Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 21 Diciembre 2020

Gráfico de Ivermectina vs. vacuna de COVID-19, repleto de datos falsos y engañosos

Por Gloria Correa y Ana María Saavedra

En redes sociales circula un cuadro comparativo, realizado por un médico veterinario de Perú y difundido en un programa de televisión, pero incluye información falsa y sin evidencia científica.

Una publicación que señala las presuntas ventajas del uso de la ivermectina frente a la vacuna contra el COVID-19, se volvió viral en redes sociales, luego de que un veterinario la difundiera en una entrevista.

cuadro comparativo de la vacuna vs ivermectina

El gráfico fue publicado el 13 de diciembre pasado en twitter por Rafael Rey Rey, un periodista peruano, conductor de televisión y miembro del directorio del Banco Central de Reserva del Perú. Luego, de esto se viralizó en redes sociales y llegó a Colombia, donde ha sido enviado por WhatsApp.

Colegas verificadores de Ojo Público en Perú revisaron la publicación y también encontraron que difunde información falsa.  En ColombiaCheck retomamos parte de su verificación  y, además, evidenciamos que la comparación no es coherente desde el punto de vista científico y carece de evidencia.

El trino de Rafael Rey  señala:   “Cuadro comparativo entre la IVERMECTINA y la VACUNA contra el COVID. Preparado por el doctor Manolo Fernández y presentado esta noche como primicia en el programa Rey con Barba por WillaxTV. Se animará alguien a debatir con su autor sobre eso. Quizás Mazzeti, Zamora o Huerta? [Sic.]”.

El mencionado doctor Manolo Fernández, según señalan los colegas de Ojo Público en su verificación, es médico veterinario y gerente del Laboratorio Farvet, además ya había hecho afirmaciones previas sobre la Ivermectina y su uso para prevenir el COVID-19, las cuales también verificaron en Ojo Público y calificaron como falsas

Es importante recordar que la Ivermectina es un medicamento antiparasitario  que se usa tanto en humanos como en animales. En Colombia su uso está avalado para el tratamiento de enfermedades como la sarna, los piojos y en algunos casos, también se utiliza para parasitosis intestinales como la estrongiloidiasis. En las últimas décadas, se utilizó para erradicar la oncocercosis, otra enfermedad causada por parásitos que puede producir cuadros de cegueras.

La Ivermectina apareció en junio pasado en el escenario de esta pandemia por un estudio realizado por investigadores australianos que probaron que el medicamento inhibe la replicación del SARS-CoV-2 in-vitro ( es decir en estudios realizados sólo en el laboratorio). Desde ese momento, diversas personalidades, como autoridades regionales en Colombia, empezaron a anunciar su uso como tratamiento para el COVID-19. 

Retomando el cuadro elaborado por el veterinario Fernández, este pretendía comparar las supuestas características de la vacuna contra el COVID-19 y la Ivermectina, mostrando las supuestas ventajas de esta última, al dar respuesta a preguntas como “¿Cuánto tiempo protege?”, “¿Tiene efectos secundarios?”, “¿Cuántas dosis son necesarias para estar protegido?”.

El médico Ernesto Bustamante, doctor en bioquímica y biología celular y molecular por la Universidad Johns Hopkins, consultado por OjoPúblico , explicó que no es factible comparar la vacuna con el medicamento. “Son dos cosas diferentes: la Ivermectina sería un supuesto tratamiento contra la COVID-19, aunque no lo es, en mi opinión. Mientras que la vacuna es una medida preventiva, porque induce al sistema inmune a que presente defensas”, indicó. 

Bustamante,  también enfatizó que por el momento, no existe evidencia científica que justifique el uso de la Ivermectina como método preventivo de la enfermedad. 

En la misma línea, el médico epidemiólogo César Ugarte, investigador del Instituto Alexander Von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia,  señaló a Ojo Público: “definitivamente no es factible” poner en el mismo nivel una vacuna que a un medicamento y también les aseguró que no existen estudios que demuestren que la Ivermectina se puede utilizar de forma preventiva contra la COVID-19. 

Por su parte, el Colegio Médico de Perú también indicó que dicha publicación difundía información falsa, lo que puede poner en riesgo la salud. 

En Colombiacheck, consultamos a Alfonso J. Rodríguez Morales, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN), quien nos explicó que “esta comparación es completamente falsa. Por el lado de la vacuna, claro que se tienen muchísimos datos, y hay muchas publicaciones científicas, por el contrario para la Ivermectina no hay estudio científico serio, ningún ensayo clínico aleatorizado hasta ahora, que muestre evidencia de beneficios significativos contra el COVID-19 específicamente”. 

Rodriguez también afirmó que es falso que “la ivermectina no tenga efectos secundarios y también es falso que evite la transmisión viral. No hay estudios de calidad que soporten esa idea, lo que se ha dicho al respecto está soportado en estudios no publicados, observacionales, de baja, pobre o nula calidad. No es un medicamento de uso libre, su uso en Colombia es bajo prescripción, en otros países no se vende ni en farmacias al público y es regulado por programas de salud pública como los medicamentos para el VIH, malaria o tuberculosis”, agregó.

En Colombia, el 12 de julio pasado el Ministerio de Salud, en conjunto con el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos –Invima-, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud -IETS-, y la Asociación Colombiana de Infectologia –ACIN-, anunciaron que no recomendaban el uso de ivermectina como tratamiento para el covid-19, salvo cuando se use dentro de un estudio clínico que haya sido aprobado por el INVIMA.

Aunque el Invima sí aprobó un ensayo clínico de este medicamento en el Centro de Estudios de Infectología Pediátrica de la Universidad del Valle, y otro en la ciudad de Medellín patrocinado por la Universidad CES, pero los resultados de estos estudios no se conocen aún. 

En la base de datos Clinicaltrials (de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos) donde se registran los ensayos clínicos en curso a nivel mundial, existen 45 estudios registrados sobre Ivermectina y COVID-19. De estos, 13 estudios ya fueron finalizados, pero 7 aún tienen pendiente publicar sus resultados y los restantes tienen falencias como muestras de pacientes pequeñas o no cumplen con requisitos que dan mayor solidez científica y reducen sesgos como ser doble ciego (es decir, que ni el investigador ni el voluntario sepan si se está administrando la medicina o un placebo). 

Frente a la vacuna, Rodríguez aclaró que “el cuadro generaliza como si fuese una sola vacuna, cuando en realidad tendremos varias disponibles: Pfizer, AstraZeneca, Moderna, etc; entonces decir lo de la refrigeración es inexacto, además la Ivermectina también tiene sus contraindicaciones, lo que señala el punto 13 del cuadro es falso (número de dosis: 80.000 de vacuna y 1.2.000.000 de ivermectina)”.

El vicepresidente de la Acin agregó que el número de muertos por la administración no es verificable aún, pues está en estudio. “Los estudios de la fase 3 de las vacunas aún no están publicados. Por otro lado, hay publicaciones que muestran que la Ivermectina puede ocasionar muertes sino es debidamente prescrita por médicos”, concluyó Rodriguez. 

Por lo tanto, no es cierto que diez personas hayan muerto por alguna de las candidatas para prevenir el Covid-19, como asegura la afirmación 14 del cuadro. “Eso de diez muertos no sé de dónde ha salido”, señaló Bustamante a Ojo Público. 

En medios de comunicación se difundió que un voluntario de la vacuna de AstraZeneca, falleció en Brasil, pero también se verificó que dicho paciente no había recibido la vacuna, sino un placebo. 

En relación a otras de las preguntas que el cuadro señala como “¿Producirá efectos patológicos a largo plazo como otras vacunas?”. Para la vacuna contra la Covid-19, la respuesta que señala es “no se sabe”, para la ivermectina, “no”. 

El biólogo Ernesto Bustamante, consultado por Ojo Público,  dijo que la interrogante del cuadro “es una pregunta que lleva implícita una afirmación errónea” debido a que asegura que “otras vacunas” producen “efectos patológicos a largo plazo”. Además, señaló que los casos de pacientes con efectos severos después de recibir la vacuna son muy poco comunes.

Los reporte preliminares de la fase 2 y 3 del desarrollo de las vacunas, en las que se evalúa la seguridad y eficacia de las candidatas para prevenir el COVID-19 en fase más avanzada, las farmacéuticas han señalado porcentajes de eficacia del 94,1% para la de Moderna sin reporte de reacciones adversas severas en los voluntarios, y una eficacia de 95% para la de  Pfizer-BioNTech sin reacciones adversas severas, como lo señalamos en este explicador.  

En cuanto a otra de las preguntas del cuadro elaborado por el veterinario Manolo Fernández, que dice: “¿Tiene efectos secundarios?”. Las vacunas, “sí”; la ivermectina, “no”.

Como señalamos previamente la Ivermectina sí puede producir como otros medicamentos reacciones adversas, e igualmente puede pasar con las vacunas para prevenir el COVID-19 como señaló la Organización Mundial de la Salud

Para la pregunta “¿Protege contra todas las cepas virales?”. Las respuesta para la ivermectina dice que “sí”.    El epidemiólogo César Ugarte, de la Universidad Cayetano Heredia, también consultado por Ojo Público, insistió en que no hay evidencia para responder esa interrogante. “Tendría que hacerse un estudio que vea, en varios pacientes y con diferentes cepas virales, que [el medicamento] realmente hace efecto”.

Ugarte también señaló: “Los tratamientos deben estudiarse dentro de un ensayo clínico, porque si no, esto puede hacerle mucho daño a la población”. En ciencia, agregó, de lo que se trata es de tener la evidencia como sustento. “No es lo que yo opine, lo que a mi me parezca o [lo que pasa] en mi experiencia. No funciona así”, recalcó el epidemiólogo. 

Por su parte, la  Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó explícitamente la ivermectina del ensayo clínico Solidaridad, sobre los posibles tratamientos para el COVID-19, porque no existe evidencia sobre su potencial uso.

Así mismo, la Organización Panamericana de la Salud –OPS- estableció que  los resultados de la eficacia de la ivermectina "no son suficientes para indicar que será beneficiosa desde el punto de vista clínico para reducir la carga viral en pacientes con COVID-19".

En conclusión, ese cuadro que destaca las supuestas ventajas de la ivermectina como método preventivo y de tratamiento del COVID-19 frente a la vacuna está repleto de datos falsos y engañosos. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 23 Junio 2020

El coronavirus COVID-19 no se cura con gárgaras de bicarbonato caliente, como dice supuesta médica

Por Ana María Saavedra

El supuesto tratamiento de las gárgaras aparece en un video que se volvió viral en redes. Pero esto es falso y la mujer que lo asegura no es médica.

Un video en el que una mujer con traje de médica asegura que el coronavirus se cura con gárgaras de bicarbonato caliente, se ha vuelto viral en redes sociales. En algunos de los post de Facebook, la mujer se identifica como la "doctora Ruth Mari Calderón, con 17 años de experiencia", mientras en otros solamente se comparte el video sin ninguna información adicional.

Según una herramienta a la que tenemos acceso en Colombiacheck, al hacer parte del programa de Third-Party Fact-Checking, la desinformación ha sido vista por más de 85.000 personas y compartida 3.400 veces en Colombia.

Estas imágenes también han rotado en varios países de América Latina, como Argentina, México y Bolivia, donde nuestros colegas de Chequeado, AFP FactualAnimal Político y BoliviaVerifica revisaron las afirmaciones de la supuesta doctora. En Colombiacheck publicamos estas verificaciones como parte de las alianzas #CoronavirusFatcs y LatamChequea para combatir la desinformación durante la pandemia.

