Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 03 Febrero 2021

Petro malinterpretó la eficacia de las vacunas contra el COVID-19

Por José Felipe Sarmiento

El senador criticó el 66 por ciento de la vacuna de Janssen en contraste con los datos de otras farmacéuticas que comparó sin rigor, al tiempo que omitió lo más importante: todas evitan hospitalizaciones y muertes.

Según un trino que el senador Gustavo Petro publicó el 29 de enero, la vacuna contra el COVID-19 del laboratorio Janssen “ha resultado ser de las más ineficaces hasta ahora construidas”, mensaje al que le adjuntó un artículo de CNN en Español con un titular en el que se afirma que tiene un 66 por ciento de “efectividad” (término inexacto, porque la efectividad se refiere al uso de la vacuna en condiciones reales y no a los resultados de eficacia que se hacen en los ensayos clínicos controlados).

Trino de Gustavo Petro sobre eficacia de la vacuna Janssen contra COVID-19

Colombiacheck encontró que la afirmación es cuestionable porque la comparación no es rigurosa. Por la forma como se calculan, los porcentajes conocidos sobre la eficacia de diferentes vacunas no siempre miden lo mismo: pueden referirse a la prevención de casos leves, graves, muertes o incluso a la transmisión. Así, la comparación intuitiva entre ellos es inapropiada y deja por fuera información relevante para entender su verdadera utilidad.

Además, la cifra salió de un comunicado de prensa de Johnson & Johnson, la multinacional propietaria del laboratorio, porque el estudio completo todavía no es público. El 66 por ciento se refiere a la protección contra formas “moderadas y severas” de la enfermedad (a partir de dos síntomas leves o uno solo más delicado, como la falta de aire).

Sin embargo, la misma fuente dice que el resultado de eficacia es del 85 por ciento frente a evoluciones graves del COVID-19 (hospitalizaciones en cuidados intensivos o muertes, entre otras) en el primer mes después de la aplicación de la vacuna y que, después de otras tres semanas, la cifra aumentó al 100 por ciento. CNN también lo aclara en el contenido de la nota que Petro enlazó en su publicación e incluso lo incluyó en el titular más tarde.

El químico farmacéutico experto en vacunas David Bautista, profesor de la Universidad de Antioquia, afirma que la eficacia de la vacuna de Janssen en los dos escenarios planteados es “muy alta”. Señala que cualquier valor por encima del 50 y el 80 por ciento, respectivamente, sirve para disminuir la presión que la pandemia ha creado sobre los sistemas de salud y salvar vidas.

Lo que sí advierte el docente es que el énfasis en esos valores “confunde a la gente”. Por eso señala que “lo que de verdad debe importarnos” es que todas las vacunas han reducido en más del 90 por ciento la probabilidad de que las personas sean internadas en unidades de cuidados intensivos (UCI) o mueran por complicaciones de la infección.

Aunque la operación matemática para el cálculo de la eficacia es igual, los criterios de evaluación en las pruebas de las vacunas tienen algunas diferencias entre farmacéuticas y eso dificulta las comparaciones entre porcentajes específicos, como la que hizo Petro. No obstante, los resultados sí permiten inferir que las diferentes opciones de vacunas para prevenir el COVID-19 que han superado de forma exitosa la tercera fase de los ensayos clínicos son útiles para prevenir los peores desenlaces de esa enfermedad.

Ese es el caso de todas las que el Gobierno Nacional ha anunciado que se usarán en Colombia. Aparte de la compra de 20 millones de dosis surtidas por medio del Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 (Covax), el portafolio detallado por el Ministerio de Salud está compuesto por:

  • Janssen: 9 millones de dosis para el mismo número de personas (es la única de una sola aplicación).
  • Pfizer-BioNTech: 10 millones de dosis para 5 millones de personas.
  • Moderna: 10 millones de dosis para 5 millones de personas.
  • AstraZeneca-Universidad de Oxford: 10 millones de dosis para 5 millones de personas.
  • Sinovac: 2,5 millones de dosis para 1,25 millones de personas.

Sobre la vacuna de Pfizer y BioNTech, la información que dan los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos es que los ensayos han arrojado una eficacia de 95 por ciento contra cualquier síntoma y “se espera que también prevenga hospitalizaciones y muertes” incluso al 100 por ciento, aunque se advierte que no hay certeza sobre la cifra exacta.

La situación es similar con Moderna. El dato es del 94,1 por ciento en la prevención de cualquier forma sintomática de COVID-19. De acuerdo con los CDC, esto permite inferir su utilidad para prevenir las hospitalizaciones y las muertes, a pesar de que se reportaron algunas en sus pruebas clínicas (en menos del 0,001 por ciento de los vacunados).

Para el producto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, la eficacia frente a cualquier síntoma en sus estudios dio 70,4 por ciento (aunque varió entre 62,1 y 90 por ciento porque probaron diferentes cantidades para la primera dosis en diferentes grupos). Además, no presentó ningún caso de hospitalización o muerte entre sus vacunados, frente a 10 casos entre las personas que recibieron un placebo.

Por último, la de Sinovac ha reportado una eficacia incluso más baja que la de Janssen en términos generales, del 50,4 por ciento, frente a COVID-19 “leve y severo”. Sus datos son muy variables entre países, pero la muestra más grande es de Brasil, donde ningún vacunado ha tenido que ser hospitalizado.

Entre tanto, quedan abiertas otras preguntas que se están investigando sobre el efecto de la vacunación en la transmisión del virus. 

En cuanto a las mutaciones de éste, el profesor Bautista asegura que “no hay que alarmar tanto a la gente con eso porque es muy probable que las vacunas sigan sirviendo”. Incluso algunos de los estudios clínicos se han hecho, al menos parcialmente, en los países donde se han originado las tres variantes de interés que hay en este sentido: el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

Finalmente, el investigador destaca que “hay aspectos más relevantes que la eficacia” a la hora de evaluar las vacunas, desde variables logísticas como el número de dosis o las temperaturas de refrigeración hasta cuestiones farmacológicas como las posibles contraindicaciones para ciertas personas. De ahí, la importancia de que el país tenga un portafolio diversificado, como lo han señalado las autoridades y reconoce el docente.

La crítica de Petro es cuestionable porque reduce el análisis a la eficacia y, además, la compara de forma inapropiada porque no tiene en cuenta los diferentes tipos de protección a los que se refiere cada porcentaje. Colombiacheck le preguntó a su equipo de comunicaciones si tenía fuentes adicionales o alguna aclaración que hacer con respecto a su trino, pero no dio respuesta.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 24 Noviembre 2020

En Archivo: Bill Gates no dijo que ‘miles de personas morirán con la vacuna’ contra COVID-19

Por Ana María Saavedra

En redes se viralizó una desinformación vieja en la que le atribuían unas declaraciones a Gates acerca de las vacunas.

Una vieja desinformación acerca de Bill Gates y la vacuna del coronavirus COVID-19 volvió a rotar en las redes sociales, tras los anuncios sobre el estado de varias de las vacunas, que se encuentran en la fase 3, y en los que habla de porcentajes de eficacia.

Se trata de una nota titulada Bill Gates reconoce que miles de personas morirán con la vacuna del coronavirus y publicada por un portal argentino llamado frecuencia latina y que volvió a viralizarse en las últimas semanas en Facebook.  Según una plataforma a la que tenemos acceso por una alianza en la lucha contra la desinformación, la nota ha sido compartida en las últimas 34 horas en Colombia, 894 veces y vista por aproximadamente 18.000 personas.

En la nota se asegura que  en una entrevista reciente que Bill Gates brindo en el canal CNBC de los Estados Unidos, reconoció públicamente un dato terrorífico y aconseja a los gobiernos a que se protejan legalmente de las muertes que necesariamente van a ocurrir culpa de la vacuna contra el COVID-19. En dicha entrevista, Gates afirma que las actuales vacunas no funcionan en los ancianos, por lo que la vacuna contra el COVID-19 tiene que ser verdaderamente efectiva y proteger a ese segmento de la población. Sin embargo, vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes, por lo que hay que apuntar a la menor cantidad de muertes posibles por la vacuna”.

