Pasar al contenido principal
Martes, 04 Mayo 2021

Explicador: Así son los audios con los que siembran el pánico en redes sociales

Por Ana María Saavedra

Los audios difundidos en aplicaciones de mensajería instantánea son una de las herramientas de la desinformación. Le explicamos varias de sus características y algunos patrones que hemos encontrado en las protestas sociales de América Latina, en donde estos mensajes son viralizados para generar caos y miedo.

En medio del pánico ocasionado por los hechos ocurridos tras las manifestaciones contra la reforma tributaria y el descontento de la población con el gobierno de Iván Duque, en las redes sociales circulan toda serie de desinformaciones. Pero entre todo el universo de informaciones engañosas o falsas llaman la atención los audios compartidos en las aplicaciones de mensajería instantánea.  

En Colombiacheck hemos verificado en los últimos días dos audios falsos, enviados entre el 27 y 30 de abril de 2021. En el primero de ellos, un hombre, que no se identifica, aseguraba que acababan de capturar al presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Valle en Sameco y que eso desataría “una guerra civil”.

El audio empezaba así: “Bueno compañeros, yo no había querido hablar en el grupo pero ya es hora de hablar. Acaba de suscitarse un hecho demasiadadamente (sic) grave. Acaban de capturar el presidente de la CUT en Sameco, eso genera un problema inmensamente grave. Si a ese señor no lo sueltan, cuenten con que el país se declara en estado de guerra civil. La CUT es uno de los grupos mas grande del país que defienden los derechos de los trabajadores. El pueblo trabajador se lanza a las calles violentamente. A raíz de eso, se está definiendo una guerra civil”.

En el segundo, una voz de un hombre aseguraba: “Amigos, amigos atentos, aquí en Chipichape se acaban de meter, ya son varios los locales destruidos. La verdad es que estamos haciendo esto es porque el pueblo lo merece y lo que viene es peor chico. Lo que viene no está escrito”. Otra vez, era una voz que no se identificaba.

Y en las últimas horas, tras la ola de violencia, saqueos y represión policial, que ha dejado una cifra aún no confirmada de muertos, han circulado varios audios.

Uno de ellos, que verificamos hoy pero que circula desde el lunes 3 de abril de 2021 en la noche, alerta sobre una suspensión de agua en la ciudad de Palmira, Valle del Cauca, porque no habían dejado pasar el químico que purifica el agua. 

“Hola Jackeline, ¿cómo estás? Buenas noches, yo tengo un primo que trabaja acá en el acueducto, acá en Palmira y me acaba de informar de que recogiera agua lo que más pudiera. A ellos le dieron orden de no informar de que iban a quitar el agua (...)”, dice la persona del audio. 

Aparte de este, nos enviaron otros audios que aunque no pueden ser objeto de verificación con nuestra metodología, sí evidencian unas características similares a las de los audios falsos.

Se trata de mensajes de personas que no se identifican y dan información, supuestamente clasificada, acerca de futuros hechos.

En uno de estos audios un hombre aseguraba: “Muchachos, muy buenas noches, ustedes me van a disculpar, pero tengo fuentes de primer orden que van a frenar todos los abastecimientos a las ciudades, buscando que la gente empiece a tener hambre y que haya una movilización social más grande, con el objetivo que es tumbar al presidente”.

En la grabación de 1:51 minutos, que genera pánico, se le pedía a las personas que se abastecieran y compraran porrones de agua, velas, fósforos, entre otros elementos.

Otra de las grabaciones que circula en WhatsApp es la voz de un joven que dice:

“Compañero, compañero, el que tenga identificado la casa de un tombo, hay que llegarle, hay que reunir grupos y meterse a la casa de ellos”.

Las características de estos audios

En Colombiacheck hemos identificado varias características de los audios falsos y engañosos que circulan en redes sociales. Algunas de ellas las habíamos enumerado en el Explicador: ¿Cómo identificar audios con información falsa sobre Coronavirus?, publicado en marzo de 2020:

  • La persona que habla no se identifica o entrega datos muy generales que no permiten una real identificación.
  • Asegura ser una fuente de autoridad, con acceso privilegiado a información, de maneras no comprobables.  
  • El audio empieza con un saludo como “bueno, amigos”, “hola, familia”, “bueno, muchachos”, “Hola grupo” para tratar de crear una familiaridad que haga creíble la información.
  • Anuncia medidas drásticas, que en general aún no han sido tomadas por las autoridades, ni informadas por sus canales oficiales, con lo que busca crear pánico. 
  • Apelan a la emocionalidad de quienes los escuchan, en este caso, principalmente a emociones negativas.
  • Aseguran que las autoridades no están diciendo la verdad sobre la situación o está ocultando información. Esta es una de las estrategias usadas en las teorías conspirativas.
  • Dan datos contradictorios, pero que ayudan a amplificar las emociones negativas. 

Patrones que se repiten en protestas

En el marco de las protestas sociales, los audios difundidos en redes sociales han sido una de las estrategias para generar pánico.

En 2019, en las protestas sociales de América Latina, los audios fueron protagonistas. En el especial Lo verdadero y lo falso del Paro Nacional del 21N verificamos varios audios que generaron pánico.

Por ejemplo, días antes del 21N circuló un mensaje que anunciaba una supuesta purga “autorizada por el gobierno de Estados Unidos en el territorio colombiano”, en la que todos los delitos, incluyendo el homicidio, eran legales durante 12 horas, en las que además no habría policía, bomberos ni servicios de urgencias. 

Durante la noche del 21N, cuando reinó el pánico en Cali por las desinformaciones acerca de turbas que iban a meterse en los conjuntos residenciales, rotaron varios mensajes. Uno de ellos; un supuesto comandante de la Policía decía que “una banda delincuencial de aproximadamente 100 personas estaría planeando hacer saqueos por Chipichape”.

La noche del 22N los mensajes se repitieron en Bogotá. Uno de esos audios que circuló, primero en Cali y luego en Bogotá, fue el de una mujer que alertaba que el “ataque vandálico” se iba a dar entre las 2 y las 5 de la mañana. 

En el mensaje ella recalcaba que la “información es totalmente verídica y confirmada. Ustedes saben que yo tengo familia que trabaja en la Sijín, tienen puestos altos. El esposo de una de mis tías es un investigador privado”. 

Este audio, en el que no se identifica realmente quién habla, fue otra de las desinformaciones que circuló en la ciudad para generar pánico de supuestos grupos de saqueadores en las unidades residenciales. Tanto las autoridades de Cali como las de Bogotá desvirtuaron el audio e indicaron que se trataba de una desinformación más para generar pánico.

Al revisar en internet sobre audios similares durante las protestas en Chile, Ecuador y Bolivia, encontramos varias notas de prensa que hablaban de mensajes y audios de WhatsApp en el país austral en los que en muchos casos quien lo enviaba asegura ser familiar o conocido de alguna autoridad.

En Fayerwayer explicaban que entre las noticias falsas que se difundieron en las protestas aparecieron “mensajes de audio donde habla alguna autoridad, por ejemplo: ‘Me acaba de llegar un mensaje de una amiga, que su esposo trabaja en el GOPE, se viene un segundo Golpe de Estado, esto es súper grave, me dijeron que lo difundiera’ y ‘La mamá de una amiga trabaja en la PDI y les acaba de llegar la orden de que el Piñera firmó el TPP-11 y desde mañana van a estar Fuerzas Especiales, Carabineros y PDI en la calle… ya confirmado, guerra civil’”. 

En Colombiacheck contactamos a Mauricio Guerrero, director del Programa de Comunicación de la Universidad Icesi de Cali, a quien ya habíamos citado en una nota acerca de este tema. Guerrero nos repitió que “hay que comprender la función para la cual han sido pensadas las plataformas que utilizamos para comunicarnos”. 

Para él la plataforma que más ha incidido en la difusión de este tipo de contenidos ha sido WhatsApp, cuya función es la mensajería simple. “Función que termina siendo sobredimensionada hasta convertirlo en un medio de comunicación y difusión muy potente en este tipo de coyunturas”, dijo. 

Guerrero recordó que WhatsApp es una aplicación diseñada para conectar que ha sido utilizada y resignificada para exacerbar emociones y reforzar sesgos. "El primer consejo es que cuando se reciba información [por WhatsApp] sobre un hecho particular, uno debería revisar un par de veces el contenido y preguntarse antes de compartirlo: ¿funciona en algo esto que voy a difundir?, ¿conozco la fuente?, ¿verdaderamente va a aportar algo a la solución del supuesto problema que estoy enfrentando?”.

"Creo que se trata de trabajar en ciudadanías digitales, en comprender que difundir información también incorpora un elemento de ética digital ciudadana. Las plataformas nos han empoderado como medios particulares y podemos ayudar o podemos hacer daño, la primera cuestión es preguntarnos: ¿verdaderamente con esto voy a aportar?".

