Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 18 Noviembre 2020

No, el coronavirus no se elimina al inhalar vapor a más de 50 grados

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Médicos advierten nuevamente: no hay evidencia científica de que el vapor de agua elimine el nuevo coronavirus. Hacerlo puede producir quemaduras severas en el aparato respiratorio.

“El agua caliente que bebe es buena para la garganta. Pero este coronavirus se oculta detrás del seno paranasal de la nariz durante 3 a 4 días”, así empieza otra cadena que circula en WhatsApp recientemente y que habla sobre otra supuesta “cura” para el nuevo coronavirus. 

La misma, sugiere la inhalación de vapor a diferentes y altas temperaturas a partir de los 50° centígrados para matar completamente al virus, justificando que éste se aloja realmente en el “seno paranasal”.

Desinformación

En Colombiacheck verificamos esta información y encontramos que esas afirmaciones son falsas.

Una primera clave nos orienta a que esta cadena se trata de otra desinformación más, dado que en dicho mensaje no señalan quién es el autor o los autores de la misma.  Además, utiliza un lenguaje muy cotidiano y nombra a un “departamento de salud pública”, pero nunca especifica a qué institución exactamente hace referencia, ya que departamentos de salud pública existen muchos alrededor del mundo. 

Todo esto, ya deja sospechas frente a lo que afirma el mensaje, como señalamos en un chequeo sobre recomendaciones para detectar noticias falsas. 

Durante la pandemia han circulado múltiples cadenas o mensajes como éste que recomiendan la inhalación de vapor de agua para acabar con el nuevo coronavirus, pero es importante recordar que son falsos y seguirlos a ciegas puede traer daños para la salud. 

Verificamos una de ellas en otro chequeo publicado el pasado 25 de marzo. Trataba de un video viral donde un ginecólogo daba recomendaciones para “desactivar” el coronavirus al aspirar vapor de agua durante cinco minutos, entre tres o cuatro veces por día. En su momento lo calificamos como falso.

Colegas de Newtral y Maldita en España, de la Red Internacional de Chequeadores (IFCN, por sus siglas en inglés), también han desmentido lo del vapor de agua para matar el nuevo coronavirus. 

Coronavirus en los senos paranasales

Esta cadena de WhatsApp que estamos verificando comienza señalando que el nuevo coronavirus se puede alojar en los senos paranasales “después de 4 a 5 días”, para así posteriormente justificar el uso del vapor de agua caliente. 

Consultamos a Julián Felipe Molano, médico otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello de la Universidad de Antioquia, quien explicó a Colombiacheck: “Primero es importante aclarar que el nuevo coronavirus al entrar al cuerpo humano, ingresa a las células para poder replicarse allí. Por lo tanto nada que se aplique de forma externa mataría al virus, que ya después de infectar se encuentra dentro de las células.  Lo que sí haría cualquier sustancia que se aplique de forma externa sería causar daño local”. 

Molano explicó además que los senos paranasales son cavidades que se encuentran por detrás y al lado de la nariz, y que acceder a ellos con un líquido o un vapor de agua es muy difícil, pues dichas cavidades tienen sitios de drenaje pequeños y de difícil acceso, “es decir, cualquier sustancia que se aplique o inhale por la nariz no llegará a los senos paranasales de forma directa”. 

Lo que sí puede ocurrir es que exponerse a vapor de agua puede generar un alto riesgo de quemadura de la vía aérea. Además, una persona ya infectada con el coronavirus al usar este tipo de prácticas lo que puede hacer es retardar el proceso de resolución de la infección que en un alto porcentaje de las personas infectadas ocurre de forma espontánea. Es decir, “si se usan vapores o sustancias que dañen el epitelio se va a retardar la resolución de la infección”, dijo el experto..

