Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 14 Mayo 2021

Audio que ‘alerta hackeo en el sistema financiero’ es una desinformación

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Especialistas señalan que lo dicho en el audio es muy improbable y Colombiacheck encontró que este cuenta con varios de los elementos típicos de una desinformación.

A través de nuestro WhatsApp recibimos un audio en el que una mujer, quien no se identifica, dice que “acaba de salir de una reunión” en la que fue informada que “el comité de ciberseguridad y de protección del sistema financiero en la Asociación Bancaria [Asobancaria] está en alerta roja porque hay serios indicios de que el día de mañana habrá hackeos”. El audio no da más detalles sobre en qué día se está enviando esta información o qué día es “mañana”.

Más adelante, el audio cuenta que “la primera cosa que nos dijeron es que por favor no usemos las aplicaciones ni se hagan transferencia por el sistema de computador”, que “mañana se paralicen todas las operaciones a través de las aplicaciones porque puede ser que cuando uno abra la aplicación le hackeen y le saquen la plata”.

Y termina diciendo “no me lo estoy inventando yo, no es un WhatsApp que me haya llegado”. 

Lo que señala esta mujer, sin embargo, es falso y cuenta con varios de los elementos típicos de una desinformación.

Colombiacheck consultó al equipo de prensa de Asobancaria, desde donde nos señalaron que la información es falsa. La asociación no ha emitido ninguna alerta roja por indicios de riesgo de hackeo. 

Pero además, hablamos con dos especialistas que nos confirmaron que no es posible que haya un “hackeo del sistema financiero”. O al menos no a través de los mecanismos que cuenta la mujer en el audio.

Nazly Borrero, experta en seguridad informática y CEO de It Service and Beratung, señaló que este audio estaba rondando por las redes sociales desde el fin de semana del 8 y 9 de mayo de 2021. Señaló además que lo que dice el audio es ridículo, pues “para un fraude financiero no es necesario solamente atacar las aplicaciones móviles. Pueden hacerlo con o sin ellas”.

Borrero explicó que hay dos tipos de ataques informáticos hacia los bancos: los que van enfocados en personas y los que van directamente enfocados a los bancos. Los primeros son más comunes y consisten en engañar a las personas para que entreguen sus claves o para que instalen software espía en sus dispositivos (sobre esto hablamos en el episodio de Chequeo Amplificado: Más vale la seguridad…). 

Sobre los segundos, los ataques directos a los bancos, Borrero señala que son poco probables porque para realizar transacciones en las cuentas de las personas se tienen varias capas de control. “Es más fácil para un atacante obtener dinero con una extorsión, amenazando con bajar los servicios (denegación de servicios) que a través de transacciones fraudulentas”, señala la experta.

Esto mismo dijo Andrés Guzmán Caballero, experto en seguridad de la información y más de 20 años de experiencia en temas de seguridad informática y delitos de alta tecnología. De acuerdo con Guzmán, lo que dice el audio es bastante improbable. Esto porque, según Guzmán, todos los bancos tienen sistemas electrónicos muy robustos que tienen respaldos en varias partes del mundo. 

En lo que coinciden ambos expertos es en que lo que denota el audio es que quien habla es una persona que no tiene conocimientos en tecnología y sistemas de seguridad. “Eso de decir que no hagan ninguna transacción desde los computadores… Es como si alguien se le estuviera metiendo a uno al celular y sacándole el dinero y eso técnicamente es imposible”, señala Guzmán.

Lo otro en lo que coinciden la y el especialista, es en que este audio puede generar un efecto de pánico económico, lo cual es un delito. Porque estos mensajes transmiten temor a quienes los reciben y, directamente, les dicen que no realicen transacciones, lo que sí podría terminar afectando el sistema financiero.

Elementos típicos de desinformación en audios de WhatsApp

Este audio cuenta con varios elementos que son típicos de las desinformaciones que circulan a través de los audios de WhatsApp.

En primer lugar, saluda diciendo “hola a todos”, de forma que transmite cierta familiaridad y termina con “por favor atención a esta información”, dando la ilusión de que el mensaje es transmitido por alguien que está realmente preocupado por esto que supuestamente va a pasar.

Como mencionamos, la persona no se identifica y no dice cuándo está transmitiendo el mensaje. En varias ocasiones en Colombiacheck hemos encontrado mensajes (1, 2, 3 y 4) que cuentan que “mañana” va a ocurrir una catástrofe; y al no mencionar a qué día de qué año se refieren, los mensajes vuelven y circulan tiempo después.

