Pasar al contenido principal
Jueves, 11 Octubre 2018

El senador Castro publicó en Twitter cifras de abuso sexual, pero le faltó poner la palabra “presunto”

Por Sania Salazar

El senador Juan Luis Castro Córdoba del Partido Verde publicó un trino con cifras de abuso sexual a niñas menores de 14 años, pero le faltó aclarar que la cifra, tomada de una nota de prensa es de presuntos casos, no de hechos confirmados.

El congresista publicó en su cuenta de Twitter una cifra sobre las niñas menores de 14 años abusadas sexualmente en Colombia en 2017. En el trino, dice que la fuente de información es el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Pero esta información no corresponde a casos confirmados, sino a presuntos, por lo que la frase es Ligera.

Castro Córdoba le dijo a Colombiacheck que tomó las cifras de una nota de El Espectador titulada “En Colombia, la violencia sexual empieza por casa” en la que se dice que, “en Colombia, las denuncias por abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes han venido creciendo durante la última década, llegando a un tope histórico en 2017, con 20.633 casos reportados por Medicina Legal. De ese total, 15.131 correspondían a niñas menores de 14 años”.

Colombiacheck buscó la cifra correspondiente al número de niñas menores de 14 años afectadas y encontró que esa entidad no publica cifras de abuso sexual, sino de “exámenes médico legales por presunto delito sexual”. En Medicina Legal le explicaron a Colombiacheck que el resultado de los exámenes es información reservada que le remiten a la Fiscalía General de la Nación.

Colombiacheck le preguntó a Medicina Legal por qué no se puede publicar una cifra global de los exámenes que resultan positivos y que, por tanto, son casos confirmados de abuso sexual, pero no hemos recibido respuesta.

Las cifras del Observatorio de Violencia de Medicina Legal indican que, en 2017, esa entidad practicó 23.798 exámenes médico legales por presunto delito sexual y que los casos de niñas de cero a 14 años son 15.131, la cifra que aparece en la nota de El Espectador y la que menciona el senador en su trino.

Según el informe Forensis de Medicina Legal, 20.663 del total de casos de presunto abuso denunciados en 2017 fueron contra niñas, niños y adolescentes, lo que corresponde al 86,83% del total de denuncias.

Miércoles, 06 Julio 2016

Demasiado orgullo por participación femenina del Gobierno en La Habana

Por Sania Salazar

No es cierto que las mujeres representan el 80% de la delegación del Gobierno en los diálogos. Este porcentaje solo se cumplió en uno de los seis puntos del acuerdo. En ambos lados de la mesa, hace falta la visión femenina.

Quizá llevada por la emoción de participar en un momento histórico para Colombia, María Paulina Riveros, plenipotenciaria del Gobierno en la mesa de conversaciones de La Habana, aseguró que “el 80% de la delegación del Gobierno está compuesta por mujeres”.

La frase está en un video que dura 51 segundos y fue publicado el 14 de mayo de 2016 en el canal de YouTube de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Un tiempo muy corto para explicar que ese porcentaje de participación femenina al que se refiere es del grupo negociador del punto 5 sobre víctimas, que se discutió entre junio de 2014 y diciembre de 2015. Esa salvedad la hizo Pilar Acosta, coordinadora de comunicaciones del Gobierno en La Habana.

Colombiacheck llamó y le envió mensajes por Whatsapp a Riveros, la plenipotenciaria, para precisar a qué grupo en particular se refería con la palabra “delegación”, pero no obtuvimos respuesta, así que Acosta, la coordinadora de comunicaciones, nos aclaró que calcular con exactitud cuántas mujeres han participado por parte del Gobierno a lo largo de la negociación es complicado porque constantemente viajan a Cuba grupos de asesores y técnicos para apoyar las conversaciones según los temas que se traten.

Acosta aseguró que en la discusión del punto de víctimas participaron: Elena Ambrosi, Mónica Cifuentes, Juanita Goebertus, Silvia Delgado, Natalia Arboleda, Mariana Otoya, Catalina Díaz, Paula Gaviria, Iván Orozco y Mark Freeman. 10 personas, de las cuales 8 son mujeres, lo que efectivamente les da un 80% de participación.

Esta relación se invierte en el grupo de negociadores del Gobierno o plenipotenciarios conformado por 10 personas, 8 hombres: Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, Gonzalo Restrepo, y los generales retirados Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo, y 2 mujeres: María Paulina Riveros y María Ángela Holguín.

En conclusión, solo hay certeza de que en la negociación de uno de los 6 puntos de la mesa de La Habana el grupo del Gobierno estuvo conformado, en su mayoría, por mujeres.

Colombiacheck quiso saber cómo es esa participación femenina del lado de las Farc, por lo que el pasado 27 de junio solicitó una entrevista con Victoria Sandino, coordinadora de la subcomisión de género de las Farc, pero hasta la fecha de publicación de este chequeo no se había obtenido respuesta.

¿Los números garantizan la representatividad?

Para entender mejor la importancia de la participación de las mujeres en los diálogos de paz Colombiacheck consultó a Jorge Iván Cuervo, profesor de la facultad de finanzas, gobierno y relaciones internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Él enfatizó en que la representatividad de género, de etnia o de cualquier otro grupo social, no depende exclusivamente de que haya un negro o una mujer, ni de cuántos participen, sino de que sean miembros que realmente representen su comunidad.

“En un escenario de negociación como el de La Habana eso es muy importante, en eso, las Farc y el Gobierno se han equivocado porque creen que poniendo una mujer al lado resuelven el asunto de género y eso no es así”, aseguró Cuervo.

Además, explicó que aunque extendería el debate a la participación de otros grupos sociales porque debería haber un componente de diversidad en los diálogos, la participación de la mujer, tanto en políticas públicas como en los diálogos es muy importante, no solo por el hecho de ser mujer, sino porque por su condición ha sufrido una serie de hechos victimizantes en el conflicto armado.

Ante esta argumentación, una pregunta queda dando vueltas, ¿al menos las mujeres víctimas de la guerra están debidamente representadas en ambos lados de la mesa?