Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 05 Agosto 2020

Las afirmaciones de los ‘Médicos por la verdad’ son, en realidad, puras mentiras y datos imprecisos

Por Laura Castaño Giraldo

En un evento que realizaron en Madrid, España, difundieron desinformaciones que van desde el uso de hidroxicloroquina para tratar pacientes con COVID-19 hasta la supuesta inutilidad de las pruebas PCR.

Desde el 25 de julio ronda por redes sociales un video en el que aparece un grupo de médicos, que se hacen llamar “Médicos por la verdad”, en una presentación en el Palacio de la Prensa de Madrid en la que difundieron, una vez más, teorías conspirativas sobre el COVID-19.

Como este material se replicó en páginas colombianas, decidimos retomar las verificaciones de nuestros colegas de Newtral y Maldita Ciencia, aliados de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

De entrada nos preguntamos de qué se trata esa organización. Maldita Ciencia relata que es una filial española que toma como referencia la plataforma Médicos por la Verdad de Alemania y “cuenta con más de 140 médicos del país”. 

Pero lo más significativo es que sus miembros son críticos y opositores de la medicina occidental. De hecho, en su página web afirman que “no es saludable ni científica y, por lo tanto, viola los parámetros éticos del consentimiento informado". En ese orden de ideas, cuestionan la información que dan los mandatarios y los medios de comunicación y, por ello, su objetivo es “traer al mundo la verdad sobre el coronavirus”. 

El uso de los tapabocas

En los primeros minutos del video, la médica Natalia Prego dice que el tapabocas solo debería ser usado por “los médicos, cuidadores, sanitarios y enfermos” y que su uso obligatorio debería ser recomendado para “zonas de alta contagiosidad, como hospitales”.

Esa información no va a la par con los instructivos que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) al respecto. Como contamos en uno de nuestros chequeos, esta autoridad sanitaria pasó de recomendar el uso del tapabocas “únicamente a personas contagiadas y quienes atiendan personas con COVID-19, a sugerir el uso generalizado”. El problema es que Prego se adhiere en su discurso a recomendaciones desactualizadas de esa organización. 

Recordemos que Maldita Ciencia explica que la mascarilla funciona como barrera física, sin importar si es “higiénica, quirúrgica o EPI (Equipos de Protección Individual), porque impide el esparcimiento de gotículas de saliva a través de las cuales se puede transmitir el COVID-19. 

Prego además dijo que el uso de ese elemento de bioseguridad puede causar “enfermedades respiratorias”, afirmación que también es falsa. Como cita Newtral, la OMS ha dicho que se pueden presentar “dificultades para respirar, según el tipo de mascarilla usada”, pero no afecciones respiratorias como resultado de su utilización. 

En Colombiacheck conversamos, hace unos meses, con Érika Villate, enfermera de planta de la Fundación Cardioinfantil, quien nos comentó que en su labor diaria utiliza tapabocas de 8 a 9 horas al día. También añadió que incluso el personal de salud que está en las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), que utiliza el tapabocas de alta eficiencia N95, no presenta ninguno de los síntomas [hipoxia]. 

La utilidad de las pruebas PCR 

En su intervención, la médica homeópata, María José Martínez, afirmó que las pruebas PCR no determinan el virus infeccioso porque en su realización se lleva a cabo un “aislamiento dudoso”. Dijo, además, que las PCR dan muchos “falsos positivos” y que a “una epidemia no puede dársele la publicidad que se le está dando sin clínica (estudio de los síntomas) y basándose solo en una prueba diagnóstica”. 

De nuevo se trata de afirmaciones falsas. Newtral especifica en su verificación que “las PCR son pruebas de diagnóstico que permiten detectar un fragmento del material genético de un patógeno”, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN. Si, por ejemplo, en el análisis de laboratorio se detecta ese material, la prueba sale positiva. 

Sobre eso, Óscar Zaragoza, investigador del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, le explicó a Newtral que “el hecho de detectarlo ya implica que ha habido contacto con el virus vivo. Por lo tanto, ante un resultado de una PCR positiva, hay que asumir que esa persona es portadora y actúa como un transmisor de la enfermedad”. 

Cabe recordar que Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de la OMS, dijo en una rueda de prensa del 10 de abril que “en general, las pruebas basadas en la PCR son mejores para saber si estás infectado o no, y la prueba serológica o el análisis de sangre es mejor para detectar si has estado infectado recientemente o en el pasado”. 

Y en cuanto al asunto de los falsos positivos que mencionó Prego, Maldita Ciencia ya había desmentido esa información en otro de sus chequeos. A pesar de que se han mencionado supuestos casos así, como sucedió en Almería, España, Benedetta Bolognesi, del Instituto de Bioingeniería IBEC de Barcelona, les explicó que no es probable tener falsos positivos porque “la PCR es específica” y si hay inconsistencias, se debe repetir la prueba. Incluso dijo que es más probable que haya falsos negativos por inconvenientes que se pueden presentar en la toma y traslado de las muestras. 

Vacuna de la gripe y COVID-19

Martínez comentó también que hay “estudios estadísticos que correlacionan con bastante probabilidad la vacuna de la gripe con el COVID-19”, pero no menciona cuáles específicamente. 

Sobre eso, tanto Newtral como Maldita Ciencia coinciden en que, hasta ahora, no hay evidencia científica que lo pruebe. Si bien ha habido intentos de estudiar la relación entre la vacunación contra la gripe y otros virus respiratorios, no se conoce ninguno que haya sido exitoso. Tal es el caso de esta investigación que concluyó que no fue posible establecer una causa-efecto. Además, hay que precisar que el estudio es de octubre de 2019, tiempo en el que todavía no se conocían los primeros casos de COVID-19. 

Pero ahí no se le acaba el hilo a Martínez. También habló del polisorbato 80, un componente de la vacuna contra la gripe que, según ella, favorece que el propio virus entre en las células. Eso, como todo lo que hemos mencionado anteriormente, es falso y es producto de desinformaciones que han circulado a partir de la publicación de la investigación que mencionamos unas líneas más arriba.

Jorge Carrillo, vocero de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), le dijo a Maldita Ciencia que “todos los componentes de las vacunas, y de todos los medicamentos en general, están sujetos a estrictos controles de seguridad. En el caso del polisorbato 80, se ha demostrado que es muy seguro a las dosis que se administran".

Confinamiento e inmunidad colectiva

En el video también dicen que el confinamiento impide la producción de inmunidad colectiva, que se refiere, como lo explica Maldita Ciencia, a “la protección de una determinada población ante una infección debido a la presencia de un elevado porcentaje de individuos inmunes”. 

Es verdad que a medida que avanza la epidemia “disminuye la probabilidad de contagio entre un susceptible y un infectado” de forma natural. Eso mismo nos lo confirmó el médico Julián Fernández Niño, doctor en Epidemiología y profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte, en una entrevista para este explicador. 

Pero, según la SEI, en sus declaraciones para Maldita Ciencia, “adquirir la inmunización padeciendo la enfermedad supone un riesgo muy importante para la población si se tiene en cuenta que aproximadamente el 20% de los infectados requieren ingreso hospitalario y que, de los ingresados, un 5% llegan a fallecer”. 

Con respecto a este mismo tema, el orador en el video dice que “no se tiene que confinar a las personas sanas” y sustenta su afirmación en el Reglamento Sanitario Internacional, que habla sobre la potestad de la OMS para sugerir a los distintos estados someter a la población a cuarentena, a confinamiento y a tratamiento. 

Hay que tener presente que la OMS nunca ha manifestado una posición clara a favor o en contra del confinamiento, pero sí acompaña en el proceso a los estados que decidan hacerlo. De todos modos, para el caso de la pandemia del COVID-19, Tedros Adhanom, su director, dijo el 22 de abril que “es incuestionable que las órdenes de confinamiento y otras medidas de distanciamiento físico han frenado con éxito la transmisión en muchos países”. 

Incluso con todos estos datos a la mano, no hay un sustento sólido que pruebe que, efectivamente, el confinamiento es un obstáculo para adquirir inmunidad colectiva y que no debe ser obligatorio para personas sanas, como dicen en el video, por lo tanto concluimos que esa información es falsa. 

¿Ya existe el tratamiento contra el COVID-19?

Finalizamos este chequeo con la afirmación de los “Médicos por la verdad” de que sí existe un tratamiento contra el COVID-19, que consiste en el uso de hidroxicloroquina en pacientes con síntomas leves y de antiinflamatorios y anticoagulantes en los que se encuentran graves.

En este chequeo que replicamos el 28 de julio se desmiente la existencia de la cura contra el coronavirus y en este explicador mostramos que hasta ahora no hay evidencia de los beneficios del uso de hidroxicloroquina en pacientes con COVID-19, tal como lo afirma también la OMS. 

De hecho, el 4 de julio “aceptó la recomendación del Comité Directivo Internacional de Solidarity Trial de suspender los brazos de hidroxicloroquina y lopinavir/ritonavir del ensayo” porque produce “poca o ninguna reducción de la mortalidad de pacientes hospitalizados con COVID-19”.  Incluso “el uso indebido de la hidroxicloroquina puede provocar graves efectos secundarios y problemas de salud e incluso causar la muerte”.

Y sobre el uso de antiinflamatorios y anticoagulantes, el cardiólogo Rodolfo Vegas Llamas ya nos había explicado en este chequeo que en Colombia a los pacientes sí se les están aplicando anticoagulantes, pero “se deben dar en un hospital para tener controles de coagulación y todas las regulaciones, no en la casa, ni manejo individualizado, debe ser manejado en un hospital”. 

¿Y por qué? Porque, como le comentó Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, a Maldita Ciencia, el nuevo coronavirus puede provocar coagulación intravascular diseminada, que hace que se “ produzcan microtrombos en los tejidos” y que “se consuman todos los factores de coagulación y las plaquetas, lo cual favorece las hemorragias”.

Sin embargo, insistimos en que, según la OMS, “actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir el COVID-19”.

De esta forma resumimos, entonces, que el video de los “Médicos por la verdad” está lleno de desinformaciones que ya han sido verificadas y desmentidas en repetidas ocasiones por fact-checkers y que, en su mayoría, van en contra de los lineamientos que establece la OMS para lidiar con la pandemia del nuevo coronavirus y con los estragos que genera en la salud de las personas. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 24 Junio 2021

Petro y la médica Corcho desinforman sobre vacunación en Colombia y donaciones de Estados Unidos

Por José Felipe Sarmiento

Con datos falsos, el senador y la vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana criticaron la diplomacia colombiana en medio de la pandemia.

Dos trinos que citaban una noticia del portal Pulzo titulada “Colombia, fuera de los 92 países que recibirán 500 millones de vacunas que donará EE. UU.” causaron polémica en Twitter el 10 de junio de 2021: uno del senador de la coalición Colombia Humana, Gustavo Petro, y otro de la vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana, Carolina Corcho.

El congresista afirmó: “Hace unos meses pedí que se hiciera una diplomacia de vacunas y no una diplomacia ideológica. No fue así. Ahora somos de los últimos países en vacunación”. El mensaje fue retuiteado más de 2.000 veces.

La psiquiatra, por su parte, aseguró: “Los costos que pagamos los colombianos, por la decisión gubernamental de intervenir en las elecciones de EE. UU. en favor de un bando. Frente a los procesos electorales de otros países, un gobierno debe comportarse como jefatura de estado, en respeto a la soberanía. Biden nos respondió”. Tiene 1.000 retrinos.

Dado este impacto y algunas solicitudes de chequeo (1, 2, 3, 4), Colombiacheck revisó la veracidad de ambos mensajes y encontró que son falsos. El de Petro no coincide con los datos internacionales sobre vacunación y el de Corcho desconoce los criterios para la conformación de la lista de países beneficiarios de la donación a la que se refiere.

Últimos en vacunación

FALSA

En su reacción a la noticia, Petro aseguró que “ahora somos de los últimos países en vacunación” como consecuencia de que no se hizo una “diplomacia de vacunas”. Además, recordó que en mensajes de meses anteriores le había reclamado al gobierno de Iván Duque, también a través de Twitter (1, 2, 3), por las relaciones internacionales con los países productores de biológicos y por su posición frente a la liberación de patentes.

Trino de Petro con afirmación falsa sobre vacunación contra COVID-19

Su análisis, sin embargo, parte de un dato falso. Colombia, si bien no va tan adelantada como ha dicho el presidente (como lo determinó un chequeo del 31 de mayo), tampoco hace parte de los países más rezagados del mundo en la vacunación contra el COVID-19.

Colombiacheck le escribió al equipo de prensa del senador Petro para determinar exactamente a qué variable se refería pero nunca recibió respuesta. Así que este portal comparó por el porcentaje de población completamente vacunada que había para la fecha en la que él publicó el trino, de acuerdo con los datos oficiales recopilados por la plataforma estadística Our World in Data.

En ese momento, 10 de junio, Colombia tenía al 7 % de su población completamente vacunada. Entre tanto, el mundo llevaba el 9 %, pero concentrado sobre todo en los países más ricos (ese día aumentó casi tres puntos porcentuales, en gran medida por la adición de 223 millones de personas en registros represados de China).

En América Latina, Colombia estaba (y sigue hasta el 23 de junio) en la mitad de la tabla. Era el noveno de 17 países con datos de ese día o las fechas disponibles más cercanas. Mientras tanto, Chile y Uruguay, líderes indiscutibles de la región, iban por el 47 y 32 % respectivamente. Al otro extremo, Honduras, Guatemala y Venezuela seguían muy por debajo del 1 %.

Además, hay que hacer la anotación de que México y Brasil, ambos con 11 %, llevaban un mejor balance a pesar de tener muchos más habitantes. No obstante, otros cinco países por encima de Colombia en inmunizaciones completas (Uruguay, República Dominicana, El Salvador, Costa Rica y Panamá) tienen menos de la quinta parte de su población.

El desempeño colombiano ha sido ligeramente superior al de Argentina, que tiene un tamaño poblacional similar pero empezó a vacunar mes y medio antes. El 10 de junio, los dos países suramericanos se disputaban el tercer y cuarto puesto entre todos aquellos en los que habitan entre 40 y 60 millones de personas.

Este grupo de 10 países con datos disponibles en Our World in Data lo encabezaban de lejos España (26 % de población completamente vacunada) e Italia (23 %). Corea del Sur se acercaba a Colombia y Argentina con un 5 % en el quinto lugar (días más tarde, el porcentaje de surcoreanos vacunados superó al de argentinos y los colombianos tomaron ventaja sobre ambos). Los demás, en general economías pobres, no llegaban al 1 %.

Así que Colombia está muy por encima de “los últimos en vacunación” en las diferentes comparaciones, a pesar de que tampoco está entre los líderes. Por lo que es falso que “somos de los últimos países en vacunación”, como publicó Petro.

El cobro de Biden

FALSA

Según la médica Carolina Corcho, el presidente Joe Biden “nos respondió” con la exclusión de Colombia en el grupo de 92 países beneficiados por las donaciones de 500 millones de dosis, “por la decisión gubernamental de intervenir en las elecciones de Estados Unidos en favor de un bando”.

Trino de Carolina Corcho con afirmación falsa sobre donación de vacunas COVID de Estados Unidos

Hay que tener en cuenta que el mandatario demócrata, que se posesionó el 20 de enero de 2021, no ha tenido ninguna comunicación hasta el momento con Duque. La indiferencia de Washington llega después de que algunos sectores del partido del jefe de Estado colombiano, el Centro Democrático, hicieron campaña a favor de la fallida candidatura a la reelección del republicano Donald Trump, en las elecciones estadounidenses de 2020.

Aun así, la afirmación de la vicepresidenta de la Federación Médica es falsa. Los criterios para la asignación del paquete de 500 millones de vacunas donadas por Estados Unidos, al que se refiere la noticia que compartió, están claros y no dependen del vaivén de la diplomacia bilateral, como ella lo pretende mostrar. En cambio, Colombia está en la lista de otro paquete de donaciones que sí da un mayor margen para ese tipo de análisis.

Es necesario aclarar que Colombiacheck se comunicó con Corcho, quien amplió sus argumentos de su afirmación. Sin embargo, tras cuestionar el interés público de la verificación y asegurar que las solicitudes estaban motivadas por una pelea política de cara a las elecciones de 2022, se negó a ser citada en el chequeo.

El comunicado con el que la Casa Blanca anunció la donación es claro. Los 92 países de ingresos medios y bajos que serán beneficiados son los “definidos por el Compromiso Anticipado de Mercado de Covax [Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19] de GAVI”, una alianza mundial en pro de la equidad en el acceso a la inmunización.

Esa lista está establecida desde julio de 2020, tres meses antes de los comicios en los que ganó Biden. “Incluye a todas las economías con un producto interno bruto (PIB) per cápita inferior a 4.000 dólares estadounidenses más otras elegibles por la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial”, explicó en su momento la organización. Así los países elegidos fueron los siguientes:

  • Ingresos bajos: Afganistán, Benín, Burkina Faso, Burundi, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Eritrea, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, República Democrática Popular de Corea [del Norte], Liberia, Madagascar, Malawi, Malí, Mozambique, Nepal, Níger, Ruanda, Sierra Leona, Somalia, Sudán del Sur, República Árabe Siria, Tayikistán, Tanzania, Togo, Uganda, República de Yemen.
  • Ingresos medianos bajos: Angola, Argelia, Bangladés, Bután, Bolivia, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Comoras, República del Congo, Costa de Marfil, Yibuti, República Árabe de Egipto, El Salvador, Esuatini, Ghana, Honduras, India, Indonesia, Kenia, Kiribati, República Kirguisa [Kirguistán], República Democrática Popular Lao [Laos], Lesoto, Mauritania, Estados Federados de Micronesia, Moldavia, Mongolia, Marruecos, Myanmar [Birmania], Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Islas Salomón, Sri Lanka, Sudán, Timor-Leste, Túnez, Ucrania, Uzbekistán, Vanuatu, Vietnam, Cisjordania y Gaza, Zambia, Zimbabue.
  • Otras opciones elegibles para la AIF: Dominica, Fiyi, Granada, Guyana, Kosovo, Maldivas, Islas Marshall, Samoa, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Tonga, Tuvalu.

Colombia no aparece porque su PIB per cápita está por encima de los 6.000 dólares. Según las propios datos del Banco Mundial, la última vez que esa cifra estuvo por debajo de 4.000 fue en 2006.

Colombia hace parte del fondo, pero como país autofinanciado. Sus adquisiciones no son subsidiadas como las de los 92 de la lista ya citada, porque no cumple los requisitos ese beneficio. Sus ingresos son más altos. Así lo aclararon el médico economista Andrés Vecino Ortiz y el abogado Johnattan García Ruiz, investigadores respectivamente de la Universidad Johns Hopkins y de la Escuela de Salud Pública de Harvard, ambas en Estados Unidos.

Trino de Andrés Vecino en el que corrige a Carolina Corcho

Es más, el país fue el primero de América que recibió un cargamento de Covax, el 1 de marzo, y ya le han llegado casi 3,3 millones de vacunas (entre BioNTech-Pfizer y Oxford-AstraZenca) por la misma vía, de acuerdo con el tablero de seguimiento elaborado por la epidemióloga Silvana Zapata Bedoya. En total, espera recibir 20 millones de dosis contra el COVID-19 de esa bolsa.

Al tiempo, Colombia sí está entre los beneficiados de otro paquete de vacunas donadas por Estados Unidos. Este se compone de 80 millones de dosis. El 75 % tendrá a Covax como intermediario y el otro 25 % será de entrega directa.

En este caso, los criterios son más amplios y no estaban preestablecidos, a diferencia de los 500 millones de dosis mencionados en el titular de Pulzo en el que Corcho basó su trino. La misma administración Biden hizo los anuncios por aparte. El primero, sobre los 25 millones de vacunas iniciales, fue una semana antes del citado por la psiquiatra, el 3 de junio, y el segundo se dio a conocer el 22 de junio.

“Primero pusimos las dosis a disposición de nuestros vecinos más cercanos: Canadá y México. Nuestro enfoque de distribución prioriza a América Latina y el Caribe per cápita”, comunicó el gobierno estadounidense en la primera ocasión.

“Donar con criterios de asignación per cápita es lo mismo que hace Covax, que (subsidiado o no) provee 20 % de las vacunas. La razón es lograr una mejor priorización con una oferta limitada”, explica Vecino.

En particular, Colombia ya estaba desde ese entonces entre los países de la región que se repartirán 6 millones de vacunas que se distribuirán por esa alianza. En las mismas condiciones, se repartirán 7 millones entre algunos beneficiarios en Asia y 5 millones en África.

Para Vecino, el uso de este mecanismo como intermediario tiene dos razones. “Una es logística, porque Covax tiene una infraestructura de distribución y un sistema de priorización establecido. La segunda puede ser política: enviar una señal de que este gobierno [el de Biden] quiere cooperar con los esfuerzos de la comunidad internacional”, afirma.

Según la Casa Blanca, otras 6 millones de dosis serían compartidas “directamente con los países que las necesitan, los que están experimentando olas [de contagios], los vecinos más próximos y aquellos que han solicitado la ayuda inmediata de Estados Unidos”.

El grupo lo componían México, Canadá, Corea del Sur, Palestina, Ucrania, Kosovo, Haití, Georgia, Egipto, Jordania, India, Irak, Yemen y los trabajadores de primera línea de las Naciones Unidas. Algunos de los integrantes también están entre los priorizados para las donaciones a través de Covax en las que está Colombia y, además, son subsidiados por ese mecanismo, por lo que aparecen en las tres listas.

Colombia es uno de los países que se unieron a este tercer grupo en el segundo comunicado, con posterioridad al trino de Corcho. Esto termina de demostrar la falsedad del trino de la médica, que desde el principio ignoró los criterios con los que se elaboró la lista de beneficiarios en 2020 y se los atribuyó a motivos que no tenían nada que ver, omitiendo además que el país ya hacía parte de los favorecidos con otro paquete de dosis anterior.