Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 13 Agosto 2020

¿Gerontocidio planeado? Otra mentira viral sobre COVID-19

Por José Felipe Sarmiento

Un meme basado en la teoría falsa de ‘Plandemic’ dice que las vacunas contra la influenza y el COVID-19 hacen parte de una estrategia mundial para matar a personas de la tercera edad.

Según una imagen que circula por Facebook con el logo del ya desmentido video conspirativo ‘Plandemic’ y la foto de su principal entrevistada, la supuesta viróloga Judy Mikovits, “si logran imponer [que] la vacuna COVID-19 sea obligatoria, al menos 50 millones de personas en Estados Unidos podrían morir con la primera dosis, que es la cantidad de personas que tienen el retrovirus gamma que está en vacunas anteriores y la combinación será devastadora”.

Un usuario que publicó el meme lo acompañó con un texto en el que asegura que la pandemia “ha sido un gerontocidio, un plan para asesinar ancianos elaborado desde las élites”. El autor atribuye a la vacuna contra la influenza las altas tasas de mortalidad por la nueva infección respiratoria entre personas de la tercera edad, sobre todo en España e Italia. Según él, “se viene la vacuna contra el COVID-19 para asegurar el gerontocidio”.

Publicación en Facebook con meme basado en 'Plandemic'

La publicación es falsa. En el chequeo a los argumentos de Mikovits, ya se había explicado que el estudio en el que ella se basa para decir que las vacunas contra la influenza supuestamente contenían el SARS-CoV-2 causante de la actual pandemia es, en realidad, sobre la probabilidad de contagiarse de otros virus –incluido un tipo de coronavirus diferente a este– tras haber sido vacunado. El mismo artículo científico aclara que eso no significa que haya una relación de causa-efecto entre las dos cosas.

También ha sido desvirtuada varias veces la teoría de que el virus fue creado en un laboratorio. La evidencia científica, por el contrario, lleva a que su origen es zoonótico. Esto quiere decir que fue transmitido a los humanos por algún animal. En particular, se ha determinado que el genoma es parecido a una familia de coronavirus común entre los murciélagos, aunque esto no descarta la posibilidad de que haya habido otra especie ‘puente’ entre ellos y los humanos.

Es cierto que la enfermedad es especialmente grave y letal para los adultos mayores. Sin embargo, eso no quiere decir que las personas más jóvenes no se infecten y mucho menos que el virus esté diseñado como un arma contra la población de mayor edad. De hecho, la mayoría de contagios registrados se han presentado en personas entre los 20 y los 40 años. Esta ha sido la evolución de los casos por edades en Colombia:

El mayor riesgo de letalidad entre personas de mayor edad se ha dado en todo el mundo. No tiene correlación con la vacunación contra la influenza, como pretende hacerlo ver la publicación viral.

Tomemos los países que tienen datos actualizados hasta 2019 sobre la proporción de su población mayor de 65 años que está vacunada contra esa enfermedad, según los registros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE: Chile, Nueva Zelanda, Israel, España, Italia, Islandia y Letonia. No solo son muy distintos entre sí en esa variable sino también en características geográficas y demográficas, así como en el impacto y la evolución de la pandemia en sus territorios, pero todos tienen algo en común.

Pese a las diferencias, los adultos mayores ponen la mayor parte de decesos por COVID-19 en cada uno de los siete países, aunque los casos confirmados se concentran en personas más jóvenes.

El 83 por ciento de los muertos en Chile, 25 de los 32 que lleva Letonia, 9 de 10 en Islandia y 22 de 22 en Nueva Zelanda han sido personas de 60 años en adelante. A esa edad, la letalidad que se ha registrado en Italia es de 11 por ciento, el cuádruple de quienes están en sus cincuentas; salta a 27 por ciento desde los 70 y llega a 35 por ciento a partir de los 80. Estas diferencias son mucho más marcadas en España y la edad promedio de los fallecidos en Israel es 80 años.

Un chequeo del portal español Maldita, que es miembro de la alianza #DatosCoronavirus, también mostró que es falsa la supuesta relación entre la vacuna contra la influenza y el COVID-19. El virólogo e inmunólogo Pepe Alcamí y la epidemióloga y reumatóloga Loreto Carmona explicaron en ese artículo que es “imposible” la supuesta contaminación de la vacuna gripal del último año en ese país (las dosis son anuales), que esta se produce con base en partes de virus en lugar de inyectarlos en su forma activa y que es normal que se apliquen varias vacunas en una.

Es más, las vacunas ya existentes contra otras enfermedades respiratorias tampoco sirven como protección ante el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la pandemia. Como lo explica una nota de Despacho 505, miembro nicaragüense de la alianza verificadora LatamChequea, este nuevo virus requiere una vacuna específica y todavía no hay ninguna disponible en el mercado.

Además, los retrovirus no tienen nada que ver con la influenza ni con los coronavirus. Un ejemplo de los primeros es el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida. En el segundo grupo está el A(H1N1) que generó otra pandemia en 2009. Entre los terceros están el SARS-CoV-2, causante del COVID-19 y sus parientes, el SARS de 2003 y el MERS de 2012, entre otros de efectos más leves.

En otro chequeo, ya habíamos dicho que las coincidencias genéticas entre el VIH y el SARS-CoV-2 son en secuencias muy cortas presentes en una amplia variedad de organismos. Por tanto, es mentira que el primero esté contenido en el segundo.

La clasificación establecida por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus, que es parecida a la que se usa para los seres vivos, los ubica en categorías muy distintas. En estos términos, tienen en común lo mismo que los animales con los vegetales o los hongos: están en el mismo dominio pero en diferentes reinos. Los retrovirus se ubican en el Pararnarvirae y los coronas y las influenzas, en el Orthornavirae.

Entre tanto, a pesar de compartir el mismo reino, la familia Orthomyxviridae a la que pertenecen los virus de influenza está en el filo Negarnaviricota y la de los coronavirus pertenece al Pisuviricota. En biología, sería como si ambas categorías fueran de animales, pero unos vertebrado y los otros no.

De hecho, Mikovits es famosa por haber falsificado el descubrimiento del supuesto origen del síndrome de fatiga crónica en un inofensivo retrovirus de ratones. Lo curioso es que ahora dice que este tipo de virus son los que contaminan las vacunas de la influenza y el COVID-19, a pesar de que estos animales no se usan en la producción de vacunas contra este tipo de enfermedades, como lo recordó el portal estadounidense de noticias médicas MedPage Today en un artículo sobre los errores en esta teoría conspirativa.

Esa es la verdadera historia detrás de esta mentira viral.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 26 Agosto 2020

Publicación de Facebook que ofrece vacantes de empleo en Ara de Chinchiná es una estafa

Por Laura Castaño Giraldo

La empresa desmintió la información e indicó que es una modalidad de fraude con la que le están pidiendo dinero a la gente para un supuesto proceso de contratación.

En Facebook encontramos una publicación que difunde lo que pareciera ser, a simple vista, una oferta de empleo en una de las Tiendas Ara del municipio de Chinchiná, Caldas, pero, en realidad, se trata de una trampa cibernética. 

Según el texto, la empresa tiene vacantes para ocho tipos de cargos dentro de sus instalaciones. Además, dice que los horarios pueden ser de lunes a sábados y/o domingos y festivos, que los turnos son rotativos, que el salario es de 980.657 pesos más prestaciones y que hay que enviar la hoja de vida para postularse al correo laboraconara.jeronimomartins@gmail.com

Oferta falsa de Ara

La publicación ha sido compartida más de 100 veces. Sin embargo, lo que en realidad nos llamó la atención no fue eso sino que una persona denunció en los comentarios que se trataba de una estafa. 

comentario

Por esta razón, en Colombiacheck decidimos hacer la correspondiente verificación del contenido. 

Para comenzar, releímos la publicación y de entrada detectamos detalles que suelen ser característicos de cadenas engañosas o de estafas que se hacen a través de internet. En este caso hay errores de puntuación y de ortografía, se usa el pretexto de que la búsqueda de personal se debe al COVID-19 y el correo al que se deben enviar los documentos que solicitan no es empresarial. 

Con estas primeras pistas sobre la falsedad de la información, nos comunicamos vía telefónica con el servicio al cliente de Tiendas Ara y la persona que atendió nuestra consulta nos confirmó que “efectivamente la cadena es falsa, ya que todas las ofertas laborales que realizamos es directamente por la página aratiendas.com, en la opción de trabaje con nosotros”.

Revisamos la página a la que se refirió la persona y solo encontramos una oferta de empleo en la sede de Ara de Chinchiná, que no coincide con lo que dice la publicación de Facebook. En el sitio web, la vacante es para el cargo de operador de tienda y en la lista de cargos que ofrece la cadena falsa no hay ninguno con ese nombre. Incluso revisamos todos los puestos para los que Ara abre generalmente convocatorias y no corresponden con la información de la publicación. 

La persona que atendió nuestra llamada también afirmó que a los interesados en las vacantes siempre los contactan “por correo electrónico, desde los corporativos como @jeronimomartins o @tiendasara. Si la información se las envían desde un @gmail o @yahoo, la información es falsa”. 

Eso precisamente es lo que se hace evidente en la publicación de Facebook, pues al final se indica que los documentos deben ser enviados a un correo personal de Gmail que, por cierto, busca camuflarse haciendo uso del nombre Jerónimo Martins, que es la compañía portuguesa ‘madre’ de Ara. 

En Colombiacheck escribimos a dicho correo electrónico con el propósito de ver qué tipo de solicitudes o instrucciones les dan las personas que están detrás de toda la estafa a quienes manifiestan interés en sus ofertas, pero hasta ahora no hemos recibido ninguna respuesta. 

Finalmente, el encargado de servicio al cliente de Ara nos explicó que “también se ha evidenciado que están solicitando dinero para realizar este procedimiento”, situación que, como mencionamos unas líneas más arriba, denunció un usuario de Facebook. Sobre eso, la persona informó que “en ningún momento vamos a solicitar ninguna clase de consignación de dinero para realizar el proceso de contratación”.

Tras juntar toda esta información no caben dudas de que la publicación de Facebook es completamente falsa. 

Un fenómeno recurrente

Esta modalidad de estafa no es nueva. De hecho, ya hemos realizado otras verificaciones en las que evidenciamos que personas malintencionadas se aprovechan de los recursos informáticos para sacarle dinero a la gente.

Un ejemplo de ello es un anuncio que decía que Tiendas D1 estaba ofreciendo empleo para trabajar desde casa. El aviso circuló por Facebook, al igual que el estamos verificando, y resultó siendo un engaño. 

Otro caso que chequeamos hizo ver más ‘sofisticada’ la estafa. Los autores emplearon directamente sitios web falsos en los que la gente ingresaba sus datos para recibir supuestas ayudas del Estado que, por supuesto, nunca llegaron porque todo se trataba de una mentira. 

Como explicamos en un chequeo, estas modalidades de ciberdelincuencia se conocen como ‘phishing’ y se utilizan “para estafar y obtener información confidencial de forma fraudulenta como puede ser una contraseña o información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria de la víctima”.

El capitán Rodrigo Javier Acero, oficial del Centro Cibernético Policial, nos confirmó que “ya hay varios reportes de falsos empleos por diferentes medios, no solo Facebook, inclusive páginas web”. También explicó que “por perfiles en redes sociales se generan fácil [las ofertas falsas] pero la gente los reporta rápidamente” y que “por sitios web son menos visibles pero, así mismo, las víctimas son potencialmente menos”. 

Acero indicó, además, que “con esto llaman la atención y luego piden dinero para exámenes médicos, cursos, seguros, etc. Es allí donde la víctima cae y consigna”.