En Colombiacheck les contamos que esa desinformación ya había sido verificada en la nota Bill Gates no dijo que ‘miles de personas morirán con la vacuna’ contra COVID-19, publicada en mayo pasado. En esta nueva nota retomamos ese chequeo.

El 25 de abril de 2020, el portal Pablo Muñoz Iturrieta publicó un artículo titulado “Gates reconoce que miles de personas morirán con la vacuna”, que señala supuestas afirmaciones que hizo el magnate norteamericano Bill Gates en una entrevista para el canal de televisión CNBC, el 9 de abril, sobre las consideraciones que habría que hacer acerca de la futura vacuna contra el COVID-19. 

Al buscar las afirmaciones que se le atribuyen a Gates en el texto, encontramos una entrevista de 27 minutos, publicada en Youtube el 9 de abril de este año, con la periodista Becky Quick, de CNBC. En la entrevista, Quick le pregunta a Gates por aspectos filantrópicos, científicos y económicos de la pandemia del coronavirus.

Contrastamos las afirmaciones que hizo Gates en esa entrevista con las que le atribuye Pablo Muñoz Iturrieta. Esto encontramos:

 

Gates no dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes”

En el artículo del portal Pablo Muñoz Iturrieta se asegura que Gates dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes, por lo que hay que apuntar a la menor cantidad de muertes posibles por la vacuna”. Perseguimos esta frase durante todo el video, pero terminamos por concluir que dicha atribución es falsa. 

Además, según el portal, el empresario estadounidense dijo que lo ideal sería “lograr que solo 1 de cada 10 mil personas vacunadas muera”. Pero Gates tampoco dijo esto.

En el minuto 12:13 de la entrevista con CNBC, sí dijo: “Ya sabes, si 1 de cada 10.000 personas tiene efectos secundarios, eso es que 700.000 personas sufrirán de eso”, al discutir por qué es necesario y difícil desarrollar una vacuna que funcione, sin generar mayores complicaciones, para las personas mayores. 

En su publicación en su blog Gates Notes, el empresario lista algunos aspectos que las personas necesitan, según él, saber sobre la vacuna contra el COVID-19, como que “algunos efectos secundarios menores (como fiebre leve o dolor en el lugar de la inyección) pueden ser aceptables, pero uno no desea inocular a las personas con algo que los enferma”. 

Gates no dijo que “las vacunas actuales no funcionan realmente en los ancianos”

Lo que sí dijo fue que “la eficacia de las vacunas en la gente mayor es siempre un gran reto. Resulta que la vacuna contra la gripe no es tan efectiva en personas mayores”.

Esto lo mencionó en el minuto 11:39 del video, luego de que se le preguntara por el tiempo que falta para que exista una vacuna contra el COVID-19. Por esto, también dijo que “claramente necesitamos una vacuna que funcione en el rango de edad superior porque tienen mayor riesgo…”

Es decir, no dijo que las vacunas no funcionan en personas mayores, sino que es más complicado crear una y son menos eficaces.

Esto lo mencionó posteriormente en la publicación que hizo el 30 de abril de 2020 en Gates Notes: “Entre más viejo seas, menos eficaces serán las vacunas. Tu sistema inmunitario, como el resto de tu cuerpo, envejece y es más lento para reconocer y atacar a los invasores. Ese es un gran problema para una vacuna COVID-19, ya que las personas mayores son las más vulnerables. Necesitamos asegurarnos de que estén protegidos”. 

Gates no dijo que “la vacuna va a ser obligatoria”, ni “que la cantidad de personas que van a morir por la vacuna contra el COVID-19 ... en el mejor de los casos sobrepasará las 770,000 muertes”

En la entrevista no se dice que la vacuna vaya a ser obligatoria, ni tampoco que las personas que morirían por ella serán motivo para que los gobiernos ofrezcan indemnizaciones. Mucho menos se arroja el dato de que habrá más de 770.000 muertes.