Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 11 Mayo 2020

En Tumaco no ha colapsado el sistema hospitalario para atención de COVID-19, ni explotó una crisis de la magnitud de la de Guayaquil

Por Laura A. Gracia

Al momento de esta publicación, aunque la situación es delicada en el municipio costero Nariñense, médicos y autoridades de salud han desmentido los audios que llaman al pánico. Ya iniciaron las medidas impartidas por la Gobernación para frenar el contagio y prevenir una crisis.

Por medio de Whatsapp circulan dos audios aparentemente grabados por personal médico que alertan a la población tumaqueña de una “explosión” de emergencia por Coronavirus en el municipio y la crisis hospitalaria que estaría empezando a vivir Nariño. Los verificamos. 

Uno de los audios comienza diciendo que “la cosa ya se reventó. Tumaco ya colapsó, ya no hay donde poner pacientes en los hospitales de Tumaco” y luego señala que “la unidad de cuidados intensivos del Hospital Departamental (Pasto) ya está full de pacientes de Tumaco, sólo con los que llegaron ayer”. El segundo audio añade que “los médicos de allá de Tumaco nos dicen que ya no tienen dónde poner un solo paciente más”.

Sin embargo, estos datos son incorrectos.

Colombiacheck habló con el doctor Wilson Larraniaga, Profesional Especializado de la Dimensión de Salud Pública en Emergencias y desastres del Instituto Departamental de Salud de Nariño (IDSN), para indagar por la magnitud de la emergencia en Tumaco. 

Él confirmó que, aunque la “situación es extremadamente delicada” tanto por la cercanía con Ecuador, cuyas cifras oficiales de contagio son altas (30.000 casos y 1.654 fallecidos al 8 de mayo), como por el subregistro que existe al no poder hacerle pruebas a toda la población (como explicamos aquí), las afirmaciones de los audios “son totalmente falsas. No hay sobreexigencia de servicios hospitalarios de urgencias en Nariño. Las unidades de cuidados intensivos están 50% libres”. 

Larraniaga incluso se refirió a las cifras de facturación mensuales que reporta el Hospital San Andrés de Tumaco, que en promedio antes de la emergencia, reportaba  2.400 millones de pesos, y durante la emergencia ha reportado 1.200 millones de pesos, una reducción que él atribuye a una “baja ocupación hospitalaria” pues servicios como ‘consulta externa’ y ‘cirugías programadas’ se han suspendido, y las ‘urgencias’ no han sido “tan requeridas”, debido al aislamiento. 

En cuanto a camas en unidad de cuidados intensivos, según reportes de la Secretaría de Salud de Tumaco, este municipio no cuenta con con camas UCI habilitadas en ninguno de sus hospitales. Cuenta con camas de cuidados intermedios. Dato corroborado por Larraniaga.

Así mismo, según datos suministrados por el Centro Regulador de Urgencias emergencias y Desastres (CRUE) del IDSN, el Hospital San Andrés en Tumaco habilitó una sala con capacidad de 30 pacientes exclusiva para COVID-19, donde (al 11 de mayo) se encuentran 17 pacientes. Además, cuentan con un área de observación en urgencias con capacidad de 22 personas, al momento de esta publicación ocupada por 4 pacientes. 

Puesto que en el hospital de Tumaco no hay camas de UCI, los pacientes de este municipio que requieren del  servicio deben ser trasladados al Hospital Universitario Departamental de Nariño en Pasto, ubicado a unas seis horas por carretera. 

En el Hospital Departamental hay 20 camas en unidad de cuidados intensivos (UCI) y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Al momento sólo hay un paciente en cuidados intensivos con COVID-19 en este hospital, mientras que en todo Nariño sólo hay dos pacientes con esta enfermedad en camas de UCI.

Sin embargo, al 10 de mayo según los reportes del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) del Instituto Nacional de Salud, en Tumaco no hay ningún paciente con COVID-19 que requiera unidad de cuidados intensivos. Se reportan 3 hospitalizados, y 121 pacientes en casa. 

reporte covid19 mayo 10

 

De todas maneras, la capacidad del sistema del salud ha sido muy debatido en Tumaco. La alcaldesa, María Emilsen Angulo, se refirió al tema el pasado 5 de mayo en una alocución transmitida por su página de Facebook y confirmó que en Tumaco, según el SIVIGILA, hubo 42 nuevos casos de COVID-19 en tan sólo un día, advirtiendo que se incrementaron casos de contagios por comunas e inició contagio en zona rural también. 

Angulo hizo un llamado de alerta a la comunidad informando sobre la situación de emergencia: “Lamentablemente, ya tenemos nuestros hospitales llenos de pacientes con coronavirus, tanto el Centro Hospital Divino Niño, como el Hospital San Andrés (...) Claramente lo que hagamos no va a ser suficiente para atender tanto paciente, y si las cifras siguen como van, tenemos que prepararnos para lo peor en Tumaco. Esa es una realidad”. 

A este comunicado, el funcionario del Instituto Departamental de Salud de Nariño respondió que “la alcaldesa está sobredimensionando la gravedad del asunto”, y asegura que está en constante comunicación con funcionarios de los hospitales de Tumaco, pero que la complicación de Tumaco radica en que es una zona costera que no ha acatado las normas de confinamiento, por ello, y por ciertas tradiciones, hay una cifra de contagio más alta. 

Así pues, aunque Larraniaga no niega la situación delicada, hace un llamado a la calma y entrega un parte de tranquilidad con cifras sobre las medidas que se están tomando frente al aumento de casos en Tumaco, que a la fecha tiene: 

136 casos, de los 300 confirmados en Nariño, 

0 de los 2 que están en cuidados intensivos en Nariño, 

3 de los 11 que están hospitalizados en Nariño, 

121 de los 216 que se recuperan en casa en Nariño, 

 y 7 de los 16 fallecidos por el virus en Nariño.

reporte nariño covid mayo 10

 

Según el funcionario, "Nariño, en el marco de un proyecto de adquisición de ambulancias con recursos de regalías, ha destinado un presupuesto de 15.000 millones de pesos" para enfrentar la epidemia en los 64 municipios desde el sector salud. Y desde la Gobernación también se están tomando fuertes medidas desde el pasado 6 de mayo que se decretó ley seca en todo el Departamento y se prohibió la venta y el consumo de bebidas embriagantes a partir de las 6:00 p.m. del viernes 8 de mayo, hasta las 6:00 a.m. del lunes 11 de mayo. 

Además, se extendió el toque de queda en todo el Departamento a partir del lunes 11 hasta el lunes 25 de mayo de 2020, a partir de las 4:00 p.m. y hasta las 5:00 a.m. del siguiente día. 

Frente a las medidas para mitigar la emergencia, el Gobernador de Nariño, Jhon Rojas declaró: “Tuvimos reunión con el Superintendente de salud, el Viceministro de salud, Viceministro de defensa y la Alcaldesa de Tumaco y se acordaron unos compromisos importantes para dotar de todas las herramientas y todos los equipos necesarios para la atención de COVID-19 para el Hospital San Andrés de Tumaco, y al Hospital Divino Niño. Así mismo el Viceministro de Defensa y la cúpula militar van a trabajar muy fuerte en el control de la frontera (...) También se recibieron las dos lanchas ambulancia de zona futuro que ya están en funcionamiento”, y concluyó anunciando que se reiniciarán las actividades económicas del departamento progresivamente. 

Larraniaga confirmó la entrega de 15 camillas a los hospitales de Tumaco, y la próxima entrega de 25 monitores de signos vitales, y 10 camillas hospitalarias de cuidados intermedios. 

Así mismo, precisó que se habilitarán más camas de cuidados intensivos del Hospital Departamental de ser necesario, pues este cuenta con 20, y 10 están habilitadas para pacientes de COVID-19. Afirmación que apoyó Luis Eduardo Mejía, subgerente de prestación de servicios del Hospital Universitario Departamental de Nariño, en un comunicado oficial: 

“En el momento sólo tenemos cinco pacientes hospitalizados en cuidado intensivo [como mencionamos más arriba, sólo uno de ellos está por COVID-19]. Tenemos una capacidad de 20 camas en esta unidad. Una capacidad instalada preparada de 40 camas en hospitalización, y un número total de 83 camas de observación para atender pacientes”.

De todas maneras, el panorama social, económico, y político de Tumaco es preocupante. A finales de 2019, tras el asesinato de la lideresa social Lucy Villareal, la violencia se ha recrudecido en la zona, dejando en enero de este año más de 4.000 desplazados por el conflicto armado. 

Incluso en medio de la emergencia por COVID- 19, durante abril se presentaron enfrentamientos entre grupos armados ilegales por la disputa de rutas del narcotráfico en el municipio de Tumaco que dejaron dos personas muertas; y el ministerio de Defensa ha decidido mantener operativos de erradicación de coca, lo que ha dejado como consecuencia protestas indígenas y campesinas, que terminaron en el asesinato de un indígena Awá, por un disparo de la Policía a finales de abril. 

Finalmente, la corrupción también aparece en el panorama, luego de que concejal de Pasto Erick Velasco denunciara públicamente los excesivos gastos en transporte en la ayuda humanitaria en el marco de la emergencia de COVID-19 entregada por la gobernación de Nariño a zonas como Tumaco. 

Pero, aunque la situación de salud en Tumaco sí merece atención y medidas, especialmente por la falta de UCI en sus hospitales; lo dicho por los audios es falso, pues la capacidad hospitalaria en Tumaco no está explotada. Según el Instituto Departamental de Salud de Nariño tienen ocupadas 25 camas de 122 habilitadas con morbilidad general, y aunque no cuente con UCI; en el Hospital Departamental de Nariño, a 6 horas, hay más de 9 camas en UCI disponibles para pacientes con COVID-19, y 10 más para habilitar de ser necesario. 

Al momento sólo 2 personas en Nariño se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 28 Agosto 2020

Ni se ha comprobado que la leche materna prevenga el COVID-19, ni Patarroyo lo aseguró

Por Laura Rodríguez Salamanca

Un mensaje que se atribuye, erróneamente, al inmunólogo colombiano Manuel Elkin Patarroyo desinforma sobre la leche materna, las vacunas y varios medicamentos.

Hace varios meses verificamos un audio, que resultó ser falso, en el que supuestamente el médico neurofisiólogo Rodolfo Llinás daba toda clase de recomendaciones caseras para “saber si tenemos la infección” del nuevo coronavirus.
 
Esta vez le tocó el turno a otro científico colombiano. Uno de nuestros lectores nos pidió chequear una cadena de WhatsApp titulada ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’, en la que el inmunólogo supuestamente desestima protocolos de la OMS como el lavado de manos y el distanciamiento social, recomienda medicamentos para “poner al virus fuera de combate” y da otra serie de sugerencias. 

Fake

Al revisar en la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, encontramos que el mensaje no solo está circulando en la red de mensajería privada, sino que ha llegado a muchos rincones del país a través de Facebook. 

Hallamos publicaciones en el Valle del Cauca, Bogotá, Mariquita, Flandes, El Espinal, Mompox, Ipiales, Sardinata, Barrancabermeja, Abejorral, San Marcos, Neiva, Sahagún, Siachoque, Bosconia y Girardot. Una sola de estas publicaciones ha sido compartida 1.000 veces
 
Para verificar la información, por una parte, contactamos al equipo de trabajo del doctor Patarroyo en la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia. A través de WhatsApp, nos respondieron: “esta información que aparece en las redes sociales y demás plataformas sobre el profesor es completamente falsa”. Y nos explicaron que Patarroyo no envía ninguna clase de mensajes por estos medios porque no tiene cuentas en redes sociales. 
 
Por otra parte, resumimos las afirmaciones del mensaje susceptibles de verificación.

“Su propagación [del virus] no la detiene nadie hasta que se logre crear una vacuna que destruye su estructura de origen”.
FALSO

Esta afirmación parte de una situación real para agregar una definición errada. Según Julián López, químico farmacéutico con maestrías en farmacología y epidemiología clínica y doctorado en ciencias farmacéuticas, si bien es cierto que “los virus son microorganismos prácticamente ubicuos, es decir, que están en cualquier sitio y que pueden reactivarse en cualquier momento y por cualquier circunstancia ambiental, física y biológica; no es cierto que las vacunas destruyan su estructura de origen para frenar la transmisión”. 
 
Lo que realmente hacen las vacunas [como escribimos en otro artículo] es inmunizar, preparar o, si se quiere, entrenar al organismo al introducir un antígeno desactivado para cuando llegue el momento de combatir al virus. 
 
"El individuo queda protegido y ante una segunda infección, que puede ser con el virus o bacteria ya 'vivo', lo reconocen antes y acaban con él", dijo Noelia Casares Lagar, experta en inmunología e inmunoterapia en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, al ser consultada por nuestros colegas de Maldita Ciencia para otra verificación. 
 
Para ponerlo en términos aún más sencillos, López agregó un ejemplo: “la vacuna logró erradicar a la viruela. Pero eso no quiere decir que el virus que la produce [variola virus] haya desaparecido, sino que las personas se han ido haciendo inmunes a través de la vacunación y de la transmisión de la inmunidad de padre a hijo”. 

“Las madres deben dar leche materna a sus hijos que esta desaparece y elimina el virus (sic)”.

FALSO

De acuerdo con publicaciones tanto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos como de la Organización Panamericana de la Salud y de la OMS, aunque falta evidencia sobre la presencia del SARS-CoV-2 [causante del COVID-19] activo en la leche materna tanto de madres confirmadas como sospechosas de COVID-19, la información disponible sugiere que no es probable que el virus se pueda transmitir a través de la lactancia.
 
Además, la UNICEF recomienda continuar con la lactancia aun durante la pandemia –con ciertas precauciones- porque la leche materna fortalece el sistema inmune del bebé. “Contiene los anticuerpos específicos contra los virus a los que estamos expuestos. La mujer, a través de su leche, le transfiere al bebé las defensas que lo protegen de las enfermedades respiratorias del entorno, como el actual coronavirus”, escribió la organización en una publicación. 

Sobre este fenómeno, el doctor Jill R. Demirci, profesor asistente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pittsburgh, indica en este artículo que “varios informes preliminares han señalado la presencia de anticuerpos IgG e IgA contra COVID-19 en la leche de mujeres lactantes que actualmente o previamente dieron positivo para COVID-19, lo que sugiere que la leche humana puede conferir protección contra el virus”. Sin embargo, él mismo puntualiza que aún no hay pruebas claras y contundentes al respecto.
 
Pero esto es diferente a determinar que la leche materna elimine al coronavirus. Así nos lo explicó Julián López: “la leche materna contiene inmunoglobulinas, es decir, partes del sistema inmunológico que protegen de algunas enfermedades infecciosas, y transmite esas defensas de la mamá al niño. Pero a la luz de los conocimientos actuales no hay ninguna evidencia de que la leche vaya a evitar que el niño adquiera el virus”. 
 
Hay que aclarar que varios medios han difundido que la inmunóloga Rebecca Powell, investigadora de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, está trabajando en la recolección de muestras de leche de madres lactantes con diagnósticos confirmados o sospechosos de COVID-19 para determinar si los anticuerpos que permanecen en la leche materna puede proteger a los bebés y, a lo mejor, a los adultos de la enfermedad. Pero esta investigación podría tomar meses o años y en el registro de los artículos de Powell aún no aparece ningún resultado al respecto.

“Consumir productos alcalinos. Limón, ajo, jengibre, mango, té, manzana, toda frutos cítricos que contengan antioxidantes (sic)”.

FALSO

Esta afirmación tiene varios errores. De acuerdo con López, “primero hay que aclarar que realmente en la naturaleza, no existen alimentos, plantas o especies biológicas que tengan un carácter alcalino. Los frutos y las flores tienden más a un ph ácido. En el caso de las frutas, por el contrario son bastante ácidas debido principalmente a la presencia de ácido cítrico y ácido ascórbico, que es el nombre químico de la vitamina C ”. 
 
Además, como escribimos en otro chequeo en el que consultamos al doctor Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN, no es cierto que consumir alimentos alcalinos tenga más o menos incidencia en la inmunidad frente al COVID-19.
 
Con respecto a los antioxidantes, si bien es cierto que las frutas y verduras los contienen, como nos explicó el químico farmacéutico, “de ahí a decir que tengan alguna actividad preventiva o curativa contra algún microorganismo hay un abismo gigante, porque realmente los antioxidantes no tienen esa particularidad”. 
 
Lo que realmente juega un papel en el combate del organismo contra el coronavirus es el sistema inmune, pero los antioxidantes no tienen un rol protagónico en el sistema inmunológico. “Los antioxidantes colaboran tangencialmente. Pero no lo estimulan ni lo modifican. Cuando un virus o un microorganismo extraño llega es destruido y los restos de esa destrucción generan unas reacciones de oxidación que son lesivas para el organismo y que son neutralizadas por los agentes antioxidantes”, nos explicó López. 

“Ya se sabe que el virus es mortal, pero muy fácil de destruir incluso con antibióticos, aspirina y bicarbonato lo ponen fuera de combate”.
FALSO


En varios chequeos nos hemos ocupado de este tipo de afirmaciones y todas las hemos calificado como falsas, La razón: como lo ha dicho la OMS, “aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que ningún fármaco pueda curar o prevenir la COVID-19”.
 
Como escribimos en un artículo sobre las recomendaciones falsas que daba un médico ecuatoriano, aunque intrahospitalariamente se está usando la azitromicina como un antibiótico para una posible sobreinfección por baja de la inmunidad producida por el COVID-19, los antibióticos se usan para las bacterias no para los virus. 
 
Con respecto a las aspirinas, ya lo hemos publicado, pero no sobra aclarar: la aspirina está contraindicada para las personas con problemas de coagulación y con antecedentes de anemia o leucemia. Y en palabras de López, “con este medicamento se corre el riesgo de producir hemorragias de vías digestivas altas, que son sangrados intestinales graves. A los niños no se les debe dar jamás porque les puede producir daños renales”.
 
Para resumir, calificamos como falso el mensaje ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’. Las razones: la información no es de autoría del médico colombiano y las recomendaciones contienen datos errados.