Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Febrero 2021

Asintomáticos de COVID-19 no son inmunes y también necesitan vacunas

Por Mónica Ospino Orozco

Las vacunas pasan por rigurosas pruebas de seguridad y eficacia antes de ser comercializadas. Aún no se sabe cuánto tiempo puede durar la inmunidad natural al COVID-19 y sí es posible ser víctimas de una reinfección.

La aprobación y puesta en marcha del proceso de vacunación contra el COVID-19 en el mundo entero ha generado un nuevo pico de “infodemia”, especialmente liderado por los movimientos antivacunas y aquellos quienes desconfían del rápido desarrollo de éstas, en el marco de la pandemia provocada por el virus Sars-Cov-2.

Entre las desinformaciones que circulan sobre este tema en redes encontramos esta pieza gráfica que asegura: “Asintomático = inmune (sano). Si el virus no te afecta o ya lo has pasado... ¡¡¡eres inmune!!! NO contagias NO corres peligro NO necesitas vacunas. QUE NO TE ENGAÑEN. Infórmate: La Vacuna no es segura” (sic).

En una plataforma de Facebook a la que tenemos acceso gracias a una alianza en la lucha contra la desinformación encontramos que la imagen ha sido compartida más de 1.400 veces y vista por más de 35.000 personas. 

La pieza también ha sido enviada por WhatsApp, sin embargo, pudimos verificar que su contenido es falso, pues la evidencia científica disponible precisa que las personas asintomáticas pueden volver a contagiarse y desarrollar la enfermedad.

Falso de pieza gráfica asintomáticos

De acuerdo con este apartado de mitos y datos acerca de las vacunas contra el COVID-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, de Estados Unidos, si tuvo COVID-19 y ya se recuperó, igual debe vacunarse. “Esto se debe a que los expertos todavía no saben cuánto tiempo dura la protección que el organismo genera después de enfermarse y recuperarse del COVID-19. Incluso si se recuperó del COVID-19 es posible, aunque poco frecuente, que pueda volver a infectarse por el virus que causa el COVID-19”.

Pero adicionalmente la Organización Mundial de la Salud, OMS, asegura en su artículo de preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus que incluso los asintomáticos pueden contagiar: “Las personas sin síntomas pueden transmitir el virus. Aún no se sabe con qué frecuencia ocurre”. 

Y en este explicador  que ya habíamos publicado en Colombiacheck, quedó claro que, según la viróloga y magíster en Comunicación, María Fernanda Gutiérrez, “esto puede ser por causas asociadas a la susceptibilidad genética, es decir, a las características propias de cada persona que se heredan y que dan la posibilidad de infectarse y de reaccionar ante el virus mucho o poco a pesar de no haber recibido la vacuna o el medicamento contra el virus. 

Para el médico intensivista y epidemiólogo, Jorge Salazar, director de la Unidad de Cuidados Intensivo de la Clínica Colombia de Cali, es clave tener en cuenta que “un asintomático positivo puede volverse sintomático y presentará cualquiera de los tres tipos de la enfermedad: leve, moderado o severo. La inmunidad de cada persona por factores genéticos, ambientales y nutricionales es diferente”.

Salazar agrega que “todos necesitamos vacuna para ver si con la vacunación del 70 por ciento de la población se alcanza la inmunidad de rebaño y desaparece el virus. El riesgo de contaminarse no pasa y se han presentado casos de nuevo episodios de síntomas por segunda vez. Por eso es que lo mejor es vacunarse”.

Esta misma desinformación ya había sido verificada también por nuestros colegas de AFP Factual, a quienes el médico inmunólogo Arturo Borzutzky, docente en la escuela de medicina de la Universidad Católica de Chile, les aseguró que “una persona que ya tuvo Covid-19 si se vacuna va a robustecer su inmunidad y va a disminuir mucho la probabilidad de que vuelva a enfermarse gravemente. El asintomático también debe vacunarse. Seguramente tiene menos riesgo de contagiarse de forma grave”. 

