Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 18 Julio 2020

Té de neem tampoco es la ‘solución’ para la COVID-19

Por José Felipe Sarmiento

A pesar de que no hay ningún tratamiento aprobado contra la enfermedad, un video grabado en Ecuador promueve una infusión con esta planta supuestamente para “eliminar” la pandemia.

“Acá en Colombia, el nin está silvestre” [sic], escribió un usuario de Facebook que publicó una grabación compartida más de mil veces desde su perfil, en la que se ve a unas personas vestidas con batas blancas y tapabocas que anuncian y reparten “la solución para el coronavirus”.

Publicación en Facebook del video sobre neem contra coronavirus

Según el hombre de corbata que lidera la distribución, después de cada comida se deben tomar “cinco hojitas en un vaso de agua para eliminar el COVID-19” y se le puede agregar limón y canela. Dice incluso que algunas personas ya se han recuperado de problemas respiratorios con ese producto, “las hojas de neem”.

Las afirmaciones del video ya fueron desmentidas, entre otros, por los portales Ecuador Chequea, pues la desinformación se originó en ese país, y Animal Político, en México. Según el primero, las imágenes han circulado por las redes sociales desde abril pasado.

El lugar donde se hizo la repartición es el sector llamado Sergio Toral, en el nororiente de Guayaquil. El hombre que habla en cámara es Édgar Salazar Chávez, que no es médico sino abogado, y que se lanzó a las elecciones de 2019 para ser alcalde de esa ciudad, pero perdió con apenas 0,5 por ciento de los votos.

El neem (Azardirachta indica) también es llamado nim, nimbo o magrosa de la India, entre otras denominaciones. Se trata de un árbol de hasta 15 metros de altura, originario del sur y sureste de Asia, que también se encuentra en Australia y algunas regiones de América y África. Tiene algunos usos medicinales, en especial en algunas tradiciones indígenas, principalmente para el cuidado de la piel.

Aunque su fruta es comestible, el uso principal que se le da a la planta es el aprovechamiento de sus toxinas para hacer insecticidas o usarla como repelente. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), sus derivados “están recibiendo cada vez más atención a escala mundial”, por ejemplo, para la producción industrial de pesticidas.

De hecho, la sede Medellín de la Universidad Nacional de Colombia patentó un nuevo proceso de extracción en 2019.

Como ya ha explicado Colombiacheck al desmentir otras supuestas curas de la COVID-19, hasta el momento no hay ningún tratamiento comprobado. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay varios medicamentos en ensayos clínicos para esta enfermedad, causada por el coronavirus SARS-CoV-2, pero todavía ninguno ha pasado todas las etapas necesarias para su aprobación.

En el diario estadounidense The New York Times hay un compendio de actualización permanente sobre el avance de las investigaciones al respecto. Hasta ahora, solo el antiviral remdesivir y el esteroide dexametasona tienen evidencia científica prometedora sobre su capacidad para mejorar los tiempos de recuperación e incluso reducir la mortalidad en pacientes críticos (ojo: no para tratar a personas con infecciones leves, para las que incluso pueden ser dañinos, ni para prevenir la enfermedad).

O sea que es falso que las hojas o el té de neem sean la solución a la pandemia y puedan eliminar la COVID-19.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 07 Febrero 2020

Coronavirus de Wuhan no tiene relación con coronavirus canino

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El coronavirus existe para casi todas las especies de animales, pero el virus que le da a los perros no es el mismo en gatos ni en humanos.

Una publicación que ha sido compartida cientos de veces en Facebook afirma que “el coronavirus ya ha existido, incluso en animales domésticos, también ha habido la vacuna para contrarrestar este virus”. La imagen que acompaña el texto es una foto de un empaque de la “Vacuna contra coronavirus-parvovirus canino”.

Captura de pantalla de la página de Facebook que difunde la desinformación

Según el autor de la publicación, “el negocio de las transnacionales farmacéuticas, controlado por los dueños del mundo, junto con la corrupta prensa mercantil” han dado vida al coronavirus de Wuhan que tiene en alerta al mundo actualmente.

Pero lo que afirma la publicación es una desinformación que utiliza datos parcialmente ciertos para sugerir una falsa conspiración.

“El coronavirus ya ha existido”

Como explicó Maldita Ciencia, en el artículo que reproducimos en Colombiacheck, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus es una gran familia de virus que causa enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). En el caso actual, se trata de una nueva cepa nunca identificada en humanos (2019-nCoV).

En ese sentido, es cierto lo que dice el texto de la publicación de Facebook al inicio: el coronavirus ya ha existido. 

Asimismo, también es cierto que incluso lo hayan tenido animales domésticos pues, de acuerdo con Giovanni Vargas, docente del departamento de salud animal de la Universidad Nacional de Colombia, el coronavirus es ‘especie específico’; es decir que hay un coronavirus para cada especie de animales. Hay un coronavirus para perros, uno para gatos, uno para cerdos, uno para murciélagos.

Esta característica no es exclusiva del coronavirus, pues también existe una gran familia del virus de la gripa y hay un tipo para cada especie con características moleculares particulares para cada una.

Y la relación entre la especie y el virus es totalmente distinta en cada caso, “es decir que si se le inyectara a un perro coronavirus de gato, no le va a pasar nada”, explica el docente. Lo mismo aplica para los humanos; el coronavirus de los perros no puede afectarnos.

Sobre este respecto, según explica el Centro de control y prevención de enfermedades (Center for Disease Control and Prevention, CDC), al principio muchos de los pacientes en el brote de Wuhan, China, habían tenido algún vínculo con un mercado de animales, lo que sugeriría la propagación del virus de animal a persona. Sin embargo, un número creciente de pacientes no han estado expuestos a los mercados de animales, lo que indicaría que se está produciendo es un propagación de persona a persona. 

En cualquier caso, es difícil comprobar la cadena epidemiológica para determinar cómo se dio el contagio, casi imposible, según Vargas. Lo que se sabe hasta el momento es que el 2019-nCoV es una mutación de un coronavirus que pudo desarrollarse en los seres humanos. “Y cuando un virus tiene una mutación puede llegar adquirir propiedades que le permiten ser más agresivo, deja de ser el inicial y pasa a ser el nuevo virus”, indica Vargas.

Volviendo a la familia del coronavirus, los síntomas que tiene el virus en cada especie son distintos. En perros es como una gastroenteritis leve o moderada, que causa diarrea pero no requiere manejo médico en algunos casos, en otros requiere un soporte de líquidos y protectores gastrointestinales. En los gatos causa peritonitis infecciosa, se caracteriza por acumulación de líquido en la cavidad abdominal y puede causar la muerte del animal en pocos días.

En el 2019-nCoV los signos de infección implican síntomas respiratorios, fiebre, tos, falta de aliento y dificultades respiratorias, según la OMS. De modo que es falso lo que dice la publicación de que los síntomas que tienen los caninos “son similares a los que sufren actualmente los humanos”.

La vacuna

Ahora bien, también es verdadera la imagen que acompaña al post; sí existe una vacuna contra el coronavirus canino y la foto que comparte corresponde al laboratorio Zoetis

Desde hace muchos años se aplica esta vacuna a los perros, a pesar de que en Colombia no se haya aislado este virus en caninos. De acuerdo con Vargas, “la capacidad de protección de la vacuna no es del 100 por ciento y en algunos pacientes vacunados se han observado algunos signos leves de la enfermedad, según lo reporta la literatura”. 

Además, la vacuna funciona específicamente para el coronavirus canino. Ni siquiera se utiliza en gatos que también sufren coronavirus, aún cuando para estos animales la enfermedad sí es mortal. Es más, no hay aún una vacuna para el coronavirus felino.

De acuerdo con el docente de la Universidad Nacional, la limitación en la creación de vacunas para el coronavirus es la capacidad que tiene este de mutar. “Cuando muta su aspecto físico cambia. Entonces, se crea una vacuna de una estructura física que conoces, pero si cambia la estructura, la vacuna no funciona”, indica Vargas.

De modo que es desacertado sugerir que porque existe la vacuna contra el coronavirus canino, las farmacéuticas están esperando a que haya más contagiados del 2019-nCoV para vender la vacuna ya existente.

Los síntomas del coronavirus canino

En su parte final, el texto del post de Facebook se concentra en el coronavirus canino y señala que “es una enfermedad altamente contagiosa pero relativamente leve, lo que significa que el perro no tendrá otra infección intestinal al mismo tiempo”. Afirmación que es falsa de acuerdo con Giovanni Vargas porque el fenómeno de coinfección es muy común. Es decir que un perro puede presentar otras infecciones al tiempo que el coronavirus. Incluso puede tener una infección combinada de virus, bacterias y parásitos al mismo tiempo.

“Los perros que corren un alto riesgo de adquirir CVC son aquellos que se entrenan intensamente o viven en condiciones insalubres y en una gran manada”, dice la publicación. Y pues es cierto y hasta obvio, porque todo animal, incluido el ser humano, tiene mayor riesgo de contraer cualquier infección si está en hacinamiento y vive en condiciones insalubres.

Los síntomas que se presentan en perros  incluyen vómito, diarrea de color amarillo (a veces líquida), deshidratación, no siempre se presenta fiebre y no tiene ninguna afectación de tipo respiratorio.