Pasar al contenido principal
Jueves, 30 Julio 2020

Explicador: ¿Qué diferencias hay entre epidemia, pandemia y endemia?

Por Laura Castaño Giraldo

Estos términos se relacionan con la intensidad y la capacidad de propagación de enfermedades o eventos de salud, pero tienen diferencias que no deben prestarse para confusiones.

El 1 de junio de 2020 publicamos un chequeo en el que desmentimos publicaciones que aseguraban que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

En Colombiacheck observamos que el mensaje se difundió de un modo alarmista y muchos usuarios de redes sociales entraron en pánico, así que decidimos hacer este explicador para mostrar, de la forma más sencilla posible, qué significa que una enfermedad sea endémica y qué se entiende por términos como epidemia, pandemia, entre otros. 

Para ello, contactamos al médico Julián Fernández Niño, doctor en epidemiología y profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte, quien nos permitió ampliar información de la OMS que pondremos, a continuación, por partes.

Epidemia

El primer término que abordaremos será epidemia porque, a pesar de que resuena con mucha frecuencia desde diciembre de 2019, mes en el que aparecieron los primeros contagiados de COVID-19 en el mundo, no siempre se entiende con claridad. 

De acuerdo con el Dicciomed, esta palabra viene del griego “epi”, que significa sobre, y “démos”, que significa pueblo. Fernández Niño explicó que se refiere al “incremento de una enfermedad o un evento de salud por encima de lo habitual, para un momento específico y un lugar específico”. Es decir, cuando empiezan a aparecer más casos de los esperados en un período de tiempo determinado. 

Sobre eso hay que tener en cuenta tres precisiones que hace el médico. La primera es que las epidemias no son solo de enfermedades, también de eventos de salud pública. Por eso, como afirmó él, en ocasiones “se habla de epidemias de suicidios”. 

La segunda precisión es que “no todos los incrementos de casos de una enfermedad son epidemias porque hay incrementos para enfermedades conocidas que se dan, por ejemplo, por el cambio de estaciones, como la influenza”. 

Para el caso de enfermedades respiratorias, Silvana Zapata Bedoya, epidemióloga de campo del Instituto Nacional de Salud, INS, nos dijo en una entrevista para nuestro podcast que en Colombia “tenemos una oleada de picos respiratorios que generan muertes en marzo y abril y en octubre y noviembre”.

La tercera precisión es que, en ocasiones, se utiliza también el término “brote” como sinónimo de epidemia, aunque para Fernández Niño esa denominación se adhiere mejor cuando se trata de un incremento de casos restringido a un área, como, por ejemplo, un brote alimentario en un colegio, que según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se trata de “un incidente en el que dos o más personas presentan una enfermedad semejante después de la ingestión de un mismo alimento, y los análisis epidemiológicos apuntan al alimento como el origen de la enfermedad”. 

Pandemia

El siguiente término es pandemia, que viene del griego “pan”, que significa todo, y "démos", que significa pueblo. Se popularizó nuevamente el 11 de marzo de 2020 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el COVID-19 pandemia global.

¿Y qué significa eso? Según esa misma organización, una pandemia es “la propagación mundial de una nueva enfermedad”. Esta definición ha tenido algunos cambios y, de hecho, como nos dijo Fernández Niño, hay varias consideraciones al respecto, pero, desde su perspectiva como epidemiólogo, la más acertada es la que se refiere a “una epidemia que tiene una alta propagación geográfica”.

Pero ojo: el hecho de que una enfermedad sea pandémica no significa que sea necesariamente letal. El médico insistió en que el término es más “un indicador de propagación sostenida, de persona a persona, en varios continentes”. 

Eso pone sobre la mesa otro aspecto importante que se debe someter a consideración: la transmisión. Fernández Niño reiteró la existencia de varios criterios, pero uno de los más conocidos es aquel que indica que para hablar de pandemia debe haber transmisión autóctona, que “no depende de los casos importados o no son solo casos importados y relacionados” sino que "hay casos contagiados a partir de otras personas”. 

Endemia

Esta palabra tiene origen griego, que se divide así: “en”, que significa dentro, y “démos”, que significa pueblo. 

