Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 07 Septiembre 2020

No hay estudios que prueben que el jarabe Supal 20 cure el coronavirus

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

Un jarabe de origen ecuatoriano se vende con gran popularidad en el sur de Colombia. Está hecho a base de alimentos como ajo, cebolla y perejil, comúnmente usados para tratar la gripe común, pero sin valor probado científicamente contra el COVID-19.

Un jarabe de componentes naturales, producido en Ambato, Ecuador, ha ganado popularidad en Nariño como supuesto tratamiento curativo contra el virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad del COVID-19. 

El particular jarabe, llamado Supal-20, es promocionado en Facebook, donde se venden presentaciones de 200 mililitros a un valor que ronda los 120.000 pesos.

Según las indicaciones del empaque, se trata de una mezcla de ajo, cebolla cabezona, cebolla puerro, perejil, Vitamina C y ‘ushupundi’ (allium sphaerocephalon) conocido también como ajo de monte, ajo de cigüeña o ajo macho, un tipo de ajo de uso ornamental.

Una de las publicaciones sobre este medicamento es un video publicado por el medio local Nariño Noticias, en el que se ve a uno de los médicos ecuatorianos que promociona el jarabe en el sur de Colombia.

“Después de dar a conocer el Jarabe Supal 20 y demostrar que sanó a varios pacientes positivos de Covid-19, la comunidad Pastusa ha buscado de gran manera al doctor Fabián Yansaguano, oriundo de Ambato Ecuador”, dice la publicación, que ha logrado 560 reacciones, ha sido compartido más de 250 veces y cuenta con 103 comentarios de personas preguntando cómo conseguir el producto. 

Sobre el médico Yansaguano, encontramos que su nombre completo es Edgar Fabián Yansaguano Quinatoa, según se ve en otra publicación en Facebook. 

Con el nombre del supuesto médico no encontramos ningún registro en la base de datos de títulos registrados de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ecuador; y tampoco es visible su información profesional en Google. 

Pero en redes sí encontramos que Yansaguano es la mano derecha del médico Mauricio Nuñez Arista, quien es el creador del producto Supal 20. Y es graduado de la Universidad de Cuenca, según la base de datos oficial mencionada. 

Sin registro

El medicamento del doctor Nuñez tiene su propia cuenta en Facebook, donde describe el producto de esta manera: “SUPAL 20 / Combate y previene el COVID-19 Es un suplemento 100% natural, cuenta con registro sanitario y permanentemente se realizan análisis micro biológicos por laboratorios avalados por el ARCSA”.

El ‘Arcsa’ es la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia de Ecuador. Revisamos la base de datos de Registros Sanitarios Vigentes de ese organismo y no encontramos resultados de este producto.

Por el contrario, hallamos que la entidad sanitaria ha adelantado operativos contra la producción del popular jarabe, pues no cuenta con registros sanitarios, y los laboratorios donde se produce tampoco están autorizados para este fin. De hecho, son lugares registrados como plantas de elaboración de licor, según informó la entidad tras una acción de decomiso. 

Además, consultamos al Ministerio de Salud de Ecuador, que le confirmó a Colombiacheck la ilegalidad del producto. 

“Este producto es fabricado en un establecimiento que no cuenta con permiso

de funcionamiento de la ARCSA. Se ha decomisado el mismo pero con diferente nombre (“COVIT-20”). El producto SUPAL 20 no cuenta con Registro Sanitario Ecuatoriano”, señaló el Ministerio.

Sobre los efectos del jarabe para hacer frente al COVID-19, la cartera de salud indicó: “Al no contar con Registro Sanitario, no se tiene información sobre la calidad, seguridad y eficacia del producto; por lo que no se recomienda su uso al no conocer sus verdaderos efectos”.

Ajo, cebolla y otros alimentos

Según describe el mismo frasco de Supal 20, el jarabe es hecho a partir de “ajo, cebolla paiteña (morada), perejil, cebolla puerro, vitamina C y ‘ushupundi”. Este último es la planta allium sphaerocephalon, conocida como ajo de monte, ajo de cigüeña o ajo macho; un tipo de ajo de uso ornamental.

Como ya hemos mencionado en otros chequeos (1, 2, 3 y 4), no hay sustento científico para afirmar que estos alimentos brindan un efecto curativo o preventivo frente al virus del SARS-CoV-2. A pesar de que son vegetales ampliamente usados para aliviar síntomas de otras patologías por sus componentes antioxidantes, como muestra esta publicación científica de la revista Nova Scientia.

