Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 07 Febrero 2020

Coronavirus de Wuhan no tiene relación con coronavirus canino

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El coronavirus existe para casi todas las especies de animales, pero el virus que le da a los perros no es el mismo en gatos ni en humanos.

Una publicación que ha sido compartida cientos de veces en Facebook afirma que “el coronavirus ya ha existido, incluso en animales domésticos, también ha habido la vacuna para contrarrestar este virus”. La imagen que acompaña el texto es una foto de un empaque de la “Vacuna contra coronavirus-parvovirus canino”.

Captura de pantalla de la página de Facebook que difunde la desinformación

Según el autor de la publicación, “el negocio de las transnacionales farmacéuticas, controlado por los dueños del mundo, junto con la corrupta prensa mercantil” han dado vida al coronavirus de Wuhan que tiene en alerta al mundo actualmente.

Pero lo que afirma la publicación es una desinformación que utiliza datos parcialmente ciertos para sugerir una falsa conspiración.

“El coronavirus ya ha existido”

Como explicó Maldita Ciencia, en el artículo que reproducimos en Colombiacheck, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus es una gran familia de virus que causa enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). En el caso actual, se trata de una nueva cepa nunca identificada en humanos (2019-nCoV).

En ese sentido, es cierto lo que dice el texto de la publicación de Facebook al inicio: el coronavirus ya ha existido. 

Asimismo, también es cierto que incluso lo hayan tenido animales domésticos pues, de acuerdo con Giovanni Vargas, docente del departamento de salud animal de la Universidad Nacional de Colombia, el coronavirus es ‘especie específico’; es decir que hay un coronavirus para cada especie de animales. Hay un coronavirus para perros, uno para gatos, uno para cerdos, uno para murciélagos.

Esta característica no es exclusiva del coronavirus, pues también existe una gran familia del virus de la gripa y hay un tipo para cada especie con características moleculares particulares para cada una.

Y la relación entre la especie y el virus es totalmente distinta en cada caso, “es decir que si se le inyectara a un perro coronavirus de gato, no le va a pasar nada”, explica el docente. Lo mismo aplica para los humanos; el coronavirus de los perros no puede afectarnos.

Sobre este respecto, según explica el Centro de control y prevención de enfermedades (Center for Disease Control and Prevention, CDC), al principio muchos de los pacientes en el brote de Wuhan, China, habían tenido algún vínculo con un mercado de animales, lo que sugeriría la propagación del virus de animal a persona. Sin embargo, un número creciente de pacientes no han estado expuestos a los mercados de animales, lo que indicaría que se está produciendo es un propagación de persona a persona. 

En cualquier caso, es difícil comprobar la cadena epidemiológica para determinar cómo se dio el contagio, casi imposible, según Vargas. Lo que se sabe hasta el momento es que el 2019-nCoV es una mutación de un coronavirus que pudo desarrollarse en los seres humanos. “Y cuando un virus tiene una mutación puede llegar adquirir propiedades que le permiten ser más agresivo, deja de ser el inicial y pasa a ser el nuevo virus”, indica Vargas.

Volviendo a la familia del coronavirus, los síntomas que tiene el virus en cada especie son distintos. En perros es como una gastroenteritis leve o moderada, que causa diarrea pero no requiere manejo médico en algunos casos, en otros requiere un soporte de líquidos y protectores gastrointestinales. En los gatos causa peritonitis infecciosa, se caracteriza por acumulación de líquido en la cavidad abdominal y puede causar la muerte del animal en pocos días.

En el 2019-nCoV los signos de infección implican síntomas respiratorios, fiebre, tos, falta de aliento y dificultades respiratorias, según la OMS. De modo que es falso lo que dice la publicación de que los síntomas que tienen los caninos “son similares a los que sufren actualmente los humanos”.

La vacuna

Ahora bien, también es verdadera la imagen que acompaña al post; sí existe una vacuna contra el coronavirus canino y la foto que comparte corresponde al laboratorio Zoetis

Desde hace muchos años se aplica esta vacuna a los perros, a pesar de que en Colombia no se haya aislado este virus en caninos. De acuerdo con Vargas, “la capacidad de protección de la vacuna no es del 100 por ciento y en algunos pacientes vacunados se han observado algunos signos leves de la enfermedad, según lo reporta la literatura”. 

Además, la vacuna funciona específicamente para el coronavirus canino. Ni siquiera se utiliza en gatos que también sufren coronavirus, aún cuando para estos animales la enfermedad sí es mortal. Es más, no hay aún una vacuna para el coronavirus felino.

De acuerdo con el docente de la Universidad Nacional, la limitación en la creación de vacunas para el coronavirus es la capacidad que tiene este de mutar. “Cuando muta su aspecto físico cambia. Entonces, se crea una vacuna de una estructura física que conoces, pero si cambia la estructura, la vacuna no funciona”, indica Vargas.

De modo que es desacertado sugerir que porque existe la vacuna contra el coronavirus canino, las farmacéuticas están esperando a que haya más contagiados del 2019-nCoV para vender la vacuna ya existente.

Los síntomas del coronavirus canino

En su parte final, el texto del post de Facebook se concentra en el coronavirus canino y señala que “es una enfermedad altamente contagiosa pero relativamente leve, lo que significa que el perro no tendrá otra infección intestinal al mismo tiempo”. Afirmación que es falsa de acuerdo con Giovanni Vargas porque el fenómeno de coinfección es muy común. Es decir que un perro puede presentar otras infecciones al tiempo que el coronavirus. Incluso puede tener una infección combinada de virus, bacterias y parásitos al mismo tiempo.

“Los perros que corren un alto riesgo de adquirir CVC son aquellos que se entrenan intensamente o viven en condiciones insalubres y en una gran manada”, dice la publicación. Y pues es cierto y hasta obvio, porque todo animal, incluido el ser humano, tiene mayor riesgo de contraer cualquier infección si está en hacinamiento y vive en condiciones insalubres.

Los síntomas que se presentan en perros  incluyen vómito, diarrea de color amarillo (a veces líquida), deshidratación, no siempre se presenta fiebre y no tiene ninguna afectación de tipo respiratorio.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 25 Agosto 2020

Es falso que evitar 'cosas heladas, bañarse por la noche y consumir gaseosas y dulces' prevenga el COVID-19

Por Colombiacheck

En la imagen se dan recomendaciones para supuestamente evitar una recaída. Dicen que hay que “evitar cosas heladas, no bañarse en la noche y no consumir gaseosas y dulces”. 

En redes sociales rota una imagen con un texto con consejos acerca de cuidados por “recaída por COVID-19. Recaídas vs Carga viral” (sic). La imagen también da una serie de recomendaciones como “evitar cosas heladas, no bañarse en la noche y no consumir gaseosas y dulces”, medidas que se “deberán mantener durante 80 días después de recibir el alta médica para no volverse a enfermar”. 

Pero esta información contiene varios datos falsos e imprecisos.

El mensaje ha sido compartido en Colombia en páginas de Facebook, como la de Informativo regional sur oriental, y ha tenido más de 23.000 visualizaciones desde el 16 de agosto.

La imagen ya ha sido rotada por varios países de América Latina, como El Salvador, Perú y México. Y nuestros colegas mexicanos de Animal Político, así como nuestros colegas de AFP Factual, miembros de la iniciativa #CoronavirusFacts (O #DatosCoronavirus en español) ya habían desmentido la imagen. 

Por un lado, los dulces y las duchas no se relacionan con la transmisión ni la sintomatología del nuevo coronavirus y las afirmaciones respecto de la carga viral confunden conceptos y carecen de precisión, corroboraron en AFP.

 En la imagen se dice también que “las recaídas se dan debido a estímulos que afectan directamente los pulmones (... ) El trabajo forzado, la exposición prolongada al sol y las bebidas heladas, son causas de recaídas y en muchos casos lamentablemente la muerte”. Pero estas afirmaciones no tienen sustento.

 La publicación viral no es clara respecto a qué quiere decir con “recaída”, si refiere a un empeoramiento del cuadro sintomático del COVID-19, o a la posibilidad de una reinfección.

