Pasar al contenido principal
Viernes, 30 Abril 2021

Colombiacheck expande su alcance con entrevistas y narrativas

Por Colombiacheck

Mutante, Manifiesta y Presunto Podcast han entrevistado a algunos miembros de Colombiacheck para sus artículos y reportajes.

Termina el cuarto mes del 2021 tan lleno de desinformaciones sobre el COVID-19 como lo fue todo el 2020. En el último mes, sin embargo, se sumaron las que circularon sobre la nueva reforma tributaria y el paro nacional del 28 de abril de 2021.

El trabajo diario está dando resultados, no sólo para combatir la desinformación sino también logrando impacto mediático. Nuestros colegas periodistas nos han tenido en cuenta en sus publicaciones y es así como pudimos robar prensa en tres oportunidades.

La primera de ellas tuvo que ver con el bombardeo a un campamento de las disidencias de las Farc el 2 de marzo realizado por el Ejército Nacional. El ministro de Defensa, Diego Molano, fue entrevistado en medios a raíz de unas denuncias que señalaban que cuatro menores de edad habrían muerto en la operación. Su respuesta fue decir que se trató de “jóvenes reclutados y convertidos en máquinas de guerra”.

Al respecto, nuestros colegas de Presunto Podcast nos invitaron a hablar en su Episodio 96, “Nefastas declaraciones: máquinas de guerra”, sobre el chequeo que realizamos en 2016 a Rafael Nieto Loaiza, quien dijo que “los menores de edad (...) que empuñan las armas, son combatientes y, por tanto, son blancos legítimos y no están protegidos por el derecho internacional humanitario, sin importar la edad que tengan”.

Debido a la #EmergenciaNacionalPorFeminicidos, Manifiesta, un medio feminista, nos preguntó por qué las cifras de feminicidios no cuadran entre organizaciones y entidades oficiales, y cuáles son las que usamos en la verificación de datos. El artículo salió publicado el 14 de abril y lo encuentran en este enlace.

Y finalmente, aparecimos en el reportaje de Mutante sobre la resistencia a las vacunas hablando de la infodemia (desinformación sobre el virus y la pandemia) y los retos a los que nos hemos enfrentado en estos 12 meses que llevamos cubriendo el COVID-19 desde la verificación de la información.

Pero también tenemos cosecha propia, pues estrenamos un formato de nota de voz, especial para WhatsApp, con el sabor paisa de Doña Clemen, para hablar en los mismos términos de los desinformadores pero con la intención de distribuir contenido verificado y valioso sobre la seguridad de vacunas para mejorar el debate público.

También cada fin de semana podrás disfrutar de los chequeos de la semana y un quiz de la desinformación en nuestras historias de Instagram; relajado, sin presión, casual, pero bien informado.

Así Colombiacheck va alcanzando nuevos espacios, ampliando sus narrativas e impacto que contribuyan a adquirir anticuerpos contra los contenidos engañosos. Que estén muy bien.

Miércoles, 25 Marzo 2020

Explicador: ¿Cómo identificar audios con información falsa sobre Coronavirus?

Por Sania Salazar

Por lo general son mensajes fatalistas que no dan ninguna esperanza y que no remiten a fuentes de información oficiales o confiables. Dan información contradictoria y piden compartir masivamente.

¿Le han llegado tantos audios por WhatsApp con información del Coronavirus que ya no sabe qué es verdad y qué no? En Colombiacheck hemos detectado una serie de audios con información falsa y que comparten varios aspectos en común que permiten identificarlos. 

La situación es seria, por lo que el presidente Iván Duque decretó un Estado de emergencia y luego un aislamiento preventivo obligatorio desde el 24 de marzo hasta el 13 de abril. 


Pero distribuir información falsa o no verificada puede aumentar la incertidumbre de sus amigos y familiares y generar más pánico y, a la vez, más desinformación.

Aquí le contamos en qué debe fijarse, cada vez que reciba audios en su WhatsApp, para no esparcir más desinformación.

¿Cuáles son las características en común de los audios que están circulando con desinformación sobre Coronavirus?

-La persona que habla no se identifica, ni dice dónde trabaja, qué hace o de qué fuente toma la información.

–Sin embargo, quien habla asegura ser una fuente de autoridad, con acceso privilegiado a información, de maneras no comprobables.  En uno de los casos que nos llegó, por ejemplo, se dice: ”Familia, yo que estoy en todas las clínicas grandes y me doy cuenta de lo que está pasando...” Sin embargo, en este caso, no explica por qué tiene, supuestamente, ese acceso privilegiado.

