Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 22 Junio 2021

Director de farmacéutica Merck no recomendó inhalar vapor de agua para el COVID-19

Por Gloria Correa

No hay evidencia científica de que inhalar vapor de agua o tomar agua caliente sean tratamientos para el nuevo coronavirus, en cambio pueden favorecer quemaduras.

Una viralizada cadena señala que Ken Frazier, director de la farmacéutica Merck, en una entrevista dijo entre otras cosas: “El agua caliente que se bebe ya sea con limón o con guarapos de ramas, es muy buena para prevenir y ayudar a erradicar el virus de la garganta”.

Y también señalan que el coronavirus se oculta detrás del seno paranasal de la nariz por 3 o 4 días. “Tienes que atacar y matar este virus con abundantes vaporizaciones”, señala la desinformación que para finalizar da indicaciones sobre tales inhalaciones. Pero todo esto no lo dijo Frazier y tampoco tiene sustento científico.

De la cadena se han publicado pantallazos y fragmentos en redes sociales como Facebook (1, 2, 3, 4 y 5), Twitter (1, 2) y páginas web (1). La publicación ha circulado por varios países a lo largo del 2021, por lo que colegas verificadores de la International Fact Checking Network, IFCN, organización de la que hacemos parte, como Maldita, Animal Político, AFP Factual y Chequeado, también la han verificado desmintiendo lo que transmite.

pantallazo cadena etiqueta falso

 

Gran parte de esas supuestas recomendaciones para tratar el COVID-19 circularon en 2020 en otras publicaciones y los verificamos en chequeos previos (1, 2) enfatizando que no hay evidencia científica que las respalde. Por el contrario, se han demostrado los riesgos de estas prácticas para la salud, como las quemaduras y en consecuencia un aumento en la susceptibilidad a infectarse por virus o bacterias si los tejidos se lesionan. 

Además en esta reciclada desinformación hacen uso de los sesgos cognitivos, una estrategia que facilita que muchas personas las crean. En este caso se usa el sesgo de autoridad, a través del cual nuestra mente valora de manera excesiva las opiniones de un experto basados en su prestigio, aun cuando sus argumentos sean incorrectos o, como ocurrió acá, ni siquiera él los haya dicho. 

Kenneth Frazier no ha dado recomendaciones para tratar o prevenir el COVID-19

En la publicación comienzan señalando que el director de Merck hizo las recomendaciones que le atribuyen en una entrevista con un profesor de Harvard: “Ken Frazier, director ejecutivo del principal productor de vacunas del mundo, la farmacéutica Merck & Co., en una entrevista con el profesor Tsedal Neeley, de la Escuela de Negocios de Harvard dijo...”.

Kenneth Carleton Frazier, o Ken Frazier como señala la publicación, es un abogado estadounidense y actual director ejecutivo de la farmacéutica Merck & Co. Esta empresa durante la pandemia sí ha estado involucrada en la investigación de medicamentos y vacunas frente al COVID-19 como lo anuncian en su sitio web.

Sin embargo, la publicación se equivoca al referirse a Tsedal Neeley, pues realmente es una profesora en la Escuela de Negocios de Harvard. Y Frazier sí tuvo una entrevista con ella en medio de la pandemia, el 13 de julio de 2020, pero en ningún momento dio recomendaciones para el tratamiento de COVID-19 como intentan atribuirle.

En la página web de la Escuela de Negocios de Harvard fue publicada dicha entrevista incluyendo el video y la transcripción de la misma. Allí se pone en evidencia que Neely y Frazier abordaron temas como la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, el racismo en el lugar de trabajo y aspectos personales de la vida del ejecutivo.

Por su parte la misma Neeley le corroboró a los colegas verificadores de AFP Factual que es “falso” que Frazier hubiese hecho alguno de los señalamientos que le atribuyen. Y Patrick Ryan, del área de comunicación corporativa de Merck & Co., también negó a AFP Factual que Frazier haya declarado en esta o en otra entrevista lo que las publicaciones viralizadas le atribuyen.

 

Ni inhalar vapores de agua, ni tomar agua caliente son tratamientos para el COVID-19

Los falsos señalamientos de la cadena sobre la toma de agua caliente o realizar inhalaciones de vapor de agua para tratar el nuevo coronavirus van unidos a otros como este:

“Es muy importante inhalar vapor ya sea de eucalipto, romero, laurel, malva u otras ramas, o simplemente mentol o vaporub que llega a la parte posterior de su seno paranasal”. 

Pero ni los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) en las guías de manejo de pacientes con COVID-19 sugieren la inhalación de vapor con ningún ingrediente como manejo para el coronavirus. Tampoco está incluido en los lineamientos del Ministerio de Salud de Colombia. 

La OMS durante toda la pandemia ha advertido que algunos remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas pero ninguno ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad.

Una publicación en la revista científica The Lancet, de mayo de 2020, señalaba que las inhalaciones de vapor en el contexto de la pandemia generaron un aumento notable en las consultas de urgencias por quemaduras en niños en Inglaterra durante el confinamiento. Por ejemplo en el Birmingham Children’s Hospital, vieron un aumento de 30 veces en el número de niños con quemaduras por la inhalación directa de vapor de agua caliente debido a esas prácticas.

 Además un estudio de la American Burn Association también advierte que la sola exposición durante tres segundos al vapor de 60 grados centígrados, puede causar una quemadura “lo suficientemente grave para requerir una cirugía”, de modo que la exposición varias veces al día a ese vapor como sugiere la cadena tendría efectos devastadores para la salud. 

Por otra parte el doctor Thomas Mattew, profesor y director del Departamento de Neurología del St. Jhon’s Medical College Hospital en India, donde también circuló este tipo de desinformación el año pasado, señaló a Times of India: “Si el virus pudiera eliminarse con la inhalación de vapor de agua, el mundo no hubiera visto tantas muertes”.

En el mismo sentido, Julián Felipe Molano, médico otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello de la Universidad de Antioquia, explicó previamente a Colombiacheck: “Nada que se aplique de forma externa mataría al virus, pues después de ingresar al cuerpo e infectarnos este se encuentra dentro de las células”.

“Sí puede ocurrir que exponerse a vapor de agua genere un alto riesgo de quemadura de la vía aérea. Además, una persona ya infectada con el coronavirus al usar este tipo de prácticas lo que puede hacer es retardar el proceso de resolución de la infección que en un alto porcentaje de los casos ocurre de forma espontánea. Es decir, si se usan vapores o sustancias que dañen el epitelio se va a retardar la resolución de la infección”, dijo Molano.

Julio César Gómez Rincón, docente de la Universidad del Bosque y la Universidad Militar Nueva Granada también enfatizó a Colombiacheck: “Una inhalación de vapor a 50°C, o más, generaría daños severos en el epitelio respiratorio y si se quema al igual que una quemadura de piel, se daña y luego se puede infectar con más facilidad”.

En conclusión la publicación que verificamos transmite información falsa al hacer recomendaciones que no tienen evidencia científica en el tratamiento y prevención del COVID-19 que pueden ser un riesgo para la salud al favorecer quemaduras y por consiguiente aumento en la susceptibilidad a infecciones de los tejidos quemados. Además, atribuye falsamente afirmaciones al director de Merck que nunca fueron hechas por él.

Para leer otros chequeos y explicadores sobre la pandemia puede visitar nuestro especial Mentiras y verdades sobre el coronavirus o puede sugerirnos una verificación de publicaciones sospechosas en este link.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 21 Agosto 2020

Lavarse la boca con sal no ‘alcaliniza’ el cuerpo ni evita el coronavirus

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

No hay evidencia convincente de que enjuagarse la boca con sal o sal diluida en agua brindará protección contra el COVID-19. Por el contrario, un exceso de consumo puede afectar la respuesta del sistema inmune.

Una información que ha circulado en distintos perfiles de Facebook (1 y 2), asegura que un “equipo de químicos alemanes, con un 100% de certeza” que usando “un poquito de sal el Coronavirus no nos afectará”. 

“Sólo hay que tocar la sal con la lengua (sin agua), esparcirla dentro de la boca y luego escupirla. ¡No tiene que tragarla! Así de simple”, continúa la publicación, que al final asegura que esta es una medida para “alcalinizar la garganta” evitando que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad del COVID-19 ingrese al cuerpo. 

“Incluso si [el virus] entra a su garganta morirá allí”, concluye la información.

 Captura de pantalla desinformación

En Colombiacheck consultamos a expertos para valorar la conveniencia de este ejercicio casero para evitar el contagio del SARS-CoV-2, y sus respuestas permiten concluir que el método no funciona. Pero además, que puede provocar deshidratación en las personas que lo realicen, lo que afecta directamente la capacidad de respuesta del sistema inmunológico ante la entrada de cualquier virus.

La información parte de la idea de que “alcalinizar” la boca y la garganta evitaría que el virus pueda contagiar al organismo. 

Primero, se debe explicar que “alcalinizar” implica modificar el balance de químicos, llamados ácidos y bases en el cuerpo, lo que es comúnmente medido como unidades de pH, o potencial de hidrógeno, que indica la concentración de iones de hidrógeno presentes en el organismo, tal como lo explicó en un chequeo anterior Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN).