“Ninguna de las conductas que propone modifica la chance de adquirir la infección o de cambiar los síntomas de la infección”, dijo a AFP Factual Javier Farina, director del Comité de Infectología Crítica de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Omar Sued, infectólogo y director de Investigaciones Clínicas en la Fundación Huésped, Argentina, está de acuerdo: “Todo en esa publicación es falaz. Además, no es cierto que las duchas a cualquier hora, las bebidas frías o los dulces afecten los pulmones. Los afecta fumar o estar expuestos al asbesto”.

Ambos especialistas coincidieron, al momento de ser consultados en que no hay registros de reinfección por COVID-19. El 24 de agosto, sin embargo, se confirmó un caso de reinfección en Hong Kong. Pero los expertos que han seguido este caso, afirman que es muy poco común que se dé una reinfección del virus. Lo que sí es común, según Sued y Farina, es que haya una prolongación o reaparición de los síntomas tras el alta médica.

La doctora Rosa María Wong Chew, Jefa de la Subdivisión de Investigación Clínica de la Facultad de Medicina de la UNAM, dijo que las medidas que sí podrían evitar que una persona se infecte —haya tenido antes o no el virus SARS-CoV-2—, es “sobre todo el lavado de manos, el distanciamiento social y el uso de mascarillas sería lo principal para evitar los contagios y re-contagios”. 

Sobre la carga viral

En el meme se dice que la “carga viral” es la “sobreexposición al virus” y que “tiene la capacidad de “atacar”. Estos conceptos son erróneos.

“La carga viral es la cantidad de virus que tiene una persona y que puede detectarse de manera cuantitativa en estudios, por ejemplo de PCR”, dijo a AFP Factual Alejandro Macías, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus en México.

“La expulsión de virus, en cantidad, depende, suponemos, de la carga viral que tiene una persona. Hay quienes tienen una alta carga de virus y pueden convertirse en súper vectores o súper diseminadores”, explicó. “Sin embargo, esta publicación está confundiendo ‘carga viral’ con ‘inóculo infectante’”.

Inóculo infectante, como el propio Macías define en este video explicativo, es el número mínimo de patógenos que se requieren para que se produzca una infección.

Javier Farina concuerda: “Lo que ese texto quizás quiere transmitir con el término ‘carga viral’ es lo que llamamos ‘inóculo’. Una exposición de alto inóculo con alguien que tenga justamente mucha carga viral en ese momento, o con varias personas que tengan carga viral detectable en ese momento, puede tener correlación con una infección con síntomas más importantes”.

La entrada también sugiere que una carga viral de “mayor intensidad” agrava el estado de la persona y dificulta su reacción al tratamiento.

Vivian Luchsinger, académica del Programa de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, dijo al equipo de verificación de AFP que aún no se conoce lo suficiente sobre la forma en que este nuevo coronavirus provoca la enfermedad. No obstante, sí se sabe que los pacientes que desarrollan cuadros graves de COVID-19 tienen carga viral mayor aunque esto, aseguró, no permite afirmar “que sea necesario tener mayor carga viral para desarrollar una enfermedad grave”.

“Se supone que los que están enfermos tienen una mayor replicación viral [...] pero esto no es tan sencillo de definir. La enfermedad no solo es producto de la replicación del virus sino también de la respuesta inmune, entonces no necesariamente tú necesitas mucho virus para tener la enfermedad”, explicó.

Además, se puede tener carga viral y transmitir el COVID-19 sin presentar sintomatología, como ya verificó AFP Factual.

Por último, Omar Sued agregó que, tras el alta médica, es preciso evitar hacer visitas, pero no “porque pueden tener una carga viral alta”, como describe la publicación, sino porque “tras el alta, la persona tiene que completar un aislamiento en su casa de 14 días”, tal y como recomienda la OMS para minimizar los riesgos de transmisión.

Así que es falso que una persona que haya recibido el alta médica por COVID-19 pueda prevenir una reaparición de síntomas evitando el consumo de dulces, bebidas heladas o duchas nocturnas. Tales hábitos no tienen incidencia alguna en el desarrollo de la enfermedad. Tampoco es cierto que la carga viral se refiera a una “sobreexposición al virus”; el concepto hace referencia a la cantidad de virus que tiene una persona, detectada de manera cuantitativa mediante algún tipo de muestra. Por lo que calificamos la imagen como falsa.