Aquí ya llegamos al motivo principal de nuestro explicador y por eso nos remitimos al chequeo que mencionamos anteriormente para decir que los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) afirman que una enfermedad es endémica cuando se presenta constante o habitualmente “en una población dentro de una zona geográfica”. 

Sobre eso, Fernández Niño añadió que precisamente se habla de endemia porque la enfermedad “es propia de un lugar”, así como las especies endémicas, y puede variar, de una manera esperada, dentro del margen de los canales endémicos, que, según la OPS, “describen en forma resumida la distribución de frecuencias de la enfermedad para el periodo de un año, basada en el comportamiento observado de la enfermedad durante varios años previos y en secuencia”. 

De todos modos es necesario tener en cuenta que el hecho de que una enfermedad sea endémica no significa que no esté en capacidad de mover epidemias. Tales son los casos del dengue y la malaria. “Dengue es una endemia, pero cuando, por ejemplo, sucede el fenómeno de El Niño, tenemos epidemias de una enfermedad endémica”, explicó el epidemiólogo.

¿Motivo de alarma?

Pero aquí volvemos a lo que nos llamó la atención en un principio, que fue el sentido alarmista de las cadenas falsas que decían que la OMS había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

El médico insistió que este es un tema que siempre debe tratarse con toda la prudencia del caso, pero, desde su punto de vista, “estamos lejos de saber si esta infección se pueda comportar como una endemia y de qué manera puede hacerlo, depende de si va a tener un comportamiento estacional, que estamos por verlo todavía porque esto acaba de comenzar”. Además, “no es lo mismo el primer año que el segundo año, cuando ya ha hecho un primer barrido de susceptibles”. 

Por otro lado, esto es algo que está pendiente de modificación porque el mundo está a la espera de la vacuna y de qué tan efectiva sea. 

Finalmente, Fernández Niño expresó que “el hecho de que sea endémico o no, no necesariamente nos está diciendo que podamos estar más tranquilos o no”. Eso, en realidad, depende de “la magnitud que tenga la endemia y si es algo que podamos manejar en los servicios de salud”, porque “una cosa es una endemia dentro de la capacidad del sistema de salud y otra cosa es una endemia por fuera de la capacidad en salud”. 

Otros términos

En algunos momentos ha aparecido el término hiperendemia para referirse “a una endemia que tiene un comportamiento alto en un lugar específico comparado con otros”, dijo el médico. O, como explica el CDC, cuando hay “niveles persistentes y elevados de aparición”. Sin embargo, no es una palabra que se utilice con frecuencia y corresponde más a los grados de intensidad con que se da una transmisión. 

Fernández Niño también mencionó la existencia del término sindemia, que sucede cuando se tiene “una infección que se propaga rápido” y, al mismo tiempo, se lidia con el impacto de las enfermedades crónicas (como la hipertensión, la diabetes, entre otras). No encontramos en los glosarios de salud de la OMS esta palabra, pero hay reportes de prensa y artículos académicos que sí la han mencionado, como este en el que la definen como “la presentación de dos o más enfermedades o condiciones en una misma persona”.

Miércoles, 20 Mayo 2020

Explicador: ¿Qué características debe tener un buen tapabocas?

Por Sania Salazar

Los desechables no se deben usar por más de ocho horas y los lavables deben estar hechos de tela antifluido.

Usar tapabocas cuando se está en contacto con otras personas es una de las formas de prevención de contagio de COVID-19 en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, no hay suficientes pruebas a favor o en contra del uso de tapabocas por las personas en general, por lo que siguen estudiando datos científicos al respecto y actualizando sus orientaciones. 

Pero debido a que el tapabocas se convirtió en un elemento de primera necesidad, varios lugares lo exigen para salir a la calle, y a que algunas personas prefieren usar reutilizables para proteger el medio ambiente, les traemos la información básica para comparar uno de buena calidad. Eso sí, recuerden que la OMS ha resaltado que usar tapabocas debe combinarse con el lavado de manos y el distanciamiento social para evitar infecciones de COVID-19. 

