Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 25 Agosto 2020

‘No se haga la prueba, las pruebas no son confiables’, mensaje basado en información falsa

Por Laura Rodríguez Salamanca

Además de teorías conspirativas, una cadena de WhatsApp que también se ha compartido en Facebook incluye datos errados sobre los test y las vacunas.

“No se haga la prueba, las pruebas no son confiables”. Esta es, en resumen, la conclusión que se difunde por estos días a través de una cadena de WhatsApp que se ha compartido incluso a través de imágenes en Facebook. 

La desinformación, que también ha rotado en México y Argentina, presenta una serie de argumentos falsos y teorías conspirativas para alertar a los usuarios y explicarles que “la única solución para salvar a nuestra humanidad” es que las personas no se hagan la prueba de detección del nuevo coronavirus. 

Aquí resumimos las frases susceptibles de verificación, muchas de las cuáles ya habían sido chequeadas por colegas de otros países. El resto de la cadena se basaba en opiniones o argumentos enrevesados que, de acuerdo con nuestra metodología, no podemos calificar. 

“COVID-19 significa Certificado de Identificación de Vacunación con Inteligencia Artificial, y el 19 por el año 2019 por el año en que fue creado. COVID-19 no es el nombre del virus, sino el del Plan Internacional para el Control y la Reducción de las Poblaciones, que se desarrolló durante décadas y se lanzó en enero de 2020”
FALSO

COVID-19 no es el nombre del virus, pero tampoco significa “certificado de identificación de vacunación de inteligencia artificial” ni es el nombre del “Plan Internacional para el Control y reducción de las Poblaciones”. Lo único real de estas frases es que el 19 hace referencia al 2019, año en que surgió la enfermedad.  

COVID-19 significa simplemente coronavirus disease [enfermedad por coronavirus] y fue el nombre que le dio la OMS el 11 de febrero al padecimiento ocasionado por el virus SARS-CoV-2. 

"Tener un nombre es importante para evitar el uso de otros nombres que pueden ser inexactos o estigmatizantes. También nos da un formato estándar para usar en futuros brotes de coronavirus", dijo el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, en la rueda de prensa en la que se anunció el nombre. 

“Lo que reactiva el virus es el terreno inmune debilitado de la vacunación” 

 

FALSO

Esta frase, según la revista Valencia City, fue pronunciada en un video por el médico italiano Roberto Petrella, un ginecólogo jubilado al que el Colegio de Médicos de Teramo expulsó en 2019 por su postura contra la vacuna contra el virus del papiloma humano. 

Además, es un argumento al que han recurrido reconocidos antivacunas como la supuesta viróloga Judy Mikovits, que apareció en famoso video conspirativo Plandemic [que desmentimos en otro artículo].

Pero, por supuesto, es falso que las vacunación reactive a los virus. Lo que en realidad hacen las vacunas al introducir un antígeno desactivado al organismo es preparar a nuestro sistema inmune, entrenarlo para cuando llegue el momento de enfrentarse al virus. 

"De este modo, el individuo queda protegido y ante una segunda infección, que puede ser con el virus o bacteria ya 'vivo', lo reconocen antes y acaban con él", dijo Noelia Casares Lagar, experta en inmunología e inmunoterapia en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, al ser consultada por nuestros colegas de Maldita Ciencia. 

“Los fabricantes de la prueba lo dicen, ninguna de las pruebas puede detectar el virus SARS-COV 2, sino solo una infinidad de pequeños virus inofensivos o desechos celulares que son naturalmente parte de nuestra microbiota”.

FALSO

Esta información replica otra según la cual el bioquímico estadounidense Kary Mullis, creador de las pruebas PCR, dijo que su invento no sirve para detectar virus. Pero tanto nosotros como nuestros colegas de Animal Político, en México; Doble Check, en Costa Rica, y AFP Factual verificamos publicaciones con ese contenido y las calificaron como falsas. 

Doble Check, por ejemplo, explicó que esta desinformación parece provenir originalmente de un texto [sacado de contexto, de acuerdo con AFP] de 1996 del periodista John Lauritsen sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). 

Además, citando a AFP, el medio costarricense escribió: 

“Lauritsen no está diciendo que las pruebas PCR no funcionan. En cambio, está aclarando que las PCR identifican sustancias cualitativamente y no cuantitativamente, detectando así las secuencias genéticas de los virus, pero no los virus en sí mismos”.

La crítica de Lauritsen está, además, desactualizada. En la actualidad, los equipos para hacer las pruebas de PCR también hacen determinaciones cuantitativas. Las pruebas de PCR cuantitativas (qPCR) permiten determinar la carga viral en pacientes con VIH o identificar cambios en la expresión de genes relacionados con una enfermedad, por ejemplo cáncer.”

Además, como nos explicó David Bautista Erazo, químico farmacéutico y magíster en Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias, aunque es cierto que las pruebas de coronavirus no detectan el virus completo, sino que detectan fragmentos del material genético del virus; es falso decir que detectan virus inofensivos o desechos celulares. 

“La técnica PCR, que es la que se emplea mayoritariamente en Colombia, se diseña para un gen específico. No es cierto que detecte material genético de un virus o una bacteria diferente, sino que detecta secuencias muy específicas porque se basa en la complementariedad del ADN”, dijo Bautista. 

