Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 29 Abril 2021

Es falso que países serán juzgados por genocidio y crímenes de lesa humanidad por medidas de la pandemia

Por Ana María Saavedra

Un cartel, difundido en redes y titulado ‘Nuremberg se aproxima’, mezcla mentiras con verdades engañosas para amenazar con juicios por delitos del Derecho Penal Internacional.

Durante el mes de abril de 2021 se han difundido en redes sociales de Colombia desinformaciones que relacionan las vacunas y las medidas tomadas en la pandemia con delitos juzgados por la Corte Penal Internacional (CPI). Esta vez, en un cartel con el título ‘Núremberg se aproxima’, se mezclan una serie de desinformaciones que van desde las pruebas PCR, los toques de queda y las mascarillas hasta hablar de genocidio y delitos de lesa humanidad. 

Foto del cartel que amenaza con crímenes de lesa humanida y genocidio por medidas contra la pandemia

Este cartel, publicado en el grupo Antioquia Humana, ha sido visto en Facebook por más de 3.000 personas desde el pasado 9 de abril, según una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una alianza con esta red social en la lucha contra la desinformación.

Asimismo, la imagen ya había circulado en España, donde nuestros colegas del medio de comunicación de verificación de datos Newtral publicaron la nota Las afirmaciones falsas o engañosas sobre la pandemia de la imagen titulada “Núremberg se aproxima”, en la que calificaron la pieza de falsa. En Perú, nuestros colegas de La República también verificaron el cartel y llegaron a la misma conclusión.

Es que al analizar las afirmaciones del cartel encontramos que es una mezcla de falsedades.

Recientemente, en Colombiacheck verificamos una pieza similar, que también circuló primero en España, en la que se hablaba de la vacunación y los crímenes de guerra. En la nota “No, ‘médicos y enfermeras’ no serán enjuiciados por crímenes de guerra por la vacuna del Covid-19” evidenciamos las falsedades de otro cartel difundido en redes.

En esta nueva desinformación en el primer párrafo se mezclan varias desinformaciones. En la primera de ellas se asegura que “un tribunal alemán ha declarado ilegal prohibir el contacto social”, lo que es falso.

Nuestros colegas de Newtral revisaron la página web del Gobierno de Alemania y encontraron que las normas de distanciamiento social se siguen aplicando en el país. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Berlín informó que “sólo puedes estar en espacios privados con un máximo de una persona de otro hogar”.

Actualmente las medidas sanitarias varían en función de la situación epidemiológica de cada estado, pero según explica el Ejecutivo central, se está tramitando una enmienda a la Ley de Protección contra Infecciones para que las medidas de distanciamiento social sean uniformes en todo el país. 

Asimismo, en Colombiacheck encontramos una nota publicada el año pasado por la agencia de noticias de ese país Deutsche-Welle (DW), en la que se indica que el Tribunal Constitucional alemán rechazó una querella contra las medidas de la pandemia.

Lo que sí ha defendido el Constitucional alemán es el derecho de los ciudadanos a manifestarse, pero cumpliendo las reglas de distancia física para la pandemia.

La decisión más reciente de las autoridades judiciales alemanas es de enero de 2021, cuando el Tribunal de Distrito de Weimar consideró “inconstitucional” la prohibición general de contacto establecida en la Corona de Turingia, a raíz del caso de un hombre multado por reunirse con siete personas en abril de 2020 en el patio de una casa para celebrar un cumpleaños, informó el medio alemán mdr.de.

No obstante, esta sentencia aún no es definitiva ni tampoco se aplica en todo el país. El tribunal puede decidir sobre la constitucionalidad de las ordenanzas que no hayan sido aprobadas en el Bundestag o un Landtag (parlamentos alemanes). De igual modo, el fallo sólo tiene efectos concretos sobre el demandante y la ciudad de Weimar. 

Así que no es preciso lo que asegura el cartel, pues no se trata de un tribunal alemán, sino de un juez de sólo una región de Alemania que suspendió una multa. Decisión que no está en firme, como explicaron en las noticias de los medios alemanes.

En la página web del Colegio Federal de Abogados de Alemania está disponible el enlace a la sentencia del Tribunal Local de Weimar del 11 de enero de 2021, que coincide con los datos proporcionados por el medio alemán MDR

La fiscalía de Erfurt (capital de Turingia) está tomando medidas contra el fallo. Según explicó a MDR el portavoz del fiscal, Hannes Grünseisen, la sentencia “se revisará para seguir desarrollando la ley y garantizar una jurisprudencia uniforme”, dado que las restricciones de contacto continúan siendo aplicadas.