“En todos mis videos yo les he hablado del sistema inmune. Cómo fortalecer el sistema inmune (...) Ahora les vengo a hablar de ya teniendo los síntomas. Ya teniendo los síntomas, ¿qué me corresponde a mí hacer? Hacer gárgaras de bicarbonato de sodio con limón, gárgaras de bicarbonato de sodio caliente. Ya está descubierto: al virus no le gusta el caliente extremo (sic)”, asegura la mujer en el video.

Y agrega "aunque me quemen la garganta. Aunque me quemen la garganta, pero usted no va a morir de eso (sic) Le puedes añadir, vinagre, le puedes añadir limón, escuche bien, es la hora de volver a los tiempos de antes, usted quizás no me cree hoy, pero un día Dios se va a encargar de que todo salga la luz y que la verdad brille (sic) Así que, escuche bien, haga este viral, no seamos egoístas, compre bicarbonato de sodio para sus vecinos".

Lo primero que debemos decir es que el bicarbonato de sodio es un antiácido de absorción rápida y actúa “como alcalinizante sistémico y urinario” de acuerdo a esta definición del sitio Vademecum. Sin embargo, como ya se publicó en esta verificación de AFP, mantener un pH alcalino no incide sobre el nuevo coronavirus.

En Colombiacheck lo habíamos explicado en la nota No es cierto que un pH mayor a 5,5 'contrarreste' el COVID-19.

También es necesario aclarar (como lo hemos dicho en varios chequeos) que hasta ahora, no existe una vacuna ni otro antídoto contra el COVID-19. La  Organización Mundial de la Salud (OMS) ha explicado que actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID-19. 

En su sitio web oficial, la OMS también entrega un listado de consejos para prevenir el contagio, pero no informa nada relacionado con el uso del bicarbonato de sodio ni una cura contra este nuevo coronavirus: “Aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad”, dice.

Tampoco se menciona en el sitio web de los Centros para el Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC); ni entre las recomendaciones del Centro Europeo para la Prevención y el Control de enfermedades (ECDC).

Cristian Paredes, académico de la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad Católica de Chile le explicó a AFP Factual que, “el virus, una vez que logra ingresar a nuestro cuerpo por las múltiples puertas de entrada (ojos, oídos, nariz, boca, heridas), se incorpora a nuestras células. Ninguna de las sustancias propuestas interfiere en ninguno de los mecanismos que se sospechan como los que usa el virus para infectar”.

Olosmira Correa, química farmacéutica y académica del departamento de Ciencia y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Chile, agregó por escrito a AFP Factual que el bicarbonato, en realidad, “se utiliza clásicamente por vía oral en soluciones acuosas como antiácido” y "no tiene efectos sobre el nuevo coronavirus".

Respecto a que este virus no tolera “el calor extremo” y que tomar té caliente puede ayudar a combatir al nuevo coronavirus, verificaciones anteriores de AFP Factual ya han demostrado que ni el té y el café, ni las gárgaras con sal, ni el agua caliente funcionan como cura para el COVID-19. Tampoco existen evidencias de que el calor de un secador de pelo, o los vahos de agua hirviendo ni los ambientes cálidos puedan curar o prevenir esta enfermedad.

La supuesta médica

La protagonista del video asegura en su perfil de Instagram que es doctora en medicina y que reside en Orlando, Florida (Estados Unidos). Al buscar su nombre en este sitio web, que permite verificar a los médicos que ejercen en el Estado de Florida, sí aparece certificada.

Nuestros colegas de Boliviaverifica.bo publicaron que ‘aunque (la mujer) aparezca con mandil y barbijo, no es médica. Se autodenomina doctora de familia con estudios en la academia John Maxwell que es una escuela de coaching y no una facultad de medicina de ninguna universidad’.

Así que es falso que el nuevo coronavirus se cure con gárgaras calientes de bicarbonato de sodio.