Según una revisión publicada en la Revista Laryngoscope Investigative Otolaryngology en el mes de junio, luego de analizar 19 estudios científicos sobre la infección de las cavidades nasosinusales (nasal y senos paranasales) por el nuevo coronavirus, concluyen que el tracto nasosinusal puede ser un sitio importante de infección, mientras que la diseminación viral a partir de ahí puede ser también un mecanismo importante de transmisión. Sin embargo, como describió el doctor Molano, “esto no justificaría el uso de las aspiraciones con vapor de agua”.

Las bebidas calientes tampoco son útiles

El mensaje de WhatsApp que estamos verificando, también incentiva a la gente a consumir bebidas calientes. No obstante, ya habíamos chequeado en otras oportunidades que ni el té y el café, ni las gárgaras con sal, ni el agua caliente funcionan como cura para la COVID-19. 

La Organización Mundial de la Salud en su página web advierte sobre un tema relacionado: bañarse en agua caliente “no proporciona ninguna protección contra la COVID-19”.

Usar vapor de agua caliente no tiene evidencia científica y es peligroso

La desinformación continúa afirmando que “el vapor de agua a 50 grados centígrados desactiva o paraliza el virus, a 60 grados, este virus se debilita tanto que cualquier sistema inmunológico humano puede combatirlo. A 70 grados este virus muere por completo”.

El infectólogo Julio César Gómez Rincón, docente de la Universidad del Bosque y la Universidad Militar Nueva Granada, le aclaró a Colombiacheck: 

“Una inhalación de vapor a 50 grados centígrados, o más, generaría daños severos en el epitelio respiratorio. No es cierto que destruya el virus. Es un riesgo importante de daños a los tejidos, no se justificaría desde ningún punto de vista un escenario así”. 

Ese epitelio respiratorio es un revestimiento formado por una o varias capas de células que se encarga de producir moco, calentar el aire y atrapar partículas, entre otras múltiples y esenciales funciones, que se verían muy afectadas si se quema.

El doctor Gómez señaló, además, que este epitelio “si se quema al igual que una quemadura de piel, se daña y luego se puede infectar con más facilidad”.

Satyanarayana Mysore, jefe del departamento de neumología en Manipal Hospitals en la India, quien ha tratado casos de COVID-19 desde marzo, señaló al medio Times of India, que también desmentía esta misma cadena que alcanzó a circular hasta esas latitudes hace una par de semanas: “la inhalación de vapor durante una semana es ‘muy poco científica’”.

“Hemos visto pacientes que llegan con síntomas respiratorios no debido a Covid, sino a quemaduras de las vías respiratorias. Estos casos tienen antecedentes de inhalación de vapor. La inhalación de vapor no científica, probablemente quemará las vías respiratorias, causando problemas mucho peores que el Covid”, señaló el Dr. Mysore.

“Si el virus pudiera eliminarse con la inhalación de vapor de agua, el mundo no hubiera visto tantas muertes”, replicó también el doctor Thomas Mattew, profesor y director del Departamento de Neurología del St. Jhon’s Medical College Hospital, también en India.

Desde marzo, la agencia Reuters alertó sobre los riesgos de quemaduras para los niños que esta práctica implicaría. Citando un estudio previo publicado por la Asociación Española de Pediatras en Anales de Pediatría, donde reportaban los casos de niños quemados por el uso de esta tradicional terapia inhalatoria de vahos, sin evidencia científica, indicada para las diferentes condiciones respiratorias.  

Igualmente, en Inglaterra la famosa revista The Lancet, en mayo de este año, publicó un artículo sobre las quemaduras en niños durante la pandemia, pues en Reino Unido todos los días más de 100 niños acuden a los servicios de emergencias con quemaduras. Y desde el confinamiento, en el Birmingham Children’s Hospital, vieron un aumento de 30 veces el número de niños con quemaduras por la inhalación directa de vapor de agua caliente.  

Las quemaduras por agua caliente, otros líquidos y vapor de agua, comprenden el 35 por ciento del total de las lesiones por quemaduras admitidas también en centros de quemados en Estados Unidos, como resalta la Sociedad Americana de Quemaduras.  Así vemos, una vez más, lo peligrosa que puede llegar a ser esta práctica.

La cadena de WhatsApp, remata concluyendo que “quien se queda en casa debe tomar vapor una vez al día” y que quienes van a oficinas “deben tomar vapor 3 veces al día”. 

El estudio de la American Burn Association también advierte, entre otros puntos, que la sola exposición durante tres segundos al vapor de 60 grados centígrados, puede causar una quemadura “lo suficientemente grave para requerir una cirugía”, de modo que la exposición varias veces al día a ese vapor tendría efectos devastadores. 

Calificamos entonces como falso que el coronavirus se elimine del organismo al inhalar vapor a altas temperaturas. Las únicas armas útiles que tenemos hasta ahora para evitar una infección por SARS-CoV-2 son las recomendaciones que sí tienen evidencia científica, que no implican riesgos para la salud como y que debemos seguir aplicando: el lavado de manos, el uso de tapabocas y mantener el distanciamiento físico. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 27 Junio 2020

Cadena de Facebook mezcla mentiras y verdades sobre la labor y financiación de la OMS

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

Una cadena que circula ampliamente en Facebook asegura que a la organización la financian multinacionales como Bayer, Monsanto, Coca-Cola y la fundación Bill Gates.

Una cadena de Facebook, que hasta el momento de publicar este chequeo ha sido compartida más de 17.000 veces, hace una serie de afirmaciones que mezcla datos verdaderos y falsos sobre la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Captura de pantalla desinformación

Empieza asegurando que si la OMS “estuviera preocupada verdaderamente por nuestra SALUD, entonces estaría emitiendo todo el día consejos por televisión para fortalecer nuestro Sistema Inmune y combatir no sólo el ‘coronavirus’” (sic). 

La realidad es que la OMS no solo se dedica al combate del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad COVID-19. Ese es el tema por el que ha tomado protagonismo en los últimos siete meses, pero su rango de acción en el mundo incluye una amplia diversidad de situaciones de riesgo sanitario. 

Esta entidad fue creada en 1948 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y tiene sede en Ginebra, Suiza. Su objetivo es que los seres humanos gocen de “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, tal como lo dicen los principios de su constitución.

Su rango de acción es amplio y sus resultados han cambiado la historia de la humanidad, con foco en los países y poblaciones más vulnerables. Por ejemplo, al haber logrado la erradicación de la viruela en 1979, y reducir de manera considerable virus como la poliomielitis, enfermedades parasitarias como la malaria, o infecciones como la tuberculosis, entre muchas otras.

Para el profesor Yoseth Ariza Araújo, médico epidemiólogo y docente del departamento de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Icesi, lo claro es que “quien escribió ese texto que se volvió viral en Facebook, desconoce por completo la naturaleza de la OMS y el alcance de su trabajo. La OMS se ocupa de la salud poblacional y la población es mucho más que los individuos, pero ese texto como lo que busca es captar el intelecto de las personas, lo trae a una situación individual y allí está el error primario. Este es un texto lleno de falsedades y desinformaciones”.

Volviendo a la cadena, la misma añade que (“si se preocupara por nuestra salud”) la OMS “por ejemplo, avisaría sobre lo peligrosos que son los transgénicos, el flúor, el aspartamo, el glutamato, las vacunas con mercurio o aluminio, las ondas 5G y [los] pesticidas en verduras”. 

Son muchas afirmaciones, pero sobre todas ellas hay amplia literatura e investigación científica. 

De acuerdo con el profesor de la Facultad de Medicina y director del grupo de Biología Molecular de Virus de la Universidad Nacional, Orlando Acosta, “los cuestionamientos contra los transgénicos no son nuevos, tienen años, desde el mismo momento en que surgieron en 1996, y claro, cada tanto surgen olas en contra de este desarrollo, que ya está muy extendido en países que concentran casi el 50 por ciento de la población mundial como China, Estados Unidos, entre otros”. 

De hecho, según el análisis del profesor Acosta, “no se puede afirmar que por sí mismos sean malos. De hecho los alimentos genéticamente modificados son sometidos a rigurosas pruebas científicas sobre su inocuidad, para asegurar que sean aptos para el consumo humano y son las agencias de control de drogas y alimentos como la FDA (Food and Drug Administration), en el caso de los Estados Unidos, los que aprueban su comercialización una vez se realizan las pruebas”.

Así ha pasado con el aspartame y el glutamato, también mencionados en la cadena. El primero es un endulzante que ha sido cuestionado “pero se han hecho estudios y la FDA ha dado su viabilidad para comercializarlo. Lo mismo que el glutamato que se usa como un saborizante, que también se comercializa, pero en concentraciones seguras para el consumo humano”, dijo el profesor Acosta.

Además, según el experto, “en el caso de las vacunas, movimiento antivacunas ha ido cogiendo mucha fuerza, porque se ha relacionado que algunas vacunas que contenían Timerosal (etil-mercurio, preservativo) podían ser dañinas y causar autismo. Lo mismo se decía del aluminio que se usa como activante en algunas otras vacunas, pero se retiraron estos componentes y aún así las estadísticas de la prevalencia del autismo no bajaron”.

 “Es una contradicción de las tantas que tiene el texto cuando empieza diciendo que si la OMS se preocupara por nuestro sistema inmune, a renglón seguido ataque a las vacunas, cuando justamente la vacunas se hacen pensando en proteger nuestro sistema inmune”, dijo el profesor Ariza.

Sobre las Antenas 5G, como ya hemos verificado en varias oportunidades, no transmiten el COVID-19 y su desarrollo tampoco representa riesgos para la salud. 

Así lo mencionamos por ejemplo en nuestro chequeo titulado ‘De nuevo, la tecnología 5G no es la causante del COVID-19’, que cita, entre otras cosas, que “la tecnología 5G es la quinta generación de redes móviles y la última versión de la red datos inalámbrica. Funciona gracias a la transmisión de ondas de radio no ionizantes entre varias antenas o torres de comunicaciones. Y en términos coloquiales, es la misma tecnología 4G, pero alcanza mayores velocidades”. No hay evidencia alguna de que la relacione con la pandemia de COVID-19 ni de que genere daños a la salud. 

¿Quién financia a la OMS?

La cadena viral de Facebook sostiene al final que el supuesto desinterés por la salud de la gente, por parte de esta entidad, se debe a que “la financian empresas como “Bayer, [Hoffman-La] Roche, Marlboro, Monsanto, Coca-Cola, Fundación Bill Gates, entre otras…”.

Acerca de este particular podemos afirmar que aunque en los inicios de la OMS fueron los estados miembros (194) los principales financiadores de la entidad, ese apoyo ha ido decayendo y hoy fundaciones filantrópicas y grandes multinacionales dan millonarios fondos a la entidad para apoyar el desarrollo de sus programas en el mundo. Tal y como lo describe este informe de la Cadena radial española  SER publicado en el 2016 en el que se detalla, por ejemplo, que “en los últimos tres años, la Organización Mundial de la Salud ha recibido casi 6.000 millones de dólares a través de 'contribuciones voluntarias' - esa fuente de financiación representa más del 75% de todo el presupuesto de la OMS-”.

Más recientemente, el 29 de mayo de 2020, el portal británico de noticias en español BBC Mundo, y a propósito del anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar los fondos de su país para la financiación de la OMS, publicó este informe en el que reporta que dos de los tres principales financiadores de la OMS son entidades filantrópicas de carácter privado. Si bien Estados Unidos es el principal aportante en el bienio 2018 - 2019, con 553 millones de dólares; lo siguen la Fundación Gates, con 367 millones, y la Alianza Gavi (asociación internacional público - privada que tiene como objetivo mejorar el acceso a las vacunas en los países de ingresos más bajos), con 316 millones de dólares.

En este sentido, el científico colombiano Germán Velásquez, quien durante 10 años fuera el director del Programa Mundial de Medicamentos de la OMS, en una entrevista que le concedió hace pocos días a la Liga Contra el Silencio, aseguró que “ahora el problema es la privatización de la OMS. Hoy en día tenemos sentados en los comités de expertos técnicos a representantes, por ejemplo, de la Fundación Bill y Melinda Gates, que también tienen representación permanente en el Consejo de administración del fondo Global y de Gavi, la alianza para las vacunas. Esa fundación, que es la segunda mayor donante de la OMS, le ha hecho un daño muy, muy grave a la salud pública mundial”.

Sin embargo para el profesor Ariza, “las afirmaciones de esta cadena son muy engañosas porque se valen de algunas cosas verdaderas para crear confusión como la financiación de la OMS. Por ejemplo la Fundación Bill y Melinda Gates dona a un programa de la OMS que existe incluso antes que ellos nacieran y que fueran millonarios, que es el de polimielitis y malaria, entonces lo que pasa es que los fondos multilaterales que la organización destinaba a esos programas se redirigen entonces a otros programas que lo necesitan. De esto se trata el principio de solidaridad de la OMS. Lo cuestionable no es la donación en sí misma, es que la plata que le sobra a una sola familia sea mucho más que el PIB de un país y que sea mucho más de lo que aporta la mayoría de los países ricos a la Organización Mundial de la Salud”.

Por último, la cadena afirma que “entre ellos [los financiadores y la OMS] trabajan mano a mano; con una te dan el veneno, con la otra mano TE VAN A INYECTAR UNA VACUNA (que proponen sea Obligatoria). Ese es su único objetivo. Su filosofía es "Paciente que Sana, 'cliente' que pierdo." Entonces, ¿en serio piensas que a la OMS le importa y quiere tu salud?”

Sobre la supuesta obligatoriedad de la vacuna, en Colombiacheck hemos redundado con varios chequeos, este en particular, titulado ‘Bill Gates no dijo que miles de personas morirán con la vacuna contra Covid - 19’, quedó claro que “Gates no dijo que “la vacuna va a ser obligatoria”, ni “que la cantidad de personas que van a morir por la vacuna contra el COVID-19 ... en el mejor de los casos sobrepasará las 770.000 muertes”.

Para el médico epidemiólogo Ariza Araújo, “la clave para que una vacuna sea efectiva es que la mayoría de población esté inmunizada, es decir, que se haya aplicado la vacuna. De eso se trata la inmunidad del rebaño y claro, a nadie se obliga a ponerse vacunas, pero cuando se hace un programa de vacunación se busca que la cobertura sea amplia para que quienes no puedan o no quieran ponerse la vacuna queden igualmente protegidos porque los individuos a su alrededor sí lo están”.

Como colofón, una de las publicaciones de Facebook que comparte la cadena, está acompañada con una foto del director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus en la que se asegura que “No es MÉDICO NI UN CIENTÍFICO es un político y exfuncionario del régimen dictatorial comunista de Etiopía. Estrecho colaborador de Robert Mugabe: uno de los más crueles, sanguinarios y corruptos dictadores africanos” (sic). 

Captura de pantalla foto

De nuevo, afirmaciones sin sustento y que ya en un chequeo verificamos que casi nada de lo que se afirma del director de la OMS es cierto. Por ejemplo, es claro que “a diferencia de todos sus antecesores, el doctor Tedros no tiene formación de base como médico sino que es biólogo. Sin embargo, en su hoja de vida también dice que hizo una maestría en Inmunología de las Enfermedades Infecciosas (como la COVID-19, valga decir) en la Universidad de Londres, programa del que se graduó en 1992”.

Por todas estas razones concluimos que la cadena que ronda en Facebook es falsa, pues se vale de algunas afirmaciones ciertas, para generar confusión y llevar a conclusiones erradas.