Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Octubre 2021

No, la FDA no dijo que las vacunas contra el COVID-19 matan a dos personas por cada vida salvada

Por Cindy A. Morales

La afirmación falsa no fue hecha por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), sino por un empresario que está en contra de las vacunas y que estaba en un evento de ese organismo.

“La FDA en su reunión virtual de ayer: “Fuimos engañados por (Pfizer) acerca de la seguridad de la vacuna… Los ataques cardíacos son 71 veces más altos que otras vacunas”, dice una publicación en Facebook compartida el pasado 21 de septiembre.

Mensajes similares también compartidos en esa red social y en Twitter han indicado que esa vacuna contra el COVID-19 “mata a dos personas por cada vida salvada”. Otros usuarios de Facebook señalaban que la afirmación la había hecho Steve Kirsch, “asesor del Comité de Vacunas Covid-19 de la FDA”.

FDA-Vacunas

Sin embargo, ni las declaraciones son de la FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, ni Kirsch es asesor de esta entidad, al contrario, se trata de un magnate de la tecnología que se ha convertido en un difusor de desinformación, como se muestra en este artículo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).  

 Las publicaciones comparten una captura de pantalla de una reunión virtual en YouTube del Comité asesor de vacunas y productos biológicos relacionados (VRBPAC, por sus siglas en inglés) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). La imagen indica que el evento se realizó el viernes 17 de septiembre y que se inició a las 8:30 a.m.

La afirmación no la hizo el FDA

En efecto, dicho evento virtual se llevó a cabo ese 17 de septiembre como se puede ver en su página de internet y en el canal de YouTube del Comité.

Sin embargo, es falso que las afirmaciones viralizadas provengan de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. En realidad, las realizó Kirsch, quien no es miembro ni trabaja para la FDA, como ese mismo organismo se lo confirmó al servicio de verificación de la agencia de noticias estadounidense Reuters - que forma parte de la red internacional de verificadores IFCN, a la que pertenece Colombiacheck-.

Kirsch participó en ese evento, como se puede ver a partir de las 4:20:15 horas del video, tras presentar una solicitud para hablar en la audiencia pública, que era una de las secciones de la actividad de la FDA y donde cualquier persona podía tener la palabra. Así quedó especificado en el comunicado de prensa de la FDA.

“Las personas interesadas pueden presentar datos, información u opiniones, oralmente o por escrito, sobre asuntos pendientes ante el comité”, indicó la agencia.

En su intervención, Kirsch se presentó a sí mismo como director ejecutivo del Fondo de Tratamiento Precoz del COVID-19 (CETF, por sus siglas en inglés), una plataforma que promueve el uso de medicamentos antivirales contra el nuevo coronavirus.

El empresario empezó su presentación diciendo que quería enfocarse en el “elefante en la habitación” del que nadie quiere hablar refiriéndose luego a que la vacuna Pfizer/BioNTech “mata a más personas de las que salva”. El magnate también afirmó que “los datos demuestran que los infartos son 71 veces más frecuentes con esa vacuna en comparación con cualquier otra”.

Kirsch cita varios documentos para sustentar su afirmación. El primero es un estudio publicado el pasado 28 de julio en medRxiv, un portal que distribuye informes preliminares sobre ciencias de la salud.

Dicho documento, que no ha sido revisado ni certificado por pares, dice que 18 participantes, de los 44.000 voluntarios que participaron de los ensayos de la vacuna de Pfizer/BioNTech, murieron durante los seis meses después de recibir la vacuna. Y que otros 16 fallecimientos se presentaron en el grupo que recibió el placebo. El estudio, sin embargo, aclara que las muertes no están vinculadas directamente con la vacuna y que ésta cumple con los requisitos para ser segura.

La vacuna COVID-19 de Pfizer es la única aprobada por la FDA en Estados Unidos. Las vacunas Moderna y Johnson & Johnson también se usan en ese país, pero bajo una autorización de uso de emergencia.

Los datos del VAERS en Estados Unidos

El magnate también cita al VAERS (Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas, por sus siglas en inglés). Esta base de datos es un sistema de advertencia temprana para monitorear eventos desfavorables ocurridos después de la vacunación. Cualquier persona vacunada puede hacer una notificación.

Dicho sistema es manejado por los  Centros para el Control y  la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y la FDA.

La página de los CDC, sin embargo aclara que “los informes de reacciones adversas enviados al VAERS después de la vacunación, incluidos los casos de muertes, no significan necesariamente que una vacuna haya causado un problema de salud”.

Y añade: “algunos informes pueden contener información incompleta, imprecisa, coincidente o no verificable (… ) La mayoría de los informes enviados al VAERS son voluntarios, lo que significa que están sujetos a parcialidades. Los datos de los informes del VAERS siempre deben interpretarse teniendo en cuenta estas limitaciones”.

Desde el 14 de diciembre, cuando empezó la vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos, 401 millones de dosis de vacunas se han aplicado en ese país, de acuerdo con cifras de OurWorldinData. De acuerdo con el VAERS, en ese mismo periodo “se han recibido 8.390 informes de muerte (0,0021%) entre las personas que recibieron una vacuna”, pero aclara que “una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, la autopsia y los registros médicos, no ha establecido un vínculo causal con las vacunas COVID-19”. 

Aún si todas las muertes registradas en el VAERS estuvieran relacionadas con la vacuna, la información dada por Kirsch sobre que de acuerdo con ese sistema “por cada vida salvada, dos personas mueren”, no coincide con los datos.

Sobre los paros cardíacos

El VAERS también ha recibido notificaciones sobre diversas enfermedades como Guillain-Barré, trombosis y anafilaxia, pero no hay datos sobre  ataques cardíacos. La única información relacionada con padecimientos del corazón son alertas de miocarditis y pericarditis.

De acuerdo con los CDC, al 29 de septiembre -fecha más reciente de actualización- “se han recibido 1.590 informes de miocarditis o pericarditis entre personas de 30 años o menos que recibieron la vacuna COVID-19. La mayoría de los casos se han notificado después de la vacunación con ARNm COVID-19 (Pfizer-BioNTech o Moderna)”.

De esas 1.590 alertas, se han confirmado 906 casos. Sin embargo, esa entidad advierte que “la mayoría de los pacientes con miocarditis o pericarditis que recibieron atención respondieron bien a los medicamentos, se sintieron mejor rápidamente y pudieron regresar a sus actividades diarias normales”.

Vacunas seguras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que vacunarse es una de las mejores formas para protegerse contra el COVID-19 y que todas las vacunas son seguras. “Las vacunas contra la COVID-19 protegen contra esta enfermedad porque inducen inmunidad contra el virus SARS-Cov-2 que la causa, es decir, reducen el riesgo de que este cause síntomas y tenga consecuencias para la salud”, explica el organismo sanitario.

En resumen, no es cierto que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) dijera que las vacunas contra el COVID-19 “mataran a más personas de las que salvaban”. La afirmación falsa la hizo el magnate de la tecnología Steve Kirsch durante una audiencia pública organizada por la FDA, pero de la que no es representante.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 10 Junio 2021

Vacunados contra COVID-19 no morirán en dos años y no lo dijo el Nobel Luc Montagnier

Por Gloria Correa

Una cadena de WhatsApp desinforma sobre la vacunación al mezclar falsas afirmaciones no dichas por el Nobel de medicina con otras imprecisiones que él sí dijo pero ante las cuales la evidencia científica hasta ahora ha demostrado lo contrario.

Una cadena de WhatsApp que ha circulado masivamente en las últimas semanas, transmite desinformación sobre las vacunas contra COVID-19, al atribuir falsos señalamientos a Luc Montagnier, quien fue premio Nobel de Medicina en 2008, pero además saca de contexto lo dicho por él en una entrevista a mediados de mayo de 2021 para desalentar la vacunación.

Publicaciones con contenido similar y con fragmentos de la entrevista han circulado en distintos idiomas en redes sociales como Facebook (1, 2, 3, 4, 5, 6) y Twitter (1, 2, 3, 4) así como en las plataformas Rumble y Odysee, alternativas a YouTube en donde han sido compartidas desde cientos a miles de veces.

etiqueta falso

La cadena de WhatsApp adjunta al final un enlace a Lifesitenews.com, un medio que publicó el 19 de mayo de 2021 una nota con extractos de la entrevista a Montagnier, pero allí también hicieron una aclaración, señalando:

“Si bien LifeSiteNews solo ha informado de lo que ha dicho Montagnier, otros científicos han rechazado, en los términos más enérgicos, su tesis de que las vacunas están causando variantes peligrosas. Montagnier no dijo que todos los que recibieron vacunas COVID-19 experimentales ‘morirían’ en dos años. Esta cita se le atribuyó falsamente en un meme de noticias falsas que se ha distribuido ampliamente”.

 

Medios de verificación de la International Fact Checking Network (IFCN), de la que hacemos parte, como Maldita, Newtral, Efecto Cocuyo, PolitiFact, Reuters Fact Check y Full Fact también verificaron como falsa esta desinformación, así como otros medios de comunicación de República Dominicana, India y Estados Unidos (1, 2 , 3) . 

Es importante señalar que este tipo de desinformación hace uso del sesgo de autoridad, según explicaron colegas de Efecto Cocuyo. Los sesgos son errores cognitivos y en este caso incentivan la creencia en información falsa. En el sesgo de autoridad se valora de manera excesiva las opiniones de un experto, aun cuando sus argumentos sean incorrectos.   

Así en esta cadena hacen uso del título de Luc Montagnier como científico ganador del Premio Nobel de Medicina, sin tener en cuenta que eso no garantiza que el francés sea experto en vacunas contra COVID-19. 

A continuación, lo que verificamos en Colombiacheck:

Luc Montagnier y lo que realmente dijo 

Luc Montagnier, es un virólogo francés que en 2008 compartió el Premio Nobel de Medicina con la bioquímica Françoise Barré-Sinoussi y el alemán Harald Zur Hausen. Montagnier y Barré-Sinoussi fueron galardonados por su papel en el descubrimiento del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), la causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), y Harald Zur Hausen por el descubrimiento del Virus del Papiloma Humano (VPH) y su relación con el cáncer de cérvix. 

Con el paso de los años Montagnier se ha ganado críticas de colegas académicos, ya que por ejemplo en 2017 se opuso a la obligatoriedad de ciertas vacunas en Francia. “Académicos y científicos franceses escribieron una carta abierta, alegando que uno de sus pares estaba usando el estatus de Premio Nobel para difundir mensajes de salud peligrosos fuera de su campo de conocimiento”, señalan colegas de Politifact sobre este hecho y así lo registró el periódico Le Figaro de Francia en esa fecha. 

Sumado a su posición antivacunas, se ha identificado que Montagnier es un defensor de la cuestionada “homeopatía”, y durante la pandemia también ha defendido que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio según una publicación que hizo en el repositorio de acceso abierto International Journal of Research of GRANTHAALAYAH. El francés es ahora conocido en el mundo científico “por ser anti-vacunas, pro-homeopatía y creer que el agua tiene memoria”, enfatizaron los colegas de Maldita.

pantallazo entrevista Montagnier

Fuente: https://archive.is/3WmPc

Montagnier dio una entrevista donde habló sobre el nuevo coronavirus y las vacunas a mediados de mayo de 2021, la cual fue difundida por diferentes portales como LifeSiteNews, Rair Foundation USA y en algunos casos lleva el sello de Hold Up, un documental que transmite desinformación al señalar que que el coronavirus es una “manipulación global” como lo reportó un medio belga.

Desde entonces, en redes sociales se compartieron extractos de esa grabación y se viralizó la cadena de WhatsApp en distintos idiomas con frases extraídas de tal entrevista, sumadas a falsas atribuciones al virólogo. Debido al revuelo mediático generado por las publicaciones sobre el tema en Rair Foundation, así como en LifeSiteNews, negaron que  el virólogo haya hecho la declaración de que los vacunados morirán en dos años. 

Vale señalar que según el directorio Media Bias Fact Check, que analiza el historial de publicaciones de medios, LifeSiteNews es calificada como “fuente cuestionable” y “de extrema derecha” por publicar frecuentemente historias muy a favor del cristianismo evangélico, las teorías de conspiración y la pseudociencia, y sucesivas historias verificadas como falsas. Por otro lado, la Rair Foundation USA (que también publica historias de ultraderecha), es parte del Movimiento Raeliano, una religión sin dioses que cree que seres extraterrestres crearon el mundo mediante ingeniería genética.

 En los vídeos de la entrevista de Montagnier tampoco hay evidencia de esas afirmaciones como lo verificaron los colegas de Maldita con traductores que revisaron las grabaciones y el mismo Montagnier lo desmintió posteriormente en otra entrevista al medio France Soir el 25 de mayo de 2021.

El virólogo sí dice en la entrevista inicial, entre otras cosas, que las vacunas COVID-19 han producido las nuevas variantes del coronavirus y que "la curva de vacunación es seguida por la curva de muertes gracias a la mejora dependiente de anticuerpos, lo que, crea una enfermedad más grave”. Pero tales aseveraciones han sido calificadas de imprecisas, por lo cual han sido aclaradas y desmentidas por expertos como explicamos a continuación. 