-En algunos casos aseguran ser médicos o enfermeras, (por lo general de países europeos) pero no siempre dicen de qué ciudad o de qué entidad de salud. 

-El audio empieza con un saludo como “bueno, amigos”, “hola, familia”, “bueno, muchachos” para tratar de crear una familiaridad que haga creíble la información.

-Anuncia medidas drásticas, que en general aún no han sido tomadas por las autoridades, ni informadas por sus canales oficiales, como el cierre de todos los servicios de transporte, institucionales y comerciales de la ciudad a la que se refiere o del país en general, con lo que busca crear pánico. (Aunque hasta ahora las ciudades colombianas han tomado medidas de aislamiento con diferentes características, han garantizado la continuidad de los servicios básicos de transporte, comercio y salud para la población).

-Apelan a la emocionalidad de quienes los escuchan, en este caso, principalmente a emociones negativas. Así que, en general son mensajes fatalistas que aseguran, sin dar pruebas o citar fuentes, que la situación está fuera de control, que el sistema de salud de Colombia ya está colapsado y que el país no tiene cómo manejar la emergencia. Aseveran que los servicios médicos están colapsados, que el personal médico no es suficiente, que se acabaron los insumos médicos necesarios, que no hay camas disponibles para los pacientes, que todos los enfermos están igual de graves o que todos han muerto. Describen un escenario totalmente devastador, no hay nada bueno, ni esperanzador, no hablan de ningún caso de cura o de mejora de algún paciente ni dan recomendaciones específicas para el cuidado personal, no dan esperanzas.

-Aseguran que las autoridades no están diciendo la verdad sobre la situación o está ocultando información.

-Exageran cifras de contagiados o de muertos.

-Enfatizan en que no se trata de “noticias falsas” o “bulos” (como se les conoce en España), y aseguran que la información la debe saber todo el mundo, por lo que piden compartirla. 

-Por lo general hablan de un nuevo caso en algún hospital, usualmente mencionan a un paciente que está muy grave o a punto de morirse.

-Dan datos contradictorios, pero que ayudan a amplificar las emociones negativas. Por ejemplo, en uno de los audios que nos llegó se dice: “Hoy hay X casos en Antioquia”. Pero luego dice: “como les digo no sabría en este momento en Antioquia cuántos casos tenemos, porque solo aquí en la clínica tal hemos reportado muchísimos pacientes”. 

¿Cuáles son las fuentes de información más confiables sobre coronavirus?

Recuerde que las cifras oficiales sobre el virus en Colombia están en la página del Ministerio de Salud y Protección Social. También recuerde que en la página de la Organización Mundial de la Salud, OMS, hay información general sobre el virus: qué es, cómo se transmite, cuáles son los síntomas, cómo protegerse, etc. También, que en Colombiacheck tenemos un especial de chequeos sobre Coronavirus.

Consejos para no desinformar

*Mauricio Guerrero, director del programa de comunicación de la Universidad Icesi de Cali, le dijo a Colombiacheck que hay que comprender la función para la cual han sido pensadas las plataformas que utilizamos para comunicarnos. Para él, la plataforma que más ha incidido en la difusión de este tipo de contenidos ha sido  WhatsApp, que no es la más adecuada para difundir contenidos porque no se puede saber quién envió la información originalmente.

Guerrero recordó que WhatsApp es una aplicación diseñada para conversar que ha sido utilizada para  exacerbar emociones.

"El primer consejo es que cuando se reciba información (por WhatsApp) sobre un hecho particular uno debería tomarse un tiempo, uno o dos minutos y pensar: ¿funciona en algo esto que voy a difundir? ¿conozco la fuente? ¿verdaderamente va a aportar algo a la solución del supuesto problema que estoy enfrentando?".

"Creo que se trata de trabajar en ciudadanías digitales, en que la ciudadanía caiga en la cuenta de que difundir información también incorpora un elemento de nueva ética digital ciudadana. Las plataformas nos han empoderado como medios particulares y podemos ayudar o podemos hacer daño, la primera cosa es preguntarnos: ¿verdaderamente con esto voy a aportar?".

Por último, Guerrero recomendó recuperar la conversación directa con las personas sin que necesariamente medie un contenido hecho por un tercero, preguntarle directamente al interlocutor por la veracidad de la información, llamar y preguntar detalles, la verdadera situación en el lugar.

 

*Retomamos esta información que Mauricio Guerrero nos dio a raíz de la desinformación que circuló durante los toques de queda decretados en Colombia durante el pasado paro nacional a finales de 2019.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus