Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 01 Agosto 2020

Médico homeópata Raúl Salazar vuelve a publicar información falsa sobre supuesta cura del coronavirus

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

No se ha probado aún que la Ivermectina, ni la hidroxicloroquina, ni el dióxido de cloro, ni tampoco el interferón sean la cura para el coronavirus.

De nuevo, el ya popular médico homeópata caleño, Raúl Salazar, lanzó por sus redes sociales una nueva publicación para sugerir un listado de medicamentos que, según él, curarían el COVID-19.

 Ya en Colombiacheck habíamos verificado como falso un video de Salazar que se hizo popular por YouTube y en el que también invitaba a la automedicación.

Esta vez Salazar asegura en su nueva y engañosa publicación que “La Organización Mundial de la Salud – OMS. Advierte: No es conveniente tratar la inflamación en caso de Covid 19. No consumir alguno de estos elementos: 1. Ivermectina 2. Hidroxicloroquina 3. Dióxido de Cloro 4. Interferón. *Porque corre un alto riesgo de CURARSE*” (sic).

Captura de pantalla

La publicación de Salazar se ha hecho viral, aunque ya Facebook la marcó como falsa tras las verificaciones de nuestros colegas y aliados chequeadores del detector de mentiras de La Silla Vacía. En su chequeo sobre esta engañosa receta, La silla aseguró: “La ivermectina no ha sido probada en pacientes con Covid. Como contamos en este DETECTOR, la ivermectina es un medicamento antiparasitario que se utiliza como un tratamiento de algunos gusanos parásitos y sus formulaciones están aprobadas para el tratamiento de parásitos externos, como piojos y afecciones de la piel como la rosácea”.

La OMS por su parte, en el apartado de consejos para la población acerca de los rumores  sobre el nuevo coronavirus asegura que está demostrado que “actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID. Aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que la hidroxicloroquina ni ningún otro fármaco puedan curar o prevenir la COVID-19. El uso indebido de la hidroxicloroquina puede provocar graves efectos secundarios y problemas de salud e incluso causar la muerte. La OMS está coordinando los esfuerzos para desarrollar y evaluar medicamentos contra la COVID-19”.

Tal como ya lo dijimos en este explicador titulado ¿Qué medicamentos y terapias son efectivos contra la COVID-19 y cuáles no? Un repaso de la evidencia que tenemos, encontramos que no hay evidencia de su efectividad.  

Efectos de la ivermectina, en estudio

Vale recordar también que hace unos días el Ministerio de Salud autorizó un estudio clínico con ivermectina en Cali y que está siendo adelantado por el Centro de Estudios en Infectología Pediátrica, CEIP, en pacientes con síntomas leves, sospechosos o asintomáticos de COVID-9, sin embargo, el estudio acaba de iniciar y sus resultados serían entregados en cuatro meses, tal como lo detalla el diario El Tiempo en esta nota del pasado 13 de julio.

Para el médico intensivista, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Colombia de Cali y especialista en epidemiología, Jorge Salazar, lo que está claro es que “hasta ahora no hay ninguna droga que uno pueda decir que es específica para tratar el COVID-19 y es infalible en todos los casos. Existen cosas anecdóticas como lo que están contando algunas personas, pero son escasas y todo hay que demostrarlo con evidencia científica”.

De acuerdo con Salazar, “con eso del dióxido de cloro, la ivermectina, la hidroxicloroquina aún hay muchas discrepancias y nadie quiere comprometerse mientras no haya estudios serios que digan que realmente sirven. Si usted le aconseja a una persona que tome cualquier cosa y se mejora, esa persona se pone feliz, pero si mañana presenta algún efecto colateral de esa droga usted se mete en problemas y eso es lo que es peligroso de apostar por estas drogas así”.

La hidroxicloroquina, retirada de estudio de la OMS

Sobre la hidroxicloroquina, ampliamente promocionada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo de Brasil, Jair Bolsonario, la OMS suspendió el uso de este medicamento del ensayo Solidaridad, el pasado 20 de junio, pues: “De acuerdo con los datos del ensayo Solidaridad (que incluyen los obtenidos en Francia en el marco del Discovery) y los resultados anunciados recientemente del ensayo británico Recovery, la hidroxicloroquina no reduce la mortalidad en los pacientes hospitalizados por COVID-19, cuando se compara con el tratamiento de referencia”. 

Más recientemente el jefe de Emergencias de la OMS, Myke Ryan aseguró que la efectividad de este fármaco anti malaria no está confirmada. “La hidroxicloroquina está asociada con efectos secundarios potencialmente importantes" y solo debe ser tomada "bajo supervisión médica", según lo registró esta nota del medio actualidad.rt.

También como ya lo mencionamos antes es un explicador previo “existen 3 ensayos aleatorios controlados hechos con hidroxicloroquina, y en ninguno de ellos se pudo probar ni descartar los efectos, positivos o negativos, sobre el desarrollo clínico del COVID-19 ni sobre la eliminación del virus. Dada la falta de evidencia confiable, estas drogas, habitualmente usadas para tratar la artritis, se deberían usar solo en un contexto de ensayo clínico controlado”. 

Dióxido de Cloro, riesgoso para la salud

Otra de las curas milagrosas que sugiere el médico Raúl Salazar en su nueva publicación es el componente químico desinfectante conocido como dióxido de cloro, que no es otra cosa que lejía o cloro desinfectante y que como ya habíamos chequeado puede ser peligroso para la salud.

En nuestro chequeo No, el dióxido de cloro no cura el coronavirus (Covid-19) registramos cómo la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas ) aseguró que “tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son los ingredientes activos de ciertos desinfectantes, además de tener otros usos industriales. No están hechos para que los ingieran las personas”.

Adicionalmente, en la nota ya referenciada, Jorge Oñate, presidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN, ratificó que aún no existe una cura para el COVID-19.  Además, señaló que consumir este dióxido de cloro causa “quemaduras en la mucosa oral y gastrointestinal”.

Por su parte, la OMS también ha desaconsejado su uso, pues de acuerdo con esta autoridad mundial, “el metanol, el etanol y la lejía son sustancias tóxicas: beberlas puede provocar discapacidad o incluso la muerte. Algunos productos de limpieza contienen metanol, etanol o lejía para eliminar el virus de las superficies, pero nunca deben beberse. No solo no destruirían los virus presentes en el organismo sino que dañarían los tejidos y órganos internos”.

Interferón beta, en estudios clínicos

Acerca de este medicamento el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, acaba de autorizar su uso exclusivamente en ensayos clínicos a nueve instituciones de salud en Cali, Bogota, Barranquilla, en el marco del estudio Solidaridad de la OMS.

El Invima asegura, sin embargo, en este comunicado:

“A la fecha, no existe evidencia científica que compruebe la eficacia y seguridad del medicamento Interferón Beta en la prevención o tratamiento de pacientes con síntomas asociados al COVID-19. Según lo indicado en el consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2, liderado por la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) en conjunto con el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), si bien hay resultados de estudios preclínicos que demuestran que el interferón tipo I y II IFN beta tienen mejor eficacia en reducir la replicación del MERS CoV, en cultivos celulares, a la fecha no existen resultados robustos y su seguridad es baja, con grandes efectos adversos de relevancia clínica, razón por la que no es recomendable usar estos medicamentos por fuera de estudios clínicos autorizados”.

Con todas estas evidencias concluimos que la publicación del médico Raúl Salazar sugiriendo una combinación de medicamentos para curar el COVID-19 es falsa y que automedicarse puede traer graves consecuencias para la salud.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 19 Agosto 2020

Colombia no ha comprado 16 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica Pfizer

Por Laura Rodríguez Salamanca

Sí se ha avanzado en acuerdos para negociar una posible vacuna, pero el Ministerio de Salud desmintió que ya se haya hecho una compra.

En la mañana del 19 de agosto, La W publicó una nota titulada ‘Colombia firmó con Pfizer la compra de 16 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19’.

En el desarrollo de la noticia, que se presenta como primicia, no se dan muchos detalles. Solo se dice que ese medio conoció que Colombia firmó con la farmacéutica estadounidense la compra de ese número de dosis de la vacuna que está desarrollando y que “una de las cláusulas de dicho acuerdo es que si la vacuna de Pfizer [en la que trabaja con la compañía alemana BioNTech] no pasa la fase tres de pruebas, no habrá negociación”. 

Un par de horas después de la publicación, el medio agregó que “el Ministerio de Salud no reconoce que este acuerdo se haya firmado”. Pero no cambiaron la información publicada originalmente. Y la noticia original ya había sido replicada en diversas cuentas de twitter personales y de medios regionales. 

Sin embargo, el Ministerio de Salud, cartera encargada de la negociación de la vacuna, desmintió en sus redes sociales la información, que también había sido compartida, por ejemplo, por el senador Jorge Enrique Robledo. 

“No es cierta la información que circula en medios sobre la compra, por parte del Gobierno colombiano, de 16 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19. Seguimos avanzando con estrategias multilaterales y bilaterales para el acceso a la vacuna”, se lee en un trino de la cuenta oficial de la cartera. 

Negocio en proceso 

El Ministerio de Salud publicó en un boletín de prensa del 27 de julio que para la adquisición de las vacunas por parte de Colombia, en palabras del ministro Fernado Ruiz, “se está trabajando con el mecanismo COVAX, que es una alianza entre los diferentes países  para poder tener acceso a ellas a través de acuerdos en los cuales los países se comprometen a adquirir un porcentaje específico”. 

El ministro prevé que a través de este mecanismo, que se ha usado en el pasado, se “adquirirán dos billones de vacunas a lo largo de 2021 con una distribución equitativa entre los diferentes países que hagan parte", dijo el ministro. 

En ese mismo comunicado se explicó que también existen acuerdos bilaterales, a través de los cuales se negocia directamente con una farmaceútica tomando el riesgo de que su vacuna sea efectiva o no. Y se anunció que "Colombia ya firmó un acuerdo de confidencialidad con Pfizer y con AstraZeneca [farmacéutica con sede en Londres] para empezar esas negociaciones de compra, no de testeo”. 

Pero después de esto no ha habido ninguna comunicación oficial sobre los avances de las negociaciones con dichas farmaceúticas. 

De hecho, en el último comunicado del Ministerio sobre la estrategia para la negociación de la vacuna, del 12 de agosto, solo se explica que “Colombia avanza en las diferentes negociaciones para la compra de la vacuna contra el covid-19, aclarando que estas adquisiciones se hacen con recursos públicos”. 

Con respecto al mecanismo de compra directo, el ministro señaló: "tenemos un reto porque nos encontramos ante un mercado de vendedores que, pese a no tener el producto terminado, ya están poniendo condiciones de pre compra sin tener la certeza de que la vacuna tiene la efectividad adecuada. En ese momento es donde entra el sector privado a asumir esos riesgos para que el sector público no sufra detrimentos patrimoniales". 

Entonces, hasta el momento, si bien es cierto que el gobierno anunció a finales de julio haber firmado un acuerdo de confidencialidad con Pfizer y con AstraZeneca para empezar las negociaciones de compra de la vacuna contra el coronavirus, también desmintió haber firmado la compra de 16 millones de dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech.