Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 08 Mayo 2020

El 95 por ciento de camas UCI para atender pacientes con COVID-19 están vacías, pero la mayoría están en el centro del país

Por Laura Rodríguez Salamanca

El presidente dio esta cifra el 28 de abril; y es cierta, pero deja por fuera que hay departamentos como Amazonas y Arauca sin camas disponibles, y Vichada, Guainía y Vaupés sin datos.

El pasado 28 de abril, en su habitual Facebook Live de las 6 p.m., el presidente Iván Duque dijo: “hoy Colombia tiene más de 5.300 Unidades de Cuidado Intensivo y tiene hoy disponibles para enfrentar al [COVID-19] alrededor de 2.800, según los indicadores que tiene el Ministerio de Salud. (...) Y cuando vemos que hay 115 utilizadas, podemos darnos cuenta de que tenemos más del 95 por ciento de las UCIs dispuestas para enfrentar el COVID-19 vacías. Es decir, a la espera de que tengamos pacientes”.

Sus declaraciones no fueron bien recibidas por varios usuarios de redes sociales que pusieron en duda estos datos. Pero verificamos los datos que dio el presidente y encontramos que, aunque son ciertos, dejan de lado información importante para entender la capacidad hospitalaria instalada para atender la emergencia sanitaria en el país.

Una de las razones por la que los usuarios desconfiaban de la información era que, al inicio de la emergencia sanitaria en Colombia, más exactamente el 17 de marzo, la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas publicó un comunicado con recomendaciones para abordar la pandemia, en el que expresó: “Colombia cuenta con 12.000 camas entre unidad de cuidados intensivos (UCI) y unidad de cuidados intermedios de adultos, de las cuales 5.300 camas son UCI con una ocupación cercana al 80%”. 

Dado que Duque citó al Ministerio de Salud como fuente de la información que compartió con los ciudadanos, nos comunicamos con los asesores de la oficina de prensa de esa cartera para aclarar las dudas y preguntar sobre el origen de los datos. Nos explicaron, a través de WhatsApp, que la información proporcionada por el presidente se basaba en el plan de expansión de servicios de salud decretado por el Gobierno, que contemplaba en su primera fase [Ampliación de la Capacidad Instalada] la liberación de alrededor del 50 por ciento de las 5.300 camas de UCI, para lograr una meta de disponibilidad de alrededor de 2.650 UCI.

Etapas de expansión

También nos compartieron un comunicado de prensa del 4 de mayo en el que el ministro, Fernando Ruiz, comentaba la superación de esta etapa. “Colombia cuenta con un plan de contingencia para la expansión hospitalaria que consta de cuatro etapas. La primera es liberación de la capacidad instalada existente, reduciendo el número de pacientes que necesitarían de UCI. Esta, anunció el ministro, ya fue superada”, dice el documento.

También pedimos el concepto de José Luis Accini, presidente de la Asociación Colombiana de Cuidado Crítico y Cuidado Intensivo. Y nos respondió: “Si resumimos el número de pacientes que hoy se encuentran en cuidados intensivos, no da una ocupación mayor del cinco por ciento. Esto quiere decir que el 95 por ciento están esperando pacientes. Hay que recordar que estamos en una fase de ascenso de la pandemia en Colombia, no hemos llegado a pico; y para llegar a las 9.000 camas efectivas y resolutivas de atención faltan algunas semanas. Pero hay que tener la tranquilidad de que el número de pacientes está por debajo de la capacidad de respuesta, muy por debajo, al punto de que esto inquieta mucho a las clínicas y a las instituciones que han generado planes de expansión. Tienen muchas camas ahí que no están siendo utilizadas por pacientes con COVID-19 ni por otro tipo de pacientes porque se ha venido a menos el número de cirugías, la cantidad de pacientes con trauma, etc.”.

Además consultamos un visualizador de datos con la capacidad de UCI en Colombia del Ministerio de Salud, construido con datos del Sistema Monitoreo MinSalud y los Centros Reguladores de Urgencias y Emergencias territoriales, CRUE. Y los datos coincidían en cierta medida con los presentados por Duque [la capacidad ha aumentado un poco desde el día del anuncio del presidente debido a que el plan de expansión hospitalaria continúa y a que, como nos respondió por WhatsApp una de las asesoras de prensa de presidencia, “la cuarentena ha servido para que haya menos riñas y accidentes, y eso también descongestiona”].

Según el mismo visualizador, del total de camas de UCI del país dispuestas al siete de mayo (5.955), hay 2.830 para pacientes con COVID-19, que corresponden al 48% de todas las que hay en el país. Y de estas 2.830, hay 115 ocupadas por pacientes con casos confirmados del nuevo coronavirus. Es decir, el 95,93 por ciento de las camas de UCI (de las que están dispuestas para pacientes con COVID-19) están vacías, como dijo Duque. 

Visualizador de datos Colombia

Sin embargo, las cifras presentadas dejan por fuera otros datos que encontramos en el visualizador del Ministerio de Salud y que son importantes para entender la capacidad hospitalaria instalada. Por ejemplo, el hecho de que ese 95 por ciento de las camas de UCI vacías para pacientes con COVID-19 están ubicadas en su mayoría en el centro del país. 

Y es que hay departamentos sin camas disponibles como Amazonas (que para el momento del cierre de este artículo tenía 418 casos de contagio de coronavirus confirmados), Arauca, y San Andrés y Providencia. 

Visualización Amazonas

Arauca

San Andrés y Providencia

Hay otros con pocas camas de UCI disponibles como Chocó (4), y Putumayo (2). 

Chocó

Putumayo

Además, el visualizador del ministerio no tiene datos disponibles para Guainía, Vaupés, Vichada, ni Guaviare. 

Guaviare

 

Entonces, calificamos como ‘verdadera pero’ la afirmación de Duque de que el 95 por ciento de las camas de UCI dispuestas para para pacientes con COVID-19 están vacías, porque aunque el dato es cierto, no tiene en cuenta que la ubicación de esas instalaciones está casi que concentrada en el centro del país, dejando por fuera a departamentos como Amazonas y San Andrés y Providencia. 
 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 21 Abril 2020

Alcaldía de Bogotá no paga la atención de venezolanos sin plata del Gobierno, como dijo Claudia López

Por Laura Rodríguez Salamanca

La nación le transfiere recursos a la ciudad del Sistema General de Participación que, debido a la política de atención a la migración, forman parte del presupuesto para atender a esta población.

En la tarde del 2 de abril, después de haber sido criticada por exigir a Migración Colombia encargarse de la atención a la población venezolana en medio de la cuarentena por el nuevo coronavirus, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, publicó un video en la cuenta e Twitter de la Alcaldía de Bogotá para responder a la opinión pública.  

Su intervención, que duró un poco más de cuatro minutos, empezó así: “si de algo no se puede calificar a la Alcaldía de Bogotá es de xenófoba. Con los impuestos de los bogotanos, la Alcaldía de Bogotá paga, con cero pesos del Gobierno Nacional, cero, todo lo paga Bogotá. Pagamos el nacimiento de los niños venezolanos que nacen en Bogotá, el jardín y alimentación de los niños venezolanos que entran al jardín, el colegio”, dijo la mandataria local. 

Luego explicó: “lo único que hicimos fue pedir ayuda a ver si el Gobierno Nacional pone aunque sea un centavo para ayudarnos en este periodo de cuarentena, a poner más comida, además de la que ya pone Bogotá, y más apoyo para que no expulsen a esas familias de los arriendos en los que tienen”. 

Colombiacheck verificó la información y encontró que el discurso de Claudia López tiene un error en el estatus que otorga a los hijos de venezolanos nacidos en Colombia. Además, que su afirmación de que el Gobierno no aporta para la atención de la población venezolana es incorrecta.

Contactamos a la Consejería de Comunicaciones de la alcaldesa para saber las fuentes o datos en los que soportó su discurso. Su asesores nos respondieron por WhatsApp que los datos provenían de la Secretaría de Integración Social, que es la encargada de asesorar y gestionar la atención a población vulnerable. 

Esta entidad nos compartió cifras del número de atenciones que la Alcaldía ofreció a la población venezolana entre diciembre de 2018 y marzo de 2020. También cifras de inversión (entre enero y marzo de 2020) para la financiación de los servicios que ofrecen. Pero, cuando les pedimos los datos del origen de los recursos, nos respondieron que no contaban con información más profunda que la que nos habían compartido. 

