Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

“Sembramos más de 35 millones de árboles acercándonos a nuestra meta de 180 millones sembrados para agosto del año 2022”

Por Laura Rodríguez Salamanca

Este es uno de los chequeos a la intervención del presidente, Iván Duque, ante la 75ª Asamblea General de la ONU.

Otro de los logros ambientales que expuso Iván Duque en su discurso del pasado 22 de septiembre en la más reciente Asamblea General de las Naciones Unidas fue el número de árboles sembrados durante su gobierno. “Sembramos más de 35 millones de árboles acercándonos a nuestra meta de 180 millones sembrados para agosto de 2022”, dijo el mandatario. 

Pero estas cifras dejan dudas sobre su veracidad porque, aunque los datos ofrecidos por el mandatario coinciden con los reportados por el Ministerio de Ambiente, cartera que coordina el programa, hay evidencias de que las cifras no son como las pintan. Además, al ritmo al que va la siembra es improbable que la meta se cumpla efectivamente. 

Como escribimos en otro chequeo sobre la misma alocución de Duque, primero nos comunicamos con Carlos Alberto Cortés, consejero presidencial para Información y Prensa, para enviarle un cuestionario con el que pretendíamos indagar sobre las fuentes de los datos. Este paso hace parte de nuestra metodología de verificación del discurso público. 

Pero en el primer acercamiento el funcionario no accedió a recibir las preguntas indicando que prefería hacerlo al siguiente día;  y después de la conversación y, a pesar de la insistencia, no volvió a responder a nuestros mensajes por WhatsApp. 

Los datos oficiales coinciden

De acuerdo con el Contador de Árboles, una herramienta de visualización publicada por el Ministerio de Ambiente en marzo de 2020, hasta el 29 de septiembre las organizaciones públicas y privadas aliadas de la iniciativa habían reportado la siembra de 36 '538.105 árboles.

Contador de ÁrbolesDe estos, como aparece en la misma herramienta, se reporta que más de 20 millones han sido sembrados por las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, más de 9 millones por empresas de servicios públicos y más de 3 millones por proyectos de cooperación internacional y ONGs, entre otros aliados.

Aliados siembra de árboles

Sin embargo, hace unos meses el periodista Juan Pablo Barrientos le puso la lupa a estos reportes para la investigación ‘La engañosa promesa de reforestación del gobierno de Iván Duque’, que publicó en Vorágine, un medio independiente. En el reportaje reveló inconsistencias entre las cifras que aparecen en el Contador de Árboles y la versión de las organizaciones a las que se adjudica la siembra. 

Por ejemplo, Barrientos se comunicó con Carlos Ignacio Uribe Tirado, secretario de Ambiente de Antioquia, quien no supo dar cuenta de los más de 10 millones de árboles que el Ministerio de Ambiente reporta que se han plantado en el departamento. Y esto mismo ocurrió cuando le solicitó información a Wilson García, jefe de prensa de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca. 

Además, aunque Ana Milena Joya, gerente Ambiental de EPM [la entidad que más árboles ha sembrado, según el contador] le confirmó al periodista que la empresa había entregado 8’030.069 árboles entre agosto de 2018 y diciembre de 2019 [la cifra ha aumentado desde ese entonces], también le aclaró: “esos árboles nosotros los entregamos como iniciativa del gobierno nacional a través de los viveros, pero decir que EPM, como tal los sembró, nosotros no los sembramos, sino que los entregamos a ellos”. Aliados siembra de árboles

Y cuando Barrientos le preguntó a Joya cómo comprueban que los árboles donados efectivamente se siembran y si la empresa hace el seguimiento, respondió: “no. Queda la responsabilidad tanto de la entidad pública como privada que nos ha solicitado las especies de los viveros. Por eso, te decía ayer que nosotros, realmente, sembrar 8 millones como EPM, no”. 

Así mismo, como consta en el reportaje de Vorágine, según la versión de la gerente, “el gobierno invitó a entidades públicas y privadas a comprometerse con la meta de los 180 millones, pero la empresa fue clara en decir que se comprometía solo con la entrega de los arbolitos, que tienen un precio calculado de 700 pesos por unidad”. 

Duque no es el único mandatario que ha presentado cifras engañosas sobre arborización en sus declaraciones. Enrique Peñalosa usó la misma estrategia en su segundo periodo en la alcaldía de Bogotá para hacer cuentas alegres sobre el supuesto número de árboles que había sembrado. 

Como explicamos en un chequeo de 2018, en un trino el ex alcalde escribió que su administración había sembrado “decenas de miles de árboles”. Pero cuando revisamos las cifras, encontramos que en realidad gran parte de las plantas que se reportaban incluían también las donaciones de plántulas que hacía el Jardín Botánico a la ciudadanía, pero que eso no aseguraba que la gente los sembrara.

¿La meta es viable?

