Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 18 Mayo 2020

Bill Gates no está haciendo “control poblacional” con la vacuna del coronavirus

Por Adolfo Ochoa Moyano

Un video tergiversa afirmaciones del magnate estadounidense y añade datos falsos y teorías de la conspiración para desinformar sobre los esfuerzos por crear una vacuna contra el coronavirus.

En redes sociales se viralizó el video ‘Bill Gates propone un microchip en humanos’, publicado en Youtube, en el que se se indica que el filántropo norteamericano planea inocular microchips en humanos que se vacunen en contra del COVID-19. Esos microchips servirían, según el video, para rastrear a las personas y para controlar la natalidad en países en desarrollo.

Esto es falso, como ya lo contamos en el chequeo “Con ‘la vacuna obligatoria para la Covid-19’ no se implantará un chip creado por Bill Gates”.

El video también asegura que los aportes de Gates al desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 tienen la intención oculta de promover un nuevo orden económico y social en el mundo lo que, como habíamos explicado en otro chequeo, es una teoría de conspiración sin sustento. Pero además, el video repite otra teoría conspirativa según la cual Gates es miembro del grupo de los “Illuminati”. Incluso, se habla de la “gripe illuminati” para referirse al coronavirus. De todas formas revisamos varias de sus afirmaciones.

Según el video, el plan de control natal y rastreo de la población de Gates estaría respaldado por la Alianza Digital de Identidad o ID 2020. Como ya contamos, ID 2020 es una organización que busca contribuir a construir una base de datos digital que permita una mejor identificación de las personas y que “aboga por la protección de la privacidad para la identificación digital”. La idea es que se tenga siempre a la mano información para acceder a sistemas de salud y a derechos como el del voto.

En nuestro anterior chequeo, nuestra conclusión fue que este ideal por el que aboga ID 2020 va en contravía del supuesto control y abuso de la privacidad que se le endilga en redes sociales. De hecho, los “requisitos centrales” que ID 2020 exige para la identificación digital son que sea privada, portátil, persistente y personal. 

Por otra parte, las primeras imágenes del video citan una nota del año 2014 publicada en el portal Computer Hoy en la que se reporta sobre el desarrollo de un implante anticonceptivo a “control remoto”. En efecto, según la página de la Fundación Gates, Bill Gates sí ha tenido interés en financiar este este tipo de tecnología anticonceptiva. El objetivo, según la Fundación, es mejorar la salud sexual y reproductiva de 120 millones de mujeres de los países más vulnerables del planeta. Además, en 2014 la fundación que lidera Gates con su esposa Melinda financió con 17,9 millones de dólares al laboratorio Daré Bio para el desarrollo de un sistema personal que permita a las mujeres controlar su fertilidad. 

Pero este implante se encuentra en fase preclínica, así que ni siquiera están en el mercado. Además, lo que busca el proyecto es ayudar a la planificación familiar, en especial en naciones con mayor población sin acceso a métodos anticonceptivos. Y no “del control poblacional a través de la natalidad”, como se señala en el video.

A pesar de esto, el video asegura que “ese microchip sería inoculado en humanos a través de la cura de contra el coronavirus”. En ese punto, el autor del video también cita una nota del medio salvadoreño El Independiente, en la que se indica que “el cofundador de Microsoft, Bill Gates, lanzará cápsulas implantables, también llamadas microchips, para humanos que tienen ‘certificados digitales’; Estos pueden mostrar quién ha sido examinado para el coronavirus y quién ha sido vacunado contra él”.

Sin embargo, ese portal malinterpretó las declaraciones del fundador de Microsoft sobre este tema. Gates habló acerca del coronavirus y vacunación hace dos meses en un foro de ‘Ask me anything’ (Pregúntame lo que sea) de la red social Reddit, en el que se refirió a la necesidad de rastrear las pruebas positivas en un territorio nacional para así atacar el virus.

“Las pruebas en los Estados Unidos aún no están organizadas. En las próximas semanas, espero que el Gobierno arregle esto al tener un sitio web al que se pueda ir para averiguar sobre pruebas caseras y quioscos. Las cosas están un poco confusas sobre esto en este momento. En Seattle, la [Universidad de Washington] está proporcionando miles de pruebas por día, pero nadie está conectado a un sistema de seguimiento nacional. Siempre que haya una prueba positiva, se debe poder ver para comprender dónde está la enfermedad y si necesitamos fortalecer el distanciamiento social. Corea del Sur hizo un gran trabajo al respecto, incluido el rastreo de contactos digitales”, fue una de las respuestas de Gates en Reddit el 18 de marzo.

