Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 22 Enero 2019

Disidencias de Farc no son principales responsables de asesinatos de líderes sociales

Por Sania Salazar

Organizaciones que hacen seguimiento de esos homicidios dicen que en la mayoría de los casos no se conoce la identidad de los asesinos.

Durante una entrevista con la W Radio, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez aseguró que “la mayor parte de todos estos líderes sociales han sido asesinados por esas disidencias de las Farc”.

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Vicepresidente en qué fuente basó su afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no habíamos obtenido respuesta.

Tras consultar varias fuentes, calificamos la frase de la Vicepresidente como falsa, pues las disidencias no aparecen como las mayores responsables de la autoría material ni intelectual de la mayoría de esos crímenes, según las fuentes expertas que consultamos.

Las disidencias están conformadas, como lo explica la Fundación Ideas para la Paz, FIP, por “exintegrantes de las Farc que decidieron formar nuevas facciones armadas”. Son personas que no estuvieron de acuerdo con la negociación con el Gobierno y se apartaron del proceso de paz, por lo que hoy no forman parte del partido político en el que se convirtió esa guerrilla.

Por otra parte, como explicamos hace unos meses, hay discrepancias entre el gobierno y varias organizaciones que monitorean crímenes contra líderes sociales sobre quién, exactamente, clasifica como “líder social”.

Pero, además, tanto las cifras oficiales como las extraoficiales sobre los asesinatos de líderes sociales concuerdan en que en buena parte de los casos no se ha podido establecer la identidad de los responsables.

Por ejemplo, el 10 de enero, tras la entrega de un informe de la Fiscalía a la Justicia Especial para la Paz, JEP, sobre la victimización a líderes sociales por parte de agentes del Estado, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aprovechó para aclarar cifras del fenómeno en general.

Según Martínez, entre 2016 y 2018, la Fiscalía había determinado la autoría en 126 de los 231 casos reconocidos por la entidad en ese período de tiempo. Es decir que en el 45,5 por ciento de los casos no se ha podido establecer quién fue el perpetrador. En los casos en los que sí se pudo determinar un responsable, Martínez dijo que los principales perpetradores eran el Clan del Golfo, disidencias de las Farc y el ELN.

El 11 de enero, el mismo Fiscal informó en una rueda de prensa que hubo "238 líderes asesinados entre los años 2016 y 2018, según las cifras entregadas por Naciones Unidas (siete más a partir de la noche del día de ayer)” y que “el Estado colombiano ha logrado el esclarecimiento, a la fecha del 53 por ciento de estos casos de homicidio”.

En la rueda de prensa, Martínez dijo que, “en un 65 por ciento de los casos [de asesinatos de líderes sociales], los homicidios se deben a organizaciones criminales” como “grupos armados organizados residuales, el Ejército de Liberación Nacional, el Clan del Golfo, la organización criminal que más está afectando en el territorio a nuestros líderes sociales y los Caparrapos [una facción que se separó del Clan del Golfo]”.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, aseguró en una columna de opinión titulada “Líderes sociales: en exterminio”, publicada el pasado 9 de enero, que desde el 24 de noviembre de 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz, se han producido 229 homicidios de líderes sociales y que “el 30 por ciento de los homicidios fueron cometidos por las disidencias de las Farc, grupos posdesmovilización paramilitar, como el Clan del Golfo, el ELN, es decir, actores identificados”.

Ávila señaló además que “hay agentes legales, como supuestos empresarios, políticos, agentes estatales o élites locales, así como actores criminales que contratan sicarios para asesinar líderes sociales. Muchos sicarios no saben ni siquiera quién los contrata”.

El informe “Cómo va la paz: la reestructuración unilateral del Acuerdo de paz”, publicado por Pares en enero de 2019 señala que “los datos de victimarios aparecen en su mayoría registrados bajo la categoría “actores no identificados”, en realidad no se conoce quién los asesinó. En un 85 por ciento son agentes no identificados. (Actor no identificado + estructura armada criminal no identificada).

Grafico1

 

Estas cifras indican una tendencia opuesta a la que afirma la Vicepresidente, pues la responsabilidad de lo que en Pares denominan “Grupos armados pos Farc” es menor que las de otros grupos armados ilegales.