“Sí sabemos que alimentos como el ajo o la cebolla se usan, por ejemplo, contra la gripa, pues tienen unos compuestos que favorecen a los pacientes y pueden reducir la duración de los síntomas; pero frente al coronavirus se tendría que estudiar y hacer un análisis, de lo contrario sería un tema especulativo, y con la salud no se puede especular sin bases científicas”, explica el docente Jorge Eliécer Robles, docente de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, experto en fitoquímica (química de productos naturales).

Un estudio reciente de la Universidad Complutense de Madrid, destacó algunas propiedades de la cebolla, como “compuestos azufrados”, que son sustancias volátiles que se desprenden de la cebolla al cortarla.

“Cuando llegan a los ojos, producen picor y el lagrimeo que conocemos. Pero también tienen un efecto mucolítico, expectorante, cuando llegan a las vías respiratorias, por lo que tradicionalmente se ha usado cuando hay problemas respiratorios”, dice el artículo publicado por el Departamento de Nutrición de la institución educativa.

Además, este alimento contiene “flavonoides, principalmente quercetina y canferol (kaempferol), que son antioxidantes naturales de las plantas. La quercetina es el flavonoide más abundante en la dieta”, dice la publicación.

La epidemióloga Mónica Pujadas, infectóloga y pediatra de la Facultad de Medicina en la Universidad de la República - Udelar - (Uruguay), explica sobre las cebollas y otros vegetales como el ajo: 

“Como muchas veces ocurre, detrás de una tradición o creencia popular hay una base científica que al menos en parte puede sustentarlo. En este caso, las cebollas contienen flavonoides (compuestos químicos producidos por vegetales) y en especial flavonoides polifenólicos como quercetin, que a través de distintos estudios han demostrado algunos efectos antiinflamatorios, antimicrobianos, antioxidantes y anticitotóxicos (que combaten la toxicidad de algunas células)”, explicó la especialista uruguaya en un chequeo de AFP Factual.

Sin embargo, “no puede atribuirse a la cebolla un poder curativo como para la neumonía” que provoca el nuevo coronavirus, debido a “la complejidad de los procesos de salud y enfermedad”, y a que “las enfermedades habitualmente, aún las que reconocen etiología (origen de la enfermedad) infecciosa, son determinadas por múltiples factores y no un solo agente causal”, agrega la epidemióloga Pujadas. 

En ello coincide el docente Jaime Restrepo, de la Universidad del Valle, investigador de Colciencias y doctor en Ingeniería de Alimentos: “Estas plantas tienen compuestos naturales antioxidantes que pueden favorecer el sistema inmunológico, porque son ricas en compuestos químicos que estimulan el desarrollo de linfocitos T. Pero que tengan efecto contra el virus del coronavirus... eso hay que comprobarlo, esto no se puede decir sin un sustento científico, sería irresponsable”.

También consultamos al epidemiólogo Róbinson Pacheco, investigador de la Universidad Libre: “Lo que se ha demostrado es que algunos vegetales como la cebolla o el ajo sirven para despejar las vías respiratorias, esto podría funcionar para aliviar algunos síntomas. Pero no hay ningún estudio científico que demuestre que quienes toman este tipo de medicinas naturales, se alivien; y quienes no las tomen, no se alivien”. 

Sobre el consumo de ajo, la Organización Mundial de la Salud, OMS, ha mencionado algunas recomendaciones en su sitio web. “El ajo es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas. Sin embargo, no se han obtenido pruebas de que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual”, señala la organización.

La vitamina C

Respecto a la vitamina C, como ya hemos explicado en otra verificación de Colombiacheck, no hay pruebas de que tomarla prevenga el contagio del coronavirus. 

Según el sitio web del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, tomar Vitamina C en suplementos o alimentos puede reducir el riesgo de contraer un resfriado común, pero no un virus como el SARS-CoV-2.

“Tomar regularmente suplementos de vitamina C reduce el riesgo de resfriarse entre las personas que realizan ejercicio físico intenso, pero no en la población general. La ingesta regular de vitamina C puede provocar resfriados más breves, pero no después de que ya ha comenzado el resfriado”, explica el centro en su página web.

El uso de esta vitamina para hacer frente al COVID-19 ya ha sido desestimado en otras plataformas de verificación de información como Chequeado (de Argentina), Polifact y FactCheck.org (de Estados Unidos).

De acuerdo con Politifact, en base a un estudio de Harvard Health Publishing (un sitio de publicaciones médicas de la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard) y el especialista Bruce Bistrian, jefe de Nutrición Clínica del Centro Médico Beth Israel Deaconess, “los datos muestran que la vitamina C es solo marginalmente beneficiosa cuando se trata del resfriado común”.

Aosfatos, un medio de fact-checking de Brasil, citó recientemente una revisión bibliográfica elaborada por la Biblioteca Cochrane (repositorio de ensayos clínicos controlados en medicina), que concluyó que la vitamina C puede ser útil para las personas expuestas a breves períodos de ejercicio físico intenso y puede valer la pena que los pacientes con resfriado común prueben de forma individual si la vitamina C terapéutica es beneficiosa para ellos. Pero, no por ello, la medida garantiza su efectividad en todos los casos y, mucho menos, para este virus en específico.

Por estas razones, no es posible asegurar con sustento científico que el jarabe Supal 20, hecho a base de cebollas, ajos, perejil y Vitamina C, tenga algún poder curativo o preventivo contra el virus SARS-Cov-2 o la enfermedad del COVID-19. 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 05 Mayo 2021

Síntomas respiratorios del COVID-19 pueden ser como los de una gripe, no se fíe de las supuestas diferencias

Por Gloria Correa

Una imagen señala diferencias entre las enfermedades, pero se trata de información engañosa que puede llevar a un retraso en la búsqueda de atención médica.

Una publicación en la cuenta de Facebook “Ultima Hora Santa Marta”, del pasado 15 de abril de 2021, muestra un cartel que manifiesta las supuestas diferencias entre los síntomas generados por un resfriado común, una gripe, la contaminación del aire y el coronavirus SARS-CoV-2. El cartel atribuye la comparación al Departamento de Patología de la UCH Londres y manda una invitación: “Hagamos que este mensaje esté disponible para que se sepa diferenciar [entre las enfermedades]”.

La publicación ha sido compartida 4.300 veces en Facebook, por lo cual en Colombiacheck decidimos verificarla. Encontramos que no hay diferencias exactas y específicas entre los síntomas respiratorios generados por las tres enfermedades, como lo sugiere dicho cartel. 

Tanto la gripe, como el resfriado común y el COVID-19 son enfermedades de las vías respiratorias, y según los expertos consultados, así como la evidencia científica, los síntomas respiratorios se pueden presentar en los tres casos y no se puede hacer un diagnóstico únicamente a partir de estos; se suelen requerir estudios de laboratorio e imágenes radiológicas.

cartel de la publicación

Cartel de la publicación que verificamos.

Desde inicios de la pandemia, se ha intentado señalar las diferencias entre el COVID-19, la gripe y el resfriado común, por lo cual han circulado en redes sociales publicaciones con información similar a la que verificamos (1, 2, 3), pero previamente colegas de la International Fact Checking Network (IFCN) de la que hacemos parte, como Maldita y Newtral de España, Agencia Ocote de Guatemala, Salud con Lupa de Perú y la agencia de noticias AFP Factual, han aclarado la importancia de no fiarse de este tipo de comparaciones.

Además los colegas de AFP Factual, el pasado 6 de julio de 2020, verificaron la misma imagen que ahora verificamos en Colombiacheck, la cual entonces había sido atribuida al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores al Servicio del Estado de México, quienes desmintieron haberla publicado.

Así mismo, la AFP de Londres contactó a una vocera del University College London Hospitals (UCLH), quien aseguró que no habían hecho tal publicación: “El hospital sigue las orientaciones nacionales sobre COVID-19 y no emitió ninguna información de este tipo”, afirmó la funcionaria y así se hace evidente en el sitio web de dicha institución. 

A continuación, lo que encontramos sobre esta publicación: 

No hay registro del departamento de patología UCH de Londres

Al realizar una búsqueda en Google con las palabras “Pathology Department of UCH” y London (por la traduccion del Departamento de Patología UCH Londres a quien según el cartel se le atribuye la información), esta arroja enlaces al área de patología del University  College London Hospitals (UCLH) y al Departamento de Patología del University College London (UCL), pero ninguno coincide exactamente con las siglas de UCH de Londres descritas en la publicación.

Por lo tanto no hay un registro preciso de la “supuesta” fuente de la publicación que estamos verificando, que ha sido atribuida a otras instituciones y que, como señalamos previamente, también han desmentido su autoría.

La gripe, el resfriado común y el COVID-19 pueden producir síntomas respiratorios

Las tres son enfermedades respiratorias contagiosas, aunque causadas por diferentes virus, se transmiten principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias o aerosoles entre contactos cercanos.

La gripe es producida por el virus de la Influenza; el COVID-19, por el SARS-CoV-2 o nuevo coronavirus, y el resfriado común, puede ser producido por diferentes virus respiratorios siendo los rinovirus los más comunes, aunque también puede ser causado por el virus sincitial respiratorio, el virus de la parainfluenza humana, el adenovirus, los metapneumovirus humanos, entre otros. Así lo explican desde los Centros para la prevención y el control de enfermedades (CDC) de Estados Unidos. 