Vacunas seguras

Otra de las desinformaciones que propaga la pieza gráfica que verificamos en este chequeo es la que dice que “las vacunas no son seguras”. Sin embargo, de nuevo, la afirmación es falsa, pues como ya lo dijimos en este explicador, “cualquier tipo de vacuna, incluyendo las vacunas candidatas para prevenir el COVID-19, antes de ser comercializada, debe demostrar que cumple con unos requisitos básicos: que sea segura (es decir, que no cause efectos secundarios graves), que sea eficaz (que sirva para prevenir el desarrollo de la enfermedad, en los diferentes grupos poblacionales) y que se pueda distribuir a la población que la necesita”.

La OMS además ha insistido en la seguridad de las vacunas y asegura: 

La vacunación es inocua y, aunque pueda producir efectos secundarios, como dolor en el brazo o fiebre baja, suelen ser muy leves y temporales. Si bien no puede descartarse que ocasionen efectos secundarios graves, estos son sumamente raros. Todas las vacunas autorizadas son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las distintas fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas con regularidad tras su comercialización. Además, los científicos hacen un seguimiento constante de la información procedente de diversas fuentes en busca de indicios de que causen efectos adversos.

Además de acuerdo con este artículo de los CDC, “para detener una pandemia es necesario utilizar todas las herramientas disponibles. Las vacunas actúan junto al sistema inmunitario para que su organismo esté preparado para combatir el virus si se ve expuesto al mismo. Otras medidas, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, ayudan a reducir su riesgo de estar expuesto al virus y de propagarlo a otras personas. La mejor protección contra el COVID-19 será vacunarse”.

Con todas estas evidencias, la conclusión es que la publicación que invita a no vacunarse a los asintomáticos por ser inmunes a COVID- 19 es falsa y promueve premisas incorrectas.

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 27 Octubre 2020

Foto de Biden y Maduro no demuestra cercanía entre ellos

Por Mónica Ospino Orozco

Una foto fuera de contexto de Joe Biden con Nicolás Maduro en la posesión de Dilma Rouseff en Brasil ha sido usada en redes sociales para acusar al candidato demócrata de ser cercano al presidente venezolano. En Colombia el post de Facebook se viralizó.

Uno de los argumentos que ha hecho carrera en la actual campaña por la Presidencia de Estados Unidos en contra del candidato demócrata, Joe Biden, es su supuesta cercanía al socialismo y a varios de sus representantes en América Latina, pero nada más lejos de la realidad, como ya lo contamos en este chequeo “Biden no es el socialista que pinta Trump”.

Una de las desinformaciones que pretende reforzar esa imagen de Biden como socialista y amigo de gobiernos de esa ideología, es la que saca de contexto una foto del candidato cuando era Vicepresidente de Barack Obama, y asistió a la toma de poder de la ex presidenta de Brasil, Dilma Rouseff el 1 de enero de 2015.

Las imágenes fueron compartidas en un post de Facebook con el mensaje: “cualquier idiota que esté contemplando votar por Joe Biden en las próximas elecciones 2020 de EE.UU. Recuerde estas imágenes al votar”.

En Colombia esta imagen se viralizó. Según una herramienta a la que tenemos acceso en Colombiacheck por una alianza con Facebook, el post  publicado el pasado 26 de septiembre ha sido compartido más de 2.000 veces y visto por aproximadamente 68.900 personas en Colombia.

Por esa razón en Colombiacheck verificamos el post y lo pusimos en contexto. Lo primero que hicimos fue corroborar que las fotos habían sido de la posesión de la presidenta de Brasil. Para esto, realizamos una búsqueda inversa de imágenes en google y efectivamente encontramos que varios medios de comunicación las publicaron en esa fecha (1, 2, 3)

En dicho evento Biden tuvo un breve encuentro con Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que fue propiciado por el entonces mandatario de Uruguay, José Mujica. Del encuentro quedó una fotografía que en su momento fue distribuida por la Presidencia de Venezuela y en la que se ve entre otros a Biden, Maduro, Mujica y al ex canciller brasileño Mauro Vieira, sonriendo.

Sin embargo, y de acuerdo con algunos medios que entonces registraron la noticia del encuentro las sonrisas se desataron luego de una broma que Biden le hiciera a Maduro acerca de su cabellera, como lo relata la agencia de noticias AP en esta verificación que hicieran de la fotografía en cuestión.

Según el chequeo hecho por AP, “cuando Biden y Maduro se encontraron, se estrecharon las manos y el mandatario venezolano pidió al entonces vicepresidente de Estados Unidos “relaciones de respeto” con Washington. De acuerdo con el diario brasileño Valor, Biden respondió con un elogio a su cabello. “Si tuviera su cabellera, sería presidente de Estados Unidos”, lo que provocó una carcajada del mandatario venezolano. 

Es que la fotografía de Biden y Maduro sonriendo, así como otra de Obama con el ex presidente de Cuba, Raúl Castro, también fue compartida por el actor mexicano Eduardo Verástegui, en sus redes sociales y afirmando, “No hay más ciego que el que no quiere ver. Y acá vemos claro: #noalcomunismo”. Verástegui es asesor del gobierno de Donald Trump en la Comisión Asesora del Presidente sobre la Prosperidad Hispana.

Pero, de nuevo, la foto está fuera de su contexto original, pues, incluso, Telesur  la cadena noticiosa del gobierno venezolano, compartió una de las fotos de ese encuentro en este tuit del 2 de enero de 2015 en el que aseguran que Maduro “le exige a #EEUU que respete a #Venezuela”, y a renglón seguido enlazan una nota que redirige al portal de esa cadena. 

En esta nota, que además contiene el video de las declaraciones de Maduro, el mandatario venezolano, asegura que “lo que le pedimos nosotros a los Estados Unidos, lo que yo le dije al vicepresidente Biden y lo que le hemos dicho mil veces en público y en privado, relaciones de respeto, más nada”.

Agrega la nota de Telesur que, Maduro, “detalló que el encuentro con el representante de EE.UU. fue cordial, sin embargo, reiteró la exigencia de respeto a Venezuela, en alusión a las sanciones que impuso el país norteamericano hace dos semanas. Las sanciones contra Venezuela son un paso en falso, aseguró Maduro, y será un tema clave en las futuras cumbres de la Comunidad de Países de América Latina y del Caribe (Celac) y de las Américas. Este es el primer encuentro entre autoridades de EE.UU. y Venezuela después de las sanciones que aprobó Barack Obama el 18 de diciembre”.

Lo que deja claro que el encuentro entre ambos dirigentes se dio en el marco de un evento diplomático y que los países no pasaban precisamente por un buen momento en sus relaciones bilaterales.

Así lo registró esta nota de la cadena noticiosa CNN del 18 de diciembre de 2014, unas dos semanas antes del encuentro de Biden y Maduro en Brasilia. En dicha noticia se detalla que el entonces presidente estadounidense, Barack Obama acababa de firmar “la ley que suspende visas y congela activos en territorio estadounidense pertenecientes a funcionarios venezolanos considerados responsables de violaciones de derechos humanos en Venezuela”.

Hace tan solo unos días, el candidato demócrata, Joe Biden, en un encuentro con la comunidad latina en el condado de Miami-Dade, el lunes 5 de octubre, aseguró que Maduro “Es un dictador, simple y llanamente. Está causando un increíble sufrimiento al pueblo venezolano”, según lo registró esta nota del diario El Espectador.

Más recientemente, el pasado 16 de octubre, en su cuenta de Twitter, Biden criticó a Trump por no darle a los venezolanos en Estados Unidos, un estatus de protección temporal sino que lo acusó de deportarlos furtivamente “devolviéndolos al opresivo régimen de Maduro. Está muy claro que no tiene en cuenta el sufrimiento del pueblo venezolano”.

Por estas razones concluimos que aunque la foto de Maduro y Biden es real, el contexto en que se tomó es opuesto al que pretenden hacer creer los simpatizantes del presidente estadounidense, Donald Trump, actual candidato del partido Republicano y por eso la calificamos como cuestionable.