Las vacunas contra COVID-19 han demostrado prevenir miles de muertes

En la cadena comienzan atribuyendo falsamente a Montagnier la frase: “Todas las personas vacunadas morirán en 2 años. No hay posibilidad de supervivencia para quienes recibieron alguna forma de vacuna... No hay esperanza, ni tratamiento posible para quienes hayan sido vacunados. Debemos estar preparados para incinerar los cuerpos”. Pero en sentido, contrario a los erróneos señalamientos, la vacunación ya ha demostrado una reducción significativa en el número de muertos e infectados por COVID-19 en algunos países.  

En Israel donde la cobertura en vacunación abarca más del 50 % de la población total del país a junio de 2021, se ha evidenciado una disminución en las muertes por COVID-19 y en los hospitalizados con COVID-19 severo, según estudios publicados en las revistas científicas Nature y Journal of the American Medical Association y en el portal Our World in data. A continuación adjuntamos las gráficas con esas drásticas variaciones y el impacto de la vacunación en dicho país. 

vacunación Israel Our world in data

admisiones en UCI en Israel

muertes por covid19 Israel Our world in data

Fuente: https://ourworldindata.org/vaccination-israel-impact

En Reino Unido también publicaron un análisis del impacto en la mortalidad desde el inicio de la vacunación contra COVID-19 hasta marzo de 2021, donde establecieron que en ese período se previnieron gracias a la vacunación y las medidas de confinamiento un estimado de 9.100 muertes en personas de 80 años o más, 1.200 en personas de 70 a 79 años y 100 en personas de 60 a 69 años, lo que da un total de 10.400 muertes prevenidas por COVID-19 en personas de 60 años o más en dicho país.

Variantes del SARS-CoV-2 y las vacunas

La cadena de WhatsApp continúa con las siguientes afirmaciones de Montagnier: “Es un gran error, ¿no?. Un error científico y también un error médico. Es un error inaceptable… Los libros de historia mostrarán esto, porque es la vacunación la que está creando las variantes”, a pesar de que estas sí son afirmaciones de Montagnier de la entrevista de mediados de mayo de 2021, la evidencia científica ha demostrado hasta ahora que no son ciertas.

Las variantes de un virus, y no sólo las del COVID-19, son “errores de copiado” o mutaciones en su código genético que se dan durante su transmisión y que son identificadas al realizar la secuenciación genética a partir de muestras tomadas en diferentes regiones del mundo. Así se identifican ciertas características por las que dichas mutaciones pueden agruparse en variantes o linajes como ha ocurrido con las del nuevo coronavirus.

Desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, están monitoreando múltiples variantes del nuevo coronavirus, pero sólo cinco de preocupación, pues parecen propagarse más rápidamente. 

cdc variantes

Fuente:https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/variants/variant.html?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Fcoronavirus%2F2019-ncov%2Ftransmission%2Fvariant.html

Sin embargo, los científicos han señalado que tales variantes son el producto de mutaciones estimuladas por la propagación del virus y han aclarado que las nuevas vacunas protegen contra estas. 

“Hasta ahora, los estudios sugieren que las vacunas autorizadas actualmente funcionan sobre las variantes circulantes. Los científicos continuarán estudiando estas y otras variantes”, señalan desde los CDC. 

Las variantes de preocupación en estudio fueron detectadas antes de que iniciaran los planes masivos de vacunación, como se puede consultar en la página de los CDC.

Resultados de estudios publicados en las revistas Nature y New England Journal of Medicine han mostrado que las vacuna de Pfizer y Moderna son efectivas frente a algunas de esas nuevas variantes, así mismo resultados preliminares sobre la Corona Vac el biológico de Sinovac, mostraron que es efectiva frente a la variante P1 que fue detectada inicialmente en Brasil. 

Kartik Chandran, PhD y profesor en el Departamento de Microbiología e Inmunología del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York, explicó al medio estadounidense Heathline: “El virus siempre está mutando. Esto se debe a que es descuidado al copiar su propia información genética y comete errores cada vez que hace una copia. Se deduce que cuantas más copias hace el virus, más mutaciones adquiere”, dijo Chandran. 

“De vez en cuando, un mutante tiene algún tipo de ventaja, ya sea al poder crecer en una persona, propagarse de persona a persona y/o escapar de los anticuerpos que la persona está produciendo. Tal mutante podría competir con éxito con otros virus en la población y convertirse en una variante de preocupación. Pero muchas de las vacunas son tan efectivas para generar una respuesta inmune que pueden aplastar la mayoría de las variantes que están circulando actualmente ”, enfatizó Chandran. 