Todas estas enfermedades tienen en común, que pueden afectar tanto las vías respiratorias superiores (fosas nasales, faringe y laringe),  así como  las vías respiratorias inferiores (tráquea, bronquios y pulmones), por lo cual se agrupan dentro del grupo de Infecciones Respiratorias.

Al contraer alguno de estos virus se pueden presentar síntomas respiratorios como moco, congestión nasal, dolor de garganta, tos seca o con expectoración y hasta disnea (o dificultad para respirar) así como fiebre, malestar general, dolores musculares y de cabeza, los cuales pueden variar según cada persona.

Desde los CDC aclaran los síntomas más comunes del resfriado común y la influenza: 

sintomas resfriado común e influenza CDC

Fuente: https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/rinovirus/index.html, https://espanol.cdc.gov/flu/symptoms/index.html

Por su parte, la OMS desde comienzos de la pandemia aclaraba sobre la infección causada por el nuevo coronavirus en comparación a la gripe: “Los síntomas del COVID-19, coinciden con algunos de la gripe, en primer lugar, los virus de la COVID-19 y de la gripe tienen presentaciones clínicas muy parecidas. Es decir, ambos causan enfermedad respiratoria, con una gran variedad de casos, desde afecciones asintomáticas o leves hasta enfermedades graves y muertes”. Y desde su sitio web especifican los síntomas del COVID-19: 

sintomas COVID19 OMSOMS COVID19

Fuente:https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/question-and-answers-hub/q-a-detail/coronavirus-disease-covid-19

Los CDC también señalaron sobre estas comparaciones: “Dado que algunos de los síntomas de la influenza y el COVID-19 son similares, puede ser difícil distinguir entre ambas enfermedades basándose solo en los síntomas, y podría ser necesario realizar una prueba de detección para ayudar a confirmar el diagnóstico”.

De ese modo, es evidente que las tres enfermedades pueden presentar síntomas similares, aunque en diferente intensidad. Así también lo han especificado en publicaciones científicas sobre comparaciones entre dichas enfermedades en las revistas científicas Nature, The Lancet y otras (1, 2 , 3 y 4). Por lo tanto, para hacer un diagnóstico específico de alguna de esas patologías respiratorias, los médicos requieren conjugar el cuadro clínico (los síntomas) con pruebas diagnósticas

Felipe Rivera, especialista en enfermedades respiratorias del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, consultado por AFP Factual, enfatizó sobre el tema: “La mayoría de estas enfermedades comparten síntomas comunes y de cualquier forma simplificar esto es un error”. 

El cartel de la publicación que estamos verificando refiere que el COVID-19 causa tos seca, estornudos, dolor corporal, debilidad, fiebre alta y dificultad para respirar. Pero a lo largo de la pandemia se ha descrito que pueden presentarse casos asintomáticos o sin síntomas en personas infectadas con el nuevo coronavirus, o también pueden haber personas con síntomas pero de menor intensidad en el caso del COVID-19 leve o moderado y finalmente quienes desarrollan una enfermedad severa que puede llegar a requerir manejo en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) cuando avanzan a una enfermedad crítica, siendo estos últimos casos aproximadamente el 5 % de los pacientes infectados según estudios realizados durante la pandemia. Por lo cual no en todos las personas con COVID-19 hay dificultad respiratoria, ni tampoco los mismos síntomas.

De igual forma, el médico internista y neumólogo egresado de la Universidad del Bosque de Bogotá Jaime Barreto, consultado por Colombiacheck, resaltó: “Esa publicación es inexacta, además el mensaje transmite una falsa sensación de seguridad. No hay manera de predecir con los síntomas quién tiene o no coronavirus. Hay pacientes con síntomas muy leves e infectados con el nuevo coronavirus. Además, estamos en el tercer pico de la pandemia y los contagios son muy altos, de esa forma los síntomas respiratorios, aún siendo leves, pueden ser secundarios a una infección por coronavirus. Hay que seguirse protegiendo”. 

Y en el mismo sentido, Mario Bárcena, miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas y de Patología Respiratoria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), explicó a Newtral: “No existen síntomas que puedan diferenciar de forma confiable el COVID-19 de otras infecciones respiratorias víricas”.

Así concluimos que lo que transmite el cartel de la publicación es cuestionable, pues a pesar de que los síntomas descritos en cada caso pueden presentarse, no son útiles para hacer diferencias entre dichas enfermedades respiratorias, resultando en información engañosa.

Ante la presencia de síntomas respiratorios, consulte a su médico para evaluar la necesidad de descartar una infección por el nuevo coronavirus y recibir el manejo así como las recomendaciones correspondientes. 

Para leer más chequeos sobre el nuevo coronavirus, lo invitamos a visitar nuestro especial Mentiras y Verdades del Nuevo Coronavirus.