También dijo que “eventualmente tendremos algún tipo de certificados digitales para ver quién se ha recuperado o ha recibido una prueba recientemente, o cuando tengamos una vacuna, saber quién la ha recibido”.

En el video también se aclara que la propuesta del filántropo es usar 'Quantum-dot tattoos’ (tatuajes de punto cuántico) como una medida de rastreo de quienes estén vacunados. Pero el video confunde estos tatuajes con los certificados digitales (y agrega la noción de “microchips”, que Gates nunca mencionó en Reddit).

Así lo explicaron nuestros colegas del medio Factcheck.org el 14 de abril pasado en una verificación sobre este tema

Por una parte, los 'Quantum-dot tattoos’ sí están en desarrollo por parte de científicos del Massachussets Institute of Technology (MIT) y sus avances se presentaron en diciembre 18 del 2019. Esta investigación está, al menos en un porcentaje, financiada por la fundación de Bill y Melinda Gates, pero son muy diferentes de un chip y la investigación comenzó desde antes de la pandemia de COVID-19. Sí se refiere a vacunas, pero se trata de un avance que permita dejar una ‘marca digital’ (con un tipo de tinta especial) bajo la piel para determinar quiénes ya han recibido vacunas y de qué tipo, en especial en países en vía de desarrollo.

Por otra parte, los “certificados digitales” no son estos tatuajes, ni se tratan de microchips. Los certificados digitales, como explica Factcheck.org, son documentos digitales (y no una tecnología física), existen desde por lo menos 1988 y se utilizan para enviar información encriptada a través de Internet, como en el caso común de las firmas electrónicas que se utilizan para verificar la identidad.

Cuando Gates mencionó su uso en el foro, se refería a los certificados digitales como parte de un esfuerzo por crear una plataforma digital que expandiría las pruebas autoadministradas en el hogar para COVID-19, dijo la Fundación Gates a FactCheck.org.

Los tatuajes ya mencionados vienen de una investigación, publicada en diciembre del año pasado, que buscaba abordar el problema del mal mantenimiento de registros en "entornos de bajos recursos" a través de una tinta invisible en la piel de un paciente que podría durar hasta cinco años y leerse con un teléfono inteligente especialmente adaptado.

Kevin McHugh, profesor de bioingeniería de la Universidad de Rice que trabajó en el estudio, le dijo a Factcheck.org por correo electrónico que la tinta no podía usarse como dispositivo de rastreo.

"Estas marcas fueron desarrolladas para proporcionar un registro de vacunación y no hay capacidad de rastrear los movimientos de nadie", dijo McHugh. “Esta tecnología solo puede proporcionar datos muy limitados (por ejemplo, no personalizados) localmente. Estas marcas requieren imágenes directas de la línea de visión desde una distancia de menos de 1 pie. El seguimiento remoto o continuo simplemente no es posible por una variedad de razones técnicas”, publicaron nuestros colegas.

Asimismo, la Fundación Gates les confirmó por correo electrónico que esta investigación no está relacionada con ninguna medida relacionada con las vacunas COVID-19.
De esta manera, después de revisar los orígenes de la información que entregó Bill Gates originalmente y la información sobre los 'Quantum-dot tattoos’ que no son certificados digitales, ni microchips, ni su desarrollo tuvo que ver con el coronavirus, concluimos que es falso lo que dice el video.
 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 27 Mayo 2020

Bill Gates no dijo que ‘miles de personas morirán con la vacuna’ contra COVID-19

Por Laura Castaño Giraldo

El creador de Microsoft sí habló de una posible vacuna, pero no mencionó muertes, sino que discutió sus posibles efectos colaterales y las dificultades para masificarla.

El 25 de abril de 2020, el portal Pablo Muñoz Iturrieta publicó un artículo titulado “Gates reconoce que miles de personas morirán con la vacuna”, que señala supuestas afirmaciones que hizo el magnate norteamericano Bill Gates en una entrevista para el canal de televisión CNBC, el 9 de abril, sobre las consideraciones que habría que hacer acerca de la futura vacuna contra el COVID-19. 

Gates

Al buscar las afirmaciones que se le atribuyen a Gates en el texto, encontramos una entrevista de 27 minutos, publicada en Youtube el 9 de abril de este año, con la periodista Becky Quick, de CNBC. En la entrevista, Quick le pregunta a Gates por aspectos filantrópicos, científicos y económicos de la pandemia del coronavirus.

