Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 15 Diciembre 2021

Las afirmaciones falsas sobre el Código de Nuremberg y la declaración de Bioética del 2005

Por Mónica Ospino Orozco

Siguen circulando en redes sociales publicaciones que aluden a estos dos códigos para asegurar que la aplicación de vacunas en el mundo podría ser un delito.

Miles de usuarios de redes sociales a lo largo y ancho del mundo han compartido las diferentes versiones de piezas gráficas, videos y textos, entre otros formatos, de publicaciones que mencionan el Código de Nuremberg y al Código de Bioética de 2005 como ‘leyes’ que podrían usarse en contra de los gobiernos, o el personal médico en el actual proceso de vacunación contra el COVID-19.

Esta vez y de nuevo circula en Twitter una pieza gráfica que empieza con este titular: No estás obligado a vacunarte. Y a renglón seguido asegura: “Acuerdo de Nuremberg 1947: Nadie te puede obligar a vacunarte sin tu consentimiento. Acuerdo de BioEtica 2005: Nadie te puede prohibir trabajar, estudiar, viajar, reunirte ni discriminarte sino te has vacunado. Acuerdo internacionales de derechos humanos” (sic).

Primero, revisamos ambos documentos para verificar si alguno de ellos contiene lo mencionado en la pieza viral, pero en ninguno encontramos algo similar a lo que se ha viralizado.

El Código de Nuremberg, empieza con esta declaración: “El gran peso de la evidencia ante nosotros demuestra que algunos tipos de experimentos médicos, en humanos, cuando se mantienen dentro de límites bien definidos, satisfacen -generalmente- la ética de la profesión médica. Los protagonistas de la práctica de experimentos en humanos justifican sus puntos de vista basándose en que tales experimentos dan resultados provechosos para la sociedad, que no pueden ser procurados mediante otro método de estudio. Todos están de acuerdo, sin embargo, en que deben conservarse ciertos principios básicos para poder satisfacer conceptos morales, éticos y legales”.

Y en ninguno de sus diez principios registra algo similar a lo que propaga falsamente la pieza objeto de este chequeo.

Por su parte, la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de 2005, por su parte, recoge sobre el consentimiento que, “Toda intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica sólo habrá de llevarse a cabo previo consentimiento libre e informado de la persona interesada, basado en la información adecuada. Cuando proceda, el consentimiento debería ser expreso y la persona interesada podrá revocarlo en todo momento y por cualquier motivo, sin que esto entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno”.

Y tampoco en ninguno de sus 28 artículos está registrada frase alguna como la que estamos verificando.

Contenidos similares a este en Colombiacheck ya los habíamos verificado en otras ocasiones. En este artículo por ejemplo, explicamos que “el Código de Nuremberg, es un código de principios de ética que rigen la experimentación con seres humanos elaborado luego de los Juicios de Nuremberg”, después de la Segunda Guerra Mundial.

Además, en esta otra verificación, detallamos que  “este código parte del principio de que, aunque los nazis hicieron experimentos ‘médicos criminales’ a ‘gran escala sobre ciudadanos no alemanes, tanto prisioneros de guerra como civiles, incluidos judíos y personas asociales, hay pruebas de que ‘ciertos experimentos sobre seres humanos, cuando se mantienen dentro de límites razonablemente definidos, son conformes a la ética general de la profesión médica’ y proporcionan resultados que benefician a la humanidad”.

Entonces establece diez principios básicos para la realización de esos experimentos entre los que están, por ejemplo, que: 

  • El consentimiento voluntario del sujeto humano es absolutamente esencial. 
  • El experimento deberá diseñarse y basarse sobre los datos de la experimentación animal previa y sobre el conocimiento de la historia natural de la enfermedad y de otros problemas en estudio que puedan prometer resultados que justifiquen la realización del experimento. 

Además, como anotamos en esta verificación, la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, es un documento que resultó de la Conferencia General de la UNESCO realizada en París el 19 de octubre de 2005 y que tiene el objetivo de “proporcionar un marco universal de principios y procedimientos que sirvan de guía a los Estados en la formulación de legislaciones, políticas u otros instrumentos en el ámbito de la bioética”. 

En palabras de Eduardo Díaz, director del Instituto de Bioética de la Universidad Javeriana, dicha declaración “incluye postulados sobre la relación entre ciencia y sociedad, sobre la autonomía de las personas y sobre la disposición de las personas en los avances de la ciencia”. 

Otros colegas chequeadores, también han verificado contenidos similares a este, pues llevan meses circulando en redes sociales, y de acuerdo con Newtral, las vacunas contra el COVID-19 “no son experimentación clínica” porque “cuando se aprueban para su uso, han pasado tres fases de ensayos clínicos y han sido aprobadas por las autoridades competentes. Estas pruebas se hacen en humanos, pero saben a qué se enfrentan y su salud es monitoreada”. Las pruebas en humanos para estas vacunas no se hicieron de manera forzada como en los experimentos nazis, sino que quienes participaron lo hicieron de forma voluntaria. Entonces no incurren en una violación al Código de Nuremberg. 

Además de esto, según le explicaron al medio desde la Sociedad Española de la Historia de la Medicina, aunque se impusiera la vacunación obligatoria -que hasta este momento no es el caso en Colombia-, hay que tener en cuenta que el principio de autonomía que recoge la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos “puede tener limitaciones en su aplicación para proteger la salud pública y salvaguardar los derechos y libertades de los demás”.

Esto aparece consignado en los artículos 26 y 27 de la misma declaración.

Así es que de nuevo calificamos como falsas las afirmaciones que sostienen que el Código de Nuremberg de 1947 y la Declaración de Bioética contienen afirmaciones que prohibirían la obligación de vacunarte, pues ambos documentos lo que reafirman la necesidad del consentimiento voluntario en las experimentaciones de carácter médico o científico. 

 

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 21 Julio 2020

En Manizales no se han encontrado sobrecostos en contratación para manejo de pandemia

Por Laura Castaño Giraldo

El alcalde Carlos Mario Marín acierta al hacer esta afirmación. Hasta el momento, los reportes de la Contraloría General de la Nación no muestran ningún tipo de irregularidad en las contrataciones, ni lo hacen otros reportes regionales.

El 1 de julio, Carlos Mario Marín, alcalde de Manizales, publicó en su cuenta de Twitter un trino en el que afirmó que “Manizales es una de las 9 ciudades en las que NO se encontró sobrecostos en la contratación para el manejo de la pandemia”. 

Esto lo puso luego de la visita que hizo Carlos Felipe Córdoba, contralor general de la república, a la ciudad para verificar “cómo se están distribuyendo cada 20 días las ayudas del PAE (Programa de Alimentación Escolar) para los niños”, como lo explicó en BC Noticias. 

Para verificar lo dicho por Marín, hicimos una búsqueda en Google con las palabras “Manizales”, “sobrecostos” y “Contraloría”, y vimos varios reportes de medios de comunicación en los que hablaban de un balance hecho por ese organismo de control el 21 de mayo de 2020.

Con esa pista, buscamos nuevamente las declaraciones de esta institución en esa fecha y encontramos una rueda de prensa conjunta que hizo con la Procuraduría y la Fiscalía como parte de Transparencia para la Emergencia, una estrategia de las tres entidades para hacer control y vigilancia de la administración de recursos públicos destinados a atender la emergencia causada por el COVID-19.

En el minuto 15:48, Córdoba dice: “De los contratos analizados en ciudades capitales, solo en nueve no hemos hallado presuntos sobrecostos. Hablamos de Valledupar, Bucaramanga, San José del Guaviare, Mocoa, Ibagué, Manizales, Florencia”. Esto ya es un primer soporte para nuestra verificación. 

Le preguntamos a Camilo Vallejo, director de la Corporación Cívica de Caldas (CCC), una organización sin ánimo de lucro reconocida por su labor de veeduría en el manejo de recursos públicos, si eso era cierto, y nos confirmó que hasta ahora tampoco han visto sobrecostos, pero precisó que “es muy difícil de probar”. De todos modos añadió que “en las declaraciones de la Contraloría y la Procuraduría nunca ha salido Caldas o Manizales”. 

Según Vallejo, lo más crítico es lo que tiene que ver con mercados y, en ese sentido, “Manizales solo firmó un contrato. Apenas va a firmar el segundo”. Sobre esto explicó que “se hizo con la Cruz Roja y ellos suelen ser serios”. 

Luisa Fernanda Roncancio, directora de Planeación y Control Fiscal de la Contraloría Municipal de Manizales, nos envió el informe que esta entidad realizó sobre el contrato suscrito con la Cruz Roja, del que habla Vallejo, para la “entrega de ayudas humanitarias a la población afectada por la emergencia sanitaria COVID-19 en el municipio de Manizales”. 

Tras su visita, la Contraloría concluyó que “el contrato evaluado cumple con la necesidad de atención inmediata y cambiante de la situación que hoy se nos presenta, que se encuentra acorde con las características que la misma adminsitración identifica en la entrega y que sobretodo se realiza bajo el cumplimiento de un control efectuado de manera directa por el comité designado para la atención de la emergencia que opera de manera directa en el sitio de distribución y recepción de las ayudas”. Finalmente, puntualizó en el informe que “no encuentra procedente su remisión a un proceso auditor”. 

El único lío que ha habido hasta ahora (de lo que se conoce), como comenta Vallejo, es que “no se estaban publicando en el SECOP I los precios ni de las cotizaciones ni de las compras. Y eso impedía saber de los sobrecostos”. Al respecto, la CCC sacó un informe con La Lupa de La Patria, el cual hizo que la Alcaldía de Manizales corrigiera la situación. 

Con esta información que recopilamos, concluimos entonces que es verdadero que Manizales es una de las nueve ciudades en las que no se han encontrado sobrecostos para el manejo de la pandemia, como dijo Carlos Mario Marín. Pero debemos tener en cuenta que, en palabras de Camilo Vallejo, eso “es algo que hay que seguir investigando”.