Finalmente, el informe de la Fundación Ideas para la paz, FIP, “Agresiones y homicidios de líderes sociales”, coincide en que no hay claridad sobre qué actores están detrás de las agresiones a líderes sociales. El informe indica que los homicidios representan el 30 por ciento de las agresiones contra líderes y que en el 58 por ciento de las agresiones en general no se conoce al responsable, mientras que en el 35 por ciento se responsabiliza a las facciones criminales y los grupos armados ilegales. El 3 por ciento de los señalamientos recae sobre las disidencias de las Farc.


Grafico2

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 06 Agosto 2016

Roy Barreras mete y saca la pata en Twitter

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El fervor que siente Roy Barreras por la paz es tan grande que en ocasiones lo lleva a ver las cosas demasiado buenas. El senador del partido de la U tuvo que borrar ayer un mensaje impreciso en su Twitter.

Apenas se terminaba la intervención de las delegaciones de paz y los equipos garantes en La Habana, Cuba, cuando el senador por el partido de la U, Roy Barreras, publicó un trino que generó una gran confusión respecto al número de días en los que se cumplirá el proceso de dejación de armas por parte de la guerrilla de las Farc.

Fue tal la metida de pata que el senador se arrepintió y borró su trino. Colombiacheck guardó un pantallazo y verificó por qué dicho mensaje de twitter es completamente falso.

Según el congresista la dejación ocurriría más pronto de lo que inicialmente se pactó, es decir, de lo que se acordó el 23 de junio del presente año en el Comunicado Conjunto # 76.

En la intervención de las delegaciones se abordaron las reglas de funcionamiento para las zonas veredales y los mecanismos para dirimir las controversias, en síntesis, se manifestaron los protocolos y algunos detalles sobre el cese al fuego bilateral y definitivo, lo que en la jerga de las negociaciones se conoce como fin del conflicto.

Todo pareció quedar bastante claro, excepto para el senador Barreras quien de manera categórica anunció que “la dejación total (de las armas) ocurriría más rápidamente”. Ya no se dará en 180 días sino en 150 sostuvo en su cuenta de Twitter el congresista del partido de gobierno, el Partido de la U.

Colombiacheck contactó al profesor Alejo Vargas, docente de la Universidad Nacional y director de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, para preguntarle por la veracidad de la afirmación de Barreras.

El profesor Vargas sostuvo que “todo está en los acuerdos. El día D + 90 (el día D es en el que se dará la firma del Acuerdo General) las Farc dejará el 30% de sus armas, luego el día D + 120, el grupo armado dará el otro 30% y finalmente el día D + 150 el grupo armado saldrá del otro 40% restante. Lo anunciado hoy, cinco de agosto, no modifica nada de lo que ya está acordado”.

Entonces no quedan dudas, una cosa es que la dejación del 40% restante de las armas de las Farc se inicie el día D + 150 y otra cosa es que ese grupo armado mediante verificación de la ONU tenga hasta el día D + 180 para terminar con ese proceso de dejación. Dos cosas distintas.

Eso se planteó desde el principio y hoy simplemente se ratificó. “Y en todo caso, como ya anunciamos el 23 de junio, a los 180 días termina el cese al fuego, terminan las zonas, y las Farc tendrá que haber entregado la totalidad de sus armas a las Naciones Unidas”, sostuvo Humberto de la Calle en su intervención del 5 de agosto.

Por la misma línea, estuvo Dag Nylander, garante internacional por Noruega, quien durante su intervención manifestó: “La recolección y almacenamiento en contenedores del armamento individual que permanece en poder de los integrantes de las Farc, dentro de los campamentos y en las zonas se hace de manera secuencial y entre fases así: 1 Fase: D + 90, el 30%; 2 Fase: D +120, otro 30% y 3 Fase D + 150, el 40% restante”.

Colombiacheck intentó establecer comunicación por distintas vías con el congresista pero éste finalmente, pese a ver los mensajes, no respondió a nuestra solicitud.

Por la falta de respuesta de Barreras nos quedamos sin respuesta a esta pregunta: ¿De dónde sacó barreras que el desarme ocurriría más rápido de lo acordado?

Pero tal vez nos falta la pregunta más importante: ¿Por qué el senador del Partido de la U borró su tuit?, ¿será que con esa acción acepta su equivocación?

Lo que Barreras no borró de su cuenta de Twitter fue la caricatura de matador del mismo cinco de agosto, titulada: “Confunde y reinarás”.