Pasar al contenido principal
Miércoles, 23 Septiembre 2020

Explicador: ¿Qué y cuáles son los cibercrímenes?

Por Colombiacheck

Los crímenes que se realizan a través de internet han aumentado durante la pandemia. Le explicamos cómo identificarlos y evitar caer en ellos.

La pandemia a causa del virus del SARS-CoV-2, causante de la enfermedad del COVID-19, ha obligado al mundo a caminar hacia una vida cada vez más digital.

Pero esa vida digital también ha supuesto nuevos riesgos para todos, en especial para aquellos usuarios que por primera vez debieron enfrentarse a plataformas de pago, transacciones en línea, compras virtuales, videollamadas, entre otras cosas. Y como en la vida, el riesgo aumenta mientras más es la exposición en la internet.

En esos espacios es donde los ciberdelincuentes también han profundizado y refinado sus prácticas y es es allí en donde el buen nombre, el patrimonio, la imagen y hasta bienes pueden caer en manos del cibercrimen.

En Colombia y tan solo en los meses de la pandemia, las denuncias de crímenes cibernéticos se han incrementado en un 76 por ciento, de acuerdo con los registros del Centro Cibernético Policial

Con corte al 21 de septiembre de 2020 se han presentado 28.207 denuncias por delitos informáticos, mientras que en el mismo periodo del 2019 se reportaron 16.043. 

Entre tanto, en el periodo aislamiento, es decir, entre marzo 19 y septiembre 1, se presentaron 20.990 denuncias por delitos informáticos, mientras que en el 2019 se presentaron en el mismo corte 10.853, lo que representó un Incremento del 93%

El delito que más ha crecido es la suplantación de portales web, principalmente en el sector bancario, con un 386 por ciento de incremento, según le confirmó a Colombiacheck el teniente coronel Luis Atuesta, comandante del Centro Cibernético Policial.

En Colombiacheck somos testigos de ese crecimiento, pues desde que inició la pandemia hemos verificado 15 cadenas de WhatsApp y publicaciones de Facebook fraudulentas que ofrecen dinero, regalos y hasta empleos. Incluso, publicamos un cómic educativo sobre las supuestas ofertas de ayudas que circulan en redes, pero que en realidad buscan robar sus datos. 

Más recientemente verificamos que en Cali y a través de la red de mensajería WhatsApp estaban engañando a los caleños con un mensaje que ofrecía pruebas para Covid - 19 gratuitamente, en este chequeo, detectamos con ayuda del CAI Virtual de la Policía Nacional que se trataba de “captar datos personales para alimentar bases y luego cometer delitos como la estafa, suplantación o el fraude; otro vector puede ser la distribución de software malicioso o lo que se conoce como virus para infectar los equipos y robar contraseñas o datos financieros”. 

También, durante la pandemia hemos chequeado cómo varios portales web falsos intentaban capturar datos con engañosos ofrecimientos de subsidios del gobierno, como este que circuló a través, nuevamente de WhatsApp y que instaba a los incautos a entrar a un portal web y llenar un formulario con el pretexto de acceder incluso a tarjetas de alimentos.

En nuestros chequeo también hemos encontrado que grandes marcas de artículos electrónicos o deportivos, como Samsung o Adidas, así como figuras de la farándula e incluso la ONU han sido usadas por los ciberdelincuentes para aprovecharse de los usuarios de redes sociales.

Como por ejemplo, Daddy Yankee, cuyo nombre se usó en Facebook para hacer creer que él estaba entregando ayudas por la pandemia. 

Por estas razones decidimos desglosar en detalle los delitos cibernéticos para que quien nos lee sepa cómo evitar ser víctima de ellos.

¿Qué son los cibercrímenes?

Symantec, una de las principales compañías desarrolladoras de antivirus y soluciones de seguridad informática, define el delito cibernético como “cualquier delito cometido en el que se haya utilizado un equipo, una red o un dispositivo de hardware”.

En la legislación colombiana los delitos informáticos están consignados en la Ley 1273 de 2009, denominada “De la Protección de la información y de los datos” y en ella se definen una variedad de conductas criminales, al igual que las penas a las que se ven sometidos quienes atenten contra la seguridad de los colombianos y colombianas usando herramientas informáticas.

Por su parte, Juan Carlos Barrón, oficial de Seguridad de la Información para Colombia de la multinacional de seguros MetLife, define al delito informático como “un acto ilícito donde se busca obtener información primordialmente privada y estratégica de empresas o personas”. MetLife es además la encargada de la alertas de seguridad para la Superintendencia Financiera de Colombia.

¿Cuáles son?

Los delitos cibernéticos comprenden una amplia variedad de conductas que afectan principalmente información estratégica, de seguridad y financiera de las empresas, bancos o personas. Como mencionamos, se cuentan dentro de cualquier acción delictiva cometida a través de equipos de cómputo.

Las conductas criminales más comunes tanto en Colombia como en el mundo son:

Phishing:
Los ataques de phishing son muy comunes tanto en las redes corporativas como en las personales. Ocurren cuando un delincuente envía una comunicación (correo electrónico, llamada telefónica, mensaje de texto, etcétera) en la que pretende ser otra persona para extraer o acceder a credenciales, datos personales o información financiera de la víctima, o información sensible relacionada con la organización para la cual trabaja. La suplantación de sitios web de entidades bancarias con este propósito es una de las modalidades más extendidas de este tipo de delito.

Así lo explica Juan Carlos Barrón de Metlife: “En el sector bancario, en el sector de inversiones un robo de información, una afectación a los sistemas, fraudes causados por este tipo de tecnologías o de este tipo de organizaciones cibercriminales tiene un impacto directo a la reputación, pero además en los sectores financieros está todavía más, es más delicado porque se puede llegar a vulnerar. Si se llegara a vulnerar un sistema o una aplicación que maneje fondos, que maneje inversiones, que maneje el dinero de la gente, es un riesgo muy muy alto porque ahí estamos hablando ya de fraudes”. 

Algunos de los chequeos que hemos publicado desmintiendo portales que buscan engañar a las personas con esta modalidad son: 


“Cuidado, esta cadena de WhatsApp es en realidad una estafa”

”Es falso el correo del Ministerio de Salud que informa que hay que tomarse una prueba obligatoria de COVID-19

Cuidado, publicaciones que ofrecen certificados del Sena, a través de Facebook, son un mecanismo para robar datos

Baiting:

El baiting, o estafas de carnada, como sugiere su nombre, apunta a persuadir a los usuarios desprevenidos para que realicen una determinada acción como descargar un virus o ingresar información personal a cambio de la “carnada”. Los cibercriminales pueden ofrecer cualquier cosa, desde software antivirus gratuito o películas que los usuarios pueden descargar. El objetivo final es siempre el mismo: atraer a los usuarios para que instalen software malicioso. 

En Colombia, además, las modalidades para cometer este tipo de delitos ya tienen nombre propio y se han ido extendiendo a lo largo de los años, así:

La estafa de las Cartas Nigerianas y la Lotería de Microsoft

Es una modalidad de estafa que, a través del correo electrónico no solicitado, busca engañar a los usuarios con el ofrecimiento de un premio millonario, pero a cambio hay que hacer algún tipo de pago (varían los montos) para hacerse con el mencionado premio. Ambas estafas llevan a los incautos a consignar cifras millonarias a cuentas extranjeras, pero el premio nunca llega. 

“Ahora con la pandemia, estas estafas que creíamos superadas se han vuelto a revivir. pues tenemos casos muy graves donde mucha gente cree que el tema es cierto, especialmente los adultos mayores”, afirma el coronel Atuesta. 

Esto se debe, según el coronel, a que el nivel de ingeniería social que utilizan los ciberdelicuentes es tal que convencen a las personas de que efectivamente se ganaron el premio. “Después que se lo ganó lo llaman el [supuesto] pool de abogados, lo llaman asesores para ver qué van a hacer con la plata y le piden una cosa, le piden la otra y tenemos casos de personas que han consignado grandes sumas de dinero, entre 30 y 40 millones, esperando que les llegue ese supuesto premio de lotería”, concluye el coronel Atuesta.

La venta de “dólares baratos”: 

Esta es una modalidad de estafa que primero infecta los equipos de cómputo con un malware, es decir, un tipo de software con intenciones maliciosas, que le permite apoderarse de los contactos personales y posteriormente suplanta identidades para ofrecer una supuesta venta de dólares muy baratos, pero que en realidad lo que busca es engañar al incauto para que deposite sumas de dinero en cuentas bancarias a cambio de los dólares, que claro, nunca llegan. Esta es una estafa que se vale de la red de mensajería WhatsApp. Esta modalidad de conducta criminal se llama vishing.

El envío de maletas o cajas el exterior:

De nuevo es un tipo de estafa que también a través de un malware se apodera de contactos personales, bien sea a través de equipos celulares o computadores, para suplantar identidades a través de WhatsApp y engañar a las personas, al contactarlas bajo la identidad de un amigo o amiga para pedirles el favor de que reciban un envío de cajas o maletas que vienen del exterior. 

Posteriormente, un supuesto empleado de la firma transportadora llama a la víctima a decirle que para recibir las maletas o cajas debe pagar una tarifa por sobrepeso de la mercancía. Así es como se busca entonces que las personas consignen un dinero para ayudar a su supuesto amigo, y el dinero termina en manos de los delincuentes. De nuevo se trata de vishing.

¿Cómo están tipificados en el código penal?

En el Código Penal los delitos informáticos fueron incorporados a través de la Ley 1273 de 2009 y en dicha legislación quedaron consignados nueve conductas criminales con sus respectivas penas y multas.

Este capítulo del Código Penal se titula “De los atentados contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y los sistemas informáticos”

Desde el artículo 269A al 269J se tipifican los delitos penados en Colombia.

Ellos son:

  • Acceso abusivo a un sistema informático

  • Obstaculización ilegítima de sistema informático o red de telecomunicación

  • Interceptación de datos informáticos.

  • Daño informático.

  • Uso de software malicioso.

  • Violación de datos personales.

  • Suplantación de sitios web para capturar datos personales.

  • Hurto por medios informáticos y semejantes.

Las penas establecidas para cada uno de estos delitos tipificados en la ley colombiana oscilan entre 48 y 96 meses de prisión (cuatro y ocho años) y la multa económica oscila en caso de condena, entre 100 y 1.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes

¿Quiénes están detrás de los cibercrímenes?

Hoy por hoy, de acuerdo con los expertos, son grandes empresas criminales de carácter transnacional las que están dedicadas a este tipo de crímenes. “Al tratarse de cibercrimen tenemos que tener presente que son organizaciones de carácter transnacional, son organizaciones internacionales, es decir, la mayoría de los delitos que se cometen no son ejecutados por colombianos, sino por organizaciones de carácter internacional”, dijo el coronel Luis Atuesta.

¿Dónde y cómo se denuncian?

De acuerdo con Fredy Bautista, fundador del Centro Cibernético de la Policía y experto en ciberseguridad, en Colombia se denuncia entre el 5 y el 7 por ciento de los ciberdelitos, lo que por supuesto nos deja con un subregistro inmenso y le dificulta a las autoridades perseguir y judicializar a los delincuentes.

El Centro Cibernético Policial, a través de su CAI Virtual recibe denuncias sobres los crímenes informáticos, a través de su página web y de la aplicación ‘ADenunciar’, que agiliza el trámite de toda clase de delitos ante la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación que también tiene habilitada la línea 122 y el correo electrónico denunciaanonima@fiscalia.gov.co

 

Los bancos también tienen sus propios mecanismos de denuncia a través de la figura del Defensor del Consumidor Financiero.

Consejos para no caer en manos de ciberdelincuentes

Estos son algunos consejos que nos dieron los expertos consultados y que ponemos a disposición de nuestros lectores. En cualquier caso, nuestra recomendación siempre es: sospeche y verifique.

  1. Evitar abrir enlaces o descargar archivos que aparecen de alto impacto, no importa que los haya mandado un amigo desde Facebook, desde WhatsApp, desde mensajes SMS, si es una información de impacto, antes de abrir esa información, búsquenla en Google y en fuentes confiables de noticias.

  2. Si una persona que conoce le escribe un mensaje que resulte sospechoso, sea por correo electrónico, por SMS, o por una red social, llamar a la persona y preguntarle si envió la información que recibe y de qué se trata.