La medida de pH tiene una escala que va de 0 a 14, donde 7 se considera un valor neutro. Menos de 7 es más ácido; y más de 7 es más alcalino. Y esto puede ser medido en los seres humanos a partir de la saliva, la sangre o la orina. 

En el cuerpo humano, los riñones y los pulmones se encargan de mantener el pH balanceado y cualquier desequilibrio podría implicar afecciones graves de salud. Así lo explica el epidemiólogo clínico Róbinson Pacheco, magíster en ciencias biomédicas con énfasis en control de infecciones: “Tu sistema debe funcionar a unos pH exactos, si se desequilibran pueden representar una acidosis metabólica o una alcalosis, que son aún peores para el organismo”.

La alteración del pH regular en el organismo puede ser síntoma de algunas enfermedades como la diabetes o determinadas intoxicaciones. Y también puede provocar en las personas problemas como arritmia o trastornos neurológicos, según Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, en España, citado por el portal de verificación Maldita Ciencia

Ahora, ¿se puede modificar el pH con enjuagues de sal? El epidemiólogo Pacheco lo niega de esta forma: “En realidad no, la sal está compuesta de Cloro y Sodio, y ninguno tiene propiedades para modificar el pH del cuerpo”, y recuerda que alcalinizar dependería de una disminución de los niveles de dióxido de carbono o el aumento bicarbonato en el organismo.

En ello coincide el médico familiar y docente de la Universidad Icesi de Cali, Lauro Rivera, quien señala que “no tiene ningún sustento fisiopatológico pensar que el enjuague con sal podría modificar el pH a más alcalino”.

“Alcalinizar el cuerpo es posible sólo mediante procedimientos endovenosos y muy especializados, no se hace simplemente con gárgaras y buches”, señala Rivera.

El uso de sal en la boca para prevenir el contagio por coronavirus ha sido desestimado ya por la Organización Mundial de la Salud, OMS, quien aseguró a la sección de verificación de la agencia internacional AFP, que “no hay evidencia convincente de que enjuagarse la boca con sal o sal diluida en agua brindará protección para esta enfermedad”. 

En cambio, la OMS sigue asegurando que la mejor recomendación por ahora es mantener prácticas como el lavado frecuente de manos, proteger con el codo o con un pañuelo los estornudos o la tos, evitar el contacto con personas enfermas y cocinar bien los alimentos. “Esto ayudará a proteger a las personas de este nuevo coronavirus, pero también de una variedad de otras enfermedades”, ha dicho la OMS.

Para el epidemiólogo Pacheco, el enjuague con sal con tanta frecuencia, como lo recomienda la publicación de Facebook, podría traer más bien efectos adversos para las personas. 

“En todo caso, si la sal tuviera algún resultado, el efecto solo duraría mientras pases saliva, por que nuestro sistema se autorregula constantemente, volvemos al estándar de pH. Estarías probando sal con mucha frecuencia, y eso, estamos seguros, puede provocar una deshidratación, y ahí sí es peor, porque el sistema inmunológico no va a funcionar para protegernos de cualquier virus”, concluye el especialista. 

La idea del uso de sal, enjuagues bucales o el consumo de algunos alimentos para elevar el pH del cuerpo, como medida para prevenir el coronavirus, es una desinformación que ha circulado con distintas versiones en redes sociales. Y ya ha sido desestimada por expertos en chequeos anteriores realizados en Colombiacheck (1, 2 y 3).

La premisa parte de una verdad, y es que los virus sí pierden su efecto de contagio en niveles de pH extremos. Sin embargo, aún no hay sustento para pensar que el consumo de sal, líquidos o algún alimento pueda modificar el pH del cuerpo. Así lo explica el experto Alcamí citado por Maldita Ciencia:

“El SARS-CoV-2, igual que muchos otros virus, entra en las células de nuestro organismo utilizando un proceso llamado endocitosis, que consiste en la unión con un receptor de la célula para introducir en ella los llamados endosomas. Si el pH del endosoma aumenta y se hace alcalino, entonces no se produce la fusión del virus con la membrana del endosoma, el virus no puede completar su ciclo infeccioso y muere", dice el virólogo. 

Sin embargo, "el pH de los endosomas no es influido por los alimentos. Incluso si nos intoxicáramos crónicamente con antiácidos, el pH de nuestros endosomas no va a cambiar".

En ese sentido, es falsa la información que circula en Facebook sobre el uso de sal con frecuencia como método casero para evitar el contagio del coronavirus.