De hecho, el Gobierno de Turingia explica en su web oficial que, con carácter general, las reuniones dentro de las casas solo están permitidas “con los miembros del propio hogar” y con “una persona ajena al hogar y sus hijos de menos de 14 años”.

En la imagen también se dice que “el tribunal holandés ha comunicado al Gobierno que el toque de queda nocturno viola el derecho a la libre circulación”. 

A mediados de febrero de 2021, un tribunal de La Haya ordenó el levantamiento inmediato del toque de queda decretado por el Gobierno holandés para contener la pandemia de coronavirus, al entender que limita libertades fundamentales y se debía haber consultado antes con el Parlamento, como recoge Europa Press.  

Los jueces determinaron que, pese a que el Ejecutivo del primer ministro Mark Rutte hizo uso de una ley que le confiere poderes especiales en situaciones excepcionales, en el caso del toque de queda no había una “urgencia especial”.

Sin embargo, solo diez días después, el Tribunal de Apelación de La Haya anuló el fallo de la corte de primera instancia, como recoge Reuters. De hecho, según informa el Gobierno holandés, el toque de queda -de 22:00h a 4:30h- estará vigente hasta el 28 de abril de 2021.

Genocidio y delitos de lesa humanidad

En este caso, el nuevo cartel menciona otra vez menciona Núremberg, como la otra publicación, aunque no enlaza el Código de Nuremberg, un código de principios de ética que rigen la experimentación con seres humanos elaborado luego de los Juicios de Núremberg.

Los Juicios de Núremberg son el proceso judicial al que se sometió a los nazis por sus crímenes contra la humanidad. “Después de la guerra, algunos de quienes eran responsables por los crímenes cometidos durante el Holocausto fueron llevados a juicio. Para realizar los juicios que tuvieron lugar en 1945 y 1946, se eligió Nuremberg en Alemania. Los jueces de las potencias aliadas (Gran Bretaña, Francia, la Unión Soviética y Estados Unidos) presidieron las audiencias de veintidós principales criminales nazis”, así lo describe la Enciclopedia del Holocausto.

En el cartel se finaliza con la frase: “Muchos países deben ser juzgados por delitos de lesa humanidad, violación de derechos humanos y genocidio premeditado”. 

Sin embargo, esto también es falso. Alejandro Jiménez Ospina, coordinador de Justicia Transicional del centro de estudios jurídicos y sociales Dejusticia, explica que los crímenes de lesa humanidad requieren de un contexto especial que no ha ocurrido y el genocidio, si bien no requiere un contexto especial, si requiere un dolo especial que tampoco aparece en el caso de la pandemia.

El Artículo 8 del Estatuto de Roma, que es el tratado fundacional de la Corte Penal Internacional, describe los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad, el genocidio y los crímenes de agresión.

En su Artículo 6 se describe el genocidio así:

 A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “genocidio” cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:  

a) Matanza de miembros del grupo; 

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; 

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; 

d) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo; 

e) Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo

Y los crímenes de lesa humanidad:

Artículo 7 Crímenes de lesa humanidad 

 A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

 a) Asesinato; 

b) Exterminio; 

c) Esclavitud; 

d) Deportación o traslado forzoso de población;

 e) Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional; 

f) Tortura; 

g) Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable;

 h) Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género definido en el párrafo 3, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional, en conexión con cualquier acto mencionado en el presente párrafo o con cualquier crimen de la competencia de la Corte; 

i) Desaparición forzada de personas; 

j) El crimen de apartheid;

 k) Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física (...). 

Jiménez Ospina también resalta que el cartel tiene otro error, ya que en el Derecho Penal Internacional no se juzgan Estados, se juzgan individuos.

PCR, mascarillas y la inyección es una asesinato

En Colombiacheck ya habíamos verificado desinformaciones relacionadas con las vacunas. En el Explicador: ¿Son seguras las vacunas del Covid-19? aclaramos que “las vacunas contra COVID-19 demostraron ser seguras (...) Antes de que cada una de las candidatas a vacuna fuera aprobada para su uso por el público en general, debió pasar por un proceso cuidadoso y riguroso de al menos 3 fases, incluyendo el estudio en miles de voluntarios”.

Asimismo, en múltiples publicaciones (1, 2, 3, 4, 5 ) hemos desmentido que las mascarillas provoquen cáncer. En las notas indicamos que no existe evidencia acerca de que las mascarillas provoquen esta enfermedad.

Finalmente, en el caso de las pruebas PCR no se han encontrado ningún registro de que hayan sido declaradas inválidas. En nuestra nota “‘No se haga la prueba, las pruebas no son confiables’, mensaje basado en información falsa” desmentimos una desinformación similar que rotó durante 2020.

Asimismo, como explicaron nuestros colegas de Newtral, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avala el uso de las PCR como técnica de diagnóstico de la COVID-19 y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ¿de Europa? destaca que la fiabilidad de los test PCR está “probada”. 

El biólogo molecular Carlos del Fresno del Instituto de Investigación de La Paz, experto en la técnica PCR, explicó a Newtral.es que estos test son “la tecnología de referencia” para detectar el SARS-CoV-2 y la “más fiable” hasta el momento.

Así que, con todos estos elementos, calificamos el cartel difundido en redes, como falso.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 13 Diciembre 2020

Este estudio de Nature no concluyó que asintomáticos no contagian el COVID-19

Por Gloria Correa

Una interpretación inadecuada de un estudio científico ha causado una gran desinformación en redes sociales. La evidencia científica, aceptada por los propios autores del estudio, muestra que los asintomáticos sí pueden contagiar el virus.

El 20 de noviembre, la revista científica Nature publicó un artículo titulado “Tamizaje de ácido nucleico de SARS-CoV-2 post-cuarentena en casi diez millones de residentes de Wuhan, China”. 

Pero, tras esa publicación, en redes sociales como Twitter (1, 2 y 3) y Facebook (1, 2 y 3) y en videos de YouTube se aseguró que el estudio probaba que los asintomáticos no transmiten el SARS-CoV-2.

Esta afirmación es falsa. En ColombiaCheck revisamos el estudio y encontramos que las conclusiones a las que llegaron en redes sociales resultaron de una interpretación inadecuada del artículo de Nature.

El estudio de Nature

El artículo de Nature explica que el estudio que describe fue una gran investigación que involucró a casi 10 millones de personas. Además, fue un estudio observacional, específicamente uno de corte transversal o cross sectional. 

Esto quiere decir que el estudio buscaba observar una población y tomar una foto, o un corte, de la realidad de una población en un lugar específico y en unas fechas determinadas. En este caso, esa foto fue de un poco menos de 10 millones de habitantes de la ciudad de Wuhan, China (en total unos 11 millones de personas viven allí), entre el 14 de mayo y el 1 de Junio de 2020. Es decir, después de que en Wuhan finalizara la estricta cuarentena que impuso el gobierno chino entre enero y abril.

Los estudios observacionales buscan describir una población, por lo que no hacen seguimiento de las personas en el tiempo o de los datos que se recolectan. Por eso, este tipo de estudios no permiten sacar conclusiones de causa y efecto, o hacer análisis muy sofisticados de sus datos. Para esto se requerirían otros estudios de investigación en los que sí se hace seguimiento de los participantes a lo largo del tiempo.

En el caso del estudio de Nature en Wuhan, el objetivo principal era evaluar el estado de la población estudiada, durante el período después de la cuarentena, en relación al COVID-19. Por eso, los investigadores llevaron a cabo un programa de tamizaje, o de detección del ARN del nuevo coronavirus, a través de la realización de pruebas de PCR para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19 (aquí explicamos cómo funcionan esas pruebas).

La investigación fue patrocinada por las autoridades de la ciudad y ejecutada por personal capacitado para toma de muestras y realización de las pruebas de PCR.

Los investigadores buscaron a todos las personas mayores de seis años de la ciudad, por lo que el estudio se llevó a cabo en un total de 9’899.828 millones de personas. De estas personas, 9’865.404 no habían tenido un diagnóstico previo positivo de COVID-19, mientras que las 34.424 restantes habían dado positivo de COVID-19, pero ya se habían recuperado..

Luego, los investigadores les realizaron pruebas de PCR por hisopado nasal a todas las personas del estudio. Tras estas pruebas, 300 personas del grupo de quienes no habían tenido un diagnóstico positivo previamente dieron positivo en esta prueba. Pero todos ellos eran asintomáticos.

Por otra parte, 107 personas del otro grupo, los que habían dado positivo de COVID-19 previamente, volvieron a dar positivo en esta prueba. Es decir que eran positivos persistentes. 

Además, en el estudio no se encontró ningún caso nuevo de COVID-19 que fuera sintomático.

Ver tabla del estudio: CARACTERÍSTICAS DE LOS INDIVIDUOS ASINTOMÁTICOS POSITIVOS 

Los investigadores midieron los anticuerpos y los cultivos virales (estos últimos para saber si el virus estaba vivo o no) de todos los participantes que tuvieron PCR positiva. Para hacer esto, se incubaron las muestras tomadas en cultivos especiales, y evaluaron si el virus crecía. Pero en ningún caso tuvieron virus viables o vivos al momento de la prueba, lo que evidencia la poca posibilidad de contagiar a otros que tenían estas personas al momento del análisis. 

Debido a los 300 casos de asintomáticos detectados, los investigadores decidieron rastrear sus contactos más cercanos, que correspondieron a 1174 personas (a quienes también ya les habían hecho la PCR). Al analizar los resultados de la prueba, encontraron que ninguno de esos contactos había dado positivo.

Estos resultados fueron impactantes, tanto por el gran tamaño de la población estudiada, como por el bajo porcentaje detectado de asintomáticos (una tasa de asintomáticos de 0,003 por cada 10.000 habitantes) y porque no se encontró ningún caso sintomático.

Pero esto es diferente a asegurar que los asintomáticos no contagian. Eso no fue lo que concluyeron los autores del estudio. 

Lo que realmente concluyeron los autores del estudio

En el mismo artículo, sus autores dijeron que "estudios anteriores han demostrado que los individuos asintomáticos infectados con el virus del SARS-CoV-2 son infecciosos y podrían posteriormente volverse sintomáticos". 

En cambio, los autores concluyeron que la tasa de detección de casos positivos asintomáticos en el cierre posterior a Wuhan fue muy baja y que no hubo pruebas de que esos positivos asintomáticos identificados en la población en el momento del estudio fueran infecciosos. Es decir, sus conclusiones solo se pueden referir a la población estudiada en ese momento.

En una posterior publicación aclaratoria de la Universidad de Anglia Oriental en Inglaterra, donde trabajan dos de los autores del estudio hecho en Wuhan, también se señaló que "los hallazgos no muestran que el virus no pueda ser transmitido por portadores asintomáticos" sino que "las estrictas intervenciones no farmacéuticas, hechas en Wuhan, como el uso de mascarillas, el lavado de manos, el distanciamiento social y el confinamiento han ayudado a reducir la virulencia de la COVID-19".

Además, los investigadores enfatizaron que los resultados de su estudio mostraron que el COVID-19 estaba bien controlado en Wuhan en el momento en que se realizó, pues la prevalencia de la infección por SARS-CoV-2 allí fue muy baja después del final de la cuarentena.

Estos hallazgos permitieron a los responsables de la toma de decisiones en la ciudad ajustar las estrategias de prevención y control en el período post-cuarentena.

Sin embargo, los investigadores también afirmaron que se requieren más estudios para evaluar plenamente los estudios de detección del SARS-CoV-2 de este tipo, sus impactos en los comportamientos en salud, la economía y la sociedad en general, así como la rentabilidad del mismo, dados los altos costos que significó realizarlo.

Las limitaciones del estudio

Los autores también reconocieron las limitaciones de su investigación. En primer lugar, aclararon que el estudio fue de tipo observacional, como señalamos previamente. Por eso, a partir de los datos obtenidos no se pueden evaluar los cambios a lo largo del tiempo en los casos de las personas que tuvieron PCR positiva y para el día de la prueba eran asintomáticas. 

Por ejemplo, algunos de quienes resultaron asintomáticos en este estudio en realidad podían ser presintomáticos (es decir, podrían desarrollar síntomas más adelante). Pero saber si esto es así sería imposible a partir de esta investigación.

Fujian Song, profesor en la Escuela de Medicina de Norwich de la Universidad de Anglia Oriental y coautor del estudio, señaló a nuestros colegas españoles de Maldita, que también revisaron el estudio, que "hay muchas evidencias en otros lugares que muestran que las personas infectadas con COVID-19 pueden ser temporalmente asintomáticas e infecciosas antes de desarrollar síntomas”.

En segundo lugar, los investigadores también señalaron que pudo haber falsos negativos en el estudio. Es decir, en algunos casos la prueba de la PCR pudo haber dado negativa aunque la persona esté infectada con el coronavirus. Ese resultado negativo puede deberse al nivel relativamente bajo de carga de virus en algunos de esos individuos infectados, oa una recolección inadecuada de la muestra, o a la falta de precisión de la tecnología de la prueba. 

“Los falsos negativos siguen siendo posibles, especialmente en cualquier programa de detección hecho en masa en una población tan grande, a pesar de todas las medidas tomadas para minimizar ese tipo de resultados”, enfatizaron los investigadores en el artículo.

Claudia Victoria Leal, médica docente de microbiología de la Universidad Industrial de Santander, con Maestría en ciencias básicas y especialización en epidemiología, también explicó a Colombiacheck que “es importante ver las limitaciones de la investigación, pues al ser de tipo observacional no es posible saber qué pasó en el tiempo con todos los asintomáticos y sus contactos, hay que tener cuidado lo que se concluye al leerlo”.

Leal también nos dijo que “llama la atención que todos los contactos hayan salido negativos, pudieron influir diversos factores, como una baja carga viral en los asintomáticos que se traduce en una baja transmisibilidad del virus. Además, esos asintomáticos al momento de la prueba ya no tenían virus viables, lo que explica la poca posibilidad de contagiar a sus contactos. En Wuhan hicieron una rigurosa cuarentena, así como una rigurosa aplicación de las medidas de bioseguridad, lo cual pudo haber influido positivamente en la contención del virus y en el bajo porcentaje de asintomáticos, como señalan los autores”. 

Finalmente, Leal enfatizó que “se necesitaría un estudio longitudinal para poder afirmar lo que la gente está difundiendo en redes, un estudio en el que a los asintomáticos detectados se les vigile en el tiempo a ver si desarrollan síntomas, o incluso vigilar a todos los contactos que fueron negativos, repitiendo la PCR en un tiempo prudente para evaluar si se positiviza o no. Así ya se podría hablar realmente de qué tanto transmiten o no los asintomáticos. Pero con esto que hicieron en Wuhan no es posible”. 

Los asintomáticos sí pueden contagiar

Las personas asintomáticas son aquellas que han sido infectadas con COVID-19 pero que no presentan ningún síntoma. Según un estudio publicado en la revista médica JAMA (Journal of the American Medical Association), los asintomáticos de infección por el nuevo coronavirus pueden tener cantidades similares de carga viral que las personas sintomáticas y son capaces de propagar el virus. 

Song señaló, en relación a los asintomáticos, que “cuando los residentes susceptibles son expuestos a una dosis baja de virus, pueden tender a ser asintomáticos como resultado de su propia inmunidad. Por lo tanto, sería problemático aplicar los resultados de nuestras investigaciones a los países en los que los brotes de COVID-19 no han sido controlados con éxito. En realidad, la existencia de casos asintomáticos sigue siendo una preocupación incluso en Wuhan".

También hay evidencia que sugiere que las personas presintomáticas infectadas con COVID-19 propagan la mayor cantidad de virus en el tiempo antes de tener síntomas. Por eso es muy importante usar el tapabocas, lavarse las manos vigorosamente durante 20 segundos y mantener una distancia de dos metros, según señalan los expertos internacionales en salud pública del portal Learnaboutcovid19.

Al comienzo de la pandemia se estudió a los contagiados por COVID-19 del crucero Diamond Princess y del portaaviones Theodore Roosevelt, de la Marina de los Estados Unidos. En el primer caso, se encontró un 17,9 por ciento de asintomáticos. En el segundo, un 60 por ciento. En ambos casos se confirmó la capacidad de los asintomáticos de contagiar el nuevo coronavirus. 

El 30 de noviembre, Nature publicó un artículo titulado “Control efectivo de la transmisión del SARS-CoV-2 en Wanzhou, China”, en el que se evaluó la efectividad de las medidas de control para contener el COVID-19 de ese distrito de la ciudad de Chongqing. El estudio encontró un porcentaje de 32,8 por ciento de casos asintomáticos entre los analizados.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, señalaron en un documento actualizado el 16 de noviembre que más del 50 por ciento de las infecciones por el SARS-CoV-2 han sido transmitidas por personas asintomáticas. Cerca de un 35 por ciento de los infectados son pre-sintomáticos y aproximadamente un 24 por ciento nunca desarrollarán síntomas. Sin embargo, todos podrían transmitir el virus. 

Desde el inicio de la pandemia expertos han señalado que los asintomáticos son como un talón de Aquiles, por lo difícil de su identificación y control. Muchos pueden no saber que están infectados, es posible que no se aíslen y de esa manera pueden propagar el virus. 

En conclusión, es falso que el estudio de Nature haya concluido que los asintomáticos no transmiten el COVID-19. No solo esa no fue la conclusión del estudio, los propios autores del estudio citan trabajos previos que han probado que los asintomáticos sí pueden ser contagiosos.