Y finalmente, otro de los elementos típicos de una desinformación es lo que dice la mujer al final del audio: que no se lo está intentando y no lo sacó de una cadena de WhatsApp, con lo que pretende darle veracidad a su afirmación. 

En Colombiacheck hemos compartido algunos de estos consejos para identificar audios de WhatsApp a través de dos explicadores (1 y 2) y estas piezas gráficas que pueden tomar de aquí y compartir.

De modo que, como mencionamos al comienzo, el audio que alerta de un hackeo financiero comparte información falsa.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 15 Julio 2021

Afirmación de Marta Lucía Ramírez en la ONU sobre homicidios en el paro es falsa

Por Ana María Saavedra

La canciller y vicepresidenta dijo que los muertos en las protestas se han dado solo por infiltrados. Pero esto contradice los datos dados incluso por la Fiscalía y organizaciones de DD.HH.

En su discurso ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, aseguró que los muertos de las protestas que sacuden a Colombia desde el 28 de abril de 2021 se han dado por infiltrados.

“Esos muertos se dieron porque en un contexto de protestas válidas, legítimas, que nuestro gobierno apoya y que protege, desafortunadamente hubo minorías que se infiltraron en esas protestas, desarrollando vandalismo, destrucción, llegando armados a esas protestas, dando muerte a muchos de los ciudadanos que estaban allí”, dijo Ramírez en su intervención.

En Colombiacheck le pusimos la lupa a esta afirmación y encontramos que es falsa porque contradice incluso las información entregada por la Fiscalía, así como la publicada por diferentes organizaciones de Derechos Humanos.

Para nuestro chequeo, contactamos al equipo de prensa de la funcionaria con el fin de preguntarle en qué datos sustenta su afirmación, pero no nos ha contestado.

Para poner en contexto lo dicho por la vicepresidenta y canciller debemos explicar que las cifras del número de homicidios ocurridos en el marco de las protestas no están unificadas. Mientras la Fiscalía maneja unas cifras, organizaciones de derechos humanos como Temblores, Indepaz o Human Right Watch tienen otras. 

En Colombiacheck habíamos explicado antes este tema en un chequeo sobre las afirmaciones hechas por la congresista Paloma Valencia en un video. La senadora del Centro Democrático usó datos engañosos para desestimar la participación de la fuerza pública en los homicidios denunciados durante el Paro Nacional. 

Para ese chequeo le solicitamos al área de prensa de la Fiscalía la información sobre las muertes relacionadas con el Paro Nacional y nos compartieron varios comunicados de prensa (1, 2, 3, 4 y 5) que publican semanalmente con la información disponible. 

En su informe más reciente, esta entidad habló de que “24 fallecidos tendrían relación con las protestas”, entre el 28 de abril y el 14 de junio de 2021. El boletín hace esta enumeración: “en lo referente a personas fallecidas, los elementos de prueba dan cuenta de que, de las 54 muertes conocidas, 24 tienen nexo directo con las protestas, así: Bogotá (1), Cali (14), Cauca (1), Cundinamarca (3), Valle del Cauca (4) y Tolima (1). Adicionalmente, hay 11 decesos en proceso de verificación; y sobre 19 hay evidencia suficiente para establecer que no guardan vínculo con las manifestaciones o movilizaciones”.

Una investigación realizada por La Silla Vacía, en la que detalla cada uno de los homicidios cometidos en el marco de las protestas, contradice estos datos. El portal creó una base de datos, “alimentada con los reportes de las ONG y la Fiscalía, en sus respectivos informes a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh)”.

Con esos reportes, ese medio analizó “caso por caso, con fuentes externas al origen de la base de datos (ONG o Fiscalía), para agregar información acerca de las circunstancias en las que esa persona perdió la vida”. De esa forma, llegó a la conclusión que durante el paro habría 47 personas muertas en el marco de las protestas. 

Gráfico de La Silla Vacía

torta de informe de La Silla sobre homicidios en el paro

Como se observa en esta torta publicada por La Silla Vacía en su investigación, de los 47 reportes de homicidios relacionados con las protestas,  31 fueron atribuidos a la Fuerza Pública, es decir el 66% de los casos.  Los casos de civiles contra manifestantes investigados por La Silla son 7 y los homicidios de miembros de la Fuerza Pública, 3.

Aparte del informe de La Silla Vacía, nuestros colegas de Rutas del Conflicto también construyeron una base de datos en la que registraron “al menos 78 víctimas mortales durante las manifestaciones en Colombia”. 