Ya ha pasado más de la mitad del periodo de gobierno y la meta de los 180 millones de árboles se ha cumplido en papel solo en un 20,29%. Y eso que no se está teniendo en cuenta para este chequeo, como aparece en el texto de Barrientos y señaló el profesor Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Ambiente y experto en deforestación, en un foro sobre el tema, que Duque redujo la cifra prometida en el Plan Nacional de Desarrollo: 369 millones de árboles.

Aún teniendo en cuenta que la pandemia ha bajado el ritmo de la siembra, si dividimos el número de árboles supuestamente sembrados entre los 784 días de gobierno de Duque, se podría decir que se han sembrado 45.329 árboles más o menos al día. 

Entonces, la meta no está ni cerca cómo dice Duque. Para sembrar los más de 143 millones de árboles que faltan, se deberían plantar entonces un poco más 211.908 árboles cada uno de los 677 días que quedan de gobierno; lo cual equivale casi a quintuplicar el ritmo de siembra. Eso tendiendo en cuenta que los árboles efectivamente se siembren y no, como escribimos antes, solo se donen sin garantía de plantación. 

Así que calificamos como cuestionable la afirmación de Duque sobre el número de árboles sembrados en su gobierno. Aunque los datos que ofreció coinciden con los del ministerio, algunas de las entidades que supuestamente los han sembrado no dan cuenta de las cifras o directamente niegan estar seguras de que fueron plantados. 

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

“Impedimos que más de 23.000 hectáreas de bosque fueran deforestadas”

Por Laura Rodríguez Salamanca

Este es uno de los chequeos a la intervención del presidente Iván Duque ante la 75ª Asamblea General de la ONU.

El pasado 22 de septiembre, el presidente Iván Duque dio un discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Su alocución virtual, que duró algo más de 15 minutos, se enfocó principalmente en exponer los supuestos logros en materia ambiental del actual gobierno. 

Después de hablar sobre la reducción de la acumulación de CO2 y la campaña militar Artemisa para combatir la deforestación [datos que también chequeamos en este termómetro], el mandatario dijo: “impedimos que más de 23.000 hectáreas de bosque fueran deforestadas”. Así, sin especificar el periodo de tiempo al que se refería, ni dar más contexto. 

En Colombiacheck encontramos esta afirmación cuestionable. Las razones: aunque es cierto que el primer informe del IDEAM que acogió parte de su gobierno [2018] arrojó que la deforestación en comparación con el año anterior se redujo en cerca de 23.000 hectáreas, este no es el dato más reciente sobre el tema, por lo cual no brinda un panorama claro sobre el problema en el país. Además, no es exacto afirmar que su gobierno “impidió” la deforestación de cierta cantidad de hectáreas. 

Para verificar esta y otras frases del mismo discurso de Duque, nos comunicamos inicialmente con Carlos Alberto Cortés, consejero presidencial para Información y Prensa, con el objetivo de compartir un cuestionario con el que pretendíamos indagar sobre las fuentes de los datos [tal como indica nuestra metodología] y los periodos de tiempo que no eran explícitos en la alocución. 

En el primer acercamiento, el funcionario no accedió a recibir el cuestionario, sino que indicó que prefería que lo enviáramos al día siguiente. Sin embargo, después de esa conversación y, a pesar de la insistencia durante los días posteriores, no volvió a responder a nuestros mensajes por WhatsApp. Entonces, rastreamos la información por nuestra cuenta. 

Vamos por partes. De acuerdo con los Resultados del Monitoreo de la Deforestación 2018, presentados el 10 de julio de 2019 por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, mientras en 2017 se deforestaron 219.973 hectáreas, en 2018 la cifra fue de 197.159 hectáreas. Esto representa una reducción del 10%, que equivale a 22.814 hectáreas menos entre un año y otro, una cifra cercana a la que presentó Duque, que suponemos que redondeó el dato.

Informe deforestación IDEAM 2018

Sin embargo, también encontramos, que en el mismo tipo de informe del año 2019, presentado en julio de 2020 por el IDEAM, también se ve una reducción de la deforestación con respecto a los años anteriores: en 2019 se deforestaron 158.894 hectáreas, un 19% menos que en el 2018, que equivale a una reducción de 38.265 hectáreas.

Informe deforestación IDEAM 2019

Estos cambios coinciden con la curva de pérdida de cobertura vegetal que aparece en Global Forest Watch, una aplicación web de código abierto para monitoreo de bosques que reúne datos desde 2001, en la que también se evidencia una reducción después de 2017. 

La gráfica, de acuerdo con la herramienta, incluye tanto las hectáreas deforestadas permanentemente para urbanización y la expansión de la agricultura comercial como la pérdida de masa vegetal que no necesariamente es producida por la actividad humana y que podría volver a crecer.

Global forest watch Colombia

Pero hay un detalle: no es exacto decir que como entre un año y otro hubo una reducción en la hectáreas deforestadas, eso equivale a decir que “se impidió la deforestación” del número de hectáreas reducidas. En palabras de Miguel Pacheco, experto en Bosques de WWF Colombia, para sostener eso “se tendría que saber cuánta ‘iba a ser la deforestación’ de ese año”. Por supuesto, no es el caso y las cifras son cambiantes. 

Igualmente, de acuerdo con Pacheco, aunque “puede ser que las intervenciones y políticas que él [Duque] haya promovido hayan de alguna manera contribuido a la reducción de deforestación en 2018, el punto es que en efecto este gobierno ha recibido mucho apoyo de cooperación internacional y es a través de programas como Visión Amazonía que se desarrolla esta estrategia de control a la deforestación. No son acciones exclusivas de las autoridades ambientales y el gobierno. Hay muchas manos trabajando”.  

Además nos explicó que en términos ambientales para tener buenos resultados a mediano y largo plazo, se requieren acciones desde años anteriores para el diseño, la aplicación, el trabajo con comunidades, etc. “Son trabajos que se hacen muy de poquito a poquito”, dijo.  

Y en el caso que nos compete esta visión aplica, porque la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques es anterior al gobierno de Duque. Esta problemática se viene trabajando, según un documento de MinAmbiente, desde 2009, cuando “se inició el proceso de preparación de la Estrategia Nacional para la Reducción de Emisiones debidas a la Deforestación y Degradación (REDD+) a partir del apoyo de varios organismos y programas de cooperación internacional (e.g. Fundación Gordon & Betty Moore, GIZ, FCPF, Programa ONU-REDD de las Naciones Unidas, entre otros)”. 

Así como también hay que tener en cuenta la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques "Bosques Territorios de Vida", de la que encontramos registros en 2017 y que fue firmada por Luis Alberto Murillo, ministro de Ambiente entre 2016 y 2018.

Los datos más recientes

Así mismo, el mandatario se quedó solo con una cifra positiva de 2018 a pesar de que, como ya escribimos, existían otras de 2019 también positivas y de las denuncias que se habían hecho del incremento de deforestación en los primeros meses del año. 

Según dice un reporte presentado por la ONG Fundación para la Conservación y el Desarrollo sobre las cifras de deforestación en el bioma amazónico [que es donde más se ha deforestado en los últimos años], entre enero y abril de 2020, “a pesar de la importante disminución de la deforestación registrada en 2019 (por sistemas de monitoreo como MAAP, que reportó alrededor de 55.000 hectáreas), resultados preliminares de nuestro ejercicio muestran que tuvo un cambio abrupto en 2020 y se incrementó significativamente superando las 75.000 hectáreas al 15 de abril”. 

Esto, según el reporte, puede tener que ver, además de muchos otros factores, con  que “hubo un periodo ‘retrasado’ de lluvias que cayeron entre diciembre y las primeras semanas de enero, que pudieron haber aplazado la quema de bosques que ya estuvieran en el suelo desde 2019”. Los periodos de sequía es donde se presenta la mayor tasa de deforestación en el año, como nos explicó Pacheco. 

Y hay que aclarar que este informe no incluye otras zonas que también suman al total anual de hectáreas deforestadas como la andina en donde, según el más reciente informe del Ideam, se ubicó el 16% por ciento de la superficie total deforestada en 2019 y el 14% por ciento de la de 2018.

Deforestación por regiones 2019

Así mismo, como se lee en un artículo publicado por Open Democracy, “según el Instituto Sinchi, en marzo de este año se registraron 12.958 puntos de calor en la Amazonía colombiana. En el mismo período de 2019, esta cifra fue sólo de 4.691, lo que representa un aumento del 276%. Los puntos de calor no necesariamente se convierten en incendios, pero los científicos dicen que el 93% de los puntos de calor registrados se confirman más tarde como incendios forestales”.

No hay que cantar victoria

Aunque Duque presente las cifras de su gobierno como avances, que son reales, no hay que dejar de lado que las cifras de deforestación en el país aún son preocupantes.

Cómo comentó Rodrigo Botero, director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo, en Semana En Vivo sobre las cifras que entregó Duque sobre deforestación, “Hay un mercado gigante de tierras, en el cual Colombia está poniendo su Amazonia y no lo estamos revirtiendo. (...) Sí es cierto que tenemos una deforestación disminuyendo en los últimos dos años. Eso hay que decirlo claramente. Pero ojo, estas 100.000 [más exactamente las 158.000 hectáreas que se deforestaron] del año pasado son el doble de las que teníamos en 2015 y son 20.000 hectáreas por encima del nivel que puso el gobierno de colombia para sus negociaciones con los países que tiene el acuerdo de reducción de emisiones. Entonces disminuye, pero todavía estamos en unos niveles extraordinariamente altos”. 

Entonces, para resumir, calificamos como cuestionables las palabras de Duque en la más reciente Asamblea General de la ONU sobre el número de hectáreas que, según él, su gobierno ha impedido que se deforesten. La cifra es antigua, aun cuando hay otras más recientes, y el mandatario omitió las cifras de este año en el que la deforestación ha aumentado.