  3. Seguir los consejos que dan directamente las redes sociales como usar verificación de logueo, una contraseña compleja que no se utilice en otros sitios web, requerir número de teléfono y correo electrónico para solicitar un enlace o un código de restablecimiento de contraseña y no darle el usuario ni la contraseña a terceros, mucho menos si prometen dar seguidores, dinero o verificaciones

  4. Comprar un antivirus. Piense que con el antivirus está haciendo una inversión para proteger su información privada, así como la de su empresa y su familia.

  5. Para los emprendedores o pequeños empresarios que quieran aprender a proteger su información la Cámara Colombiana de Informática y Tecnología desarrolló una guía gratuita. 

 

Viernes, 26 Febrero 2021

¿Son seguras las vacunas del COVID-19?

Por Gloria Correa

Lo han demostrado, pero aún así se pueden presentar efectos secundarios en algunas personas. Aquí le explicamos por qué son seguras y cuáles son las reacciones más comunes asociadas a éstas.

Las vacunas, son uno de los grandes triunfos modernos de la salud pública, están entre las medidas más exitosas nunca antes implementadas. Se estima que previenen alrededor de seis millones de muertes al año en todo el mundo, han contribuido a aumentar la esperanza de vida y son una de las mejores herramientas para prevenir enfermedades y la muerte, como lo señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Así, las vacunas contra COVID-19 son ahora una herramienta esencial en el esfuerzo por detener la propagación del nuevo coronavirus. Marcaron un hito en la historia de la ciencia, por la rapidez con la que se desarrollaron, pero aunque el tiempo se aceleró, no se comprometieron los estándares científicos establecidos para su desarrollo.

En Colombiacheck explicamos previamente cuáles son los tipos de vacunas contra COVID-19 y hemos desmentido en chequeos previos desinformaciones que han circulado sobre el tema aclarando que estas vacunas no modificarán nuestro ADN, no nos dejarán estériles, ni tampoco a través de ellas nos pondrán microchips

Pero dada la magnitud de la desinformación que ha circulado durante la pandemia, es posible que surjan dudas y cuestionamientos acerca de estas vacunas. Por eso en este explicador abordamos la seguridad de las vacunas contra el COVID-19, a continuación los temas que tratamos: 

¿Son seguras las vacunas contra COVID-19? 

¿Cómo evaluaron la seguridad de estas vacunas?

¿Se pueden presentar efectos secundarios con las vacunas contra COVID-19?

¿Qué tipo de efectos secundarios se pueden presentar?

¿Qué debo hacer si presento un efecto secundario?

Causalidad no es casualidad ¿cómo se sabe si un efecto secundario es debido a la vacuna?

¿Quién vigilará las vacunas contra COVID-19 en Colombia y el mundo?

¿Son seguras las vacunas contra COVID-19? 

Sí, las vacunas contra COVID-19 demostraron ser seguras. Esa es la primera pregunta, y la más importante, que también se hicieron los científicos al diseñarlas y probarlas, ya que la seguridad es la máxima prioridad en las vacunas, y eso no fue diferente para las del COVID-19.

Antes de que cada una de las candidatas a vacuna fuera aprobada para su uso por el público en general, debió pasar por un proceso cuidadoso y riguroso de al menos 3 fases, incluyendo el estudio en miles de voluntarios.

Las pruebas de seguridad comenzaron en el laboratorio, con investigación en células y animales donde se evaluó la toxicidad, luego se hicieron los estudios en miles de humanos con el objetivo de evaluar y garantizar la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra el COVID-19 (eficacia), así como otras cuestiones, incluidas las dosis necesarias para cada vacuna. 

fases dllo de una vacuna

Esas fases fueron siempre monitorizadas por Juntas de Monitoreo de Datos y Seguridad, mientras las pruebas estaban en curso y sólo si no había problemas de seguridad pendientes, se permitía el avance a la siguiente fase. Tal sistema de monitoreo está configurado para detectar todos los efectos secundarios más comunes asociados a las vacunas, así como los menos esperados que alertaran para detener los estudios. 

Las vacunas contra COVID-19, como la de Pfizer/BioNTech, Moderna, Astrazeneca, Sputnik V, sólo recibieron la autorización para uso en la población general hasta que todos esos datos de seguridad, recopilados en las investigaciones, fueron revisados ​​a fondo por ojos externos de las agencias reguladoras como la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) y la OMS. 

Así mismo, tales datos debieron ser publicados en revistas científicas, siendo también revisados por expertos, como en New England Journal of Medicine (1, 2, 3) y The Lancet (1 y 2), entre otras

Una vez autorizado su uso de emergencia dada la pandemia, el monitoreo de la seguridad continuará ya que es un componente habitual de los programas de inmunización y se realiza con todas las vacunas.

¿Cómo evaluaron la seguridad de estas vacunas?

Los requisitos básicos de seguridad que evaluaron las diferentes entidades reguladoras, en las vacunas contra el COVID-19 son los mismos que para cualquier otra vacuna y están basados principalmente en que éstas sólo se aprueban si los beneficios generales de aplicar la vacuna, superan sus riesgos. 

Es decir, las vacunas deben garantizar protección contra la enfermedad, en este caso el COVID-19. Pero al mismo tiempo, el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves o que puedan amenazar la vida de las personas, debe ser nulo o muy bajo. 

Además tuvieron en cuenta que se hayan cumplido las 3 fases establecidas, de estudios no clínicos (en el laboratorio y con animales) para excluir la toxicidad, así como los ensayos clínicos con suficientes voluntarios para estimar la frecuencia de los efectos secundarios comunes y que también se haya hecho seguimiento a esos voluntarios, durante al menos seis semanas y éste se continúe a largo plazo. 

Pero la evaluación de la seguridad no termina con la aprobación de las vacunas. Los fabricantes de las vacunas están obligados a continuar la realización de estudios de seguridad, enfatizan desde la Organización Panamericana de la Salud, e incluso deben demostrar pruebas que garanticen que cada lote de vacuna es de buena calidad. 

También existe un compromiso por parte de los entes regulatorios, luego de la aprobación, de continuar la vigilancia y detección de efectos secundarios nuevos o no reconocidos previamente en los estudios, para optimizar el uso seguro de las vacunas. 

Por eso la FDA y la EMA realizarán un análisis intensivo de informes de presuntos efectos secundarios de pacientes y profesionales sanitarios vacunados, y se mantendrá una colaboración internacional en el seguimiento de las diferentes vacunas contra el   COVID-19, enfatizaron desde la EMA.

¿Se pueden presentar efectos secundarios con las vacunas contra COVID-19?

El hecho de que las vacunas contra el COVID-19   sean "seguras", no significa que estén completamente libres de efectos secundarios. Así como ocurre con cualquier otra vacuna, con éstas también se pueden presentar algunos síntomas o efectos secundarios luego de recibir la inyección. 

Pero “estas reacciones, que son principalmente leves a moderadas, indican algo positivo, porque son una señal de que el sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna”, señaló el doctor William Moss, director ejecutivo del International Vaccine Access Center de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Estados Unidos. 

“Lo que podría ser un error es que las personas se sorprendieran o no estuvieran preparadas para tener algunos efectos secundarios”, enfatizó Moss.

Según datos de los Centros para el control y prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), los efectos secundarios de las vacunas fueron los esperados y no fueron graves en la gran mayoría de los primeros 22 millones de personas vacunadas en Estados Unidos desde diciembre de 2020 a enero de 2021. Los síntomas más frecuentes fueron dolor de cabeza (22,4 por ciento), fatiga (16,5 por ciento) y mareo (16,5 por ciento).

seguridad vacunas CDCFuente: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/safety/adverse-events.html

¿Qué tipo de efectos secundarios se pueden presentar?

La mayoría de los efectos secundarios por las vacunas contra COVID-19 son leves a moderados, lo que significa que son temporales, desaparecen en pocos días, sin dejar ninguna secuela, ni poner en riesgo la vida. Esto se reportó desde los estudios clínicos de las vacunas contra el COVID-19 (Pfizer/BioNTech, Moderna, Jannsen, Sputnik, Sinovac). 

Ya con los programas de vacunación masiva contra COVID-19 que se ejecutan en diversos países, se ha comprobado la aparición de ese mismo tipo de efectos, según han reportado los recientes análisis de los millones de vacunados, desde los CDC, la EMA y otras entidades como la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS).

Así, los CDC han señalado que los síntomas más comunes que se pueden presentar al recibir alguna de las vacunas contra el COVID-19 son: dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, fatiga o sensación de cansancio, dolor de cabeza, escalofríos y fiebre. También se han conocido otros efectos secundarios como: dolor en los músculos y articulaciones; inflamación, erupción o enrojecimiento tardíos en el lugar de la inyección, e inflamación de ganglios linfáticos (que se manifiesta como un pequeño bulto en la axila o por encima de la clavícula). 

efectos secundarios más comunes

Fuente: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/expect/after.html

Y aunque es raro e inusual, algunas personas han experimentado efectos secundarios más graves a corto plazo después de recibir la vacuna COVID-19. Estos incluyen reacciones alérgicas inmediatas leves o un tipo de reacción alérgica llamada anafilaxia.

Las reacciones alérgicas inmediatas leves ocurren generalmente dentro de las horas posteriores a la vacunación y pueden incluir síntomas como: urticaria o picazón en todo el cuerpo, aparición de ronchas o malestar general, pero suelen resolverse rápidamente.

Por su parte, la anafilaxia suele ocurrir poco después de recibir la vacuna, y los síntomas a tener en cuenta incluyen: picazón en el cuerpo, inflamación de los labios o alrededor de los ojos, dificultad para respirar, mareo, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea o sensación de latidos rápidos. Si una reacción de este tipo sucede, los proveedores de los centros de vacunación tienen medicamentos disponibles para tratarla y controlarla inmediatamente.

Debido a la posibilidad de estas reacciones alérgicas, existe la indicación después de aplicar cualquier vacuna contra el COVID-19, de que se controle a la persona durante al menos 15 o 30 minutos para asegurarse de que no desarrolle ningún efecto secundario grave, según especifican desde el Ministerio de Salud de Colombia. 

Estas reacciones alérgicas después de la vacunación pueden ser causadas por diferentes componentes de la vacuna como explicaron en un artículo de la revista New England Journal of Medicine

En la vigilancia del plan de vacunación ya en la población general, se ha descrito que la vacuna de Moderna puede provocar entre 2-3 reacciones alérgicas anafilácticas por millón de personas vacunadas, y la vacuna Pfizer-BioNTech puede producir hasta once reacciones anafilácticas   por cada millón de personas vacunadas, según los datos recopiladosdel Sistema de Vigilancia de vacunas en Estados Unidos (VAERS), datos publicados también en la revista Nature donde aclararon que la mayoría de las personas que sufrieron estas alergias (80 por ciento) había sufrido previamente alergias a otro tipo de sustancias, algunas requirieron hospitalización pero todos se recuperaron sin secuelas. 

Por esa razón, los funcionarios de salud pública aconsejan a las personas con antecedentes de alergias severas, o alergias a cualquiera de los ingredientes de las vacunas (particularmente al polietilenglicol) que no se pongan la vacuna contra COVID-19 y consulten con su médico tratante ante cualquier inquietud. 

Además por esa misma razón, los fabricantes de las vacunas contra COVID-19 han publicado unas hojas de seguridad, las cuales se pueden consultar aquí,en las que especifican los componentes de cada vacuna y los efectos secundarios que se pueden presentar, basados en los estudios previos.

Ya que las vacunas de COVID-19 sólo se han administrado a la población general, desde diciembre de 2020, los efectos a largo plazo se desconocen en este momento, por eso los estudios también continuarán evaluando su seguridad en esta fase. 

¿Qué debo hacer si presento un efecto secundario?

Si aparece algún efecto secundario inmediatamente le aplican la vacuna, debe comunicarlo para recibir asistencia médica. 

Si bien otros efectos secundarios pueden aparecer luego de varias horas o a los pocos días de la vacuna, y pudiesen afectar la capacidad para desempeñar las actividades cotidianas, éstos deben desaparecer por sí mismos en unos días, según los CDC, pero es importante reportarlos al médico de familia. 

En Colombia, las personas que reciben una vacuna, sus familiares o cuidadores, los médicos tratantes, las instituciones prestadoras de servicios de salud, las secretarías de salud y los laboratorios farmacéuticos, hacen parte del Programa de farmacovigilancia del país, y deben reportar eventos adversos que sospechen estén asociados a las vacunas, explican desde el Instituto Nacional de Salud. Además señala que la comunidad será informada de todos los reportes y alertas generados por Invima.

Causalidad no es casualidad: ¿Cómo se sabe si los efectos secundarios son causados por la vacuna? 

Desde la Agencia Europea de Medicamentos explican que existen técnicas de análisis establecidas para que los expertos evalúen si un efecto secundario es probable que sea causado por la vacuna. Dado que millones de personas recibirán la vacuna en poco tiempo, muchas desarrollarán enfermedades o síntomas por otras razones posteriores a la vacunación. 

Si tales síntomas ocurren justo después de la vacunación, pueden notificarse como sospechosas reacciones adversas a la vacuna, pero serán sometidos a un riguroso análisis hecho por comités de científicos, quienes basados en múltiples requerimientos (como la historia clínica de la persona, estudios de laboratorio, entrevistas, análisis de exposición a otros factores ambientales, entre otros) evaluarán si la asociación del síntoma con la aplicación de la vacuna se debió solo al azar, es decir fue pura casualidad, o por el contrario si el síntoma es realmente causado por la vacuna (asociación de causalidad). 

Si el análisis concluye que un nuevo efecto secundario es causado por la vacuna y no fue casualidad, es incluido en las advertencias de la vacuna.

Por eso razón las entidades encargadas de continuar la vigilancia de la seguridad de las vacunas, realizarán la publicación de informes de presuntos efectos secundarios a

las vacunas contra COVID-19 que actualizarán semanalmente. Así mismo harán actualizaciones periódicas de seguridad pública de las vacunas COVID-19, que se pueden consultar en sus sitios web (EMA, FDA, Instituto Nacional de Salud de Colombia). 

¿Quién vigilará las vacunas contra COVID-19 en Colombia y el mundo?

Todos los medicamentos, incluidas las vacunas, se controlan después de su autorización y comercialización como señalamos previamente. 

Con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud, los países de Latinoamérica fortalecieron los sistemas de vigilancia para identificar y responder rápidamente a cualquier evento supuestamente atribuible a la vacunación o inmunización (conocido como ESAVI por sus siglas). Este es un proceso de rutina cuando se introduce cualquier vacuna nueva en los programas nacionales de inmunización regulares para vigilar su seguridad y efectividad.

En Colombia, el Instituto Nacional de Salud emitió el 19 de febrero el Protocolo de Farmacovigilancia de Vacunas, en el que se establecen los lineamientos para llevar a cabo la vigilancia de la seguridad y efectividad de las vacunas en el país, incluyendo las vacunas contra el COVID-19. 

En Estados Unidos, la FDA y los CDC cuentan con el programa Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS), diseñado para facilitar el monitoreo de seguridad posterior a la comercialización de las vacunas aprobadas. A través del VAERS se están recopilando todos los posibles eventos adversos o efectos secundarios asociados a las vacunas contra el COVID-19 en dicho país y se están ejecutando los análisis periódicos de los mismos.   

Según los análisis hasta ahora hechos por el VAERS, aproximadamente 372 de cada millón de dosis administradas de las vacunas de ARNm en Estados Unidos, dio lugar a un informe de reacción no grave. Este número es menor de lo que cabría esperar de los datos de los ensayos clínicos, que indicaron que al menos el 80 por ciento de las personas tuvieron dolor en el lugar de la inyección, explicaron en la revista Nature, recientemente. 

Del mismo modo, la Agencia Reguladora de Medicamentos en Europa (EMA), entidad encargada de continuar la vigilancia de seguridad en dicho continente, reportó recientemente sobre la vacuna de Pfizer/BioNTech que los datos de seguridad recopilados en las campañas de vacunación en Europa, eran coherentes con el perfil de seguridad conocido de la vacuna y no se identificaron nuevos efectos secundarios.

En conclusión, recibir la vacuna COVID-19 es importante para prevenir y detener la propagación del COVID-19. Si aún tiene preguntas o inquietudes sobre la vacuna es importante que hable con su médico.

 

recomendacion final

Fuente: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/expect/after.html