Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 26 Febrero 2020

No, libro de 1981 no ‘predijo’ el coronavirus

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Unas pocas coincidencias entre la novela "Los ojos de la oscuridad" y el Covid-19 han llamado la atención de usuarios en redes sociales. Pero no son más que coincidencias.

En varias partes del mundo está siendo noticia la historia de una novela escrita en 1981 que predijo el Covid-19, enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 (antes llamado 2019-nCoV). 

Varios usuarios en redes sociales trinaron el asombro que les generó ver cómo en la novela Los ojos de la oscuridad, escrita por el estadounidense Dean Koontz en 1981, se habla del “Wuhan-400”. Este es el nombre de virus que, en esta historia de ficción, fue creado por el Partido Comunista Chino con el fin de utilizarlo como arma biológica.

Incluso, medios de comunicación colombianos como El Tiempo publicaron la noticia de “El misterioso libro de los 80 que ‘predijo’ la llegada del coronavirus”.

Sin embargo, por más coincidencias que haya entre la novela de Koontz, y el virus que tiene en alerta a la Organización Mundial de la Salud, no por eso se trata de una predicción.

Es cierto que Koontz nombró en su novela al arma biológica ficticia “Wuhan-400”, y que Wuhan, en China, es la ciudad de la realidad donde se descubrió el brote del SARS-CoV-2. Pero ahí es donde comienzan y terminan las similitudes.

El medio de fact-checking Snopes ya había verificado el tema, en un artículo que publicó el pasado 18 de febrero, y encontró varios puntos en las que esta "predicción" se equivoca:

  • En la novela de Koontz, "Wuhan-400" es un arma hecha por el hombre. El coronavirus, por otro lado, no lo es.

  • En la novela, el "Wuhan-400" tiene una tasa de mortalidad del 100%. Mientras los investigadores todavía están aprendiendo sobre el coronavirus, la tasa de mortalidad actual se ubica en aproximadamente el 2%.

  • El "Wuhan-400" ficticio tiene un período de incubación extremadamente rápido de aproximadamente cuatro horas, en comparación con el Covid-19, que tiene un período de incubación de entre dos y 14 días.

Además, aunque las páginas del libro publicadas en redes sociales son genuinas, al hacer una búsqueda en Google Books de la edición de 1981 no hay referencias a Wuhan. En esa edición, el arma biológica se llama “Gorki-400”, en referencia a una ciudad rusa que, en la novela, es el lugar donde fue creado el virus.

En la reedición rústica de 2008 del libro, el nombre del arma biológica fue cambiado a “Wuhan-400”. Y aún así, independientemente del cambio de “Gorki” a “Wuhan” en la novela, esto no es una predicción, pues “Koontz no afirmó que los eventos que tuvieron lugar en su novela llegarían a buen término, y las similitudes entre ‘Wuhan-400’ y Covid-19 son mínimas”, señala Snopes. 

Por otro lado, el virus de Los ojos de la oscuridad solo puede afectar a seres humanos. “Y al igual que la sífilis, el Wuhan-400 no puede sobrevivir fuera de un cuerpo humano vivo por más de un minuto, lo que significa que no puede contaminar permanentemente objetos o lugares enteros como el ántrax y otros microorganismos virulentos”, dice un fragmento del libro reproducido por la sección de fact-checking del diario de Kenia Standard Digital

Y, como señalamos en un chequeo anterior, los coronavirus son un tipo de virus que existen para cada tipo de animal. Aunque no se ha determinado la cadena epidemiológica, lo que se sabe es que el Covid-19 es una mutación de un virus de otros animales que logró desarrollarse en seres humanos. “La hipótesis actual más probable es que un animal huésped intermediario ha desempeñado un papel en la transmisión”, señala la OMS.

El virus ficticio de Koontz afecta el tronco encefálico, mientras que, como hemos contado, el Covid-19 es una enfermedad respiratoria.

Finalmente, el hallazgo de las similitudes entre la novela y la emergencia sanitaria se dio después de que se hubiese informado del brote de Covid-19 en Wuhan, lo que hace que la predicción no sea más que una coincidencia.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 01 Agosto 2020

Médico homeópata Raúl Salazar vuelve a publicar información falsa sobre supuesta cura del coronavirus

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

No se ha probado aún que la Ivermectina, ni la hidroxicloroquina, ni el dióxido de cloro, ni tampoco el interferón sean la cura para el coronavirus.

De nuevo, el ya popular médico homeópata caleño, Raúl Salazar, lanzó por sus redes sociales una nueva publicación para sugerir un listado de medicamentos que, según él, curarían el COVID-19.

 Ya en Colombiacheck habíamos verificado como falso un video de Salazar que se hizo popular por YouTube y en el que también invitaba a la automedicación.

Esta vez Salazar asegura en su nueva y engañosa publicación que “La Organización Mundial de la Salud – OMS. Advierte: No es conveniente tratar la inflamación en caso de Covid 19. No consumir alguno de estos elementos: 1. Ivermectina 2. Hidroxicloroquina 3. Dióxido de Cloro 4. Interferón. *Porque corre un alto riesgo de CURARSE*” (sic).

Captura de pantalla

La publicación de Salazar se ha hecho viral, aunque ya Facebook la marcó como falsa tras las verificaciones de nuestros colegas y aliados chequeadores del detector de mentiras de La Silla Vacía. En su chequeo sobre esta engañosa receta, La silla aseguró: “La ivermectina no ha sido probada en pacientes con Covid. Como contamos en este DETECTOR, la ivermectina es un medicamento antiparasitario que se utiliza como un tratamiento de algunos gusanos parásitos y sus formulaciones están aprobadas para el tratamiento de parásitos externos, como piojos y afecciones de la piel como la rosácea”.

La OMS por su parte, en el apartado de consejos para la población acerca de los rumores  sobre el nuevo coronavirus asegura que está demostrado que “actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID. Aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que la hidroxicloroquina ni ningún otro fármaco puedan curar o prevenir la COVID-19. El uso indebido de la hidroxicloroquina puede provocar graves efectos secundarios y problemas de salud e incluso causar la muerte. La OMS está coordinando los esfuerzos para desarrollar y evaluar medicamentos contra la COVID-19”.

Tal como ya lo dijimos en este explicador titulado ¿Qué medicamentos y terapias son efectivos contra la COVID-19 y cuáles no? Un repaso de la evidencia que tenemos, encontramos que no hay evidencia de su efectividad.  

Efectos de la ivermectina, en estudio

Vale recordar también que hace unos días el Ministerio de Salud autorizó un estudio clínico con ivermectina en Cali y que está siendo adelantado por el Centro de Estudios en Infectología Pediátrica, CEIP, en pacientes con síntomas leves, sospechosos o asintomáticos de COVID-9, sin embargo, el estudio acaba de iniciar y sus resultados serían entregados en cuatro meses, tal como lo detalla el diario El Tiempo en esta nota del pasado 13 de julio.

Para el médico intensivista, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Colombia de Cali y especialista en epidemiología, Jorge Salazar, lo que está claro es que “hasta ahora no hay ninguna droga que uno pueda decir que es específica para tratar el COVID-19 y es infalible en todos los casos. Existen cosas anecdóticas como lo que están contando algunas personas, pero son escasas y todo hay que demostrarlo con evidencia científica”.

De acuerdo con Salazar, “con eso del dióxido de cloro, la ivermectina, la hidroxicloroquina aún hay muchas discrepancias y nadie quiere comprometerse mientras no haya estudios serios que digan que realmente sirven. Si usted le aconseja a una persona que tome cualquier cosa y se mejora, esa persona se pone feliz, pero si mañana presenta algún efecto colateral de esa droga usted se mete en problemas y eso es lo que es peligroso de apostar por estas drogas así”.

La hidroxicloroquina, retirada de estudio de la OMS

Sobre la hidroxicloroquina, ampliamente promocionada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo de Brasil, Jair Bolsonario, la OMS suspendió el uso de este medicamento del ensayo Solidaridad, el pasado 20 de junio, pues: “De acuerdo con los datos del ensayo Solidaridad (que incluyen los obtenidos en Francia en el marco del Discovery) y los resultados anunciados recientemente del ensayo británico Recovery, la hidroxicloroquina no reduce la mortalidad en los pacientes hospitalizados por COVID-19, cuando se compara con el tratamiento de referencia”. 

Más recientemente el jefe de Emergencias de la OMS, Myke Ryan aseguró que la efectividad de este fármaco anti malaria no está confirmada. “La hidroxicloroquina está asociada con efectos secundarios potencialmente importantes" y solo debe ser tomada "bajo supervisión médica", según lo registró esta nota del medio actualidad.rt.

También como ya lo mencionamos antes es un explicador previo “existen 3 ensayos aleatorios controlados hechos con hidroxicloroquina, y en ninguno de ellos se pudo probar ni descartar los efectos, positivos o negativos, sobre el desarrollo clínico del COVID-19 ni sobre la eliminación del virus. Dada la falta de evidencia confiable, estas drogas, habitualmente usadas para tratar la artritis, se deberían usar solo en un contexto de ensayo clínico controlado”. 

Dióxido de Cloro, riesgoso para la salud

Otra de las curas milagrosas que sugiere el médico Raúl Salazar en su nueva publicación es el componente químico desinfectante conocido como dióxido de cloro, que no es otra cosa que lejía o cloro desinfectante y que como ya habíamos chequeado puede ser peligroso para la salud.

En nuestro chequeo No, el dióxido de cloro no cura el coronavirus (Covid-19) registramos cómo la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas ) aseguró que “tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son los ingredientes activos de ciertos desinfectantes, además de tener otros usos industriales. No están hechos para que los ingieran las personas”.

Adicionalmente, en la nota ya referenciada, Jorge Oñate, presidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN, ratificó que aún no existe una cura para el COVID-19.  Además, señaló que consumir este dióxido de cloro causa “quemaduras en la mucosa oral y gastrointestinal”.

Por su parte, la OMS también ha desaconsejado su uso, pues de acuerdo con esta autoridad mundial, “el metanol, el etanol y la lejía son sustancias tóxicas: beberlas puede provocar discapacidad o incluso la muerte. Algunos productos de limpieza contienen metanol, etanol o lejía para eliminar el virus de las superficies, pero nunca deben beberse. No solo no destruirían los virus presentes en el organismo sino que dañarían los tejidos y órganos internos”.

Interferón beta, en estudios clínicos

Acerca de este medicamento el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, acaba de autorizar su uso exclusivamente en ensayos clínicos a nueve instituciones de salud en Cali, Bogota, Barranquilla, en el marco del estudio Solidaridad de la OMS.

El Invima asegura, sin embargo, en este comunicado:

“A la fecha, no existe evidencia científica que compruebe la eficacia y seguridad del medicamento Interferón Beta en la prevención o tratamiento de pacientes con síntomas asociados al COVID-19. Según lo indicado en el consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2, liderado por la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) en conjunto con el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), si bien hay resultados de estudios preclínicos que demuestran que el interferón tipo I y II IFN beta tienen mejor eficacia en reducir la replicación del MERS CoV, en cultivos celulares, a la fecha no existen resultados robustos y su seguridad es baja, con grandes efectos adversos de relevancia clínica, razón por la que no es recomendable usar estos medicamentos por fuera de estudios clínicos autorizados”.

Con todas estas evidencias concluimos que la publicación del médico Raúl Salazar sugiriendo una combinación de medicamentos para curar el COVID-19 es falsa y que automedicarse puede traer graves consecuencias para la salud.