Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 24 Junio 2021

Petro y la médica Corcho desinforman sobre vacunación en Colombia y donaciones de Estados Unidos

Por José Felipe Sarmiento

Con datos falsos, el senador y la vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana criticaron la diplomacia colombiana en medio de la pandemia.

Dos trinos que citaban una noticia del portal Pulzo titulada “Colombia, fuera de los 92 países que recibirán 500 millones de vacunas que donará EE. UU.” causaron polémica en Twitter el 10 de junio de 2021: uno del senador de la coalición Colombia Humana, Gustavo Petro, y otro de la vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana, Carolina Corcho.

El congresista afirmó: “Hace unos meses pedí que se hiciera una diplomacia de vacunas y no una diplomacia ideológica. No fue así. Ahora somos de los últimos países en vacunación”. El mensaje fue retuiteado más de 2.000 veces.

La psiquiatra, por su parte, aseguró: “Los costos que pagamos los colombianos, por la decisión gubernamental de intervenir en las elecciones de EE. UU. en favor de un bando. Frente a los procesos electorales de otros países, un gobierno debe comportarse como jefatura de estado, en respeto a la soberanía. Biden nos respondió”. Tiene 1.000 retrinos.

Dado este impacto y algunas solicitudes de chequeo (1, 2, 3, 4), Colombiacheck revisó la veracidad de ambos mensajes y encontró que son falsos. El de Petro no coincide con los datos internacionales sobre vacunación y el de Corcho desconoce los criterios para la conformación de la lista de países beneficiarios de la donación a la que se refiere.

Últimos en vacunación

FALSA

En su reacción a la noticia, Petro aseguró que “ahora somos de los últimos países en vacunación” como consecuencia de que no se hizo una “diplomacia de vacunas”. Además, recordó que en mensajes de meses anteriores le había reclamado al gobierno de Iván Duque, también a través de Twitter (1, 2, 3), por las relaciones internacionales con los países productores de biológicos y por su posición frente a la liberación de patentes.

Trino de Petro con afirmación falsa sobre vacunación contra COVID-19

Su análisis, sin embargo, parte de un dato falso. Colombia, si bien no va tan adelantada como ha dicho el presidente (como lo determinó un chequeo del 31 de mayo), tampoco hace parte de los países más rezagados del mundo en la vacunación contra el COVID-19.

Colombiacheck le escribió al equipo de prensa del senador Petro para determinar exactamente a qué variable se refería pero nunca recibió respuesta. Así que este portal comparó por el porcentaje de población completamente vacunada que había para la fecha en la que él publicó el trino, de acuerdo con los datos oficiales recopilados por la plataforma estadística Our World in Data.

En ese momento, 10 de junio, Colombia tenía al 7 % de su población completamente vacunada. Entre tanto, el mundo llevaba el 9 %, pero concentrado sobre todo en los países más ricos (ese día aumentó casi tres puntos porcentuales, en gran medida por la adición de 223 millones de personas en registros represados de China).

En América Latina, Colombia estaba (y sigue hasta el 23 de junio) en la mitad de la tabla. Era el noveno de 17 países con datos de ese día o las fechas disponibles más cercanas. Mientras tanto, Chile y Uruguay, líderes indiscutibles de la región, iban por el 47 y 32 % respectivamente. Al otro extremo, Honduras, Guatemala y Venezuela seguían muy por debajo del 1 %.

Además, hay que hacer la anotación de que México y Brasil, ambos con 11 %, llevaban un mejor balance a pesar de tener muchos más habitantes. No obstante, otros cinco países por encima de Colombia en inmunizaciones completas (Uruguay, República Dominicana, El Salvador, Costa Rica y Panamá) tienen menos de la quinta parte de su población.

El desempeño colombiano ha sido ligeramente superior al de Argentina, que tiene un tamaño poblacional similar pero empezó a vacunar mes y medio antes. El 10 de junio, los dos países suramericanos se disputaban el tercer y cuarto puesto entre todos aquellos en los que habitan entre 40 y 60 millones de personas.

Este grupo de 10 países con datos disponibles en Our World in Data lo encabezaban de lejos España (26 % de población completamente vacunada) e Italia (23 %). Corea del Sur se acercaba a Colombia y Argentina con un 5 % en el quinto lugar (días más tarde, el porcentaje de surcoreanos vacunados superó al de argentinos y los colombianos tomaron ventaja sobre ambos). Los demás, en general economías pobres, no llegaban al 1 %.

Así que Colombia está muy por encima de “los últimos en vacunación” en las diferentes comparaciones, a pesar de que tampoco está entre los líderes. Por lo que es falso que “somos de los últimos países en vacunación”, como publicó Petro.

El cobro de Biden

FALSA

Según la médica Carolina Corcho, el presidente Joe Biden “nos respondió” con la exclusión de Colombia en el grupo de 92 países beneficiados por las donaciones de 500 millones de dosis, “por la decisión gubernamental de intervenir en las elecciones de Estados Unidos en favor de un bando”.

Trino de Carolina Corcho con afirmación falsa sobre donación de vacunas COVID de Estados Unidos

Hay que tener en cuenta que el mandatario demócrata, que se posesionó el 20 de enero de 2021, no ha tenido ninguna comunicación hasta el momento con Duque. La indiferencia de Washington llega después de que algunos sectores del partido del jefe de Estado colombiano, el Centro Democrático, hicieron campaña a favor de la fallida candidatura a la reelección del republicano Donald Trump, en las elecciones estadounidenses de 2020.

Aun así, la afirmación de la vicepresidenta de la Federación Médica es falsa. Los criterios para la asignación del paquete de 500 millones de vacunas donadas por Estados Unidos, al que se refiere la noticia que compartió, están claros y no dependen del vaivén de la diplomacia bilateral, como ella lo pretende mostrar. En cambio, Colombia está en la lista de otro paquete de donaciones que sí da un mayor margen para ese tipo de análisis.

Es necesario aclarar que Colombiacheck se comunicó con Corcho, quien amplió sus argumentos de su afirmación. Sin embargo, tras cuestionar el interés público de la verificación y asegurar que las solicitudes estaban motivadas por una pelea política de cara a las elecciones de 2022, se negó a ser citada en el chequeo.

El comunicado con el que la Casa Blanca anunció la donación es claro. Los 92 países de ingresos medios y bajos que serán beneficiados son los “definidos por el Compromiso Anticipado de Mercado de Covax [Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19] de GAVI”, una alianza mundial en pro de la equidad en el acceso a la inmunización.

Esa lista está establecida desde julio de 2020, tres meses antes de los comicios en los que ganó Biden. “Incluye a todas las economías con un producto interno bruto (PIB) per cápita inferior a 4.000 dólares estadounidenses más otras elegibles por la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial”, explicó en su momento la organización. Así los países elegidos fueron los siguientes:

  • Ingresos bajos: Afganistán, Benín, Burkina Faso, Burundi, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Eritrea, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, República Democrática Popular de Corea [del Norte], Liberia, Madagascar, Malawi, Malí, Mozambique, Nepal, Níger, Ruanda, Sierra Leona, Somalia, Sudán del Sur, República Árabe Siria, Tayikistán, Tanzania, Togo, Uganda, República de Yemen.
  • Ingresos medianos bajos: Angola, Argelia, Bangladés, Bután, Bolivia, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Comoras, República del Congo, Costa de Marfil, Yibuti, República Árabe de Egipto, El Salvador, Esuatini, Ghana, Honduras, India, Indonesia, Kenia, Kiribati, República Kirguisa [Kirguistán], República Democrática Popular Lao [Laos], Lesoto, Mauritania, Estados Federados de Micronesia, Moldavia, Mongolia, Marruecos, Myanmar [Birmania], Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Islas Salomón, Sri Lanka, Sudán, Timor-Leste, Túnez, Ucrania, Uzbekistán, Vanuatu, Vietnam, Cisjordania y Gaza, Zambia, Zimbabue.
  • Otras opciones elegibles para la AIF: Dominica, Fiyi, Granada, Guyana, Kosovo, Maldivas, Islas Marshall, Samoa, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Tonga, Tuvalu.

Colombia no aparece porque su PIB per cápita está por encima de los 6.000 dólares. Según las propios datos del Banco Mundial, la última vez que esa cifra estuvo por debajo de 4.000 fue en 2006.

Colombia hace parte del fondo, pero como país autofinanciado. Sus adquisiciones no son subsidiadas como las de los 92 de la lista ya citada, porque no cumple los requisitos ese beneficio. Sus ingresos son más altos. Así lo aclararon el médico economista Andrés Vecino Ortiz y el abogado Johnattan García Ruiz, investigadores respectivamente de la Universidad Johns Hopkins y de la Escuela de Salud Pública de Harvard, ambas en Estados Unidos.

Trino de Andrés Vecino en el que corrige a Carolina Corcho

Es más, el país fue el primero de América que recibió un cargamento de Covax, el 1 de marzo, y ya le han llegado casi 3,3 millones de vacunas (entre BioNTech-Pfizer y Oxford-AstraZenca) por la misma vía, de acuerdo con el tablero de seguimiento elaborado por la epidemióloga Silvana Zapata Bedoya. En total, espera recibir 20 millones de dosis contra el COVID-19 de esa bolsa.

Al tiempo, Colombia sí está entre los beneficiados de otro paquete de vacunas donadas por Estados Unidos. Este se compone de 80 millones de dosis. El 75 % tendrá a Covax como intermediario y el otro 25 % será de entrega directa.

En este caso, los criterios son más amplios y no estaban preestablecidos, a diferencia de los 500 millones de dosis mencionados en el titular de Pulzo en el que Corcho basó su trino. La misma administración Biden hizo los anuncios por aparte. El primero, sobre los 25 millones de vacunas iniciales, fue una semana antes del citado por la psiquiatra, el 3 de junio, y el segundo se dio a conocer el 22 de junio.

“Primero pusimos las dosis a disposición de nuestros vecinos más cercanos: Canadá y México. Nuestro enfoque de distribución prioriza a América Latina y el Caribe per cápita”, comunicó el gobierno estadounidense en la primera ocasión.

“Donar con criterios de asignación per cápita es lo mismo que hace Covax, que (subsidiado o no) provee 20 % de las vacunas. La razón es lograr una mejor priorización con una oferta limitada”, explica Vecino.

En particular, Colombia ya estaba desde ese entonces entre los países de la región que se repartirán 6 millones de vacunas que se distribuirán por esa alianza. En las mismas condiciones, se repartirán 7 millones entre algunos beneficiarios en Asia y 5 millones en África.

Para Vecino, el uso de este mecanismo como intermediario tiene dos razones. “Una es logística, porque Covax tiene una infraestructura de distribución y un sistema de priorización establecido. La segunda puede ser política: enviar una señal de que este gobierno [el de Biden] quiere cooperar con los esfuerzos de la comunidad internacional”, afirma.

Según la Casa Blanca, otras 6 millones de dosis serían compartidas “directamente con los países que las necesitan, los que están experimentando olas [de contagios], los vecinos más próximos y aquellos que han solicitado la ayuda inmediata de Estados Unidos”.

El grupo lo componían México, Canadá, Corea del Sur, Palestina, Ucrania, Kosovo, Haití, Georgia, Egipto, Jordania, India, Irak, Yemen y los trabajadores de primera línea de las Naciones Unidas. Algunos de los integrantes también están entre los priorizados para las donaciones a través de Covax en las que está Colombia y, además, son subsidiados por ese mecanismo, por lo que aparecen en las tres listas.