Viernes, 16 Abril 2021

Explicador: En tiempos de reforma tributaria, así son las canastas que rigen los indicadores en Colombia

Por Mónica Ospino y Laura Rodríguez Salamanca

¿Qué es la canasta familiar, qué es la canasta básica de alimentos y cuáles son los efectos de gravar esta última? Con ayuda de varios expertos resolvimos estas y otras preguntas que pueden ayudar a entender las discusiones actuales sobre la reforma tributaria

Esta semana se conoció el proyecto de ley de reforma tributaria, o como lo llama el Gobierno, “Ley de Solidaridad Sostenible”, que se radicó ante el Congreso de la República. Pero las puntadas que ya habían salido del Ministerio de Hacienda habían puesto a muchos colombianos a imaginar el escenario económico personal sobreviniente desde hace varios días. 

El tema se instaló en el debate público el pasado lunes 5 de abril, cuando el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, adelantó varios de los puntos concretos que incluiría ese proyecto de ley, en una serie de entrevistas concedidas a Blu Radio y Caracol Radio.

En particular una de las cosas que más polémica causó fue la revelación de que se estaba contemplando, entre otras cosas, que productos como la sal, el azúcar, el café y el chocolate tendrían que pagar un Impuesto al Valor Agregado, IVA, del 19 %, es decir, 14 % más que el ya se les aplica (5 %), al considerar el viceministro Londoño que, “no son productos esenciales para nuestra alimentación”.

Sin embargo y ante el ruido generado por este anuncio, el presidente Duque aseguró que esto no se llevaría a la práctica y que estos productos no serían gravados con el 19 %, pues se mantendrían en la tarifa actual del 5 %, establecida en el artículo 468 del Estatuto Tributario.

Así lo dejó claro en una entrevista en Red + Noticias, y en su cuenta de Twitter: “En @RedMasNoticias reiteramos que productos básicos de la canasta no tendrán IVA, y el chocolate, café, azúcar y sal se mantienen como están. Lo que buscamos con la Transformación Social Sostenible es seguir atendiendo a los más vulnerables y estabilizar las finanzas de la Nación”.

A raíz de los debates que se han dado en los últimos días y los que se avecinan con el proyecto en el Congreso, en Colombiacheck decidimos hacer este explicador para aclarar conceptos como la canasta familiar y la canasta básica de alimentos, y consultar cuáles podrían ser los efectos de gravar nuevos productos, aumentar la tasa que pagan actualmente o cambiar el IVA que se paga en la cadena producción. 

El proyecto actual no contempla aumentar el IVA directamente a los alimentos, pero hay que aclarar que este está sujeto a la aprobación en el Congreso. 

¿Qué es la canasta familiar?

De acuerdo con la enciclopedia del Banco de la República, “es un conjunto de bienes y servicios que son adquiridos de forma habitual, para su sostenimiento, por una familia ‘típica’ en cuanto a su número de integrantes y con unas condiciones económicas medias”. 

Esto quiere decir, en palabras de Diego Cortés Valencia, economista de la Universidad Nacional con maestría en economía de la misma institución, que la construcción de “la canasta familiar parte de una estimación, que se va actualizando cada cierto tiempo, sobre qué es lo que consumen los hogares colombianos”. 

El Departamento Nacional de Estadística, DANE, construye la canasta a partir de la Encuesta Nacional de Presupuestos de los Hogares (ENPH), una investigación que se hace aproximadamente cada 10 años y en la que se busca información sobre los recursos económicos que reciben las familias, en qué los emplean y sobre sus nuevas formas de comprar (por ejemplo, a través de comercio electrónico). 

La más reciente se realizó entre 2016 y 2017 y en ese momento, según un comunicado del DANE, se visitaron 87.201 hogares y se encuestó a 291.950 personas.

Encuesta_Nacional_Presupuestos_Hogares

Fuente: DANE.

Esta canasta, según los datos del DANE, no solo incluye alimentos, sino también productos como algunas prendas de vestir, cilindros de gas o algunas bebidas alcohólicas, y servicios como tratamientos odontológicos, el transporte público o matrículas universitarias. Todo depende, de nuevo, de los hábitos de consumo de los hogares.

Por ejemplo, en palabras de Cortés, “las boletas para los juegos de fútbol o las apuestas de caballos del hipódromo estaban incluidas hace décadas”. En la canasta familiar actual se encuentran los alimentos para mascotas, la compra de videojuegos por internet y el pago de datos para el celular.

Además, según el DANE, el resultado de la encuesta de 2016-2017 sacó de la canasta familiar al brandy y metió al tequila, los aperitivos, cocteles y cremas de licor.

Licores

¿Para qué sirve? “A partir de los productos canasta familiar, se determina el valor del IPC (índice de precios al consumidor), que es el que nos permite obtener la inflación”, le dijo a Colombiacheck Juan Nicolás Garzón, internacionalista con maestría en economía aplicada. 

¿Qué es la canasta básica de alimentos? 

