Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 26 Abril 2021

No, ‘médicos y enfermeras’ no serán enjuiciados por crímenes de guerra por la vacuna del COVID-19

Por Ana María Saavedra

Un cartel que circula en redes sociales amenaza a los y las trabajadoras de la salud con que podrán ir a juicio por crímenes de guerra por no informar a los pacientes sobre las vacunas.

Un mensaje en el que se asegura que los sanitarios, los médicos y las enfermeras podrían ir a juicio por crímenes de guerra por las vacunas circula en redes sociales.

Cartel con datos falsos sobre vacunación y crímenes de guerra

Este cartel, que tiene su origen en España, desde hace varios días ha sido compartido en redes sociales de Colombia. En Facebook, por ejemplo, lo publicaron con el mensaje: “Más responsabilidad por favor no somos conejillos de India Lean el Código Núremberg”. Sin embargo, el texto está repleto de mentiras mezcladas con artículos verdaderos para llegar a un conclusión falsa: la amenaza de los crímenes de guerra.

Nuestros aliados de Maldito Bulo, en España, verificaron la misma imagen el 9 de abril de 2021 y explicaron que se trataba de información falsa. En Colombiacheck también analizamos las afirmaciones del cartel y lo calificamos de falso.

La desinformación, según una herramienta a la que tenemos acceso gracias al proyecto 3PFC, una alianza con Facebook para combatir la desinformación, ha sido compartida en Colombia desde el 22 de febrero de 2021 por cuatro usuarios de Facebook diferentes y ha sido vista por más de mil personas.

Un "crimen de guerra"

El cartel tiene una advertencia en letras más grandes acerca de que los empleados de la salud podrán ser llamados a juicio por crímenes de guerra, lo que es falso.

Alejandro Jiménez Ospina, coordinador de Justicia Transicional del centro de estudios jurídicos y sociales Dejusticia, le explicó a Colombiacheck que lo primero que se debe tener claro es que para que haya un crimen de guerra debe existir un conflicto armado, internacional o no internacional, y que este haya sido cometido en el marco de ese conflicto. 

Así se explica en el Artículo 8 del Estatuto de Roma, que es el tratado fundacional de la Corte Penal Internacional, encargada de juzgar crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y crímenes de agresión. 

La pandemia causada por el coronavirus Sars-Cov-2 no es un conflicto armado, agrega Jiménez.

Miguel Vieito Villar, abogado especialista en derecho sanitario, citado por nuestros colegas de Maldita, también explicó que “los Convenios de Ginebra, con sus protocolos adicionales, no son aplicables a una situación de pandemia” como la actual de COVID-19.

La vacuna contra la COVID-19 no es "experimental"

Según el cartel, los médicos y enfermeras podrán ser llamados a juicio por los crímenes de guerra si no informan a los pacientes que la vacuna es experimental. En ese caso también es falso.

Colombiacheck aclaró en el Explicador: ¿Son seguras las vacunas del Covid-19? que las vacunas aprobadas para su uso han pasado por tres fases para su aprobación. 

Fases de desarrollo de una vacuna

Esas fases fueron siempre monitorizadas por Juntas de Monitoreo de Datos y Seguridad, mientras las pruebas estaban en curso y sólo si no había problemas de seguridad pendientes, se permitía el avance a la siguiente fase. Tal sistema de monitoreo está configurado para detectar todos los efectos secundarios más comunes asociados a las vacunas, así como los menos esperados que alertaran para detener los estudios.

Asimismo, como indicaron nuestros colegas de Maldita, hay una fase 4, la última de investigación clínica, y ocurre cuando está ya comercializada y se usa a gran escala.

En la falsedad de ese primer punto también coincide Diana Rocío Bernal, profesora de la Universidad del Rosario, especializada en derecho médico. En esta fase 4 en la que se encuentran las vacunas, que se están aplicando en el mundo, que fueron aprobadas con autorizaciones de emergencia por la pandemia, no se puede considerar que sean experimentales. “Hay otras vacunas que están en fase experimental, pero esas son las que siguen en proceso. Las que se están aplicando en el mundo ya no son experimentales”.

Código de Nuremberg y Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO 

En este caso, como muchas otras desinformaciones, el cartel usa elementos reales, los saca de contexto y le atribuye consecuencias falsas. En efecto, los puntos 2, 3 y 4, así como los artículos citados mezclan elementos falsos con verdades manipuladas.

El cartel también hace referencia a la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO y al Código de Nuremberg, que sí existen. El abogado Miguel Vieito Villar le explicó a Maldita que ninguno de los dos son textos legales. "No son leyes españolas, ni tampoco son convenios internacionales", sino que "forman parte de la bioética o de la deontología de los profesionales de salud".

Un documento de la Universidad del Rosario indica que “la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, como se infiere del propio título, fundamenta los principios en ella consagrados en las normas que rigen el respeto de la dignidad de la persona, los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Se trata de una declaración que resultó de la sesión de la Conferencia General de la UNESCO realizada en París el 19 de octubre de 2005.

La profesora Diana Rocío Bernal, por su parte, señala que si bien es cierto que los pacientes tienen derecho a ser informados sobre la vacuna, como se está haciendo, no se puede decir que por no hacerlo puedan ser llamados a juicio por crímenes de lesa humanidad o ser acusados en el ámbito penal.

“En el ámbito penal en principio podría decir que no, pero desde la perspectiva de derechos humanos hay dos teorías frente al uso de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO. Una dice que es un instrumento de buena voluntad, pero hay otros que dicen que ya para los Estados, así no los conviertan en una normativa, tiene carácter vinculante, pues le da unas pautas a los países e incluso se le considera fuente de nuevos derechos”, anota.

En cuanto, al consentimiento informado, “la Corte Interamericana de DD.HH. ha dicho que el consentimiento informado no es un simple documento, es un derecho. Pero de allí a que se pueda decir que por incumplir una pauta, que no se está incumpliendo en el caso de la vacunación, se pueda decir que se está cometiendo un crimen de guerra es una falsedad”.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 20 Marzo 2020

Covid-19 sí tiene síntomas similares a la gripa, pero es mucho más contagiosa

Por José Felipe Sarmiento

Frase del MinSalud es correcta: coronavirus puede producir síntomas parecidos a los de la gripa, pero Covid-19 es más peligroso por su grado de contagio.

Durante una entrevista el pasado 10 de marzo en la emisión de la mañana de Noticias RCN, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, dijo que la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, bautizada como Covid-19, “es como una gripa normal, pero con mayor compromiso pulmonar” y enseguida explicó que este último es la razón por la que puede derivar en afecciones más severas, como la neumonía.

No es el único espacio en el que el Gobierno ha hecho pronunciamientos similares. La página sobre la pandemia en el portal del ministerio dice que los coronavirus, como familia, “causan Infección Respiratoria Aguda (IRA), es decir gripa, que puede llegar a ser leve, moderada o grave”.

El pasado 8 de marzo, dos días después de que se confirmó el primer caso en Colombia, un comunicado de Presidencia también señaló que “los síntomas del coronavirus son similares a los de una gripa”. Quien hizo esa comparación ese día fue la directora del Instituto Nacional de Salud (INS), Martha Ospina, como quedó registrado en la cuenta de Twitter de MinSalud y en medios.

El símil, sin embargo, ha sido puesto en duda por las medidas que se han tomado en todo el mundo para contener el virus.

Como contamos en otro chequeo, incluso han circulado cuadros comparativos para diferenciar esta enfermedad de la gripa y el resfriado. Pero estos son cuestionables porque “no existen síntomas que puedan diferenciar de forma confiable el Covid-19 de otras infecciones respiratorias víricas”. Esta fue la explicación que le dio el infectólogo Mario Bárcena al portal de verificación español Newtral, de donde tomamos esa nota como parte de la alianza internacional #DatosCoronavirus.

En efecto, tras hablar con varios expertos, Colombiacheck califica la afirmación de Ruiz como ‘verdadera pero…’ porque, en términos generales, tiene razón en que hay un parecido. Lo que pasa es que el “compromiso pulmonar” del que habla no se presenta en todos los casos. El verdadero problema, según los especialistas, es que se trata de una enfermedad muy contagiosa, que puede colapsar el sistema de salud aunque afecte de forma grave a un porcentaje aparentemente bajo de personas.

Los parecidos

Justamente los síntomas son lo más parecido entre una gripa “normal” y la infección por coronavirus. “Son exactamente iguales a los resfriados comunes, como tos, moco, molestia en la garganta”, le dijo el médico infectólogo Carlos Álvarez a la revista Semana, entre otros medios.

Por supuesto, no es el único que hace esa afirmación. La Escuela Médica de la Universidad de Harvard también señala ese parecido en su página de actualización permanente sobre el coronavirus de la actual pandemia, igual que la epidemióloga Lisa Lockerd Maragakis, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en el portal de esta institución.

El médico Francisco Sarmiento, también epidemiólogo con máster en salud pública, dice que “se puede categorizar” al coronavirus como una gripa, aunque aclara que “siempre hay un nivel de detalle” entre los diferentes tipos de gripas y de coronavirus. De acuerdo con las fuentes consultadas por Colombiacheck, el ‘pero’ a la afirmación del ministro es que trató de hacer la diferenciación con un enfoque desacertado.

El internista y neumólogo Gonzalo Prada considera que centrar la comparación en el “compromiso pulmonar”, como lo hizo Ruiz, es un error. Reconoce que síntomas como la fiebre y el malestar general son similares en ambos casos, pero señala que la afectación de los pulmones “es variable de acuerdo a cada organismo”, o sea que puede presentarse en unos pacientes y en otros no; cuando lo hace, “es muy grave”.

La epidemióloga Sonia Alejandra Milanés comparte que la diferencia “no es tanto el compromiso pulmonar”. La especialista explica que el desarrollo de neumonía a partir de la infección con Covid-19, en la mayoría de los casos, es antecedido por una condición que predispone a que el paciente llegue a ese punto. Algunos factores son la edad por encima de los 60 años, tener otras enfermedades, como hipertensión o diabetes, o estar bajo un tratamiento que debilita las defensas del cuerpo, como el que tienen que hacer quienes han recibido trasplantes.

Además, Prada destaca que la influenza (gripa) también puede complicarse y dañar los pulmones en algunos pacientes. Así, más que la diferencia entre ambos tipos de enfermedades, es otro punto en común. Pero este sí las aparta de otra confusión, que es con el resfriado común, porque este “no presenta esas condiciones”.

El rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, que fue ministro de Salud y tuvo a Ruiz como viceministro, también asegura que los síntomas son el principal parecido entre la “gripa normal” y el nuevo coronavirus. Otras similitudes señaladas por el exfuncionario son algunos medios de transmisión de la enfermedad y los métodos de prevención (lavado de manos con agua y jabón, aislamiento social, etc.). En esto coinciden, en su mayoría, las demás fuentes consultadas por Colombiacheck, en particular las publicaciones de instituciones académicas estadounidenses ya citadas.

¿Entonces por qué tanto alboroto?

La diferencia clave entre el SARS-CoV-2, que ha causado la pandemia de Covid-19, y diferentes virus gripales tiene más que ver con su novedad y su alto grado de contagio.

Las diferencias

El diario estadounidense The New York Times resumió bien el problema en un artículo del pasado 2 de marzo: aunque la tasa de mortalidad exacta de la Covid-19 todavía es desconocida y, según las estimaciones científicas, podría ser similar a la de una gripe estacional severa, “incluso una enfermedad con una tasa de mortalidad relativamente baja puede tener un costo enorme si un gran número de personas la contraen”.

Según Prada, “el riesgo es el mismo”. La diferencia en este caso es que “la propagación ha sido muy rápida y ha producido muchas muertes en poco tiempo, pero la influenza también mata”. El neumólogo incluso recuerda que el año pasado tuvo tres pacientes jóvenes que murieron hospitalizados por esta causa. El exministro Gaviria también hace énfasis en que la gripa produce muchas muertes y el problema en este caso es el contagio.

“El problema es que, como nadie tiene inmunidad contra este nuevo virus, los volúmenes de personas que se enferman son mucho más altos”, explica el epidemiólgo Sarmiento. Si todos se contagian al mismo tiempo, esto es lo que puede hacer inmanejable la cantidad de enfermos para el sistema de salud, en especial los que requieren hospitalización, aunque estos sean, en teoría, alrededor de 5 por ciento (las cifras aún no están claras).

Aquí hay que recordar que la mayoría de las personas infectadas es asintomática, como 
explicó Ruiz en el noticiero. La proporción estimada es de 80 por ciento de los casos. Sin embargo, esto no evita que esas personas puedan contagiar a otras y, según los expertos, la tasa de transmisión de este virus podría ser muy superior a una gripa normal.

Por supuesto, la falta de inmunidad también tiene que ver con la inexistencia de una vacuna, que a su vez se debe a la novedad del virus. Por el contrario, sí hay una vacuna contra la influenza.

Estas diferencias son más claras que la planteada por el ministro. Sin embargo, la comparación que hace de la Covid-19 con la gripa es acertada en términos generales. Por eso Colombiacheck califica la afirmación como ‘verdadera pero…’.
 

Especial mentiras y verdades del coronavirus