También es importante recordar que el tapabocas debe llevarse siempre cubriendo boca y nariz y que no se debe tocar la parte frontal. Así mismo, que hay que lavarse las manos antes de ponérselo y después de quitárselo.

¿De qué tipo de tela debe estar hecho?

Los lineamientos del Ministerio de Salud para la fabricación de tapabocas recomienda a los productores utilizar tela no tejida de polipropileno y poliéster, pellón de grosor medio (F800, A500 o #87).

Gloria Inés Duque, diseñadora textil y profesora de diseño de modas de la Universidad Autónoma de Manizales, le explicó a Colombiacheck que debe estar elaborado en un textil que tenga repelencia a los fluidos (no permite el fácil paso del agua ni de la luz, se puede mojar o poner a contraluz para verificar. Cuando se moja debe retener el agua unos segundo antes de dejarla pasar).

¿El grosor de la tela tiene qué ver en el nivel de protección?

La diseñadora explicó que no, pues hay telas gruesas que permiten el fácil paso del agua y telas delgadas que no lo permiten.

¿Es mejor cosido o termosellado?

En el Minsalud le aseguraron a Colombiacheck que esa cartera no ha dicho que los tapabocas tengan que ser termosellados (manera como se unen las tres capas de tela que tienen los desechables).

Duque explicó que los tapabocas cosidos tienen varias capas y que la costura está en el borde (lejos de nariz y boca), por lo que, si está bien confeccionado y no tiene costuras en la mitad, no reduce la protección.

¿Qué tamaño debe tener?

Los lineamientos del Minsalud para la fabricación de tapabocas recomiendan:

• Para adulto: mínimo de 20 cm x 15 cm 

• Para niño: mínimo de 18 cm x 12 cm

Duque recordó que debe tapar boca y nariz.

¿Qué información debe tener el empaque del tapabocas?

Según el Minsalud, la información mínima con la que debe distribuirse el tapabocas y otros insumos es: 

• Composición: Tela no tejida de polipropileno y poliéster, pellón de grosor medio (F800, A500 o #87)

• Fecha de producción

 • Cantidad

• Nombre del fabricante 

• Teléfono 

Además, se recomienda informar si el tapabocas es de un solo uso (o dar una aproximación de las veces que se pueda usar si es reutilizable). Y se recomienda conservarlo bajo condiciones de almacenamiento y seguridad adecuados. 

También hay que recordar que, durante la emergencia sanitaria por el COVID-19, el uso del tapabocas y otros insumos es indispensable para el personal de salud, de personas con síntomas respiratorios y sus cuidadores 

Duque indicó que en la etiqueta debe decir en qué tela está elaborado (lo ideal es que la tela esté recubierta con antifluido).

¿Cuál es la vida útil de los tapabocas?

Duque explicó que algunos de los reutilizables informan en la etiqueta una aproximación del número de lavadas que soportan y señaló que al lavarlos, la facilidad con la que el agua traspasa la tela es un indicador del nivel de protección.

“El tapabocas se puede usar durante un día de manera continua, siempre y cuando no esté roto, sucio o húmedo, en cualquiera de esas condiciones debe retirarse y eliminarse”, indica el Minsalud en los lineamientos generales para el uso de tapabocas convencional y agrega que no se debe reutilizar.

¿Qué precauciones hay que tener para hacerlos en casa?

La diseñadora textil recomendó ponerle una capa de tela antifluido, por dentro o por fuera, a los tapabocas hechos en casa porque eso es lo que bloquea el paso de los fluidos y utilizar una tela poco porosa para que proteja más, es decir con los hilos más juntos. Eso se puede verificar poniendo a contraluz para ver qué tanto se filtra a través de la tela.

Además, explicó que las telas de algodón son más porosas.

¿Qué deben usar quienes tienen alergias en la piel?

“Deberían usar un textil con un recubrimiento antimicrobiano en la parte interna, que es la que tiene contacto con la piel. Hay textiles con este tipo de recubrimiento que vienen en tejido de punto, similar a la franela, lo que ayuda a la transpiración, a la permeabilidad y al paso del aire y va a mantener más fresca la zona de la boca”.