Pasar al contenido principal
Domingo, 28 Agosto 2016

“El tratado de Roma no habla de cárcel, habla de sanciones, que hoy son restaurativas”, Gaviria

Por Sania Salazar

Cesar Gaviria, expresidente de Colombia y líder de la campaña por el sí en el plebiscito, demuestra que son falsos los rumores de la oposición en los que asegura que los guerrilleros deben pagar sus delitos con cárcel y no mediante mecanismos alternativos como los que se pactaron en el Acuerdo Final.

El pasado 24 de agosto, día en el que se anunció el cierre de la negociación entre el Gobierno y las Farc, César Gaviria, expresidente y líder de la campaña por el voto positivo al plebiscito, aseguró en entrevista con el periodista Yamid Amat, director del noticiero de televisión CM&, que el Tratado de Roma no habla de cárcel sino de sanciones. Frase que, luego de chequearla, calificamos como verdadera.

Para comenzar nuestra verificación, quisimos confirmar con Gaviria cómo sustenta su afirmación o de dónde la había sacado, pero John Álvarez, quien maneja sus relaciones con los medios de comunicación, nos dijo que tenía la agenda copada y que no nos podía atender hasta la próxima semana.

Entonces revisamos el Estatuto de Roma, que se constituye en la norma que reglamenta el funcionamiento de la Corte Penal Internacional, tribunal que juzga a personas acusadas de cometer crímenes de guerra o de lesa humanidad, entre otros, y al cual se ciñó el Acuerdo Final entre el gobierno y las Farc.

Hicimos el ejercicio básico de buscar la palabra en todo el documento y solo apareció una vez el término “encarcelación”. Se ubica en el artículo 7 de la Parte I titulada “Crímenes de lesa humanidad” describiendo uno de los actos considerados como tal, acciones que no serán objeto de amnistía ni indulto para las Farc tal como consta en el Acuerdo Final.

Las palabras sanción o sanciones están seis veces en el documento y se refieren, sobre todo, a correctivos ante conductas inadecuadas frente a la Corte

Después revisamos la Parte VII del documento, artículos 77 y 78, que hablan sobre las penas. Allí se habla de reclusión, la cual no puede exceder los 30 años y solo justifica penas a perpetuidad por “la extrema gravedad del crimen y las circunstancias personales del condenado”. El Tratado habla además de imponer multas y de decomisar productos, bienes o haberes procedentes del crimen.

Carlos Montoya, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación, resaltó que “la Jurisdicción Especial para la Paz, concertada en el Acuerdo Final, estará encargada de administrar justicia e investigar y sancionar las violaciones a los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario”, garantizando el debido proceso que exige la Corte Penal Internacional, CPI.

“La alternatividad que da la justicia transicional coincide en que no tiene que haber cárcel para que haya una sanción y eso garantiza que no haya impunidad”, concluyó Montoya.

Por todo lo explicado hasta aquí, Colombiacheck considera falsas las declaraciones del senador Jaime Amín y de Christian Garcés, ambos del Centro Democrático, que aseguran que la justicia internacional exige cárcel para delitos de lesa humanidad.

 

 

 

 

Colombiacheck ya había chequeado una frase del expresidente Uribe en el que se explica cómo serán las sanciones privativas de la libertad a las que se exponen los guerrilleros de las Farc.

Jueves, 11 Mayo 2017

Hay una reducción del 97% en los militares heridos en combate

Por Paula Vásquez

Lo aseguró el viceministro de Tecnologías y sistemas de la información del Mintic, Daniel Quintero Calle. Estuvo cerca, pues las cuentas dan un 92,6%.

El viceministro de Tecnologías y sistemas de la información del Mintic, Daniel Quintero Calle, destacó en su cuenta de Twitter la reducción de militares heridos en combate como un beneficio palpable del Acuerdo Final con las Farc. Según él, la disminución entre 2011 y 2016 es del 97%.

 

 

Después de revisar las cifras, Colombiacheck califica la afirmación como aproximada.

Hay que recordar que Quintero Calle lideró el Partido del tomate, movimiento que “congregaba, según sus integrantes, la fuerza de los indignados contra el establecimiento. La forma de hacerse notar se salía del molde: en diferentes plazas públicas lanzaban tomatinas a fotografías gigantes de altos funcionarios”, recuerda una nota de la revista Semana.

De asegurar, como lo relata la nota, que desde el Partido del tomate se le daba “palo a todos”, incluido el presidente Juan Manuel Santos, Quintero Calle pasó a trabajar en ese Gobierno y a resaltar los resultados de la principal política de su jefe.

El equipo de prensa del viceministro de Tecnologías y sistemas de la información del Mintic informó que Quintero Calle se basó en la nota del periódico El Colombiano “En el Hospital Militar solo queda un soldado herido en combate” para escribir el trino.

“La cifra de militares heridos ha venido reduciéndose gradualmente desde 2011, con la entrada en vigencia del cese el fuego bilateral con las Farc. Las cifras entregadas por el Gobierno dan cuenta que el Hospital militar atendió en 2011 a 424 militares, en 2012, a 388; 2013 (231), 2014 (143), 2015 (71) y 2016 (31)”, dice la nota.

Basados en esas cifras, la reducción es del 92, 6 %, una cifra muy cercana al 97% del que habla el viceministro. Aunque la cifra no es precisa, no hay que desconocer que es una reducción considerable y que es una muestra palpable de la reducción de la violencia en el país. Tal vez la emoción le ganó al vice y lo hizo cometer un error en el cálculo, pero hay que insistir, como lo hemos hecho en otros chequeos a funcionarios y personajes públicos, en la importancia de la exactitud en las cifras.

 

 

Según un especial de la Revista Semana sobre el asunto, “los años más intensos en atención a heridos en combate fueron 1998, 2000 y 2004. El equipo de trauma no tenía respiro. Casi el 80 % de los pacientes que llegaban al Hospital Militar estaban tan graves que pasaban a la Unidad de Cuidados Intensivos. Generalmente el 49 % eran víctimas de explosión, el 39 % heridos por proyectil de arma de fuego a alta velocidad y el otro 10 % por arma de fuego de baja velocidad”.

Pero las cifras del Hospital militar son parciales, pues allí no atienden a la totalidad de militares que resultan heridos en combate.

Cifras nacionales

Según cifras del Ministerio de Defensa, en 2011 hubo 849 militares heridos en combate y en 2016 fueron 110. La reducción es del 87%.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo en una nota publicada por el periódico Vanguardia Liberal que los integrantes de la Fuerza Pública tienen ahora “una mayor tranquilidad”.

“Para ellos también es la paz: este año va a haber 500 novedades menos en las filas entre heridos y fallecidos. Si eso no justifica un proceso de paz per sé, difícil encontrar otro argumento”, indicó el ministro de Defensa en la nota anteriormente mencionada.

Cifras del Banco Mundial indican que 481.100 personas conformaban las Fuerzas militares en Colombia en 2015. Ahora las familias de esos 481 mil personas pueden dormir un poco más tranquilas sabiendo que el principal actor del conflicto armado en Colombia está en proceso de desmovilización, que ya no le harán daño a sus padres, hijos, esposos, padres, madres.