Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 31 Marzo 2021

Meme tergiversa como teoría conspirativa la propuesta de exigir vacuna para conciertos en Alemania

Por José Felipe Sarmiento

La imagen combina un titular real de DW con una desinformación sobre el “nuevo orden mundial” varias veces desmentida por Colombiacheck y otras iniciativas de verificación.

Por redes sociales circula un meme con la afirmación de que “nadie podrá comprar ni vender” en letras grandes resaltadas en rojo bajo un titular en que el portal de Deutsche Welle (DW) en español informaba que en Alemania, país de origen de ese medio de comunicación, propusieron “que la vacuna contra COVID sea requisito para asistir a conciertos y otros eventos”.

Meme sobre exigencia de vacuna para conciertos, compras y ventas

La imagen viral está ilustrada con dibujos de una jeringa y del presidente de China, Xi Jinping, con un tapabocas de la bandera de su país. Las páginas Reporte Mises y Proyecto Libertario, divulgadoras de teorías conspirativas, la publicaron en Facebook con un enlace de YouTube a un vídeo que ya no está disponible.

La desinformación ha sido compartida 240 veces desde esos dos sitios. Algunos usuarios de la misma red social la reportaron como posible noticia falsa. En consecuencia, Colombiacheck la revisó y encontró que es cuestionable, ya que pone un titular real junto con una frase falsa que se relaciona con una teoría conspirativa que ya se ha desmentido en ocasiones anteriores.

La nota de DW fue publicada el 3 de febrero de 2021 con el título que aparece en la imagen. Se refiere a un comunicado de la empresa de fabricación y venta de boletería CTS Eventim, que en Alemania también fue contratada para asignar citas de vacunación contra el COVID-19, en el que la compañía sugirió restringir el acceso a conciertos y otros eventos masivos de modo que solo puedan asistir personas inmunizadas contra esa enfermedad.

Las noticias de marzo de 2021 en medios alemanes, incluyendo una de la misma cadena informativa (1, 2, 3), dan cuenta de que las autoridades nacionales todavía no han aceptado esa propuesta en concreto. No obstante, el país avanza en el desarrollo de certificados digitales para las personas con inmunidad al virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia, por vacunación o infección previa.

Estos trabajos se enmarcan en que la Unión Europea, Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein evalúan establecer pases sanitarios para viajar por el continente, como medida para evitar que aumenten los contagios, sobre todo en las vacaciones de verano, sin afectar el turismo. Sin embargo, cada país podrá establecer por aparte otros beneficios para las personas vacunadas.

Alemania, si bien es una de las impulsoras del acuerdo, no se ha comprometido a aplicar estas restricciones en actividades específicas a diferencia de otros, como Austria y Grecia que han anunciado la exigencia del certificado para acceder a restaurantes y hoteles, respectivamente. Algunos, como Francia, han planteado más dudas frente a estas medidas.

En todo caso, ninguna de las autoridades de Europa citadas en los artículos ha hecho referencia a limitar el comercio. De hecho, una de las aclaraciones que hace DW es que el carné de vacunación no reemplazaría las identificaciones de ciudadanía.

La afirmación de que “nadie podrá comprar ni vender” no tiene relación con la noticia. En cambio, se deriva de una serie de teorías conspirativas sobre la implementación de certificados digitales para obligar a todas las personas a someterse a un supuesto “nuevo orden mundial” con un solo gobierno para todo el planeta, una sola moneda y hasta una religión unificada.

Como lo ha contado Colombiacheck en diferentes ocasiones desde que empezó la pandemia de COVID-19 (1, 2, 3), igual que otras iniciativas de verificación en Colombia y en el exterior (1, 2, 3), varias veces se ha mentido sobre el uso de los pasaportes sanitarios. Incluso han tergiversado noticias e investigaciones para asegurar que se trata de microchips inyectados.

Aunque el meme no dice esto de manera explícita, sí coincide con otras publicaciones que la misma página de Facebook ha compartido antes y que han sido desmentidas. En todo caso, la imagen viral sí es una mezcla de información que tergiversa una noticia real y, por tanto, es cuestionable.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

No, el uso prolongado del tapabocas no produce hipoxia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Los tapabocas quirúrgicos, de tela y N95 dejan pasar el dióxido de carbono. Utilizar mal este implemento puede aumentar las probabilidades de contagio.

Desde hace varias semanas circula en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram una cadena que señala que “el uso prolongado de la mascarilla [como le llaman al tapabocas en algunos lugares] produce hipoxia”. 

Esa misma información ha estado rotando en otros países de la región, como Bolivia, Ecuador, Chile, Guatemala, e incluso, cruzando continentes, ha llegado hasta España

Asimismo, otros supuestos medios de noticias en Honduras, El Salvador y México la compartieron como si fuera verdadera.

Se trata de una información que argumenta que al respirar una y otra vez “aire exhalado [este] se convierte en dióxido de carbono” y que “esto intoxica al usuario”, provoca “malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente”, entre muchas otras cosas. Por ello, recomiendan, usarlo solo “si tienes a alguien enfrente o muy cercano” y “levantarlo cada 10 minutos”. 

Pero todo lo que señala la cadena es falso. 

Como explicamos hace un tiempo, en la conferencia de prensa sobre COVID-19 del 3 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) amplió su recomendación con respecto al uso de tapabocas. Pasó de recomendarlo únicamente a personas contagiadas y quienes atiendan personas con COVID-19, a sugerir el uso generalizado. Estas nuevas indicaciones fueron acogidas por las autoridades colombianas.

El Ministerio de Salud también procedió a cambiar sus medidas sobre el uso de tapabocas y lo volvió obligatorio en cualquier situación que imposibilite mantener la distancia recomendada (2 metros), en particular el transporte público y los lugares de alta afluencia, como las plazas de mercado. Además, lo mantuvo para las personas con síntomas asociados a la enfermedad y quienes son población de alto riesgo.

Las falsedades de la cadena

La hipoxia es, según el Diccionario Médico-Biológico, Histórico y Etimológico de la Universidad de Salamanca, un “estado que presenta un organismo viviente sometido a un régimen respiratorio con déficit de oxígeno”. Según explicó el portal Agencia Ocote en su sección de fact-checking, se le define como una condición en la que, por diversas causas, los tejidos del organismo no reciben suficiente oxígeno.

Sin embargo, es falso que las mascarillas o tapabocas produzcan esa afección. Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, le dijo a Colombiacheck que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Claudio Méndez, docente de Políticas de Salud de la Universidad Austral de Chile, dijo en un artículo publicado por nuestros colegas de AFP Chile, que descarta que el uso de mascarillas genere hipoxia mientras el material permita el intercambio de aire. En el caso de los tapabocas que utilizan los funcionarios de la salud, el uso del modelo “N95 no suele ser por más de siete horas. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, se usan por menos tiempo. Ambas están lejos de generar hipoxia”.

Érika Villate, enfermera de planta de la Fundación Cardioinfantil, le dijo a Colombiacheck que, efectivamente, en su labor diaria utiliza el tapabocas de 8 a 9 horas en el día. Señaló, además, que incluso el personal de salud que está en las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) que utiliza el tapabocas de alta eficiencia N95 no presenta ninguno de los síntomas que refiere la cadena.

Frente a la recomendación de “levantar la mascarilla cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable”, Maldita.es, un medio de verificación de España, citó a Gemma del Caño, experta en industria alimenticia, quien aseguró que “la OMS aconseja evitar tocar la mascarilla mientras se usa y, si se hace, lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Hay que colocar bien la mascarilla desde el principio y no tocarla hasta que nos podamos lavar las manos antes y después”. 

Por su parte, Guillermo Melgar, farmacéutico y autor de Farmacia Enfurecida, en conversación con Maldita, insistió en que “si utilizamos mal la mascarilla, estamos aumentando muchísimo las probabilidades de contagiarnos y de contagiar”. Por lo cual, no es recomendable ponerse la mascarilla de bufanda, quitársela para hablar o estornudar ni reutilizar mascarillas de un solo uso.

De modo que, calificamos como falsa la cadena que dice que el uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus