Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 06 Julio 2020

En Colombia no hubo conflictos ni guerras: Cuestionable

Por Sania Salazar

Esta es una de las respuestas del expresidente Álvaro Uribe en la entrevista con La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-(sic) aquí no ha habido  fuerzas armadas al servicio de dictaduras como lo hubo en otros países de América Latina, lo que me ha llevado a decir que aquí, con muchos problemas sociales, no hubo conflictos ni guerras- es un fragmento de la respuesta de Uribe a la pregunta anterior.

Lo primero que debemos explicar es que en Colombia sí se registró una dictadura, que duró cuatro años, de 1953 a 1957, tras el golpe militar de Gustavo Rojas Pinilla. 

Lo segundo es que desde hace varios años, Uribe y su partido, el Centro Democrático, niegan la existencia del conflicto armado en el país. Sin embargo, muchos en Colombia y en organismos internacionales tienen una postura contraria.

Colombiacheck había explicado ya que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, un conflicto armado no internacional o interno se refiere a una situación de violencia en la que tienen lugar, en el territorio de un Estado, enfrentamientos armados prolongados entre fuerzas gubernamentales y uno o más grupos armados organizados, o entre grupos de ese tipo.

También según el CICR, se establece que un país tiene conflicto armado interno bajo dos criterios objetivos del DIH: la organización de las partes y la intensidad de las hostilidades. “Por ‘organización’ se pueden observar, entre otros factores, la cadena de mando, estructura, capacidad para entrenar personal, capacidad para sostener operaciones militares en el tiempo y administración del territorio. Por ‘intensidad’ se pueden tener en cuenta factores como la gravedad, frecuencia y duración de los enfrentamientos, el equipamiento utilizado, el número de heridos y muertos e involucramiento de las fuerzas armadas cuando la policía no es suficiente”. Circunstancias que, técnicamente, se cumplen en Colombia.

Sobre las causas por las que Uribe y su partido niegan la existencia del conflicto armado en Colombia hay varias teorías o explicaciones. El subdirector académico de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, Ariel Ávila, asegura en su libro Detrás de la guerra en Colombia que la administración Uribe se basó en el discurso de la guerra contra el terrorismo, asimilado por gran parte del mundo occidental luego de los ataques de septiembre de 2001 en Estados Unidos (a las Torres Gemelas y el Pentágono), y que una de las líneas de esa estrategia fue la de una “guerra mediática … encaminada  a quitarle legitimidad a las guerrillas. Se llegó incluso a hablar de una guerra contra el terrorismo y se negó el concepto de conflicto armado”. 

En el libro La batalla por la paz, Juan Manuel Santos, expresidente y exministro de defensa de Uribe, asegura que durante el gobierno del antioqueño prácticamente se proscribieron los términos “guerrilleros” o “subversivos”, que podían dar cuenta del origen político de la lucha de grupos como las Farc y el ELN, y se reemplazaron por términos como  terroristas, narcoterroristas o bandidos.

“Aquí es donde entra la doctrina de la negación del conflicto. De acuerdo con ella, en Colombia no había conflicto interno armado por razones como las siguientes: primero, porque Colombia tiene una democracia sólida enmarcada en un Estado de derecho, y no es una dictadura ni ninguna clase de régimen tiránico o de facto. Por eso, cualquier levantamiento armado contra el Estado es un acto de terrorismo y no una sublevación con motivos valederos”, explica Santos.

Las otras razones, según el expresidente, apuntaban a que las justificaciones de una guerrilla que se proclamaba comunista perdían piso luego de la caída del Muro de Berlín en 1989 y por consiguiente lo que quedaban eran grupos criminales dedicados al secuestro y al narcotráfico. También porque más que ejércitos irregulares enfrentados a las fuerzas legítimas del Estado, las guerrillas se habían convertido en verdugos del pueblo, pues atacaban más a la población civil que a los militares y por eso Uribe y su gobierno los consideraban terroristas.

 

 

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Jueves, 10 Mayo 2018

De la Calle y las muertes que se han evitado con las Farc desmovilizadas

Por Colombiacheck

El candidato presidencial insiste en destacar que desde el cese al fuego con las Farc no ha habido muertos en enfrentamientos con esa exguerrilla.

Durante los dos debates presidenciales de esta semana Humberto De La Calle insistió en una frase que ha repetido en varias ocasiones durante la campaña, que a partir del cese al fuego definitivo con las Farc no hay una sola víctima mortal en la confrontación con esa exguerrilla.

También insistió en que eso no lo dice él, en que la información la ha dado el general Alberto José Mejía, comandante general de las Fuerzas Militares.

Tras revisar información del Cerac y del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, calificamos la afirmación como verdadera.

Es decir que si se mira la afirmación a la luz de que lo que se conocía como FARC desapareció y no confronta a la Fuerza Pública luego de su desmovilización, el candidato liberal está en lo cierto. Sin embargo, De la Calle deja de lado que en 2018 han sido asesinados 22 desmovilizados de esa guerrilla, según informó recientemente la Unidad de Desmantelamiento de Bandas Criminales de la Fiscalía.

Según el reporte final del Monitor del Cese al Fuego Bilateral y de Hostilidades del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, en primera instancia, el cumplimiento del cese fue “casi completo”, pues la prohibición de entrar intencionalmente en contacto armado no se violó ni por las Farc ni por la fuerza pública.

Durante los diez meses solo se registró “una operación ofensiva dirigida contra las FARC realizada por la fuerza pública, por carencia de información; mientras que el único combate registrado se dio por un incidente sin intencionalidad ofensiva y en condiciones de ausencia de comunicación”, indica el Monitor.

El informe de Cerac indica además que mientras que duró el cese no se presentaron víctimas mortales o heridos de la población civil en acciones de las Farc, pero que hubo violaciones al cese en los que “murieron dos guerrilleros y dos exmiembros (disidentes) de las FARC”.

El reporte no da cuenta de muertos en combate, pero sí de un militar herido el 31 de mayo de 2017 cuando guerrilleros dispararon para tratar de impedir que patrulla del Ejército ingresara a la Zona veredal transitoria de normalización de San José del Guaviare. “El Mecanismo de Monitoreo y Verificación concluyó que esta es una “violación grave” a los protocolos del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo”.

El Informe de cierre de actividades del Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU publicado en septiembre de 2017 reportó la ocurrencia de 10 “incidentes relevantes” que constituyeron violaciones graves al cese al fuego, pero no detalla cuáles, por lo que consultamos directamente con el Mecanismo de Monitoreo, donde nos aseguraron “no se presentaron muertos en enfrentamientos directos entre las Farc y miembros de la fuerza pública durante el cese”.