Además el químico aclaró que es posible que las pruebas de antígeno [que detectan ciertas proteínas del virus] y de anticuerpos sean menos sensibles que las PCR, pero igual son confiables porque “detectan el antígeno y los anticuerpos específicos del virus causante de la COVID-19”. 

¿Entonces por qué se han presentado casos de falsos positivos y falsos negativos? “Eso no obedece a la especificidad de la técnica, sino a la sensibilidad. Es posible que la carga viral sea baja y la técnica no la pueda detectar. Pero es un asunto diferente”, concluyó Bautista. 

"El 11 de mayo en Francia, se impuso exámenes masivos en todas las escuelas (700,000 /semana). Lo mencionado, jamás fue publicado en los Medios de Comunicación”

FALSO

El ex primer ministro francés, Édouard Philipp, anunció el pasado 28 de abril que el 11 de mayo se iniciaría la estrategia desconfinamiento del país, que incluía la reapertura del comercio y de los colegios con estrictos protocolos sanitarios. 

Este plan, de acuerdo con France 24, abarcaba el reparto de cinco millones de tapabocas semanales a la población más vulnerable y a las empresas más pequeñas, y la realización de hasta 700.000 pruebas virológicas por semana en el país. 

Pero en el anuncio no se especificó que estas pruebas se fueran a practicar solo en las escuelas, como se dice en la desinformación. Y mucho menos es cierto que los test fueran un secreto. Las pruebas: encontramos esta información en otros medios de comunicación además del que citamos y Philipp comunicó la decisión frente a la Asamblea Nacional de Francia. 

En conclusión, calificamos como falso el mensaje con el que se invita a los usuarios a evitar practicarse las pruebas para detectar el coronavirus con base en noticias falsas y definiciones erróneas sobre las vacunas y las técnicas de detección. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 16 Julio 2020

No, los médicos no pueden robar sus huellas digitales o datos con el pulsioxímetro

Por Laura Rodríguez Salamanca

La tecnología de este dispositivo solo sirve para medir el nivel de saturación de oxígeno en la sangre y el ritmo cardíaco.

“Tengan mucho cuidado, nunca dejen que les pongan el oxímetro, al medirles los niveles de oxígeno, los doctores toman una impresión de su huella dactilar y la venden para que otras personas puedan entrar a sus bancas electrónicas y hagan transferencia de dinero”. 

Con publicaciones de este tipo se está difundiendo en redes sociales, especialmente en Facebook, una supuesta estrategia de robo de datos a través del pulsioxímetro [también llamado saturómetro], un dispositivo que se usa para medir el nivel de oxígeno en la sangre y el ritmo cardíaco, y que ha cobrado cada vez más importancia durante la pandemia de COVID-19.

Captura de pantalla

Esta información, que ha sido replicada cientos de veces, también se ha compartido en México y en Bolivia; muchas veces, relacionándola con desinformaciones alrededor de los termómetros infrarrojos que ya hemos verificado. Por eso decidimos desmentirla. 

Nuestros colegas de Animal Político y Chequea Bolivia le pusieron la lupa a estas publicaciones y las calificaron como falsas. “El oxímetro (...) no extrae información de ningún tipo. Esa es una falacia total”, escribieron los verificadores bolivianos, citando al doctor Gery Monasterio.  

Entonces ¿cómo funciona este dispositivo? De acuerdo con la ingeniera biomédica Liliana Solano,“un oxímetro de pulso [o pulsioxímetro] tiene dos luces: una roja y una infrarroja, que al activar el aparato se encienden, pasan a través del dedo y llegan a un sensor o un fotodetector que recibe ambas luces. Ahí, a través de un algoritmo, interpreta la cantidad de luz que pasa a través del sensor y determina qué cantidad de oxígeno o hemoglobina hay en la sangre, que normalmente debe ser entre 90 y 100 por ciento”.

Además, de acuerdo con The New York Times, el oxímetro también muestra el ritmo cardiaco, que para el caso de los adultos en reposo oscila entre los 60 y 100 latidos por minuto, aunque los atletas con un acondicionamiento cardiovascular mayor tienen un pulso más bajo.

Esta técnica, que, según Solano, no es invasiva, puede hacerse colocando el sensor en un dedo de la mano o del pie, y en los niños puede colocarse en la planta del pie. 

“Para poner un ejemplo más común, sería como cuando ponemos la linterna del celular en el dedo y vemos cuánta luz está pasando a través de la uña. Simplemente son dos luces que pasan a través del dedo y una fotoresistencia percibe qué cantidad de luz está llegando. Es un dispositivo muy sencillo”, dice Solano.

Entonces, el tipo de tecnología de este dispositivo no se puede utilizar para obtener huellas o datos personales. “No puede hacer nada más que enviar luz y recibirla. No tienen ningún sensor sensible al tacto, que son como los que tienen los sensores biométricos, ni ningún tipo de cámara. Son tecnologías completamente diferentes”, agrega la ingeniera. 

Entonces, calificamos como falsas las publicaciones con las que se difunde que los doctores pueden tomar impresiones digitales o robar datos personales con el pulsioxímetro [u oxímetro de pulso] para que otros puedan robar su dinero.