Colombia es uno de los países que se unieron a este tercer grupo en el segundo comunicado, con posterioridad al trino de Corcho. Esto termina de demostrar la falsedad del trino de la médica, que desde el principio ignoró los criterios con los que se elaboró la lista de beneficiarios en 2020 y se los atribuyó a motivos que no tenían nada que ver, omitiendo además que el país ya hacía parte de los favorecidos con otro paquete de dosis anterior.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Domingo, 29 Marzo 2020

No hay evidencia de que 2 medicinas contra la malaria sirven para COVID-19

Por Por Salud con Lupa

El presidente Donald Trump anunció que la FDA tiene una terapia para COVID-19 en referencia a dos fármacos antimaláricos y un antibiótico. Pero una revisión completa de Epistemonikos advierte que la hidroxicloroquina y cloroquina no han demostrado eficacia para tratar la enfermedad respiratoria por el nuevo coronavirus.

Nuestros colegas de Salud con Lupa, una plataforma de periodismo colaborativo especializado en salud, publicaron este trabajo. En Colombiacheck lo reproducimos como parte de una alianza durante la pandemia del Coronavirus (Covid-19) entre medios de América Latina dedicados a la verificación de datos.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo el 21 de marzo que espera que se ponga en uso "inmediatamente" dos medicamentos contra la malaria y un antibiótico como una terapia contra el virus que causa la gripe y neumonía COVID-19. "La hidroxicloroquina y azitromicina, tomados en conjunto, tienen una oportunidad real de ser uno de los mayores puntos de inflexión en la historia de la medicina", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

‘El mandatario estadounidense ya se había referido al tema en una conferencia de prensa el jueves 19 de marzo en la Casa Blanca, donde mencionó primero dos medicamentos contra la malaria como tratamiento: cloroquina e hidroxicloroquina. Después, en su red social, mencionó el antibiótico azitromicina.

Según Trump, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) había aprobado dos antimaláricos para curar a los enfermos por el nuevo coronavirus. Sin embargo, el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, aclaró sus apresuradas afirmaciones: “por ahora solo se usarán en el contexto de un ensayo clínico". Asimismo, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, tuvo que aclarar lo siguiente: "estas no son píldoras mágicas" y no pueden anunciarse como un tratamiento.

¿Qué son la hidroxicloroquina, la cloriquina y la azitromicina? La hidroxicloroquina y la cloroquina pertenecen a una clase de medicamentos llamados antimaláricos. Se usa para prevenir y tratar la malaria. Mientras que la azitromicina es un antibiótico usado para infecciones en el pecho como empeoramiento de bronquitis crónica y neumonía.

Desde febrero pasado, se conoce que China usó hidroxicloroquina y cloroquina para algunos tipos de neumonía por el nuevo coronavirus y se redactaron informes sobre su uso terapéutico.

Durante la última semana, las declaraciones de Trump y una noticia sobre un estudio en revisión de investigadores franceses resurgieron el tema. El estudio que ya fue publicado por la revista especializada International Journal of Antimicrobial Agents apunta a tener las primeras evidencias de que combinar la hidroxicloroquina con azitromicina podría ser efectivo en la terapia de COVID-19 y reducir la duración del virus en los pacientes.

Nuestro aliado científico, Epistemonikos, con la ayuda del equipo internacional COVID-19 L·OVE Working Group, hizo una revisión completa de la calidad de la evidencia disponible sobre cloroquina e hidroxicloroquina en COVID-19 y nos ofrece una explicación muy clara:

Cuando se observan resultados prometedores en etapas preliminares del proceso de investigación, no es raro que los medios de prensa los presenten como definitivos. Cuando nos enfrentamos a una enfermedad sin cura conocida, este fenómeno se exacerba. Y si se trata, como hoy con COVID-19, de la peor crisis en 100 años, el problema se agiganta.

Si bien contamos con varios medicamentos que ya se han postulado como la cura que todos esperamos, ninguno lo ha hecho con tanta fuerza como los antimaláricos cloroquina e hidroxicloroquina. El 15 de febrero de 2020, una reunión en China agrupó a los autores de 15 estudios clínicos en curso, junto a autoridades del gobierno y de las agencias regulatorias de ese país. Se anunció que habían llegado a la conclusión que la cloroquina tiene una potente actividad en contra de COVID-19 y se recomendó incluirla en la “Guía de prevención, diagnóstico y tratamiento de la neumonía causada por COVID-19”, emitida por la Comisión Nacional de Salud de la República Popular China. Sin embargo, hasta el día de hoy ninguno de los 15 estudios ha reportado sus resultados.

El estudio francés no aleatorizado difundido el 19 de marzo de 2020 elevó el entusiasmo sobre este tema. Varios investigadores del mundo lo recibieron por WhatsApp aún antes de que apareciera publicado en las bases de datos científicas. Sin embargo, a menos de 72 horas de su difusión, ya ha sido analizado críticamente y existe consenso en que presenta enormes limitaciones metodológicas.

¿Qué nos dice hoy la evidencia sobre efectividad de cloroquina o hidroxicloroquina en COVID-19?

  • Luego de una revisión sistemática de toda la literatura existente, no se encontró otro estudio similar al francés, con resultados disponibles.
  • Luego de una búsqueda amplia de investigaciones sobre la eficacia de cloroquina e hidroxicloroquina en COVID-19, que incluyó diversas fuentes de información: guías y documentos oficiales; buscadores generales como Google, buscadores académicos como Google Scholar, Microsoft Academic; contacto directo con expertos locales; y búsquedas en twitter, no existe más información que la publicada por el citado estudio francés.
  • Nuestro análisis coincide con el de otros expertos en que el estudio francés entrega evidencia de muy baja certeza (evidencia preliminar). Es tan baja la certeza, que según parámetros rigurosos, como son los utilizados por Cochrane, el estudio ni siquiera cumple con el criterio mínimo para ser incluido en una revisión sistemática.
  • Con respecto a la investigación anunciada en China el 15 de febrero, nuestro equipo analizó los 15 estudios a los que se hizo mención. Hasta hoy, 22 de marzo de 2020, ninguno ha reportado los resultados que han obtenido ni han aportado datos que permitan avanzar en otras investigaciones.
  • De los 15 estudios, solo unos pocos tienen como objetivo responder si cloroquina o hidroxicloroquina son efectivos y 6 aparecen como cancelados, aparentemente por ausencia de resultados positivos (según información que consta en el registro de estudios chinos). En ese registro, solo 1 de los 15 estudios figura en fase de “reclutamiento completo”, es decir, solo 1 de los 15 estudios logró incorporar la cantidad de pacientes definidos. Este estudio, sin embargo, no busca establecer si cloroquina e hidroxicloroquina sirven contra placebo o contra cuidados habituales, sino que los compara con otras alternativas. Esto es algo que habitualmente se lleva a cabo solo después de demostrar que el fármaco es superior a placebo.

En resumen, la calidad de los estudios clínicos realizados en China y las deficiencias estructurales del sistema de investigación de ese país, no permiten obtener conclusiones como las difundidas en la reunión de febrero, y son una razón más para exigir un acceso expedito y transparente a la información.

La historia de COVID-19 es perturbadoramente parecida a lo ocurrido en 2009 con la pandemia de influenza H1N1. Esperemos que las lecciones aprendidas permitan realizar la presión suficiente para que la información esté disponible de manera oportuna y transparente, y que las decisiones que se tomen vayan en beneficio de los intereses de la población y no de terceros.

Desafortunadamente, la presión sobre los profesionales de salud y autoridades sanitarias ya ha alcanzado un nivel suficientemente alto, que muy probablemente llevará a tomar decisiones con la escasa información que hoy es de dominio público, a pesar que la mayoría de los expertos recomiendan cautela’.

Este artículo fue originalmente publicado en Salud con lupa.