Contrastamos las afirmaciones que hizo Gates en esa entrevista con las que le atribuye Pablo Muñoz Iturrieta. Esto encontramos:

Gates no dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes”

En el artículo del portal Pablo Muñoz Iturrieta se asegura que Gates dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes, por lo que hay que apuntar a la menor cantidad de muertes posibles por la vacuna”. Perseguimos esta frase durante todo el video, pero terminamos por concluir que dicha atribución es falsa. 

Además, según el portal, el empresario estadounidense dijo que lo ideal sería “lograr que solo 1 de cada 10 mil personas vacunadas muera”. Pero Gates tampoco dijo esto.

En el minuto 12:13 de la entrevista con CNBC, sí dijo: “Ya sabes, si 1 de cada 10.000 personas tiene efectos secundarios, eso es que 700.000 personas sufrirán de eso”, al discutir por qué es necesario y difícil desarrollar una vacuna que funcione, sin generar mayores complicaciones, para las personas mayores. 

En su publicación en su blog Gates Notes, el empresario lista algunos aspectos que las personas necesitan, según él, saber sobre la vacuna contra el COVID-19, como que “algunos efectos secundarios menores (como fiebre leve o dolor en el lugar de la inyección) pueden ser aceptables, pero uno no desea inocular a las personas con algo que los enferma”. 

Gates no dijo que “las vacunas actuales no funcionan realmente en los ancianos”

Lo que sí dijo fue que “la eficacia de las vacunas en la gente mayor es siempre un gran reto. Resulta que la vacuna contra la gripe no es tan efectiva en personas mayores”.

Esto lo mencionó en el minuto 11:39 del video, luego de que se le preguntara por el tiempo que falta para que exista una vacuna contra el COVID-19. Por esto, también dijo que “claramente necesitamos una vacuna que funcione en el rango de edad superior porque tienen mayor riesgo…”

Es decir, no dijo que las vacunas no funcionan en personas mayores, sino que es más complicado crear una y son menos eficaces.

Esto lo mencionó posteriormente en la publicación que hizo el 30 de abril de 2020 en Gates Notes: “Entre más viejo seas, menos eficaces serán las vacunas. Tu sistema inmunitario, como el resto de tu cuerpo, envejece y es más lento para reconocer y atacar a los invasores. Ese es un gran problema para una vacuna COVID-19, ya que las personas mayores son las más vulnerables. Necesitamos asegurarnos de que estén protegidos”. 

Gates no dijo que “la vacuna va a ser obligatoria”, ni “que la cantidad de personas que van a morir por la vacuna contra el COVID-19 ... en el mejor de los casos sobrepasará las 770,000 muertes”

En la entrevista no se dice que la vacuna vaya a ser obligatoria, ni tampoco que las personas que morirían por ella serán motivo para que los gobiernos ofrezcan indemnizaciones. Mucho menos se arroja el dato de que habrá más de 770.000 muertes.

Gates sí habló de posibles indemnizaciones que darían los gobiernos por las vacunas, pero el artículo lo malinterpreta

Según el texto, debido al número de muertes (que, repetimos, Gates no dio), “los gobiernos se van a tener que proteger de alguna manera y ofrecer algún tipo de indemnización” por esto.

Gates sí dijo en el video que entender la seguridad en una escala gigante, a lo largo de los rangos de edades, embarazadas, hombres, mujeres, comorbilidades existentes, es muy difícil y, frente a la posible decisión de darle la vacuna a todo el mundo, “los gobiernos tendrán que involucrarse porque habrá un riesgo e indemnización necesitada antes de que eso pueda decidirse”. 

Es decir, Gates considera que las indemnizaciones se requerirán antes de que la vacuna sea de uso generalizado, no justo después para amortiguar el daño de las supuestas muertes que ocasionará. 

Este ya ha sido un tema controversial en otras ocasiones. El 27 de abril de 2018, el empresario publicó otra nota en su blog en la que hablaba sobre la posible llegada de una nueva epidemia. Allí dijo: “Necesitamos acuerdos de fabricación e indemnización con compañías farmacéuticas, con procesos de revisión expeditos para la aprobación gubernamental de nuevos tratamientos”. 

Para cerrar, mencionamos también el chequeo que hicieron nuestros colegas de La Silla Vacía, en el que coinciden con nosotros en que varias de las declaraciones de Gates en la entrevista para CNBC fueron aisladas de su contexto y falseadas en el artículo publicado por el portal Pablo Muñoz Iturrieta.