Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 24 Noviembre 2021

Las falsas advertencias sobre la variante Delta que circulan en una cadena de WhatsApp

Por Mónica Ospino Orozco

Un largo texto que se ha movido por varios países por redes de mensajería, con algunas diferencias, y que hace una serie de afirmaciones sobre la mortalidad y los síntomas de Covid-19, en su variante Delta, está plagado de falsedades.

Desde hace unas semanas circula en Colombia y a través de de la red de mensajería, WhatsApp, una cadena relacionada con la variante Delta del COVID-19 y empieza asegurando que “hoy ha muerto el jefe de informática de la clínica y tenía dos dosis de la vacuna Sputnik. Aunque la OMS y los CDC aseguran que la variante Delta no es más letal, solo más contagiosa lo que estamos viendo en Vzla es otra cosa. Hay muchísimos muertos y muchos infectados”.

Posteriormente, asegura que la “DELTA CEPA TERRIBLE NO PERDONA A VACUNADOS Y ATACA A QUIENES YA TUVIERON COVID”.

Añade que “Con el nuevo virus Covid- Delta no hay tos ni fiebre. Es mucho dolor de articulaciones, dolor de cabeza, nuca y espalda alta. Debilidad general, pérdida de apetito y neumonía. Es Covid  Delta y por supuesto, más virulento y con un índice de mortandad más alto. Toma menos tiempo en llegar a los extremos, a veces sin síntomas!!” (sic).

Encontramos que esta cadena ya ha circulado por varios países y ya ha sido desmentida por colegas chequeadores de  Brasil, Argentina, España y Venezuela.

Asimismo, en Twitter han circulado mensajes similares pero cambian parte de la cadena; en algunos casos  dice que ha acabado de morir "el gerente de Toyota Victoria", y en otros:  "INFORME RECIBIDO DE ROBERTO CANESSA REFERENTE A LA NUEVA CEPA DELTA Y SUS CONSECUENCIAS. Médica del Británico". 

La cadena también asegura que “los test de hisopo nasal son muy a menudo negativos al Covid 19!! Y cada vez son más los resultados de falsos negativos de los test naso faringeo”.

Pero este texto está lleno de falsedades y se ajusta a las características de una cadena falsa, como ya hemos explicado antes, es decir:
1. No identifica a la fuente de información ni al autor de la cadena
2. No precisa el lugar en dónde ocurrieron los hechos que relata

3. Asegura ser una fuente con autoridad y acceso privilegiado a información

4. Apela a las emociones, bien sea para crear pánico, rabia o indignación  y pide al receptor que sea un “multiplicador” de la información.

 

 

La cadena además habla de “la muerte del jefe de informática de la clínica”, pero no indica cuál clínica, ni en donde se ubica ésta ni precisa el nombre del supuesto fallecido, aunque más adelante dice que la información proviene de ‘Vzla’, una abreviación común para Venezuela.

Fue así como hicimos una búsqueda en Google con la frase “fallece jefe de informática de clínica en Venezuela”, pero no arrojó ningún resultado coincidente, también buscamos en medios de comunicación (1, 2, 3, 4) de ese país con este detalle, sin embargo, no encontramos coincidencias que den cuenta del caso mencionado en la cadena. 

Por otra parte, por ejemplo en España la autoría de la cadena se atribuyó a una médica llamada Encarnación Clavijo, que le aclaró a nuestros colegas de Maldita, que ya la verificaron, que ella no fue la autora, pues además presentaba a la médica como viróloga, pero la profesional nunca se presentaba como tal.

De acuerdo con la indagación hecha por Maldita, en Venezuela también se difundieron versiones parecidas de este texto, que aseguraban que las afirmaciones son de Alonso Ruiz Perea o de Gustavo Montero.

Chequeado, el medio argentino integrante de LatamChequea, red a la que también pertenece Colombiacheck, ya había verificado una información similar que circuló en ese país. En el artículo se aclara que “la cadena señala que la nueva cepa Delta es ‘un nuevo virus. Sin embargo, esto es falso. No se trata de un ‘nuevo virus’, sino de una variante detectada en India y denominada B.1.617. La misma fue secuenciada por primera vez el 5 de octubre de 2020, según explicó Sharon Peacock, directora del consorcio COVID-19 Genomics UK, en el sitio Science Media Center”

También, explica la nota mencionada que, “la cadena, además, señala que la nueva cepa es ‘más virulenta’ y tiene ‘un índice de mortalidad más alto’. La Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogó la variante Delta como la que llegaría a ser dominante en el mundo, ya que es 60% más transmisible que la de Reino Unido, la cual era 50% más contagiosa que la cepa original. Además, la OMS informó que se propaga más fácilmente y que la enfermedad es más o menos grave”.

Los Centros para el control de enfermedades, CDC de Estados Unidos, dijeron en este artículo que si bien, “la variante delta es altamente contagiosa, casi 2 veces más contagiosa que otras variantes anteriores. Algunos datos sugieren que la variante delta podría causar una enfermedad más grave que las cepas anteriores en personas no vacunadas. Según los datos obtenidos en dos estudios diferentes en Canadá y Escocia, la probabilidad de hospitalización de los pacientes infectados por la variante delta fue más alta que la de los pacientes infectados por la variante alfa o las cepas originales del virus que causa el COVID-19. No obstante, la gran mayoría de las hospitalizaciones y muertes causadas por el COVID-19 se producen en personas no vacunadas”.

Así que las afirmaciones de “más virulenta” y con un “índice de mortalidad más alto”, son acertadas, pero sacadas de contexto en esta cadena que sugiere que “no respeta a los vacunados”, pues esta claro que las vacunas sí protegen contra esta variante.

Acerca de los síntomas que detalla la cadena engañosa, objeto de este chequeo, “no hay tos ni fiebre. Es mucho dolor de articulaciones, dolor de cabeza, nuca y espalda alta. Debilidad general, pérdida de apetito y neumonía”, en Colombiacheck ya habíamos detallado en este chequeo, que “el Zoe Covid Symptom Study, un estudio en el que han participado más de 4 millones de personas con COVID-19 quienes reportan sus síntomas a través de un sistema de autoinforme en una aplicación móvil y es dirigido por diversas organizaciones británicas como el King’s College London, ha publicado datos que sugieren que los síntomas asociados a la enfermedad pueden estar cambiando en frecuencia debido al aumento de la variante delta”. 

Y en detalle verificamos que “desde principios de mayo de 2021, el principal síntoma reportado a través de la aplicación ha sido dolor de cabeza, seguido de dolor de garganta y secreción nasal”.

“También reportaron fiebre y tos, pero esta última es menos frecuente y ya no vemos la pérdida del olfato entre los diez primeros síntomas”, dijo Tim Spector, profesor de epidemiología genética del King 's College London, quien dirige el estudio.

Es decir, que respecto a lo que dice la cadena, en las manifestaciones sintomáticas de la variante delta del COVID-19 sí hay tos y fiebre, no como erradamente sostiene el escrito que se ha hecho viral.

Otra de las afirmaciones de  la falsa publicación es que, “los test de hisopo nasal son muy a menudo negativos al Covid 19!! Y cada vez son más los resultados de falsos negativos de los test naso faringeo”.

Sin embargo, frente a esta afirmación los chequeadores de Animal Político, de México, encontraron en su investigación, para desmentir esta misma cadena, que “contrario a lo que dice la cadena de WhatsApp, la prueba para detectar COVID-19 que se hace con hisopo es efectiva siempre y cuando se haga en tiempo y forma”

“Va a depender de la temporalidad en la que llegue la persona a hacerse la prueba. Dentro de los primeros 7 días, iniciados con síntomas o post infección, el virus se va a alojar en el tracto respiratorio, en nariz y boca, entonces si las personas llegan después de esos siete días, es probable que haya falsos negativos”, le explicó el científico genetista, Jorge Bello a Animal Político.

Estas evidencias nos dejan concluir entonces que la cadena que circula en WhatsApp y otras redes sociales es falsa, pues ni la cepa delta es un “nuevo virus” ni los síntomas varían de los ya conocidos para el COVID-19 y también es falso que el test de hisopado nasofaríngeo no sirva.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 23 Octubre 2020

Prueba nasal para detectar COVID-19 no puede 'perforar el cerebro'

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Se trata de un caso en Estados Unidos donde una mujer presentó una fuga de líquido cefalorraquídeo por la nariz al realizarle la PCR, debido a una condición médica preexistente.

“Una mujer sufrió la “perforación” de su cerebro al realizarse una prueba nasal para detectar el COVID-19”. Así inicia una publicación, con fecha del 5 de octubre, de una página en Facebook llamada Política Heroica, de Cartagena, la cual ha sido viral y ha generado todo tipo de comentarios alrededor de las pruebas moleculares que se le toman a las personas para determinar si son positivas para COVID-19. 

Desinformación

En Colombiacheck decidimos verificar dicha información y encontramos que lo afirmado en el título respecto a la perforación del cerebro es falso.

La publicación en facebook, reseña el caso de una mujer “a quien el hisopado perforó el revestimiento del cerebro provocando que se filtrara líquido por la nariz”, sin embargo tergiversa la historia real omitiendo unos datos importantes que pudimos verificar en el artículo científico que realmente reportó el caso.

El 1 de Octubre la revista JAMA Otolaryngology Head Neck Surgery de la Asociación Médica Americana (Journal of American Medical Association) publicó el reporte de caso de dicha paciente. En esta publicación, señalan que se trataba de una mujer de 40 años, quien consultó por síntomas como secreción nasal, sabor metálico, dolor de cabeza, entumecimiento en la región nucal y molestias en los ojos, síntomas que aparecieron después de la realización de una PCR para detectar el nuevo coronavirus, solicitada como parte de los exámenes previos de control para realizarse una cirugía electiva.

Entre los antecedentes personales de la paciente figuraba el diagnóstico de larga data de hipertensión intracraneal idiopática (aumento de la presión dentro del cráneo sin causa identificada) y una cirugía de resección de pólipos nasales. 

Ante el cuadro clínico por el que consultaba la señora, los médicos tratantes realizaron los respectivos exámenes incluyendo imágenes diagnósticas como una tomografía (TAC) y una resonancia magnética cerebral, en los que encontraron sorpresivamente que ella presentaba un pequeño defecto de 1,8 centímetros identificado como un encefalocele (consiste en la protrusión o salida de las meninges o membranas que recubren el cerebro a través de un pequeño defecto óseo, en el caso de la mujer, ubicado en la región anterior del cráneo).

La duda de los médicos radicaba en cuándo había aparecido dicho encefalocelel. Debido a  los antecedentes de cirugía nasal y la hipertensión intracraneal, solicitaron todas las imágenes diagnósticas y exámenes que le habían realizado previamente. 

Lo que encontraron fue que la paciente tenía dicho defecto en la base de su cráneo desde, al menos, el 2017; en una tomografía realizada en ese año sólo le habían diagnosticado enfermedad de los senos paranasales, pero ahí ya se hacía evidente una pequeña lesión ósea en la región anterior y basal del cráneo acompañada del encefalocele que protruía como un pequeño saco a través de ese defecto óseo, hallazgos que para ese entonces fueron pasados por alto. 

 Debido a esta desconocida pero ya antigua condición médica, la paciente presentó la “fuga de líquido cefalorraquídeo” cuando le realizaron el hisopado nasofaríngeo para tomar la muestra de la PCR, no se trató de ninguna perforación del cerebro como señalaba el título del mensaje difundido en facebook. El líquido cefalorraquídeo, circula en medio de las membranas que cubren el cerebro y en ese caso estas membranas eran las que formaban el saco conocido como encefalocele, ubicado justo detrás de la región nasal, en la zona donde se accede con el hisopo y con el que pudo haberse lesionado. La paciente fue sometida posteriormente a cirugía en la que redujeron el encefalocele y corrigieron el defecto óseo con resolución de su cuadro clínico.

Según los autores del estudio, éste sería el primer reporte de fuga de líquido cefalorraquídeo por la realización del hisopado para la PCR que detecta el SARS-CoV-2. Señalan que los reportes previos de fugas de líquido cefalorraquídeo han estado generalmente relacionados con traumas quirúrgicos, en cirugías intranasales donde se accede al hueso se puede lesionar una zona ósea conocida como lámina cribosa (ubicada en la región anterior de la base del cráneo y que separa la región nasal del cerebro).

“Teorizamos que el hisopo en sí mismo no resultó en una violación de la base ósea del cráneo, sino que la prueba invasiva causó un trauma en el encefalocele preexistente del paciente”, reseña Jarrett Walsh, médico otorrinolaringólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. La investigación ha sido citada en diferentes portales médicos como Medscape, Litcovid, Medpagetoday y medios de comunicación.

En un artículo del 17 de octubre, con opiniones de expertos, La República de Perú señala que para afectar el cerebro “se tendría que realizar una intervención quirúrgica” y no a través de una prueba PCR con hisopo. “La única forma de que pueda atravesar es colocando un dispositivo que tenga que taladrar y que romper el hueso”, dice el texto. En la misma línea opina el médico Jorge Melo, otorrinolaringólogo de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, en Brasil, y miembro de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, Cirugía de Cabeza y Cuello, Maxilofacial y Plástica Facial: “se han realizado millones de pruebas PCR en el mundo, y sólo hasta ahora se conoce este caso. Es falso que un hisopo pueda perforar el cerebro de algún paciente”, dijo en conversación con Colombiacheck.

Otra de las conclusiones importantes de la investigación de la revista JAMA es que este tipo de casos ocurren cuando el paciente presenta otras patologías. “Este caso ilustra que una intervención quirúrgica previa, o una patología que distorsiona la anatomía nasal normal, puede aumentar el riesgo de eventos adversos asociados con las pruebas nasales para patógenos respiratorios, incluido COVID-19″, concluye. 

Los otorrinolaringólogos que reportan el caso recomiendan que las personas que tengan estas condiciones médicas (o que hayan sido sometidas a cirugías extensas de senos paranasales o de la base del cráneo) deben considerar métodos alternativos para la toma de muestra de la PCR para el nuevo coronavirus, como toma de muestra oral, si está disponible.

De esta manera concluimos en que es falsa la noticia de que una prueba PCR pueda perforar el cerebro.