En el mismo sentido, la inmunóloga Matilde Cañelles, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en España, enfatizó a los colegas verificadores de Newtral:

“Las variantes del virus aparecen especialmente cuando este se está expandiendo sin control, es decir, cuando no se está vacunando contra el SARS-CoV-2. Pero por el momento lo que se ha visto es que las nuevas variantes surgen con bajos niveles de vacunación y no al contrario y que las vacunas frenan su aparición”.

“Otra cosa es que, cuando hay una población vacunada, pueden aparecer variantes que intenten evadir la respuesta inmune, algo que ha pasado con la gripe. Pero no ha ocurrido con las actuales. Es falso decir que las variantes que están ahora en circulación proceden de las vacunas”, concluyó sobre el tema Pedro Aparicio, catedrático de Inmunología de la Universidad de Murcia a Newtral.

El fenómeno ADE no se ha descrito en los vacunados contra COVID-19

Finalmente, la cadena incluye otras afirmaciones de Montagnier dadas en la entrevista: “Todos morirán por la mejora dependiente de anticuerpos. No se puede decir nada más. Muchos epidemiólogos lo saben y guardan silencio sobre el problema conocido como aumento dependiente de anticuerpos”, pero sobre estas aseveraciones hasta ahora no hay evidencia científica que las sustente.

El Antibody Dependent Enhancement o ADE, por sus siglas en inglés, que se traduce como “potenciación o aumento dependiente de anticuerpos” consiste en que en algunos casos muy raros después de que el cuerpo desarrolla anticuerpos o defensas contra un virus ya sea a través de las vacunas o tras recuperarse de la propia infección, si el sistema inmune se expone de nuevo al virus reacciona de forma exagerada e inadecuada.

Es decir, esos anticuerpos involucrados en el ADE no ayudan a la respuesta inmunológica normal del cuerpo para contener al virus si hay una nueva exposición, sino que pueden empeorar las cosas, aumentando la probabilidad de que la persona se infecte y desarrolle síntomas graves de la enfermedad, así lo explican desde Health Desk, una plataforma de científicos y divulgadores.

“Estudios previos de vacunas contra el virus sincitial respiratorio y el dengue revelaron riesgos de seguridad clínica en humanos relacionados con el ADE, lo que resultó en ensayos de vacunas fallidos”, explicaban desde la revista Nature en septiembre de 2020, resaltando la importancia de este fenómeno en la seguridad de las vacunas contra COVID-19 basados en esos antecedentes.

Pero actualmente no existen informes verificados o reportes de casos registrados en las bases de datos científicas como Pubmed o Litcovid de que se haya producido este fenómeno como resultado de las vacunas COVID-19, aunque sí hay múltiples publicaciones sobre la importancia de seguir monitoreando. Es decir, no se descarta aunque aún no ha aparecido de forma inevitable como señaló el francés.

Ángel Hernández, miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, explicó a Newtral que, en el caso de las vacunas contra la COVID-19, el riesgo de ADE es más teórico que práctico: “Es un fenómeno natural que sí se ha sido observado anteriormente en otros casos. Se va a vigilar, pero no constituye un riesgo real, que sepamos, hasta el momento”.

Y de igual forma Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, concluyó a Maldita: “Este fenómeno se da cuando los anticuerpos se unen al virus y facilitan la infección de las células, en lugar de neutralizar y dificultar la infección. Pero sólo se ha detectado en la vacuna contra el virus sincitial respiratorio y la del dengue. En el caso del COVID-19 no se ha documentado ni visto ningún caso. Tampoco la gravedad de la enfermedad se ha podido asociar con este fenómeno".

Así concluimos que esta cadena de WhatsApp desinforma sobre la vacunación al mezclar falsas afirmaciones no dichas por el Nobel Luc Montagnier con otras imprecisiones que él sí dijo pero ante las cuales la evidencia científica hasta ahora ha demostrado lo contrario. Además la vacunación contra COVID-19 ha reducido significativamente el número de contagios y muertes por esta enfermedad en países donde se ha logrado una cobertura masiva.

Para leer otros chequeos y explicadores sobre la pandemia, puede visitar nuestro especial Mentiras y  Verdades sobre el coronavirus en www.colombiacheck.com o también puede sugerirnos la verificación de alguna información sospechosa aquí