“La Canasta Básica Alimentaria o de Alimentos -CBA- se considera un instrumento económico que se utiliza como referencia para el establecimiento de la línea de pobreza, la fijación del salario mínimo y la estimación de necesidades nacionales de alimentos básicos”, así lo define el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá, INCAP. 

En Colombia, según detalla Invamer en este artículo, la canasta básica de alimentos hace referencia al conjunto de alimentos (solo alimentos) de primera necesidad que es posible adquirir con un salario mínimo por una familia colombiana. 

A esto hay que agregarle que, según Garzón, “también se tiene en cuenta que el conjunto de alimentos le permitan a las personas de un hogar satisfacer sus requerimientos calóricos”. 

Es decir que para la construcción de la canasta básica, según Cortés, se sustrae información sobre las necesidades alimenticias de la población y sobre cuánta plata se necesita para suplir las dosis diarias de consumo energético, dejando de lado alimentos que se consideran de lujo o que no son tan necesarios. 

“Si los ingresos bajan y la gente sigue consumiendo ese bien, se considera que es de la canasta básica. Es como, por ejemplo, el agua, no la vas a dejar de consumir por menos ingresos que tengas, o el arroz, el maíz y los granos”, dijo Cortés. 

Como aparece en un documento del DANE sobre la actualización de las líneas de pobreza monetaria y la construcción de canastas básicas de alimentos, por ejemplo, “los huevos crudos de gallina y otras aves y el arroz para seco son los productos alimenticios más adquiridos por los hogares”. 

Alimentos_colombianos

Finalmente, de acuerdo con un estudio titulado “Canasta básica de salud alimentaria familiar para la región Andina colombiana en Colombia”, publicado en el 2020, “según la información de umbrales de pobreza y pobreza extrema del Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE- a 2018, para acceder a una CBA, una persona requeriría de $117.605 pesos y un hogar de 4 personas requeriría $470.420 pesos al mes”. 

Estos son los tipos de estimaciones que se pueden hacer a partir de la canasta básica de alimentos. 

¿Cuáles son los efectos de gravar o aumentar el recaudo de los productos de la canasta básica de alimentos? 

Productos como la cebolla, el tomate, la yuca, el plátano y la zanahoria no pagan IVA. Y, como ya anotamos, por ejemplo, la pasta, el azúcar, el chocolate, el café y la harina de maíz ya tienen un IVA del 5 %.

Además, dentro de la categoría de exentos, que son aquellos que además de que los consumidores no pagan IVA, los productores tiene derecho a la devolución del impuesto al consumo que pagan por sus insumos, están la carnes de res, cerdo, pescado, los huevos frescos de gallina y otras aves, el queso fresco, la leche y el arroz. 

De acuerdo con Liliana Heredia, docente de las áreas contable, financiera y tributaria de la Universidad Javeriana de Cali, los efectos de cambiar el tributo de la canasta básica de alimentos “pueden ser varios. Por un lado, podría aumentar el recaudo tributario pero por otro lado, podría resultar muy negativo para la población con ingresos bajos y medios, quienes podrían ver restringido el consumo de bienes que son parte de su alimentación básica. En países europeos, como España o Francia, se tiene IVA sobre productos básicos con tarifas reducidas o super reducidas, pero claramente en Colombia la población en general no tiene el mismo nivel económico y menos en medio de la crisis actual”. 

Con esta visión coincide Cortés: “Los productos de la canasta básica son bienes que la gente sí o sí va a seguir consumiendo, no importa el precio. Entonces muchas veces se ve en estos una oportunidad para subirle los impuestos porque el recaudo va continuar, pero el problema es que se reduce el consumo de la población. Eso afecta tanto a los consumidores como a los productores de esos bienes y genera la desaceleración de la economía”.

Por su parte, Garzón considera que en la discusión hay que tener en cuenta que “el gobierno tiene un mecanismo que ha puesto en marcha que es relativamente innovador: el mecanismo de compensación del IVA a los hogares más pobres”. 

Pero como estableció el profesor de economía de la Universidad Nacional Diego Guevara en una columna publicada en El Espectador, también hay que traer a colación en este tipo de discusiones a lo que él llama “población sándwich”, que no es tan pobre como para hacer parte de los beneficios del Estado como la devolución del IVA, pero que “tampoco tiene una posición económica consolidada” y “es parte del motor del consumo”

Finalmente, las tres fuentes a las que consultamos coincidieron en que es necesario aclarar que el IVA es un impuesto regresivo que ayuda con el recaudo, pero que afecta en mayor proporción a las personas con menores ingresos. “No cumple con otra de las principales funciones que tienen los tributos: lograr una redistribución de la riqueza”, dijo Heredia.