay una gran diferencia entre ADN y ARN”. Pulido también precisó que hay asuntos técnicos que difieren, pero que no hay diferencias grandes.

Pulido ya le había explicado a Colombiacheck que se trabaja en vacunas genéticas hace más de 20 años y, por ahora, se han probado en animales y en humanos. No se han comercializado porque faltan pruebas para saber, precisamente, cuáles son los efectos en el ADN y por ende calificó de irresponsable asegurar que estas vacunas modificarán para bien o para mal el ADN.

Efectivamente, el laboratorio norteamericano Moderna trabaja en el desarrollo de una vacuna para COVID-19 a la que han llamado ARNm-1273, como lo informan en su página web.

“La vacuna mRNA-1273 se ha mostrado prometedora en modelos animales, y este es el primer ensayo que la examina en seres humanos”, informó Moderna el 16 de marzo pasado, cuando anunció el inicio del ensayo clínico fase uno en humanos.

Como ya lo había explicado Colombiacheck, el desarrollo de medicamentos o vacunas tiene diferentes fases, entre ellos los ensayos preclínicos en la que se deben hacer pruebas en animales antes de pasar a la fase clínica, que es en la que se hacen las pruebas en humanos. En el explicador titulado “¿Cómo se producen los medicamentos?”, tres investigadores coincidieron en que saltarse cualquiera de esas fases es un problema esencialmente ético porque no se sabe cómo va a afectar la sustancia resultante al paciente.

Además, hay que tener en cuenta que hay entes reguladores de estos procesos, en este caso la FDA, la Administradora de medicamentos y alimentos, agencia del gobierno de Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos.

Según la información de la página web de Moderna, el proceso más avanzado que tienen en vacunas es el de SARS-CoV-2, pero han llegado a la fase de ensayos clínicos en otros productos que no han comercializado.

Sobre la parte de la publicación que asegura que Moderna nunca ha desarrollado vacunas, Pulido dijo que eso no quiere decir que no sean capaces de hacerlo. Además explicó que Moderna se ha dedicado más a desarrollar productos y a vender esos desarrollos para que otras empresas se encarguen del resto del proceso y de su posterior comercialización.

Finalmente, Pulido explicó que aseverar que una vacuna de ARN hará que “la tercera generación, los hijos de nuestros hijos, no sean humanos” es absurdo. “Los humanos no llegamos a ser humanos en cien, trescientos o cuatrocientos años y no fue una sola mutación o no fue la modificación de una sola mutación, eso biológicamente carece de sentido porque los humanos nos demoramos millones de años de adaptación y selección natural. Esa teoría carece de argumento científico y biológico”, puntualizó.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 18 Agosto 2020

No se ha anunciado que Venezuela será el ‘primer país occidental en recibir la vacuna rusa contra el COVID-19’

Por Laura Rodríguez Salamanca

Con base en unas declaraciones del ministro de salud ruso sobre la vacuna del coronavirus, se difunde, falsamente, que a partir del 5 octubre el país euroasiático compartirá su desarrollo con Venezuela. Pero las publicaciones incluyen datos errados.

Desde hace algunos días se difunde en Colombia, a través de cadenas de WhatsApp y publicaciones de Facebook, que Venezuela será “la primera nación del mundo occidental en que se suministre la vacuna contra el COVID-19”.

Este tipo de publicaciones parten de un anuncio de “Mijail Murashko” [nombre a veces también escrito en el alfabeto latino como Mikhail Murashko], ministro de salud de Rusia, sobre el registro de la vacuna para sostener que, a partir del lunes 5 de octubre de 2020, ese país empezará a facilitar el desarrollo a “sus socios más allegados”, y que, por ende, “todo el pueblo venezolano gratuitamente comenzará a ser vacunado” a partir de la misma fecha.

Cadena vacuna rusa Venezuela

Pero en Colombiacheck verificamos esta información y encontramos que es falsa: incluye datos inexactos sobre las palabras de Murashko y agrega asuntos a los que él no se refirió y de los que tampoco hay rastro que hayan publicado Nicolás Maduro o el gobierno ruso. 
 
Revisamos el video original [que hace parte del archivo de Ruptly, la agencia de video de Russian Television] de las declaraciones del ministro del 1 de agosto en el que anunciaba, efectivamente, el inicio del proceso de registro sanitario de la primera de las vacunas desarrolladas en el país, en la que trabajaron el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el Ministerio de Defensa Ruso [como contamos en otro chequeo, este registro no implica que la vacuna esté lista para usarse y, además, la comunidad científica ha criticado fuertemente el anuncio]. 

Pero hallamos que algunos de los datos de este video no concuerdan con lo que se difunde en redes sociales. 

Primero, en la cadena se dice que “a partir del 10 de Agosto [la vacuna contra el coronavirus se empezaría a suministrar] a colectivos especiales Rusos (Médicos, Maestros, funcionarios de salud, Policías y demás órganos de seguridad, y aquellos trabajadores de industria y comercio esenciales, miembros y funcionarios del ejecutivo nacional)” (sic). 

Pero esto tiene varias imprecisiones. Los colectivos a los que se refirió el funcionario solo fueron los médicos y los maestros, no todos los que se enumeran falsamente. Así mismo, Murashko no estableció una fecha para el inicio de la vacunación de estos grupos, sino que dijo: “después de recibir la autorización de comercialización, las vacunas comenzarán a usarse. Paralelamente, cambiaremos los principios del sistema regulador, y comenzaremos en paralelo con la vacunación de grupos especiales”. Como explicamos en otro artículo, hasta el 11 de agosto Putin anunció la conclusión del registro. 

Además, la única vez a la que se refirió al 10 de agosto lo hizo para explicar que ese día empezaría un programa de vacunación, pero no contra el coronavirus, sino contra la influenza. “Paralelamente, nos estamos preparando para la temporada de gripe. Vladímir Vladímirovich Putin estableció la tarea de comenzar la vacunación oportuna contra la influenza y, a partir del 10 de agosto, comenzará el suministro de la vacuna contra la influenza a las regiones”, dijo casi al final del video. 

Segundo, en la cadena también se difunde que, de acuerdo con las mismas declaraciones del ministro, “a partir del lunes cinco de octubre de 2020 comenzará la vacunación masiva y gratuita a toda la población, momento en la cual se prevé igualmente que será facilitada a sus socios más allegados, y para el Mundo entero para aquellos que así le soliciten a partir del lunes 02 de noviembre (que casualidad vale, un día antes de las elecciones en los EEUU)” (sic). 

Pero ni el funcionario habló del 5 de octubre ni se refirió de ningún modo a la posibilidad de compartir la vacuna con sus socios o al resto del mundo justo para el momento de los comicios de su rival geopolítico. Dijo que planean que “la vacuna entre en un uso más amplio en el mes de octubre”. Pero no especificó el día. Y no habló más sobre el tema. Ni siquiera mencionó los términos socios o aliados. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos sí se llevarán a cabo el 3 de noviembre, pero el resto de la información que se atribuye al mensaje es falso. 

De hecho, como explicamos en otro artículo, Kirill Dmitriev, el director del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI por sus siglas en ruso) dijo el pasado 11 de agosto que Rusia ya ha vendido más de 1.000 millones de dosis a 20 países del mundo, pero no dio una lista de esos países, ni tampoco pista alguna de sus compradores.

También hallamos un artículo de la agencia de noticias rusa Tass fechado el 12 de agosto en que se explica que, de acuerdo con el embajador ruso en Venezuela, Sergei Melik-Bagdasarov, el país sudamericano podría ser uno de los países en donde se hagan los ensayos clínicos de la vacuna rusa. 

“Incluso antes de que se registrara Sputnik V (el nombre de la vacuna rusa - TASS), habíamos recibido una oferta de nuestros socios para participar en los ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus”, dijo el diplomático, según el medio. Pero también aclaró que “es demasiado pronto para discutir las fechas concretas para el suministro de medicamentos y vacunas COVID-19 a Venezuela”. 

Para confirmar la existencia de algún anuncio sobre este tema por parte del gobierno de Venezuela o Rusia, hicimos una búsqueda avanzada en Google con los términos ‘vacuna, Rusia, Venezuela’. Solo encontramos unas declaraciones de Maduro del 17 de agosto, que fueron replicadas por decenas de medios, en las que felicitaba a Rusia por haber registrado la vacuna y por planear ser el primer país en vacunar masivamente a su población, y anunciaba que sería el primer venezolano en ponérsela “para dar ejemplo” al resto de la población. 

Luego hicimos la búsqueda avanzada, pero esta vez en la cuenta de Twitter de Nicolás Maduro. Lo único que arrojó el buscador fue un mensaje del 12 de agosto con la felicitación de Maduro a Rusia, en el que se adjuntaba un comunicado de prensa en el que él mismo “agradece (...) este nuevo aporte a la humanidad”. 

También consultamos sobre el tema a nuestros colegas verificadores de Efecto Cocuyo, en Venezuela, y nos respondieron que aunque el país recibe donaciones de pruebas PCR y otros insumos de Rusia para manejar la pandemia, nos podían asegurar que Maduro no había hecho ningún anuncio respecto a una fecha para la distribución de la vacuna rusa. 

Finalmente, contactamos a un asesor de prensa del Ministerio de Salud de Venezuela. Pero nos respondió a través de WhatsApp: “no estamos autorizados a dar información alguna. Los voceros principales son el presidente y el vicepresidente de la República”. 

Entonces calificamos como falsa la cadena de WhatsApp, que también ha rotado en Facebook, según la cual todo el pueblo venezolano “comenzará a ser vacunado gratuitamente con la vacuna rusa contra el coronavirus el 5 de octubre de 2020 y será el primer país de occidente en recibir el desarrollo científico”. Esta información se basa en frases falsamente atribuidas al ministro de Salud de Rusia y en datos inexactos.