Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 26 Agosto 2020

Es falso que el coronavirus sea una ‘falsa pandemia’, como sugieren los ‘Médicos por la Verdad’

Por Laura Castaño Giraldo

El COVID-19 sí cumple con las características que tiene una pandemia, según lo que indican la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros expertos.

De nuevo las desinformaciones de los ‘Médicos por la Verdad’ circulan en redes sociales. En esta ocasión, se trata de una imagen publicada en Instagram que indica que este colectivo de ‘profesionales de la salud’, que critica y se opone a la medicina occidental, denunció que “el COVID-19 es una falsa pandemia”.

Falsa pandemia

El origen de esta información se remonta a una ‘rueda de prensa’ cuyo contenido ya habíamos verificado (por lo menos en su mayoría) en un chequeo que publicamos el 5 de agosto de 2020

Aunque la frase que dijo este colectivo no es exactamente la que aparece en la imagen de Instagram, la idea sí apunta hacia el mismo lado. Lo que sucedió en el evento fue que uno de los médicos alemanes, que participó como representante de ‘Médicos por la Verdad Alemania’, se refirió al COVID-19 como “una historia falsa alrededor del mundo” y afirmó tener pruebas que lo demuestran. 

Más tarde, la médica de familia Natalia Prego dijo que “la pandemia es una declaración que hace la OMS a nivel mundial pero no tiene que ver con criterios médicos, que quede claro, tiene que ver con una cuestión burocrática de extensión en países”.

Prego dio esa ‘información’ basándose en gráficas que mostraban la situación de España en cuanto a COVID-19. Para ella, “la epidemia clínica, o sea, en base a contagiosidad y mortalidad, había desaparecido”.  

Pero nada de lo anterior es cierto y, en ese sentido, lo primero que habría que tener en cuenta es que el grupo de ‘Médicos por la Verdad’ hace parte de quienes comúnmente son llamados ‘negacionistas’, que, como explica RTVE en esta nota, “rechazan la existencia del coronavirus en diferente grado. Para algunos no existe en absoluto y para otros puede existir, pero no con la gravedad que las autoridades sanitarias le confieren. En otros casos se acepta que el virus existe pero se cree que ha sido fabricado con motivos geopolíticos”. 

Lo siguiente que es necesario poner sobre la mesa es que la OMS es “la autoridad directiva y coordinadora en asuntos de sanidad internacional en el sistema de las Naciones Unidas”, del que hacen parte 193 países. Así que, en cuanto a información y terminología, es la organización que tiene a la mano todos los datos oficiales relacionados no solo con COVID-19, sino con cualquier otro evento de salud. 

Ahora bien, en un explicador que publicamos el 30 de julio de 2020, mostramos que, según la OMS, una pandemia se refiere a “la propagación mundial de una nueva enfermedad”. Y sobre eso, el médico Julián Fernández, doctor en epidemiología y profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte, dijo que es una definición que ha tenido algunos cambios y que tiene varias consideraciones al respecto, pero que, desde su perspectiva como epidemiólogo, la más acertada es la que se refiere a “una epidemia que tiene una alta propagación geográfica”. 

Esto lo critica Prego en su intervención cuando añade que “hace 20 años, por ejemplo, la pandemia estaba determinada por el número de muertos, mortalidad, como siempre se ha descrito y se ha percibido. Ahora solo está determinada por el número de países que la OMS describe y determina”.

Pero, una vez más, no hay que olvidar que esta es la autoridad internacional en el tema y, por lo tanto, es quien establece, basada en estudios y en la asesoría de profesionales de la salud, qué modificaciones deben aplicarse a los términos que se emplean para hablar de los eventos sanitarios que suceden en el mundo. 

Además, el médico Fernández sostuvo que el hecho de que una enfermedad sea pandémica no significa que sea necesariamente letal, como sugiere Prego, e insistió en que el término es más “un indicador de propagación sostenida, de persona a persona, en varios continentes”. 

Por otro lado, Fernández señaló que, a pesar de que hay varios criterios, uno de los más conocidos es aquel que indica que para hablar de pandemia debe haber transmisión autóctona, que “no depende de los casos importados o no son solo casos importados y relacionados” sino que "hay casos contagiados a partir de otras personas”. 

Según el reporte del 25 de agosto de 2020 del Coronavirus Research Center de la Universidad Johns Hopkins, 188 países alrededor del mundo se encuentran afectados por el COVID-19. Y, día a día, el número de casos aumenta, a pesar de que la rapidez de propagación varía de país en país. En la fecha del reporte, había 23’813.181 de contagiados en todo el mundo (entre activos, inactivos, fallecidos, etc). 

Mapa Johns Hopkins

Eso significa que es posible derribar la idea de los ‘Médicos por la Verdad’ de que el nuevo coronavirus es una ‘falsa pandemia’ o “una historia falsa alrededor del mundo” porque, en realidad, es un evento de salud que cumple con los lineamientos que se han establecido para ocupar un lugar dentro de lo que se conoce en la terminología oficial como pandemia.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 31 Agosto 2020

No se puede saber si COVID es 9 veces más virulento en Medellín, como aseguró Quintero

Por Laura Bayer Yepes - RedCheq

Hasta ahora no hay un estudio específico para saber qué tan contagiosa o virulenta es la cepa del virus que circula en la ciudad, con respecto a la que se originó en China.

El alcalde Daniel Quintero Calle afirmó en Mañanas Blu el 28 de julio que el virus que genera los casos de COVID-19 tiene mayor posibilidad de contagio que el que había surgido en Wuhan, China, el año pasado.

“El virus que hoy circula en Colombia, y estamos muy seguros por las cifras hoy en Medellín, es 9 veces más virulento que el que tuvieron en Wuhan, China, y en Europa. Por eso, cada vez es más complejo evitar el contagio”, dijo Quintero para la emisora Blu Radio. 

Colombiacheck califica esta afirmación como falsa, pues es imposible saber con exactitud cuáles cepas circulan en la capital antioqueña y cuál es la capacidad de afectación de las mismas. 

Si bien Blu Radio se refiere en su cubrimiento que lo expresado por el alcalde es su opinión, al consultar con la oficina de prensa de la Alcaldía de Medellín en qué basaba Quintero sus afirmaciones, nos refirieron un artículo de la revista Semana publicado el 3 de julio de 2020, donde se cita un estudio del Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México, la Universidad de Duke en Carolina del Norte, Estados Unidos, y el grupo de investigación COVID-19 Genomics UK de la Universidad de Sheffield, Inglaterra.

Los investigadores hallaron una cepa del virus llamada G614 que es más infecciosa que la cepa que surgió en Wuhan y de acuerdo con ellos, ahora es la cepa dominante a nivel mundial. 

“En los estudios realizados en laboratorio, los científicos señalan que el SARS-CoV-2 ha mutado en una nueva variante y puede ser 10 veces más eficiente para infectar a las células humanas por mayor capacidad de replicación, mayor transmisibilidad y potencialmente más infeccioso, pero es de aclarar que es una hipótesis como resultado de un estudio y se requiere seguimiento", dijo el infectólogo pediatra de la Subdirección de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud y Protección Social José Alejandro Mojica. 

El doctor Carlos Álvarez, médico epidemiólogo y experto elegido en Colombia por la Organización Panamericana de la Salud para la investigación de COVID-19, afirmó para Colombiacheck que “sí es posible conocer si el virus ha mutado, pero ninguna de estas mutaciones hasta ahora ha demostrado que el virus sea más virulento”. 

Para el epidemiólogo, solo se ha demostrado hasta ahora que es posible que el virus se transmita más, pero no es cierto que sea más virulento. 

Según le explicó a Colombiacheck la médica infectóloga Diana Moncada Bonilla, del Hospital San Vicente Fundación de Medellín, un virus es más o menos contagioso dependiendo de “qué tanto se disemina entre las personas, en el ambiente, y cuántas de estas personas desarrollan enfermedades”. Mientras que es más o menos virulento según cuánta capacidad tiene de hacer daño. “La virulencia es qué tan agresivo puede ser un germen, qué tan lesivo para el cuerpo”, dijo la doctora. 

De igual forma, cuando el grupo de Inmunovirología, adscrito a la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, logró aislar y cultivar el virus SARS-CoV-2, patógeno causante de la COVID-19, determinaron que era de alta patogenicidad, es decir, de “alta capacidad de enfermar, pero no necesariamente de generar una enfermedad grave”, según la doctora Moncada. 

Por otro lado, de acuerdo con María Angélica Maya, infectóloga y asesora técnica de la Secretaría Seccional de Salud de Antioquia, la mortalidad o la letalidad por el virus varía dependiendo de las situaciones de cada territorio: disponibilidad de camas, tasa de contagios, comportamiento social, grupo etario de la población del territorio y comorbilidades. 

“Hasta ahora no hay evidencia científica de que exista un virus más virulento en la región de las Américas”, afirmó la infectóloga. La asesora le explicó a Colombiacheck que es cierto que el virus ha mutado desde el inicio de la pandemia y esas mutaciones se han estudiado por el método de secuenciación, en el que se lee el genoma del virus. 

Según la infectóloga Maya, existen estudios en América que siguen la secuenciación de los virus en este territorio y esto permitió saber que en Colombia circulan cepas provenientes de España y Alemania, principalmente, y de Brasil en el caso de la región de la Amazonía. “Pero esto no quiere decir que estos virus tengan mayor o menor virulencia, para eso habría que hacer otro tipo de estudios y eso no es fácil de realizar”, puntualizó. 

Por eso, calificamos esta afirmación de Daniel Quintero como falsa, pues no se sabe si la cepa que circula en Medellín es más virulenta, incluso, más transmisible que la de Wuhan, pues hasta el momento de publicación de este chequeo, no existen estudios concluyentes que determinen la particularidad del SARS-CoV-2 de la capital antioqueña.