Estos son algunos apartes del informe Rutas: 

“De acuerdo con las fuentes consultadas, varias víctimas fueron asesinadas por policías que arremetieron violentamente en manifestaciones pacíficas, como las velatones caleñas de Calima y Siloé. En Madrid, Cundinamarca, el joven padre de un niño de dos años fue asesinado por un disparo desde una tanqueta, según su hermana, a unos 20 metros de distancia, que llegó para atacar manifestantes que estaban cantando arengas y bailando. 

Otros fueron asesinados en medio de enfrentamientos, como Marcelo Agredo, quien previamente había intentado patear a su asesino, un policía, y Santiago Murillo, quien iba camino a su casa y tuvo la desgracia de pasar por un lugar en el que un desconocido le habría lanzado una piedra a unos uniformados, quienes abrieron fuego en respuesta. Yarli Parra, asesinado en medio de enfrentamientos, fue presentado por la Policía como una víctima de asalto. También hay víctimas que aparecieron muertas, en circunstancias desconocidas, como Jesús Solano, un capitán de la Sijín que fue asesinado con arma blanca en confusos hechos en Soacha.

Hasta el momento, al menos dos adultos mayores han muerto por causa de los gases lacrimógenos, una es Jovita Osorio, de 73 años, quien después de que un casquillo de gas entrara por el patio de su casa, en Cali, murió de un paro respiratorio en la Clínica Rafael Uribe.

(...) También hubo víctimas en medio de las tensiones por las protestas. Un comerciante asesinó a Michel Reyes por pedir plata en una vía bloqueada en Bogotá y en Pijao, Quindío, un hombre al que no dejaron pasar en una manifestación sacó un arma, mató a otro hombre y, en represalia, la gente lo mató con piedras y palos”..

Tras las declaraciones de Ramírez en la ONU, el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, publicó este trino: 

Como vemos en las cifras, las dadas por Vivanco, las mencionadas en informes de organizaciones de DD.HH como Temblores e Indepaz o las de la misma Fiscalía, en el marco del paro sí se han presentado homicidios presuntamente cometidos por miembros de la Fuerza Pública.

En el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su visita a Colombia se entregaron estos datos: “El Estado indicó que, desde el 28 de abril hasta el 4 de junio del presente año, la jurisdicción penal militar ha iniciado diferentes investigaciones en contra de integrantes de la Policía Nacional, por delitos conexos a la intervención policial en el restablecimiento del orden público a nivel nacional, refiriendo 12 procesos por presunto homicidio y 19 por lesiones personales. La Fiscalía reportó que ha interpuesto conflictos de competencia en los casos relacionados con la muerte de Santiago Andrés Murillo y Brayan Fernando Niño Araque”.

Al hacer una búsqueda en el portal de la Fiscalía, encontramos un comunicado del 6 de mayo de 2021 en el que dice: “Fiscalía investiga 11 homicidios durante el paro nacional, 3 estarían atribuidos a miembros de la Policía”.  Y en otro boletín de prensa, del 18 de junio de 2021, informan  que  un juez de Control de Garantías dictó medida de aseguramiento privativa de la libertad contra “Jorge Mario Molano Bedoya, mayor de la Policía Nacional, presunto responsable del delito de homicidio agravado del que fue víctima Santiago Murillo Meneses, de 19 años de edad, quien murió el pasado 1 de mayo en la capital tolimense en medio de protestas violentas”.

En este boletín, del 13 de mayo, se indicó: “La Fiscalía General de la Nación judicializó al patrullero de la Policía Nacional, Luis Ángel Piedrahita Hernández, quien estaría involucrado en la muerte de un menor de edad, ocurrida el pasado 28 de abril, durante las manifestaciones registradas en Cali (Valle del Cauca). De acuerdo con la investigación y el material de prueba recaudado, el uniformado al parecer accionó su arma de dotación contra un adolescente de 17 años, después de que este supuestamente lo golpeó con el pie. Debido a la gravedad de la herida el joven falleció”.

Semanas antes de la intervención de Ramírez, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en una intervención en la que informó de retrocesos graves de los derechos humanos en el mundo, habló de Colombia.

“Mi Oficina ha expresado su profunda preocupación por las denuncias de graves violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”, dijo la Alta Comisionada.

Así que lo dicho por la canciller y vicepresidenta Ramírez en la ONU contradice lo que han asegurado las organizaciones de derechos humanos y la propia Fiscalía. Los datos y el contexto analizado de las protestas contradicen su afirmación, por lo que la calificamos de falsa.