Entonces buscamos en bases de datos públicas. Pero encontramos que la información que presenta la Alcaldía de Bogotá en su página web no explica más allá del presupuesto pendiente y ejecutado por sectores (salud, educación, integración, medioambiente, etc.) y por localidad. En ninguna parte especifica montos destinados a la población venezolana.

Presupuesto Alcadía de Bogotá

¿Por qué resultaban tan difíciles de rastrear los datos específicos? La respuesta la encontramos en la Gerencia de la Frontera con Venezuela de la Presidencia. Andrés Segura, asesor de comunicaciones de la entidad, nos explicó: “el rubro para venezolanos no existe porque la política que se diseñó para la atención a la migración en Colombia se hizo buscando integrar a la población venezolana, no segregarla. Eso significa que se decidió, por ejemplo, que el sistema de educación y de salud debía tener en cuenta a los venezolanos dentro de su presupuesto. Porque si se iba a tener como principio institucional no discriminar, ¿por qué se iban a llevar las cuentas discriminadas?

La política a la que se refiere Segura es el Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) 3950 ‘Estrategia para la atención de la migración desde Venezuela’. Este documento fue aprobado el 23 de noviembre de 2018 y dice: “el Plan de Acción y Seguimiento (PAS) de la presente política contiene un total de 68 acciones que se encuentran concertadas con las diferentes entidades participantes en esta, las cuales serán financiadas con el presupuesto de cada entidad de acuerdo al Marco Fiscal de Mediano Plazo vigente”. 

Todo lo anterior se traduce en que los fondos para atender a la población venezolana en Colombia, para decirlo coloquialmente, se juntan en el mismo monedero sin importar de dónde vengan; no en bolsillos separados. 

Con esa información, simplemente revisamos el Sistema de Información y Consulta de Distribuciones de Recursos Territoriales (SICODIS) [una plataforma de acceso público donde hay información sobre el Sistema General de Participación y el Sistema General de Regalías] para encontrar si efectivamente el Gobierno Nacional destina dineros a Bogotá. 

En los informes encontramos, por ejemplo que en 2018, Bogotá recibió del Gobierno Nacional más de un billón de pesos para educación, más de 529.000 millones de pesos para salud y más de 7.000 millones para alimentación escolar. Y en 2019, la ciudad recibió más de dos billones para educación, más de 620.000 millones para salud y más de 7.000 millones para alimentación escolar. Todos esos recursos, sumados a los impuestos de los bogotanos, según lo establecido por el Conpes 3950, debieron constituir el fondo para atender tanto a los colombianos como a los venezolanos. 

Además, Colombiacheck pidió su concepto a dos investigadores del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario. El politólogo e internacionalista Ronal Rodríguez nos dijo: “Hoy no se diferencia por nacionalidad a la población vulnerable en Colombia, sino que se atiende a la población vulnerable en general. Y aunque Bogotá tiene sus particularidades porque fue una de las primeras ciudades que permitió, por ejemplo, la matrícula de niños venezolanos, es muy arriesgado decir que son los bogotanos los que pagan esto, porque es muy difícil decir cuántas instituciones del Distrito, a cuántos venezolanos se les pagó educación y si esos recursos vinieron únicamente de Bogotá, porque hay muchos recursos que se mezclan, incluso con aportes privados”. 

Por su parte, la internacionalista María Clara Robayo, advirtió: “es importante entender que Bogotá se autogestiona financieramente e incluso dineros para desarrollo de Medellín u otros departamentos salen de Bogotá. Yo no dudo que lo que da el Distrito y lo que produce el Distrito, la mayoría pueda ser producido por Bogotá, pero tiene que haber dineros del Gobierno Nacional, el Gobierno Nacional tiene que pasar plata”. 

Así mismo, ambos investigadores encontraron un error en las declaraciones de López: los niños hijos de venezolanos que nacieron en Colombia, a partir del 19 de agosto de 2015, no son venezolanos, son colombianos. Entonces, todos los servicios que se les presten y todos los derechos que se les otorguen, son garantizados a un colombiano. 

De este modo, calificamos como falsa la afirmación de Claudia López de que la Alcaldía de Bogotá financia sin un solo peso del Gobierno Nacional servicios como el nacimiento de niños con padres venezolanos, su jardín, educación y salud.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus